Deportes

Archivo de la categoría ‘Atlético de Madrid’

¿Vuelve el Barça a por Griezmann? No se debe consentir otro culebrón en el peor momento

Griezmann, este sábado en Bilbao (EFE).

Hace menos de un año, en este mismo sitio, dediqué varios artículos al exasperante culebrón que protagonizaron Antoine Griezmann, el Atlético de Madrid y el FC Barcelona y que culminó en el artificioso documental en el que el genio de Mâcon anunciaba que se quedaba. Ahora, cuando peor vienen dadas en el equipo del Cholo (sin Copa, sin Champions y tras la derrota del sábado en Bilbao, sin Liga), resurgen como viejos fantasmas los rumores que alejan a Griezmann del Metropolitano.

Esta vez ha sido el prestigioso L’Équipe el que vuelve a la carga. Al parecer, según el diario parisino, Griezmann se arrepiente de haber renovado, visto el resultado del equipo en Champions, y de no haber fichado por el Barça para limpiarle las botas a Messi, de tal modo que vería con buenos ojos dar el paso, esta vez sí, de cara a la próxima temporada

Desconozco cuánto hay de verdad, cuánto de filtración interesada o cuánto de literatura fantástica en la información de L’Équipe. Solamente sé que estamos aún a 17 de marzo y el período hasta el mercado se puede hacer muy largo. Desesperadamente largo.

Sobre si Griezmann se va o no, no me he movido de lo que pensaba hace meses: si se quiere ir, que se vaya, pero sin ridiculeces. Rápido, por el dinero montante y sonante y sin dramas, que como dije hace tiempo, peces más gordos se han marchado.

Si se queda, perfecto. Es un súper clase y el Atleti necesita talentos como él. Pero a ver si fuera posible que este año el tema quedara zanjado cuanto antes. Ni Simeone ni el club deben consentir un espectáculo rídiculo como el de la pasada temporada, porque no hizo bien a nadie.

La Champions no está hecha para el Atlético de Madrid

Los jugadores del Atleti, cabizbajos tras uno de los goles de la Juve (EFE).

Así de duro, así de sencillo. Hay cosas que son incompatibles y después de la debacle del Atlético de Madrid en Turín (diré poco del encuentro, sólo que los de Simeone han estado totalmente superados por un rival que ha sido infinitamente mejor) me queda claro que una de esas incompatibilidades universales es el éxito de los colchoneros en la Champions League.

Es una competición que no está hecha para nosotros. Sin más. Ni lo fue en los 70, ni lo fue en este nuevo reverdecer con Simeone. Ni la ilusión de que la final se jugara en el Metropolitano ha servido para cambiar el destino. El Cholo tiene entre ceja y ceja esta competición pero bien haríamos los atléticos en borrarnos de la mente la mera ilusión de que algún día podamos tocar el trofeo. 

Suena pesimista, suena oscuro, suena terrible, pero es la verdad. En la vida puedes alegrarte de lo que tienes o lamentarte de lo que no tienes. Mejor optar por lo primero. Y seguir adelante.

Buenas noches.

La pelea entre Jesús Gil y Caneda en la que Fidalgo se llevó un puñetazo: los locos años 90 en el fútbol

Pelea entre Gil y Caneda

Pelea entre Gil y Caneda (ANTENA 3).

Dentro de unos días, concretamente el 8 de marzo, se cumplirán 23 años de uno de los momentos que todo aficionado al fútbol que ya empieza a peinar canas (si es que hay pelo) nunca olvidará: la pelea entre Jesús Gil y José María Caneda. Lo que ocurrió aquel día me lo ha recordado el anuncio del programa de Ana Pastor ‘Dónde estabas entonces’ (La Sexta), que se emite este jueves por la noche y que aunque solo sea por ese momento, recomiendo no perderse a todos los nostálgicos del balompié.

Creo que cuando se habla del popular ‘Odio eterno al fútbol moderno’ nos puede la nostalgia y olvidamos las historias tan bochornosas y vergonzantes que dejaba el mundo del del deporte rey en aquellos locos años 90.

