BLOGS Deportes
Tridente | Al contragolpe | Fútbol Tridente | Al contragolpe | Fútbol

"El fútbol no es una cosa de vida o muerte, es mucho más que eso". Bill Shankly

Archivo de la categoría ‘Atlético de Madrid’

El tuit provocador de Théo, el hermano de Griezmann: la hinchada atlética empieza a hartarse

Tuit de Théo Griezmann (TWITTER).

Antoine Griezmann es uno de esos famosos que usa Twitter con soltura y que suele difundir mensajes crípticos o misteriosos. Debe de ser algo de familia porque su hermano, Théo, es otro tuitero de gatillo fácil. Y este sábado, Théo ha vuelto a publicar un tuit provocador que ha hartado a la afición del Atlético de Madrid.

Pongámonos en antecedentes: tras un verano lleno de guiños a su marcha e indefiniciones sobre su permanencia, Antoine Griezmann se quedó finalmente en el Atleti. Pero su inicio de temporada está siendo bastante flojo. Más allá de su mala suerte (todos los atacantes tienen malas rachas), crece sin parar el rumor en la grada del Wanda Metropolitano de que su compromiso ya no es el que era. En el último partido del equipo de Simeone, en Riazor y con 0-0 en el marcador, el entrenador argentino mandó un claro mensaje al de Mâcon sustituyéndolo por un defensa. Durante todo el partido, Théo Griezmann escribió algunos tuits muy críticos con el juego del Atleti y con lo que éste perjudicaba a su hermano. Los borró después.

Pues bien, este sábado Théo ha vuelto a las andadas. Antes de nada, hay que explicar que es el Remembrance Day o Día del Recuerdo, una fecha que en Reino Unido se toman muy en serio y que sirve para recordar a los caídos en la Primera Guerra Mundial, simbolizando este recuerdo con una amapola roja (el ‘poppy’). El Manchester United compartió en Twitter una foto de la fachada del Old Trafford con un enorme ‘poppy’. Théo Griezmann retuiteó este mensaje e inmediatamente después, tuiteó la misma foto con el emoticono de las manos que ruegan o rezan, repetido tres veces.

La escapatoria para Théo es esa: quiso mostrar su recuerdo para los caídos en la Gran Guerra. Pero a nadie escapa la segunda intención con la que el hermanísimo ha mandado el tuit. El Manchester United es el equipo más interesado en fichar a Griezmann (recordemos lo de “un 60% de opciones”) y, descontextualizado, el tuit tiene un significado claro: Por favor, fichadnos. Théo podía haber cogido un tuit del Everton, del Tottenham, del Watford o del Crystal Palace, pero no, lo ha hecho del United.

La reacción de los hinchas colchoneros no se ha hecho esperar. Y casi todos van en la misma dirección: hartazgo de Théo Griezmann y los infantiles mensajitos de la familia.

Todo este ridículo circo no beneficia en nada al Atleti, pero lo que quizá Théo no sabe, o no percibe, es que a quien más perjudica es a su propio hermano Antoine.

Ojalá el ‘7’ siga muchos años en el Atleti, porque es un jugadorazo, pero a estas alturas, a mí no me extrañaría ni siquiera su salida en enero. Si Théo sigue tensando la cuerda, ocurrirá. Y a muy poca gente le parecerá mal que otra estrella salga por la puerta de atrás.

ACTUALIZACIÓN (16.35 HORAS):

Parece que el hermano de Griezmann ha borrado su cuenta de Twitter. Desde luego, ya no está activa. Quizá sea un destello de lucidez. Estaremos pendientes.

El Cholo Simeone manda un mensaje muy claro a Griezmann

Antoine Griezmann se lamenta en el partido del Atlético en Riazor (EFE).

