BLOGS
Ni libre ni ocupado Ni libre ni ocupado

Elegido Mejor Blog 2006.Ya lo dijo Descartes: ¡Taxi!, luego existo...

Armando una estrella

futbolisto

Armando no tendría más de siete años, repito: siete. Llevé en mi taxi primero a su padre, recogimos a Armando a la salida del colegio, y de ahí nos fuimos a un centro deportivo a las afueras de la ciudad. El niño iba ya preparado con su ropa deportiva, sus botas de fútbol y una mochila que le entregó al padre. Éste, por su parte, le dio un zumo y una pieza de fruta que el chaval mordisqueó con ansiedad.

Según entendí por su conversación, en apenas diez minutos el chaval se presentaba a unas pruebas para acceder a la categoría “prebenjamín” de un equipo de fútbol, y al padre le había costado mucho convencer al ojeador para que probara a su hijo. “Recuerda que es la oportunidad de tu vida, que tienes que esforzarte al máximo, o estarás fuera. Si quieres ser Cristiano, tendrás que pelearlo como nadie; comerte a todos”. El niño le escuchaba con gesto serio, ilusionado aunque asustado también por semejante carga de responsabilidad. “Tienes que salir y comerte el campo, Armando. Manejar la pelota y buscar como un jabato la ocasión de disparar a puerta, ¿lo has entendido?”, volvió el padre con tono severo. El niño le dio un sorbo al brick de zumo y apretando los dientes le contestó con un tenue: “Sí”.

No dudo de que a Armando le gustara mucho el fútbol, como a tantos otros niños, y que le hiciera ilusión poder entrar en un club tan selecto. Pero daba la impresión de que en verdad era el padre el más interesado en convertir al niño en una estrella del balón, tratando al chaval con disciplina casi militar aunque Armando contara, como digo, con apenas siete años.

Y seguro que todas las estrellas del deporte tendrán un padre igual, estricto con ellos desde bien pequeños. Y si el niño al final despunta (uno de cada diez mil, tal vez), ese padre se verá exultante de orgullo por haber sido el mentor que pulió el diamante. Pero lo atroz del asunto es que padres como ese no contemplan el fracaso: no educan a esos niños para que barajen o asuman siquiera la más mínima posibilidad de fracaso. ¿Cómo puede un padre decirle a su hijo de siete años “Recuerda que esta es la oportunidad de tu vida”? ¿Cómo se sentirá el pobre niño si al final, por el motivo que sea, no pasa la prueba de acceso? ¿Fracasado?, sin duda. Pero también se sentirá culpable por haber decepcionado al padre. Frustración, fracaso y culpa con apenas siete años. Valiente cabrón el padre.

24 comentarios

  1. Padres que vuelcan su ambición (¿o frustración?) en sus hijos con la excusa del amor fraternal…

    16 Septiembre 2013 | 23:47

  2. Dice ser Rafa

    Esto es una muestra del nivel cultural del español medio, no existen otras alternativas o no hay mas materia gris.

    ¿Por que no hay el mismo tesón cuando el niño tiene talento para el teatro, música o alguna otra rama de la vida?

    Ya, no es fácil presumir de un hijo actor o bailarín en el bareto de la esquina con los amigotes.

    Después, muchos padres están convencidos de haber hecho todo lo posible por ayudar a su hijo, pero siempre en lo que ellos pudieran sacar algún beneficio económico o personal, olvidando muchas veces que ese hijo tiene sus propios proyectos personales que son los que si que habría que alimentar.

    17 Septiembre 2013 | 00:23

  3. Dice ser Moe

    Como siempre la historia falsa como un euro de goma. Y encima no puedes usar más clichés en menos palabras, imposible. Pero bueno así eres, la culpa es mía por darte más oportunidades…

    17 Septiembre 2013 | 01:31

  4. Dice ser Marypaz

    Bueno, si no sale bien, siempre podrá ser taxista de mayor…

    17 Septiembre 2013 | 02:04

  5. Dice ser CLÍCKAME

    La gente con tal de conseguir dinero es capaz de vender su alma al diablo

    17 Septiembre 2013 | 02:08

  6. Dice ser Dark Shadow

    Cuando los padres tienen frio arropan a sus hijos, cuando tienen frustaciones o sueños no cumplidos empujan a los hijos a cumplirlos, a vivir esa vida que a ellos se les negó si o si y por que lo digo yo. Nos sentimos presionados desde la mas mas tierna infancia a ser los mejores a ser hombres de provecho y a llegar a lo mas alto, a lo mas alto ¿de que? Cuanto mas alto mas dura sera la caida en el reencuetro con la realidad. No nos enseñan a vivir ni a cumplir metas alcanzables, la psicología emocional es la gran asignatura pendiente que tenemos todos y no hemos aprendido aun a disfrutar de la vida.