En aquel año 1996, Jesús Gil era el máximo exponente de los presidentes excéntricos de la época, y en una reunión en la sede de la Liga, se encontró con José María Caneda, máximo mandatario del Compostela, y con el que había tenido un enfrentamiento unos días antes. El intercambio de insultos (de hijo de puta para arriba, no se cortaron) dio paso a un puñetazo de Gil a José González Fidalgo, el gerente del equipo santiagués. Tras el golpe, intervinieron los guardaespaldas del presidente Atlético (tonto no fue), se separaron entre improperios y la pelea dialéctica continuó durante un buen rato en una escena que parecía más propia de un enfrentamiento de bar a las cuatro de la mañana (“tú y yo solos, venga”, “vamos afuera”, incontables “hijo de puta”…).


La historia venía de una frase que dijo unos días antes José María Caneda, “cómo iba a tener un animal como ese de alcalde de Marbella”, y de una reunión por las quinielas en las que Gil llamó pelota al presidente del Compos y éste le contestó, según explicó el propio Caneda en Onda Cero.

“Si vienes a Madrid te mató”, le soltó el entonces alcalde de Marbella. Y ahí que fue Caneda, junto a Fidalgo, que fue el que se llevó el puñetazo. El presidente del Compostela aseguró que pese a lo ocurrido, poco después arreglaron sus diferencias y a la semana volvieron a ser amigos. Otra época, sin duda.

 

Morata calla bocas y da la razón a Simeone

Álvaro Morata respira aliviado tras marcar su primer gol con el Atleti (EFE).

Cuando la llegada de Morata al Atlético de Madrid en este último mercado de invierno era un hecho, se abrió un gran debate en la afición atlética acerca del que fuera canterano rojiblanco y posteriormente, delantero del eterno rival, el Real Madrid. Algunos gestos del pasado y en general haber lucido la camiseta blanca (y besado su escudo, etcétera), parecía una losa que gran parte de la afición colchonera no estaba dispuesta a cargar. Hubo muchas opiniones negativas y muchos hinchas dispuestos realmente a pitar incluso al jugador. Pero han bastado unos cuantos partidos para que el delantero haya callado bocas.

El jugador ha respondido a la perfección a lo que se podía esperar de él. Ha marcado tres goles (dos de ellos, injustamente anulados, pese al VAR y el primero legal, este domingo ante el Villarreal), ha dado una asistencia y ha demostrado en todo momento una entrega y una profesionalidad fuera de toda duda. En resumen: ha rayado a un altísimo nivel.

A lo mejor Morata no siente los colores como lo podían hacer Gabi o Torres. Puede que en el pasado mostrara su amor eterno al eterno rival. Pero a estas alturas, yo no pido hinchas en el terreno de juego. Yo quiero profesionales que lo den todo por el equipo. Y al atacante madrileño no se le puede reprochar lo contrario.

Y por supuesto, el buen resultado de Morata no hace sino darle la razón al que más peleó por su fichaje: Diego Pablo Simeone. El Cholo quería a Morata y sólo a Morata. Al bonaerense le da igual el DNI o el pasaporte del jugador. Sabía que Morata se iba a entregar y que su estilo de juego encajaba a la perfección. Por eso apostó por él. Y de nuevo, ha ganado. En realidad, con Morata hemos ganado todos los atléticos.

Atléticos: Cristiano Ronaldo nos va a hacer picadillo (si el equipo sigue así)

Jordi Amat lucha por el balón ante Antoine Griezmann (EFE).

Tenía pensado escribir este artículo antes de que Griezmann marcara el gol que ha dado la victoria al Atlético de Madrid en su visita a Vallecas, pero el tanto del francés no varía ni un ápice lo que pienso: tal y como está el equipo ahora mismo, las posibilidades de pasar ante la Juventus en octavos de final de la Champions son prácticamente nulas.