Campeaba el 0-0 en el marcador. Era el minuto 80. Todo apuntaba a un empate más, el que iba a ser el séptimo en ocho partidos, incluidos los dos ante el Qarabag en Champions y el de Copa ante el Elche. Las alarmas disparadas. Hacía falta un gol de manera desesperada y quedaban 10 minutos para lograrlo. ¿Qué hizo el Cholo Simeone? Ante la sorpresa de muchos, quitar al atacante más incisivo, al delantero con más gol, al jugador franquicia, al crack del equipo. A Antoine Griezmann (y para meter a un central).

Este artículo tendría un tono más trágico si Thomas Partey no hubiera marcado un gol en el minuto 91 que le hubiera dado al equipo los ansiados tres puntos. Pero el tanto del ghanés no borra lo que pasó en Riazor: que Diego Simeone ha mandado un mensaje muy claro al francés.

Y mi teoría no solo se sustenta en el cambio. El día antes, el bonaerense dejó un jugoso titular en la rueda de prensa previa al partido: “No tenemos un jugador que nos gane un partido”. Bien es cierto que inmediatamente después explicó que “cuando ganamos fue cuando el global respondió en consecuencia”, pero si tienes un jugador que se codea con los ‘balones de oro’, la frase de marras chirría. Y minutos después del partido de Riazor, ante los micrófonos de beIN, el Cholo explicaba que en el equipo “hay gente que quiere”. El partido se ganó sin Griezmann. A buen entendedor… Y ya en rueda de prensa, otra reflexión del técnico: “Si tenemos 23 puntos y Griezmann ha marcado solo dos goles, es buena señal”.

En mi opinión, lo de este sábado ha sido un mensaje claro y diáfano al jugador francés. Se le podría defender diciendo que, en general, todo el equipo está mal, pero él es el as del equipo. No en vano es el que más cobra. Y no olvidemos su verano, un poco tontorrón (“no descarto nada”, “seis sobre diez posibilidades de irse al United, etcétera”). El de Mâcon se retiró del césped coruñés mesándose sus cabellos teñidos y se sentó en el banquillo con cara muy seria. Mensaje recibido.

Ahora viene un parón de selecciones. Y después, derbi madrileño. No debe haber ninguna duda de que Antoine Griezmann tiene que ser titular. Pero, por si acaso, este sábado el Cholo le ha hecho ver que no le va a temblar el pulso nunca.

Sobre los pitos a Piqué y las banderas de España en el Metropolitano y las manipulaciones

Así recibió el Metropolitano a Piqué cuando salió a calentar (EFE).

Más allá de lo deportivo, el partido de anoche entre el Atlético de Madrid y el FC Barcelona en el Wanda Metropolitano tenía un punto de interés informativo. Llegado en plena vorágine por el procès, un llamamiento a llevar banderas de España por parte de la afición colchonera llamaba la atención de los medios. Las banderas tuvieron protagonismo, pero también Gerard Piqué. Vayamos por partes.

Empezaré precisamente con los pitos al central del Barça y de la selección española. Me llevé una honda decepción. Los silbidos al canterano culé me parecieron totalmente fuera de lugar e injustificados. Pocos rivales hay en la Liga que hayan respetado tanto al Atlético de Madrid como Gerard Piqué, el jugador que cortó la red de una portería del último partido oficial del Vicente Calderón para sortearla entre los socios atléticos. El que siempre ha tenido palabras de elogio para el equipo de Simeone. Un jugador que, además de lo deportivo, ha cometido el único pecado de decir lo que piensa. Y más aún: en su última intervención pública con la selección, lo volvió a dejar claro: él solo quiere votar. “No es mi caso, pero creo que un independentista puede jugar en la selección española”, dijo. No sé qué parte de “no es mi caso” no se entiende, más allá de que si lo fuera, su opinión merece respeto, máxime cuando es un tipo que, seguramente, ha dado a este país (a través de su selección) mil veces más de lo que cualquiera de los que anoche silbó podrá dar en su vida. En definitiva, ayer el Wanda Metropolitano se convirtió un poco en eso que tanto criticamos al eterno rival. Me recordó a uno de esos estadios de ciudades pequeñas a los que la selección regala una goleada ante Liechtenstein.