    http://www.lunaenpapel.blogspot.com

    17 Septiembre 2013 | 03:03

  7. Dice ser Carla

    Otro padre frustrado.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    17 Septiembre 2013 | 07:28

  8. Dice ser May

    Tratar de acertar y fracasar estrepitosamente forma parte del destino de muchos padres. Tratar de encajar y formar su propia forma de ser, del de los hijos.
    http://maria-may.blogspot.com.es/2013/08/el-humor.html

    17 Septiembre 2013 | 07:38

  9. Dice ser Hitano

    Totalmente de acuerdo. El fútbol es el opio del pueblo y va a peor. Vamos cada vez más para atrás.

    17 Septiembre 2013 | 07:44

  10. Dice ser Ala

    Una historia que se repite demasiadas veces en clubes deportivos de cualquier disciplina, incluso en las actividades extraescolares de los colegios, y no sólo en los procesos de selección. Es lamentable ver a esos padres que creen tener a un Gasol, Nadal o Messi presionando a su hijo, es muy triste ver como un niño de 8 años en un partido escolar intenta atender a lo que indica su entrenador en una banda y a lo que grita de malas formas su padre en la banda opuesta, cómo mira con cara angustiada buscando la aprobación paterna después de cada jugada.
    Pero estos padres no se contentan con manipular a sus hijos, también quieren llevar el control de los centros y se arrogan el derecho a juzgar qué niños son dignos de jugar al lado de su hijo, de su estrella, el que conseguirá realizar sus sueños frustrados (los del padre) y darle una jubilación de oro. Esos otros niños que participan en una actividad deportiva extraescolar para divertirse, practicar deporte, trabajar en equipo, pasarlo bien en suma con otros niños y que se ven excluidos, ridiculizados porque es lo que estos padres “tóxicos” transmiten a sus hijos, no es una sana competitividad. Me pregunto qué harían estos padres si en la clase de mates apartaran a su hijo porque no llega al nivel del resto de la clase, por suerte, los profesores y el resto de padres creemos en la integración, en la cooperación y en dar oportunidades a todos los niños ya que cada uno madura a su ritmo.

    17 Septiembre 2013 | 07:53

  11. Dice ser Scandal

    Ganar 48000 euros al día no esta nada mal, yo tb lo quiero para los míos, aunque se tengan q poner unas gafas la mar de feas para echar la firmita de renovación, hay q motivarles, esta es tu oportunidad, si no la aprovechas, jugaras en las zonas comunes de la urbanización al futbol hasta q tengas pelos en los huevos y puedas ir solo a los entrenamientos del colegio, y si no le cogen, q pasa? le vas a tirar?? pues no, le ha dicho ni mas ni menos lo mismo q le diría si fuese hacer un examen, ponle ganas y adelante, y si suspendes o las pruebas no fueron como esperaba ( el padre) pues se van a casa merienda-cena, wii y a la cama.

    17 Septiembre 2013 | 07:57

  12. Dice ser Metamorfosis

    Esta escena que alguien califica como estereotipada la he contemplado yo no una, sino unas diez veces.Niños que jugaban a ser Ronaldo o Messi y padres ambiciosos que utilizaban esos sueños infantiles para cumplir sus propios sueños. Mi hijo no fue nunca Valdés o Casillas, pero era un gran portero. Le vi llorar de frustración una vez que se lesionó y pensaba que jamás podría volver a jugar al fútbol. Un día, como tantos padres, también le llevamos a unas pruebas y el entrenador de porteros le vio aptitudes. Sin embargo, antes de que comenzara la temporada el entrenador cambió y ya no contó con los chicos que habían hecho las pruebas. La decepción fue tan inmensa para él que, lentamente y sin que se diera mucha cuenta, le fuimos apartando de aquel mundo tan desagradecido. A pesar de acudir a aquellas pruebas con varios de sus amigos, nunca me gustó la idea de que unos y otros le fueran comprando y vendiendo, de que le insultaran cada vez que parara un gol o le llamaran inútil porque no lo parara, de modo que siendo aún muy jovencito le sacamos del mercado de los dioses y le convertimos en un simple hombre. Hoy es un gran cocinero y pastelero. Tampoco me importa si llega a ser un cocinero famoso con un restaurante de varias estrellas Michelín. Me gusta la comida que prepara y le quiero tal como es.

