BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo de la categoría ‘Real Madrid’

¿Y el Madrid, qué? Otra vez campeón de Europa, ¿no?

Los que no son tan jóvenes recordarán un anuncio muy popular de los años 90. Hablaba de un todoterreno que te llevaba tan, tan lejos, que la gente vivía totalmente desconectada con la realidad hasta el punto de que un abuelo entrañable pensaba que el Real Madrid seguía ganando una vez tras otra la Copa de Europa.

Mijatovic, antes de marcar a la Juventus en la final de 1998.

Yo, que por aquel entonces (1994) era un niño, recuerdo las mofas de la época. Con cada eliminación europea, las mismas risas. Dicen que ser del Madrid es fácil, alegando que es el equipo que casi siempre gana, pero no fue así en los duros años 90, en la que los hinchas blancos sufrimos el apogeo del cruyffismo… y las bromitas con el famoso anuncio.

Hoy, 20 de mayo, se cumplen 20 años de la primera Copa de Europa en color del Real Madrid. La primera que vieron los ojos de muchos, muchísimos seguidores madridistas. Es un ícono porque, en esa época, ganar el título continental era algo casi utópico, poco menos que una fantasía. La Juventus de Zidane, Del Piero, Davids, etc. sonaba poco menos que imbatible. Ganar a un equipo italiano en una final, una gesta.

Y se ganó, con el inolvidable gol de Mijatovic. Y después llegaron un par de Champions más. Y, algo más de una década después, se levantaron tres más, quizás llegue la cuarta el sábado. Y por eso es tan importante valorar de dónde se viene, recordar una época en la que no se ganaba la Copa de Europa ni se estaba cerca. En la que llegar a semifinales era un éxito y algo muy, muy poco habitual.

Es probable que se esté perdiendo la perspectiva con lo de los últimos años, y por ello viene bien no olvidar cuando se estuvo 32 años sin levantar la Orejona y disfrutar, al máximo, la final de Kiev. Ganar varias veces seguidas no significa que no puedan pasar después muchos años hasta que vuelva a suceder. A saborear cada minuto de esta maravillosa época blanca.

Juanfran y su “quién manda en la capital” hacia el Real Madrid y el porqué de esa ‘absurdez’

Tras la final, y con la euforia desmedida por ganar un título, Juanfran se lanzó micrófono en mano con el famoso cántico “Que sepan los vikingos, quién manda en la capital”. El contexto es importante, y te hace entenderlo en parte, pero claro, es normal que hoy haya cierta mofa en el madridismo con el tema.

Para empezar, no parece Juanfran, que falló un penalti en la final de Milan de 2016 que le dio la Undécima al Real Madrid, el más adecuado para el cántico. Aunque quizás por ello lo hizo el ex canterano, que sin duda debe tener una espinita clavada con el tema pese a que, según dijo, le hizo “mejor jugador”.

Juanfran

Juanfran con el megáfono tras ganar la Europa League.

Pero bueno, pasemos eso por alto. El Real Madrid le ha ganado en los últimos cuatro años dos finales de la Champions al Atlético. Dos. En el partido más importante del fútbol de clubes, en dos ocasiones, dos, se ha impuesto el Madrid al Atleti. Sobre la campana una vez, desde el punto de penalti la otra. Da igual, la victoria fue del Real Madrid.

Se han cruzado en la máxima competición otras dos veces merengues y rojiblancos. Una en cuartos de final de 2015, eliminatoria que cayó del lado blanco. Y otra en 2017, en semifinales, también con triunfo madridista. Para poner en perspectiva, un dato: al bravo Atlético de Simeone solo le ha eliminado un equipo en la Champions: el Real Madrid, cuatro veces.

Respeto mucho, muchísimo, lo que está haciendo este Atlético. Quedar eliminado de la Champions, levantarse, comerse el orgullo y ganar la Europa League tiene un gran mérito, pero creer que ganar la competición que juegan el quinto y el sexto de las grandes ligas, tras quedar eliminado en la fase de grupos de LA competición, te hace estar por encima del actual bicampeón de Europa, que además juega otra final en unos días, roza lo grotesco.

La mala suerte de este Atleti es que le ha tocado vivir su mejor momento histórico con la segunda gran época (tras las Copas de Europa en blanco y negro) del mejor club de la historia. Y encima ese club es el vecino y gran rival.

Diez motivos por los que el Real Madrid debería fichar a Neymar

Neymar

Neymar celebra un gol con el PSG (EFE).