Los colchoneros llevan un mes muy malo. Eliminados de la Copa por el Girona. Derrota en Sevilla ante el Betis. Derrota en el derbi madrileño, el partido de este sábado en Vallecas, para olvidar… Las sensaciones no pueden ser peores, porque el equipo no tiene gol, físicamente no está fresco, no tiene ideas, algunos jugadores dan preocupantes síntomas de desconexión, las lesiones no dan tregua…

Enfrente, además, está una Juventus que finalmente va a llegar al Metropolitano este miércoles con menos bajas de esperado y con un Cristiano Ronaldo que demuestra en cada partido que sigue con el hambre que le hizo batir todos los récords en el Real Madrid. Cierro los ojos y lo veo haciéndonos picadillo.

Así las cosas, y si las cosas no cambian mucho, soy francamente pesimista. Pero, por suerte, esto es fútbol.

 

Los árbitros españoles son tan malos que no lo arregla ni el VAR

Estrada, pintando penalti tras la falta de Giménez sobre Vinícius (EFE)

La mayoría esperábamos la llegada del videoarbitraje o VAR con esperanza. El apoyo del vídeo iba a servir para hacer un fútbol más justo, más equilibrado, sin atracos. Pero con el lamentable nivel del arbitraje español, ni siquiera es suficiente.

Este sábado hemos visto un ejemplo en el derbi madrileño en el Metropolitano. Estrada Fernández, un árbitro totalmente superado por la situación, que no ha mostrado en ningún momento ni el acierto ni la autoridad que se le supone a un colegiado de la autodenominada ‘mejor Liga del mundo’.

Pitar como penalti la clarísima falta fuera del área de Giménez a Vinícius, no pitar uno de Casemiro sobre Morata, haber acribillado a tarjetas a un Atlético que ha acabado con diez y sentirse inseguro en todos los lances del encuentro son los síntomas de que el VAR es al arbitraje lo que un Ferrari para un invidente. No sirve de nada.

¿Se quedó Courtois sin memoria tras el mecherazo que recibió en el Bernabéu en 2013?

Courtois, tras el mecherazo que recibió en 2013 en el Bernabéu (YOUTUBE).

Thibaut Courtois sigue empeñado en hacer un máster en cómo meterse en jardines. El portero belga del Real Madrid, ante la proximidad del derbi madrileño entre su actual equipo y el que hace unos años le dio fama mundial, dio una lección de lloriqueos preventivos, diciendo que “Si me quieren tirar cosas a la cabeza la próxima semana, bueno… No me afectará para jugar. Es más motivación (…) ¿Que si espero que me tiren cosas? Durante todo el partido. Ya lo he experimentado en Bélgica. Contra el Anderlecht me tiraron mecheros y en Eupen una jarra de cerveza. Desafortunadamente es parte del fútbol. Es una pena que la afición del Atlético ahora esté contra mí”.

Evidentemente, Courtois tiene problemas de amnesia. Y creo saber cuál es el motivo: un mecherazo que recibió en su cabeza, precisamente en la que hoy es su casa: el Santiago Bernabéu. Ocurrió en la final de la Copa del Rey de 2013. En la recta final del encuentro, cuando el Atlético ganaba ya 1-2, desde el fondo situado tras la portería del belga cayó un mechero, que impactó en la testa de Courtois. El jugador tuvo que ser atendido por sanitarios.

Courtois explicaba ante las cámaras, tras este incidente, que “es lo que pasa cuando la gente está frustrada”.

En resumen: que es bastante lamentable que un jugador muestre tanta certeza de que le van a lanzar cosas a la cabeza precisamente cuando la última vez que le ocurrió fue en su campo, por parte de su afición. Thibaut, deja de hacer el rídiculo.

¿Perdonará la afición colchonera las mofas de Morata si acaba fichando por el Atleti?

La escena se produjo en 2014, en las celebraciones de la Décima Champions del Real Madrid, conseguida en Lisboa tras derrotar al Atlético de Madrid en la final. En el balcón del Palacio de Correos, sede de la Comunidad de Madrid, Álvaro Morata agarró el micrófono y entonó un cántico: “Que se enteren los indios quién manda en la capital” (los indios son los aficionados del Atleti, en contraposición de los vikingos, que son los del Real Madrid).