    17 Septiembre 2013 | 08:11

  13. Dice ser AreaEstudiantis

    Sí señor!!! Cuántos padres hay así!!! Terrible…

    http://areaestudiantis.com

    17 Septiembre 2013 | 08:50

  14. Dice ser Tonioh

    Bueno , esto no es así , directamente lo digo por mi propia experiencia.
    A mi hijo le propusieron un día jugar en un club cuando era prebenjamin, le pregunte
    Que si quería ir , simplemente dijo que si.
    Jamás pensé qu llegaría a ser jugador profesional , y han pasado 5 años y sigue
    en el mismo club ahora con 11 años en la máxima categoría que puede jugar
    , y pregúntale si quiere dejar el fútbol, te dirá que es lo último que haria( ya veremos
    más adelante) .
    Cierto es que a veces para ellos es una presión , entrena 4 días en semana
    , pero no se me ocurre que pueda hacer algo mejor, ni a el tampoco, DEPORTE.
    Mientras que lo hace no esta por la calle haciendo gamberradas, que más puede
    pedir un padre .
    El sacrificio es enorme por parte d los padres , ojalá el mío lo hubiese podido hacer

    17 Septiembre 2013 | 08:57

  15. Dice ser Diana

    No sucede solo con el deorte, aunque es cierto que el fútbol es una auténtica enfermedad social. En cualquier profesión que haya que empezar desde pequeño se ven padres intentando cumplir sus sueños no cumplidos y privando de su infancia a sus hijos. Yo lo he visto en el mundo de la música, niños empujados a ser virtuosos en su primera infancia. Y sí, algunos destacan y son verdaderos niños prodigio que disfrutan con lo que hacen. Otros no entienden nada de lo que les sucede y lo que les gustaría es irse a jugar. También lo he visto en deportes como la gimnasia rítmica, en ese caso la niñita en cuestión se plantó con apenas 10 años y les vino a decir a los padres que si querían una atleta olímpica probasen a hacerlo ellos. Qué difícil es encontrar el término medio. Yo creo que hay que dejar que sea el niño el que escoja si quiere dedicarse profesionalmente a ello o no, sin imposiciones absurdas.

    17 Septiembre 2013 | 09:05

  16. Dice ser yonomebajo

    Todo en esta vida: deportes, trabajo, relaciones sociales…. que acaban marcando el devenir de la existencia de una persona, está condicionado. Hacen falta muchas cosas. Unas como son las aptitudes, las ganas, la responsabilidad, otras son esas que se pueden aprender: la técnica, el compartir, los conocimientos más precisos y otros completamente incontrolables: suerte, enchufismo, el trepa de turno.
    Que cada uno sea feliz en sus circunstancias. Luche por lo que verdaderamente quiera, aprenda de lo necesario para que le lleve a ello, y sepa que en esta vida las cosas vienen como vienen.
    A ser felices!!

    17 Septiembre 2013 | 09:15

  17. Dice ser nicontigonisinti

    Sin duda, “frustración”… Cabronzo total, tambien hay alguna q otra cabronaza

    17 Septiembre 2013 | 09:54

  18. Dice ser Ana

    Creo que se está haciendo una montaña de un grano de arena………….cuando yo era pequeña los niños solían pertenecer a algún equipo de futbol exactamente igual que ahora……..mi hijo está en un equipo de futbol porque ha querido él……jamás he pensado que vaya a ser jugador profesional y jamás le he presionado para que sea el mejor………juega bastante bien y está contento con eso……..y yo también estoy contenta (a pesar de los madrugones del fin de semana para ir a jugar) porque en vez de decidir pasarse la tarde jugando a la consola o delante de la tele se ha decantado por hacer deporte y además en equipo……a él que era un niño bastante tímido le está viniendo muy bien el futbol…..antes estuvo haciendo tenis (también por decisión propia) y como no le gustó decidió cambiar al futbol…………¿DONDE ESTÁ EL PROBLEMA?…………coincido con los padres de los demás niños en los entrenamientos y partidos y no hay ninguno como el descrito en la noticia………..EN EL CASO DE QUE EXISTAN DEBEN SER MINORIA……..DE TODAS FORMAS EL PROBLEMA NO ESTÁ EN EL FUTBOL………EL PADRE QUE PRESIONA PARA QUE SEA EL MEJOR EN EL FUTBOL HARÁ LO MISMO EN OTRAS COSAS.

    17 Septiembre 2013 | 09:57

  19. Dice ser Penny

    Soy madre de una niña de dos años y medio, cuando se cae o algo no le sale bien siempre le digo: Vuelve a intentarlo cariño, hace unos días me sorprendió porque no podía terminar un puzzle y me dijo: vuelve a intentarlo mami.

    No soy mejor madre ni peor, intento enseñar bien a mi hija pero al decirme esto pensé: creo que vamos bien Penny.

    Me encanta leerte!