Hay, en los últimos días, un debate en el madridismo. ¿Debe el Real Madrid intentar fichar a Neymar este verano?

Con jugadores como el brasileño siempre pasa lo mismo. Que si va a romper el vestuario, que si se va a ir de cumpleaños, que si no es un jugador comprometido… y un largo etcétera que no se corresponde con lo que, en realidad, ha sido su carrera. Recuerdo que cuando llegó Cristiano Ronaldo al Real Madrid, allá por 2009, se dijo lo mismo. Que si Ferraris, que si Paris Hilton, que si le gustaba más la farándula que el fútbol. MADRE MÍA.

Así que al lío, vamos con las razones (mías, por supuesto, que cada uno tenga su opinión) sobre por qué sí debe fichar por el Madrid:

  1. Es buenísimo. Es una razón de lo más obvia, pero no por ello la más importante. Sus años en el Barça fueron buenísimos y este, en la liga francesa, en 20 partidos ha metido 19 goles y dado 16 asistencias. Cada vez que cogió el balón en el Bernabéu, había pánico generalizado, que a nadie se le olvide.
  2. La edad de Cristiano. No voy a cometer el error (de nuevo) de querer jubilarle ya, pero tiene 33 años, y no sabemos cuánto le queda al tope de su nivel. Si Messi y Cristiano tienen sucesor, ese es, a día de hoy, Neymar.
  3. Ganar la Champions y dormirse. Es un clásico en el Real Madrid, después de ganar la Champions, todos felices, no hay que fichar a nadie, los nuestros son los mejores. Y no. Quedó demostrado en 2014, cuando se renunció a fichar a Luis Suárez, que se fue al Barça a ganar el triplete. Y en los últimos dos años, lo mismo, se ha renunciado a mejorar la plantilla.
  4. Liga de mierda. Es indudable que este equipo puede competir contra cualquiera, pero en el día a día, le cuesta. Traer a un jugador con los números de Neymar ayuda a ganar en los días tontos, algo muy frecuente en este Real Madrid.
  5. El cumpleaños de la hermana. Es frecuente que Neymar tenga siempre sospechosas ausencias en el mes de marzo, cuando su hermana celebra sus míticos cumpleaños. Creo que es la razón más absurda que he oído para no fichar a uno de los mejores jugadores del mundo.
  6. Peso en el mercado. El Real Madrid lleva desde Gareth Bale, hace ya nada menos que cinco años, sin fichar a un crack en el mercado. Ya toca un capricho a la afición.
  7. El dinero. Neymar no va a salir por menos de lo que costó, eso está claro. Toca preparar más de 200 millones. Pero, como hemos dicho antes, lleva el club blanco muchos años de austeridad. O la caja de ahorros está rebosante, o al falla. Hay que confiar en Florentino, que de eso de sacar millones cuando hace falta sabe un rato.
  8. Buena relación con los pesos pesados. Ya se vio tras el partido entre PSG y Real Madrid, Neymar se lleva muy bien con los que mandan en el vestuario blanco. El abrazo con Sergio Ramos y con Cristiano Ronaldo tuvo toda la pinta de flirteo. No habrá choque de egos con el portugués.
  9. Ojo al Barça. Todo apunta a que el eterno rival va a formar un equipo terrorífico para la temporada que viene, juntando arriba a Messi, Luis Suárez, Griezmann, Coutinho y Dembélé. Pocos jugadores mejoran esos nombres en el mercado, quizás únicamente Salah y Neymar.
  10. Por joder molestar. Venga, admitámoslo, que Neymar fiche por el Real Madrid es un duro golpe para los seguidores del Barça. Y el fútbol también va un poco de eso, de picar al máximo rival. Y que el brasileño vista de blanco va a doler, y bastante, en el club azulgrana.

Otro favor arbitral al Madrid… otra final de Champions

Parece un dejavu. Otro favor que le hacen al Real Madrid. Esta vez, el árbitro turco Cakir obvió un penalti claro a favor del Bayern por una mano de Marcelo dentro del área. Una mano de balonmano en el descuento de la primera parte de un partido completamente abierto. Con 1-1 en el marcador, el Bayern estaba poniendo en serios apuros a los de Zidane y ¡zás! Era su oportunidad de adelantarse. Pero no fue así. Cakir dejó seguir el juego como su no hubiera pasado nada. Un favor del colegiado que hace que el Real Madrid pase a otra final de la Champions League. ¿No os resulta familiar?

