Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Entradas etiquetadas como ‘Thomas Edison’

¿Cuál es el origen de las ‘linternas’?

Como bien sabréis quienes seguís este blog y mis diferentes colaboraciones, desde hace un par de años realizo una sección de curiosidades semanal en Cope Catalunya i Andorra dentro del programa ‘La linterna’, presentado por José Miguel Cruz. Días atrás, hablando sobre el nombre del programa surgió la duda respecto al origen del término e historia del utensilio portátil que sirve para iluminarse y proyectar luz.

¿Cuál es el origen de las ‘linternas’?

El término ‘linterna’ proviene del latín ‘lanterna’ que era el modo en el que en la Antigua Roma se le denominaba a los farolillos o aquello que se utilizaba para iluminarse. Este vocablo había llegado al latín procedente del griego en el que se usaba la palabra ‘lámpter’ para referirse a las antorchas.

Así pues, antes de ser inventadas las linternas a finales del siglo XIX (tal y como las conocemos hoy en día), se usaba el término para referirse a los farolillos o antorchas que se portaban para iluminarse.

El primer prototipo de linterna, tal y como la conocemos hoy en día, fue invención del ruso nacionalizado estadounidense Conrad Hubert (este fue el nombre que usó en EEUU, ya que en realidad se llamaba ‘Akiba Horowitz’).

A inicios de la década de 1890, Hubert quiso rediseñar y mejorar la lámpara incandescente (bombilla) de Thomas Edison, con el fin de hacerla portátil y sin tener que ir conectada a un cable con el fin de que llegarse a cualquier lugar. Ideó una especie de tubo en que colocó una pequeña lámpara incandescente que se iluminaba gracias a una carga de gas, esto hacía que su duración fuese muy breve, motivo por el que se conoció el artilugio como ‘flashlight’.

Hubert se asoció con el británico David Misell (también afincado en Estados Unidos) y fundaron la empresa ‘American Electrical Novelty and Manufacturing Company’ (hoy en día es lo que conocemos como ‘Energizer Holdings’).

Hacia el final de esa década (1899), a Misell se le ocurrió mejorar el invento de su socio, sustituyendo la carga de gas por una pequeña batería eléctrica (pila), siendo la primera patente que presentó en EEUU sobre una linterna portátil.

La linterna de Misell (y Hubert) triunfó sobre todo porque regalaron varias unidades al cuerpo de policía de Nueva York, siéndoles de gran utilidad y poco más de un año vendieron linternas para los agentes repartidos por todas las comisarías de policía de los Estados Unidos.

 

 

Lee y descubre en este blog otros post sobre curiosos inventos

 

 

Fuente de la imagen: afcent

Media docena de curiosidades navideñas (I)

Media docena de curiosidades navideñas (I)

Estamos en pleno periodo prenavideño y desde hace unos días (en algunos casos semanas) muchos son los lugares que ya han empezado a engalanarse y poner su decoración navideña, felicitar las fiestas y hacer sonar por los altavoces los pegadizos villancicos.

A través de tres post, que publicaré en semanas consecutiva, os voy a traer el origen e historia de un buen puñado de curiosidades navideñas (en concreto 18) y lo voy a hacer de seis en seis. Este es el primero de ellos…

 

El origen de las tarjetas navideñas

El origen de las tarjetas navideñasHoy en día la mayoría de nosotros nos felicitamos las fiestas enviándonos mensajes de whatsapp o dejando alguna nota junto a una imagen o GIF a través de nuestras redes sociales, pero hasta hace prácticamente una década lo propio era hacerlo enviando por correo postal una tarjeta navideña.

Esta costumbre se estuvo llevando a cabo durante algo más de un siglo y medio, aunque cabe destacar que durante los primeros cincuenta años fue algo realizado exclusivamente por las clases más pudientes de la sociedad.

Las tarjetas navideñas fueron inventadas en 1843 por sir Henry Cole, quien encargó a su amigo, el ilustrador John Calcott Horsley, que le dibujara y pintara estampa típicamente navideña, con el propósito de a una imprenta para que le hiciera varias copias y, posteriormente, escribir en ellas unos breves deseos de felicidad, firmarlas y enviarlas por correo a familiares y amigos.