Y una prueba más de lo irracional de los silbidos a Piqué: en el segundo tiempo saltó a jugar Sergi Roberto, al que nadie pitó. Y lo destaco porque el lateral tampoco se ocultó el día 1 de octubre y votó en el controvertido referéndum. Por supuesto, no quiero que se le pite a él también, pero la falta de criterio prueba que ayer, los silbidos a Piqué fueron el arrastre de una moda, con todos mis respetos, bastante ‘borreguil’.

Sobre las banderas: se sacaron porque el rival era el Barça. No quisiera mojarme los tobillos en este asunto (este es un blog de fútbol), pero les diré que a priori, no me gustaba excesivamente la idea, por considerar que no se sacan habitualmente, ni siquiera cuando el rival es extranjero, y sí se hace cuando viene el Barça. Creo que el Atleti debe de estar por encima de todo eso. Pero sí es cierto que la afición del Atlético de Madrid demostró ayer que es compatible la exhibición de banderas y el respeto al rival. Al fin y al cabo, nadie dice nada cuando el Camp Nou grita “¡Independencia!” en cada minuto 17 o se puebla de esteladas. Tan libertad de expresión es una como la otra.

El problema es que pese a que estamos en el siglo XXI y tenemos a nuestro alcance más medios que nunca, la manipulación informativa llega a límites que hubieran hecho palidecer al mismísimo Joseph Goebbels. Anoche había tuiteros diciendo que había banderas falangistas y/o franquistas en el Metropolitano, cosa totalmente falsa. Y un periódico deportivo catalán habló de un ambiente “absolutamente hostil con Cataluña” (ojo, no con Piqué o el Barça… ¡con Cataluña!). Por eso, lo inteligente, creo, hubiera sido no dar pie a los manipuladores. Aunque quizá se hubieran inventado otra cosa, que al fin y al cabo es lo que llevan haciendo meses.

Buen domingo.

Un monstruo viene a verme: Diego Costa ya está en Madrid

Diego Costa, a su llegada a Barajas (TWITTER ATLÉTICO DE MADRID).

La noticia llegó el jueves por la noche, pero la imagen ha surgido este viernes. A la hora de la siesta, el Atlético de Madrid compartía en Twitter la foto más esperada por muchos colchoneros: la de Diego Costa en Barajas, dispuesto a volver a enrolarse en el barco del ‘Cholo’ Simeone.

Los que me conocen saben que no soy el fan número 1 del delantero de Lagarto. No me gustan sus formas, no me gusta cómo se fue, no me gustó todo lo que pasó a su alrededor antes y durante la final de Lisboa. Pero como también he dicho muchas veces, si es la pieza que ha pedido el ‘Cholo’ Simeone, bienvenida sea.

Costa, que al aterrizar en Madrid ha dicho que está mejor de lo que se ha dicho, aunque admite que le da algo de miedo el entrenamiento al que le someta ahora el ‘Profe’ Ortega, no solo es un arma valiosa desde el punto de vista futbolístico. Lo es también en lo psicológico. Sus galopadas, sus embestidas, su cuerpo a cuerpo… Diego Costa es monstruo. A partir del 1 de enero, las defensas de España y Europa tienen motivos para preocuparse.

PD: A principios de mes aticé al club a cuenta de la no llegada de Costa durante el mercado de verano. Igual que entonces lo critiqué, hoy debo aplaudir la contratación. Decía este viernes el Cholo que “el club está haciendo un paso importante”. Es de justicia reconocerlo. Cero salidas y las entradas que ha pedido Simeone. Así, sí.