Captura de pantalla de la mano de Marcelo.

Captura de pantalla de la mano de Marcelo.

No hace falta irse muy lejos. Hace tan solo unos meses, cuando los blancos luchaban por acceder a semifinales de esta misma competición, otro árbitro les ayudó. Esta vez fue un penalti a su favor, que podría ser o no ser, pero que era totalmente decisivo. Corrían los últimos minutos ¡qué digo, segundos! del encuentro ante la Juventus. El Real Madrid perdía 3-0 un partido que venía de ganar 0-3 de Turín. Y esta vez sí, el rencilla vio clara una jugada muy polémica. Que, con una posible prórroga por delante, quizás no era necesaria señalar. Pero la pitó y Cristiano Ronaldo marcó. Y el Real Madrid pasó a semifinales pese a la patética imagen que ofreció.

Si nos remontamos un año atrás en el tiempo, concretamente al 19 de abril de 2017, volvemos a otro partido entre Bayern de Múnich y Real Madrid. Otro partido de Champions entre ambos equipos en el que los blancos vencieron gracias a la ayuda arbitral de Kassai (famoso por esa gran actuación). Expulsó a Arturo Vidal (acción muy protestada) y perdonó la expulsión de Casemiro. Además, concedió dos goles de Cristiano Ronaldo en fuera de juego (muy claro). Dos tantos que le dieron la victoria por 4-2 al Madrid en el Bernabéu ante un Bayern que quedaba eliminado así en cuartos de final de la competición continental.

Ahora los alemanes podrán volver a hablar de robo. Pero el Madrid ya está en otra final de Champions, la tercera consecutiva.

Aquí el GIF de la mano, por si alguien seguía dudando si era o no.

“Zidane no tiene ni puta idea de fútbol”

Zidane

Zidane en Turín (EFE).

Estoy seguro de que usted ha oído o leído esa frase en alguna ocasión. Ha podido ser en una reunión familiar, en una cena de amigos, viendo un partido en el bar o en ese sitio en donde todo el mundo sabe más que nadie, Twitter.

El mantra de que Zidane no tiene ni idea de fútbol es algo extendido. Se le considera un alineador, un tipo que triunfa porque se lleva bien con los jugadores, por su mano izquierda, porque consigue que en el vestuario haya buen rollo. Es muy, muy raro que alguien alabe una decisión táctica suya.

En París, tomó una que cambió la eliminatoria, un variante llena de valentía. Cambió el esquema a un claro 4-4-2 con dos hombres en las bandas, Lucas y Asensio, y el Madrid le dio un meneo al equipo más caro del mundo. Si lo hacen otros, se hablaría de genialidad, de gran estratega. A Zidane eso no se lo conceden.

El galo lleva todo el tramo final de la temporada haciendo cambios (tanto tácticos como de nombres) que le están dando resultado. Lo hizo en la eliminatoria ante la Juventus, y ante el Bayern de nuevo. Ha ganado de manera consecutiva en París, Turín y Múnich, algo utópico hasta hace nada, y se sigue hablando de flor, de suerte, de carambolas. Nunca del entrenador. Por no hablar de cómo ha gestionado que la BBC no juegue prácticamente nunca a la vez.

El otro día, viendo a Salah, recordé que en su momento pensaba que me recordaba a Theo Walcott. También creía que era absolutamente imposible que la Roma eliminara al Barça. O que el Madrid no hubiera hecho mal vendiendo a Cristiano hace un par de años. He leído artículos que decían que Xavi era una gran mentira, allá por 2008. Y los de la Juve eran unos viejos decadentes después del 0-3 ante el Madrid. Hay millones de ejemplos. ¿No les ha pasado a ustedes cosas parecidas, casos similares? A ver si los que no tenemos ni puta idea de fútbol somos aficionados y periodistas, y no el actual bicampeón de Europa y uno de los 10 mejores futbolistas de la historia.

Derbi madrileño: Zidane pensó en la Champions en un derbi con (al menos) dos penaltis no pitados al Real Madrid

No valía de mucho el derbi madrileño, y eso se notó en la planificación de Zidane, que pensó más en el partido de la Juventus del miércoles, en particular, y en lo que queda de temporada, en general.

Así, no jugaron de inicio Casemiro, Modric, Isco y Benzema, mientras que Cristiano fue sustituido a la hora de partido sin poner ni una mala cara ni un gesto de extrañeza. El plan de Zizou estaba bien claro.