    17 Septiembre 2013 | 10:11

  20. Dice ser Carpe-diem

    En casa NO somos futboleros y, afortunadamente, mis hijos tb pasan del fútbol…la peke va a taekwondo porque quiere y le gusta pero ni por asomo pienso en ningún JJOO para llevarla…simplemente k se divierta…mi hijo hacía natación extraescolar ( además en horario lectivo les entra 1 vez a la semana ) pero cuando lo dejó su compi del cole ya le daba palo ir…así k este año k ya hace 6º primaria dice k no quiere ir porque no le dará tiempo a hacer los deberes y como es bte. vaguete pues hemos convencido al Sant Jordi para k no siga…le vendría bien pork está sobradillo en kilos -como su madre- pero bueno…contenta porque saben nadar…K yo fuí una rajada k sólo lloraba por no ir a natación y mi madre me tuvo k quitar…Lo mío fue y sigue siendo la bici 😉

    En cuanto al post…pues si…lo veo un poco fuerte hablarle así a un crio de 7 años…si le gusta el fútbol primero k disfrute con ello y después aconsejarle k lo haga lo mejor posible pero sin tanta presión…K luego puede salir un Ronaldo insatisfecho o una Arantxa sin lazos emocionales con sus padres…

    Eso si…ya no sólo en el deporte…cualquier éxito en esta vida depende del esfuerzo…a no ser k seas político o banKiero…claro…

    P.S.: …por cierto Simpulso…Frustración la tuya con BanKia, no ????? Pateáte en tu día de fiesta otras cajas ( te recomiendo Banca Sabadell ) y mira de cambiarte el préstamo por la licencia…Anda…y píllate una de débito gratis…pringao…no pilles ninguna VISA y esa k tienes ya la estás devolviendo…

    17 Septiembre 2013 | 10:16

  21. Dice ser alma

    La historia se ve ficiticia a leguas pero bueno hablando del tema nadie se acordará de los miles y miles de niños y no tan niños que fracasarán en su aventura. Ser futbolista está demasiado bien pagado porque se les permite pagando barbaridades por ir al campo, verlo en la tele… pero llegar a donde llegan los más grandes es dificilísimo. tiene muchísimo mérito tanto como en otras profesiones. Y los padres suelen proyectar sus frustraciones en sus hijos porque no son capaces de entender que son sus padres, no sus dueños y los hijos son seres independientes no una prolongación de nosotros mismos.
    Si no probad a haceros deportistas de élite ya vereis que pronto parais…

    17 Septiembre 2013 | 10:39

  22. Dice ser Brisha

    Tonterias hasta cansar.
    Todos los padres deseamos que nuestros hijos sean mas y mejor que nosotros. Es la condicion de la descendencia.
    Al igual que otras especies instan a su progenie a ser mejor, les trasmiten su sapiencia para que ese codigo quede grabado en sus genes para mejorar la raza.

    A veces tratamos a los niños como si fueran de cristal y eso los vuelve estupidos y fragiles. Y es todo lo contrario. Esos seres diminutos son una extension nuestra, son nosotros pero mejores y es nuestra obligacion encauzarlos para que asi sea.

    Aquel que no sea capaz de disciplinar a su progenie sera pasto de su voracidad.

    Y no es nada humano amigos, esto se da en todo el reino animal.

    17 Septiembre 2013 | 14:08

  23. Dice ser Al Sur de Gomaranto

    Todo ser cuando pequeño,
    salvo raras excepciones,
    es en potencia una estrella
    en múltiples disciplinas
    y sobre todo, en deportes.
    Sólo hay que inculcarle
    deseo, ganas e interés,
    que conjuntando los tres
    es a lo que llaman vocación
    y si se le prestan cuidados
    y mucha dedicación
    habrá muy buenos resultados.
    Es condición indispensable
    el trazarle una ruta,
    que siempre es larga y dura
    pero que lleva a la meta.
    Lo que ya no veo que sea,
    el hacer esto con un niño
    moralmente ni ético, ni justo.
    Aunque penándolo bien
    es lo mismo que se hace,
    cuando comienzan los estudios,
    después del horario lectivo
    se les lleva o se les deja
    en actividades extraescolares
    de informática, idiomas y otras
    o se les lleva a las academias,
    como clases de refuerzo.
    La culpa de estas injusticias
    no son al cien por cien paterna
    ya que en un gran porcentaje,
    se debe a esta sociedad
    que obliga a los humanos
    a competir para vivir
    y no siempre para ganar.

    17 Septiembre 2013 | 14:44

  24. Dice ser manu

    Este verano vivi una experiencia parecida. En una cancha de tenis, por concretar. El padre obligaba a su hija, de unos 10 años, a devolverle los “saques” (a pleno sol y en el mes de agosto) desde las 10 de la mañana hasta las 2 de la tarde. Quería hacer de la niña una María Sharapova o sucedáneo, imagino
    Cabronazo, no, lo siguiente.

    17 Septiembre 2013 | 20:42

Los comentarios están cerrados.