La placa de Hugo Sánchez, cubierta de mierda: a esto hay que darle una pensada

Placa de Hugo Sánchez, vandalizada (TWITTER DANIEL FDEZ. DE LIS)

Este sábado por la noche se estrenó el nuevo estadio del Atlético de Madrid, el Wanda Metropolitano, y las primeras sensaciones son buenas. Pero anoche se demostró que una de las polémicas previas del nuevo templo rojiblanco está lejos de olvidarse. Es la placa de Hugo Sánchez.

Recapitulemos brevemente: entre las novedades que iba a tener el nuevo estadio del Atlético de Madrid, estaba la creación de un Paseo de Leyendas, es decir, unas placas en el suelo dedicadas a jugadores destacados de la historia del club. El problema fue que el criterio elegido para otorgar placas fue meramente estadístico: la tendrían aquellos jugadores con 100 o más partidos oficiales con la camiseta rojiblanca. Más allá de las ausencias (que las hay, y notables), fue generalizado el disgusto por algunas presencias, sobre todo la de Hugo Sánchez.

Como recordará todo aficionado, este delantero mexicano jugó entre 1981 y 1985 en el Atlético de Madrid, para luego fichar por el Real Madrid, donde acumuló triunfos personales y de club. Para muchos atléticos, la presencia en el Paseo de Leyendas de un jugador que dejó el equipo para irse al eterno y odiado rival era un despropósito.

Y este sábado, con el estreno del estadio, pasó lo que muchos esperábamos. La placa de Hugo Sánchez no tardó en ser vandalizada. Pegatinas primero, luego algún desperdicio, hasta finalmente la aparición de basura, mierda, vómitos… Mi amigo Daniel Fernández de Lis, que anduvo por ahí, recogió una foto del estropicio, cuando tres miembros de seguridad procedían a retirar la basura de la placa.

Personalmente, no me gusta que se vandalicen cosas. Me parece triste que un aspecto como éste enturbie una jornada de fiesta como la de ayer. Pero por otro lado, y ojo, no justifico en absoluto actos vandálicos, esto se sabía que iba a pasar.

Cuando surgió la polémica de Hugo Sánchez, el presidente del Atlético, Enrique Cerezo, fue preguntado por la prensa acerca del tema. “Las placas son las que son y están las que están. El que tenga algún problema con las placas que venga aquí y hable con ellas“, respondió el también productor cinematográfico. Pues bien, señor Cerezo, los hinchas del Atlético ya han ‘hablado’ con la placa y han dejado claro el tema. Ahora le toca al club darle una pensada al tema, si no quiere tener tras cada partido a varios empleados limpiando mierda y vómitos.

Os dejo con alguna foto más de la famosa placa.

El Wanda Metropolitano: merece la pena por las sonrisas

El estadio, antes de su estreno (Europa Press).

Mientras escribo estas líneas, faltan unas dos horas para se estrene el nuevo estadio del Atlético de Madrid. Tengo el TL de Twitter lleno de fotos y vídeos de atléticos que, desde esta misma mañana, han ido llegando a la que ya es el nuevo templo de los colchoneros, el Wanda Metropolitano.

En ese torrente de fotos y vídeos, he visto muchas, muchísimas sonrisas. De todas las edades. Por eso, puedo decir sin temor a equivocarme que ha merecido la pena. No sé qué pasará en el partido de esta noche (sería muy Atleti —o por lo menos el Atleti de estas últimas décadas— que no acabara el partido con victoria). No sé si el estadio será escenario de muchos triunfos, de muchos goles. Si traerá más títulos que el Vicente Calderón. Ni siquiera sé si será un escenario habitual de atascos y colapsos.

Lo que sí sé es que hacía bastante tiempo que no veía en la afición una emoción parecida. No es la euforia de un título. No es la ilusión de un fichaje de campanillas. Es una emoción extraña, la emoción de un estreno, de ser un poquito más grande de lo que ya eres.