Ahora, una cosa es que en el partido haya poco más que la honrilla en juego y otra que guste que se dejen de pitar tres penaltis a favor. El primero de ellos, a Kroos, fue muy, muy claro, y la explicación del comentarista madridista de Bein, Jorge Valdano, fue que “El árbitro deja seguir porque ve que hay continuidad en la jugada”.

También en la primera mitad, Lucas Vázquez reclamó la pena máxima en una dura entrada en el área por parte de Lucas Hernández, y el propio extremo recibió tras el descanso un codazo en el área por parte de Godín que Xavier Estrada Fernández o bien no vió o bien consideró que dar un golpe con el codo en la cara no es suficiente para señalar los 11 metros.

Un poco de polémica para animar un derbi anodino por la escasa emoción que tenía, pero interesante por el juego. En Europa les esperan las verdaderas batallas a ambos.

 Los jugadores del Real Madrid protestan al árbitro

Los jugadores del Real Madrid protestan al árbitro Estrada Fernández en el derbi ante el Atlético (EFE).

¿Puede el Real Madrid jugar con 12 en Turín?

Soy consciente de que dejado botando la broma, pero no, no me refiero a jugar con 11 jugadores más el árbitro, amigos antimadridistas. A lo que voy es que da igual lo que haga Zidane con la alineación ante la Juventus, será criticado.

Ser entrenador del Real Madrid no está pagado, de eso no tengo duda. Ni siquiera ganar dos Champions seguidas, lo que nunca había sucedido hasta ahora, te exime de la crítica feroz. Y no por los resultados, ojo, eso es lo más sorprendente, sino por las alineaciones.

A Zidane le han llovido palos incluso sin jugar. Me lo imagino en su casa tranquilamente viendo el partido de España con Argentina y, de repente, recibe críticas por no poner apenas (¿¿??) a Isco.

Pero el problema del francés no es solo Isco, que o juega absolutamente siempre o le cae una buena. Es también Asensio, la gran promesa (casi realidad ya) del fútbol español. Y cómo no poner a Lucas Vázquez, que se lo ha ganado con cada actuación en este tramo final de la temporada. A Benzema, le llueven las críticas, pero siendo el único delantero (guiño, guiño) del equipo, debe ser titular también. Y a Modric y Kroos, que no los toque, por supuesto, no le conviene convertirse en un alineador que no tiene ni idea de fútbol y sale sin centro del campo.

El eslabón más débil de la cadena es el pobre Bale, que es galés y poco expresivo, así que por mucho que sea el mejor goleador del equipo tras Cristiano, si no juega se habla de que está desconectado del equipo, que hay que venderle en verano, y a otra cosa.

Así, las cosas, la única forma que tiene Zidane de salir de esta es poner a 12 (Keylor, Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo, Casemiro, Modric, Kroos, Lucas, Asensio, Cristiano, Benzema suena bastante bien) en Turín. Porque o hace eso, o como no saque a alguno, especialmente si es Isco o Asensio, da igual que gane 0-4 en Turín. Se la van a liar esta semana.

¿Por qué Isco juega menos en el Real Madrid que en la selección española?

A veces, y hasta en el fútbol, algunas preguntas tienen respuestas sencillas.

  • ¿Por qué está Isco siendo suplente en muchos partidos con el Real Madrid?
  • Porque no está jugando bien

Es así de simple. Las actuaciones de Isco en el campo esta temporada distan mucho de las de la pasada, y por eso está jugando mucho menos. Recordemos que hace un año, el malagueño se convirtió en indiscutible hasta el punto de sentar a Gareth Bale en la final de Cardiff en una época en la que la BBC parecía absolutamente innegociable. Lo logró con un tramo final espectacular en el que fue el líder del equipo, el que se echó al equipo a sus espaldas. Los goles eran de Cristiano, el culpable del buen juego fue él.

Isco

Isco se lamenta en un partido del Real Madrid (EFE).

Empezó Isco la siguiente campaña en buena forma y con una exhibición ante Italia, esta vez con la selección española. Pero, desde entonces, su nivel ha estado muy lejos de lo que de él se espera. Pocos goles, lento en la transición defensa-ataque y perdido en regates bonitos pero en zonas irrelevantes del campo.

