¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Entradas etiquetadas como ‘vasili grossman’

Lecturas para las vacaciones navideñas de 2008

¡Novela, novela, como casi siempre en mis lecturas de vacaciones! En estos días de poco trabajo, voy a estar con estos libros:

-La dulce envenenadora, de Arto Paasilinna (Anagrama). Leí hace ya unos cuantos meses El molinero aullador, por casualidad: no sabía nada de este autor finlandés -ex guardabosque, ex periodista, ex poeta- y compré el libro porque me sorprendió el título y lo que contaban en la contraportada: “Gunnar Huttunen rechaza la normalidad, la mediocridad y la renuncia a los sueños. Cuando aparece en un pueblo de Laponia y decide poner en funcionamiento el viejo molino, los campesinos del lugar lo toman por un demente. Aunque, después, deberán rendirse a la evidencia del éxito de la empresa. Pero aquel extravagante individuo, capaz de encantar a los jóvenes del pueblo, revela un defecto que los hará reafirmarse en su primer diagnóstico: en los momentos de tristeza, Gunnar aúlla…”. Me encantó. Os lo recomiendo.

-Un lugar llamado Oreja de Perro, del peruano Iván Thays (Anagrama), novelista y bloguero. La novela ha sido finalista del Premio Herralde. La semana pasada leí una crítica muy positiva en El Cultural que me llevó a buscarla.

-La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, del sueco Stieg Larsson (Destino). Es la segunda parte de la trilogía Millennium. Leí la primera, Los hombres que no amaban a las mujeres, hace tres meses, la comencé en un viaje a Estocolmo, donde se desarrolla parte de la trama. Periodistas, periódicos (algunos de los que salen, del grupo Schibsted, al que pertenece 20 minutos), intriga, mucha acción… No es gran literatura, pero se lee fácil y se hace corto pese a sus muchísimas páginas. La chica…, que ya he comenzado a leer, apunta igual: crea adicción. Ambas se están vendiendo extraordinariamente bien en todo el mundo, quizás ayudadas también por el final trágico del autor. Larsson, que era periodista conocido por sus investigaciones sobre la extrema derecha sueca y novelista en secreto, murió con 50 años de un ataque al corazón pocos días después de entregar a su editor el tercer volumen de la trilogía y poco antes de que se publicara el primero. Nunca supo del éxito que iba a alcanzar.

– El pez dorado, del francés galardonado este año con el Nobel, J.M.G. Le Clézio (Tusquets). Ya la llevo mediada. Es sólida, se ve la mano de un autor muy experimentado, pero no me entusiasma, no me acaba de enganchar… por ahora.

Me he comprado también la monumental Vida y destino, del ruso Vasili Grossman (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores), pero no sé si tendré tiempo de meterme en sus más de mil páginas. Quizás a lo largo de enero.