A todos nos da pena dejar el Calderón. A muchos nos decepciona con demasiada frecuencia la directiva, sin ir más lejos en este árido verano. Pero lo que no se puede negar es que hoy empieza una nueva etapa en la historia de este club tan especial. Además, empieza con una sonrisa. Eso siempre es una buena noticia.

Atlético de Madrid: sé lo que no hiciste el último verano

Diego Costa, en su etapa en el Atlético (ARCHIVO).

Acaba agosto y se confirma lo que los colchoneros se olían: ha sido uno de los peores veranos de la historia reciente del club en cuanto a generación de ilusiones para el hincha del Atlético de Madrid.

Se cerraba la ‘ventana’ de fichajes, como dicen los ingleses y Diego Costa no está fichado. Nunca he sido especialmente fan del de Lagarto, pero entiendo que si para Simeone es una prioridad, lo debe ser de manera inmediata para el club. El entrenador sólo pidió un nombre, el de Diego, y a día de hoy, está inscrito en la lista de jugadores del Chelsea FC para la Premier League.

Es cierto que el Atleti cuenta con que Diego Costa es para enero, y que se puede seguir negociando hasta esa fecha, pero es patente la sensación de impotencia, de incapacidad (no sabemos si económica, negociadora o de voluntad) de cerrar una de las dos contrataciones necesarias. Y más aún si tenemos en cuenta que el Chelsea no quiere al jugador, el jugador quiere volver y (teóricamente) hay dinero en la caja.

Anoche, hasta Thibaut Courtois, jugador queridísimo por la afición colchonera, hacía coñitas en Twitter al respecto.

Ojalá fuera la única mala noticia del Atleti este verano. Primero, la sonrojante sanción para fichar. Después, la contración de Vitolo casi se frustra por dejadez. El Wanda Metropolitano no parece que esté a tiempo, al menos sus accesos (les recomiendo que sigan de cerca la información al respecto en 20minutos). La camiseta es un horror, un espanto. Estrenan un escudo que gusta poco o muy poco. Y por si fuera poco, alrededor del nuevo estadio se crea un ‘Paseo de las Leyendas’ entre las que encontramos a ¡¡¡Hugo Sánchez!!! o a José Antonio Reyes.

Atleti, sé lo que hiciste y lo que no hiciste el último verano. Y no te deja en buen lugar.

Se confirma el horror: el Atleti lucirá esta temporada las camisetas más feas de su historia

Gabi, Carrasco, Griezmann y Koke (CLUBATLETICODEMADRID).

Se filtraron hace tiempo (yo, en mi otro blog, lo conté), pero hasta este viernes no se ha confirmado. El Atlético de Madrid lucirá esta temporada las camisetas más feas de sus 114 años de historia.

Nike, con el visto bueno del club, ha perpetrado un uniforme en el que las sempiternas, las casi sagradas rojas y blancas de la camiseta del Atleti, se ven rasgadas por una especie de zarpazos que rompen con todo lo visto hasta ahora.

La camiseta de este año venía ya marcada por el estreno del polémico nuevo escudo, pero quién sabe si en un intento de desviar la atención, el diseño de la zamarra ha acaparado todo el protagonismo. Con la oficialidad, además, confirmamos que la espalda es totalmente roja y que el tono del rojo de las mangas no es igual que el de las rayas. Un despropósito.

Lucas, Savic y Filipe (CLUBATLETICODEMADRID).

La suplente, todo sea dicho, es bastante más bonita. Se vuelve al amarillo de otras temporadas. Pero no compensa lo de la camiseta titular.

Queda por ver cómo funciona en ventas. Aunque yo ya no me sorprendo de nada.

Lukaku al Manchester United y cómo afecta este fichaje a Real Madrid y Atlético

Lukaku, con la selección belga (GTRES).

A primera hora de este sábado, el Manchester United anunció que había alcanzado un acuerdo con el Everton para el traspaso del delantero belga Romelu Lukaku a los ‘red devils’, pendiente del acuerdo con el futbolista y del reconocimiento médico.