Y, con ello, ha perdido el sitio. Esta vez, además, no ha sido Gareth Bale, ni se puede hablar de una ‘imposición’ por un fichaje millonario. Han sido un talento emergente (y español, que esto gusta mucho a la prensa de aquí) y un currante. Marco Asensio y Lucas Vázquez han recortado los minutos de Isco, y nadie puede poner un pero al respecto. Absolutamente nada que reprochar a un Zidane que ha sido justo, se llamen Lucas, Marco, Gareth o Francisco.

¿Y por qué juega bien entonces con España? Otra vez la respuesta es sencilla. Teniendo en cuenta que su show ante Italia fue hace muchos, muchos meses, estamos hablando de que Isco cuajó un muy buen partido ante Alemania, pero no deja de ser eso, un partido. Imposible hacer una valoración solo con eso, y no tiene nada de extraño que un gran jugador tenga una gran actuación. Y Lopetegui lo que está haciendo es confiar en un jugador que le está respondiendo, todo muy lógico.

A Isco hay que pedirle, una vez más, paciencia, puede ser una parte muy importante en el presente y el futuro de este Real Madrid. Y sobre todo hay que exigirle que muestre en el campo lo gran jugador que es, en este equipo no se perdona que esté por debajo de su nivel. Le queda el tramo decisivo de la temporada, y después un Mundial para volver a reivindicar su talento.

 

Yo también pensé que el Real Madrid tenía que vender a Cristiano Ronaldo… y pido perdón

Hoy es un buen día para confesar que tuve momentos en los que perdí la fe en Cristiano Ronaldo. No recuerdo exactamente cuándo, si a finales de 2015 o quizás en alguna de sus salidas de tono diciendo que no estaba feliz, o similar. Pero sí me acuerdo que llegué a pensar, y quizás escribir, que venderle no era una mala idea.

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo celebrando un gol (EFE).

Pues sí, no sonaba mal el plan de sacar por él 100 millones de euros, o una cifra similar, que hace solo un par de años era una pasta brutal. Con ese dinero, se podría comprar a un par de súper cracks que mejorarían, en teoría, al equipo. Mucho mejor eso que esperar dos o tres años y no sacar casi nada por un jugador cuyo juego parecía depender, en gran medida, del físico.

Y en esas que ha venido Cristiano a callarme la boca. Lo hizo en parte a principios de 2016, siendo importante en la undécima Champions. Pero eso, solo en parte, lo mejor iba a llegar la siguiente temporada, apareciendo cuando hay que aparecer. Cinco goles al Bayern, tres al Atlético y dos a la Juve le dieron otra Copa de Europa al Madrid. La exhibición goleadora más salvaje de la historia reciente.

Este año, otra vez que ha empezado perezoso, y otra vez que ha vuelto a callar a los más críticos. De no meter un gol a nadie a ser una ametralladora, y otra vez brillando cuando hay que hacerlo, y con otra exhibición en la competición de las competiciones: tres golitos al PSG en la eliminatoria de la temporada.

Así que nada, a los que hemos sido muy, muy de Cristiano y en algún momento dudamos de él, nos toca pedir perdón y rendirnos a lo grandioso jugador que es. El oportunismo que se lo queden otros.

La debacle del Real Madrid en Mónaco y la venganza de Morientes, en el recuerdo

7 de abril de 2004. El Real Madrid llegaba como favorito al partido de vuelta de una eliminatoria de Champions ante un equipo francés. Los dos goles de renta de la ida parecían más que suficientes para solventar la clasificación, pero no fue así, y el Luis II supuso el principio del fin del Madrid de los Galácticos.

Fernando Morientes con el Mónaco (EFE).

Aquellos cuartos de final tienen, efectivamente, bastantes similitudes con este PSG – Reeal Madrid. Fue esa temporada la primera en muchos años en la que los blancos no conquistaron ninguno de los grandes títulos en juego. Y especialmente dolorosa por la eliminación en la Champions ante el Mónaco.

El exceso de confianza, el considerarse mejor, fue la clave de esa catástrofe, una remontada impensable en los días previos al partido. Y fue un ex, Fernando Morientes, el encargado de certificar la eliminación. Un antiguo jugador blanco al que no se le valoró lo suficiente y que se vengó dejando fuera a los blancos, un clásico en la historia madridista. Pasó también con Morata, por cierto.

Y ahora el que amenaza es Di María, el eterno secundario, el jugador clave que nunca se lleva el mérito que se merece. Salió mal de Chamartín, y Emery ni siquiera le dio unos minutos en el partido ante el Bernabéu. Mañana martes veremos si se repite la historia o el Madrid ha aprendido de ella y sale sin el exceso de confianza tan habitual.