Ahora, cinco años después, el delantero (que por cierto, surgió de las categorías inferiores del club rojiblanco) podría recalar en el Atlético del Cholo. Mi compañero Raúl Rioja comentaba el otro día en este mismo blog que sería un perfil idóneo para los de Simeone. Estoy bastante de acuerdo con él. Pero más allá de lo deportivo, me consta que hay muchos atléticos que no quieren tener a un reciente exmadridista en sus filas, y el vídeo que abre este artículo ilustra perfectamente algunas de sus justificaciones.

En mi opinión, creo que habría que darle menos importancia a estos exabruptos de los jugadores. Igual que nadie en el Bernabéu (que yo sepa) echa en cara a Courtois aquello de “salta, salta, pequeño canguro…” ni antes lo hicieron cuando Figo llamó llorones a los madridistas. Que los futbolistas, a veces, demuestren poca madurez, no significa que los hinchas deban hacerlo también.

Morata y su cántico (YOUTUBE).

Hasta luego, Lucas: si el Atleti no te hace soñar, mejor que te vayas

Lucas Hernández, instantes antes de un partido de Champions del Atleti (GTRES).

Ya la semana pasada se abrió la caja de los truenos sobre el tema Lucas Hernández: el jugador francés y el Bayern de Múnich tienen un acuerdo y sólo falta saber el cuándo: si es ahora en enero o en verano. Sea como fuere, el defensa ha realizado unas declaraciones en Le Figaro que arrojan poca duda: Lucas está loco por la música y se va a ir.

Está claro que los jugadores son profesionales y deben jugar donde mejor les convenga, faltaría más. Pero a mí lo que me duele y me preocupa de todo esto es que el jugador diga que “hay bastantes clubes en Europa que me hacen soñar”. ¿Acaso se ha perdido en el Atlético de Madrid la capacidad de soñar con cosas grandes?

No tengo la menor duda de que Diego Pablo Simeone es uno de los mejores motivadores del mundo del fútbol en la actualidad. Y tampoco dudo de que él tiene un objetivo entre ceja y ceja, uno que todos sabemos y no debemos nombrar, y que lo va a dar todo por lograrlo, pese a la enorme dificultad de la empresa. Y sé que hay muchos jugadores que comparten ese anhelo. Por eso me entristece ver que Lucas Hernández sueñe con lograr metas con otras camisetas.

Así las cosas, y aunque creo que es el mejor defensa joven del planeta, creo que lo mejor es que Lucas se vaya. Y cuando cierre la puerta, que pregunte a su hermano Theo qué tal se vive lejos del Metropolitano.

PD: No me olvido de los que mandan. La lección que debem aprender es clara. De nada sirve un equipo de ‘Griezmannes y Adanes’. Y sí, digo Adán porque el que no se puede ir, el que es insustituible, es portero, es esloveno y se llama Jan Oblak.

El baile de Griezmann despierta la “furia” de los rivales: ¿Provocación o alegría?

Griezmann celebra su primer gol ante el Valladolid (EFE).

No es la primera vez que lo hace. De hecho, una de las señas de identidad del francés son sus coreografías cuando marca un gol. La cuestión es que este sábado, cuando hizo el 0-2 del Atleti en Zorrilla ante el Valladolid desde el punto de penalti, Antoine Griezmann se marcó un baile inédito a golpe de cadera en el propio punto de pena máxima que no sentó nada bien a sus rivales.

El pucelano Míchel, en declaraciones a la televisión, confirmó que el gesto del campeón del mundo no fue plato de buen gusto: “En el baile se podía escorado y no hacerlo ahí en el punto de penalti, que estamos cabreados, calientes y esa acción puede desembocar en un poco de furia“.

La reportera Isabel Forner preguntó después a Griezmann por el mismo asunto: “Es fútbol, el fútbol es alegría, es disfrutar. Igual estaban enfadados por el VAR, pero es la alegría del fútbol”, dijo el de Mâcon.

Personalmente, como seguidor del Atlético de Madrid, no me gusta nada que los jugadores celebren así los goles. Es una cuestión de empatía: no me gustaría que un gol en contra lo celebrara así un rival. Me consta que a otros atléticos no sólo no les parece mal, sino que lo aprueban…

¿Y tú qué opinas? ¿Provocación o alegría?