Este fichaje, que se prevé multimillonario, no es sólo interesante desde el punto de vista de la Premier League, sino también de la Liga española, ya que este movimiento en el mercado puede generar un afecto mariposa que afecta de lleno a Real Madrid y Atlético de Madrid.

A los blancos les afecta por Álvaro Morata. El delantero madrileño era uno de los principales candidatos a llevar el 9 del United la próxima temporada. No sólo eso: el traspaso iba a ser millonario. El Real Madrid pedía en torno a los 90 millones de euros.

A los colchoneros, por Diego Costa. El hispano-brasileño es el principal objetivo del Atlético para reforzar su plantilla (en enero, claro), pero una de las condiciones inexcusables para su salida del Chelsea es que los de Conte hallen un reemplazo. Lukaku era el que más sonaba, así que ahora, Diego Costa no tiene sustituto en Stamford Bridge.

Habría una solución que desatascaría ambas situaciones: que el Chelsea fichara a Morata. No parece descabellado, aunque ambos clubes tendrían que llegar a un acuerdo económico que a día de hoy, no tienen.

Existe una posibilidad más, que le valdría al Atético pero no al Real Madrid: que el sustituto de Costa fuera otro. En Inglaterra se habla de dos nombres: Andrea Belotti, delantero del Torino, y Fernando Llorente, actualmente en el Swansea. Cualquiera de estas dos opciones son una mala noticia para Morata, que quiere jugar en la Premier.

Y cuidado, que no esta todo dicho. El Chelsea tiene un acuerdo personal con Lukaku, por lo que podría haber una guerra abierta entre dos de los grandes del fútbol inglés…

En los próximos días, la solución a todo.

El Atleti empieza el mes con sabor agridulce: cara, Saúl y cruz, el escudo

Saúl, entrenando con el Atleti. De fondo, el escudo de toda la vida (GTRES)

Se sabía desde diciembre, pero el disgusto no ha sido menor por haber sido anticipado. Apenas pasaban los primeros minutos del séptimo mes del año y el Atleti empezaba a lucir en redes sociales y en su web el nuevo escudo del club. O, mejor dicho, el nuevo logotipo del club. Con pocas cosas más se identifica un hincha que con el emblema de su equipo. Por eso, el cambio ha sentado tan mal a la mayoría de la afición, más allá de gustos estéticos o de fundamentos de diseño (dicen algunos expertos que ni por esas). Cuesta acostumbrarse a esa almohadillada forma, a ese oso que mira al este cuando toda la vida miraba al oeste, donde están los indios y la aventura. Hasta Indi, la mascota, ha cambiado (ahora parece que sufre un viaje lisérgico). Al equipo, claro está, lo vamos a querer y animar igual, pero no dejaremos de pensar que, como con muchas actrices que pasan por el quirófano y estropean su belleza natural, las cosas estaban mejor como antes.

Estaba la afición colchonera aún con los dientes apretados por el cambio de emblema cuando llegó, eso sí, una extraordinaria noticia. Un chaval de Elche de sonrisa enorme y golazos ‘abrelatas’ como tarjeta de visita se había convertido en los últimos días en uno de los grandes valores del fútbol español… al menos para aquellos que no siguen al Atleti a menudo. Los que lo vemos siempre sabíamos que Saúl Ñíguez es uno de esos futbolistas que hay que tener siempre en el equipo. Tras su exhibición en la sub-21 (sin necesidad de maquinaria propagandística), el Atleti ha anunciado su renovación hasta 2026 y con una merecida cláusula de crack: 150 millones de euros. Saúl y Koke deben ser los pilares del Atleti durante muchos años. Dentro de no tanto, sus nombres estarán a buen seguro en los libros de historia colchonera. El ilicitano acostumbra a tocarse el escudo cuando marca. Que lo siga haciendo con frecuencia nos ayudará a sobrellevar que ahora, en él, el oso mira hacia el este.