La postal navideña realizada por el dibujante representaba a una familia que brindaba por sus amigos ausentes. Como llegó a imprimir más tarjetas de las que necesitaba, vendió las restantes al precio de un chelín. La idea de Henry Cole pareció gustar a algunos sectores de la aristocracia británica que imitaron en los años posteriores la idea. Para 1862 ya se imprimían tarjetas navideñas de serie, convirtiéndose en un rotundo éxito. En 1893 la costumbre recibió la confirmación real cuando la Reina Victoria encargó 1.000 tarjetas a una imprenta y felicitó con ellas a todas las Casa Reales, aristócratas y personas afines a la monarquía británica. A partir de ahí la popularización de las mismas fue total, convirtiéndose en una de las costumbres que más personas realizaban al acercarse las navidades.

 

El origen del árbol de Navidad

El origen del árbol de NavidadUno de los elementos que no suele faltar en casi ningún hogar, comercio o plaza principal de una población es el típico árbol de Navidad, decorado con sus guirnaldas, bolas y luces.

Hay varias teorías sobre cuál es el origen de este elemento tan significativo de la Navidad, pero la mayoría de expertos apuntan a que es la consecuencia de una antiquísima tradición que realizaban los Celtas, quienes con la llegada del solsticio de invierno realizaban una ofrenda a Frey (dios del Sol y la fertilidad), adornando un árbol al que denominaban ‘Idrasil’ (Árbol del Universo).

Parece ser que en el siglo VIII, el religioso Bonifacio (canonizado en santo tras su muerte en el año 754) fue enviado por el papa Gregorio II a evangelizar los países de Centroeuropa y al llegar a Alemania se encontró con la antigua tradición celta y la reconvirtió en una costumbre cristiana, decorando y dedicando un árbol al natalicio del Mesías.

Pero todavía tendría que pasar algo más de un milenio para que el árbol de Navidad (tal y como lo conocemos hoy en día) se popularizase y fue a partir de 1840, cuando la Reina Victoria del Reino Unido contrajo matrimonio con el príncipe alemán Alberto de Sajonia, quien llevó hasta Inglaterra la costumbre de adornar un árbol.

Se podría decir que la Reina Victoria y su familia fueron unos auténticos ‘influencers’ de su época, ya que toda aquellas costumbres que realizaban acababan siendo copiadas por el resto de ciudadanos británicos y por otras casas reales europeas.

 

Las primeras luces de Navidad

Las primeras luces de NavidadLas primeras luces de Navidad aparecieron tan solo tres años después de que Thomas Edison patentase la lámpara incandescente de filamento de carbono que con éxito comercializaría y que nosotros conocemos como bombilla (a pesar de que es de sobras conocido de que el invento de la bombilla se lo debemos a Joseph Wilson Swan, aunque por largo tiempo se le atribuyó a Edison).

El hecho de que mencione a Thomas Edison es porque fue su socio, Edward Johnson, quien en 1882 decidió iluminar con unas cuantas lámparas incandescentes el árbol de Navidad que había colocado en el jardín de su casa de Nueva York, iniciándose así otra de las tradiciones navideñas más populares.

El origen de la ‘Flor de Pascua’

El origen de la ‘Flor de Pascua’Este es otro de los elementos navideños que en su origen nada tenía que ver con tal celebración y que se convirtió en todo un símbolo al llegar estas fechas.

Conocida comúnmente como ‘Flor de Pascua’, ‘Flor de Navidad’ o ‘Poinsettia’, eta planta, originaria de México, tenía un importante simbolismo para la cultura azteca, siendo utilizada como remedio medicinal y ofrenda para a sus Dioses. Fue en el siglo XVI cuando los frailes Franciscanos que se encontraban evangelizando a la población de Taxco de Alarcón (México) decidieron utilizarla como adorno floral durante las fiestas navideñas.

Pero a quien debemos su popularización y que llegase a adornar la práctica totalidad de los hogares durante la Navidad (además de convertirse en una costumbre obsequiarla en los días previos), fue el estadounidense Joel Roberts Poinsett, quien fue enviado por su amigo, el presidente John Quincy Adams, como embajador de los Estados Unidos en México (entre 1825 y 1829) y fue en uno de sus múltiples viajes que realizó por el país cuando se encontró con esta vistosa planta de hojas rojas que llamó su atención.

El señor Poinsett, además de diplomático tenía la carrera de medicina y era un ferviente apasionado a la botánica, por lo que recogió unos esquejes de la planta y se los llevó consigo al invernadero que poseía en Greenville (Carolina del Sur) donde se dedicó a su cultivo y desarrollo. Se le ocurrió regalar esa planta a sus amistades por navidad (entre ellas a la ya entonces ex Primera Dama Louisa Adams) y así nació una entrañable tradición que cada vez fue cogiendo más fuerza.

Cabe destacar que en Estados Unidos el 12 de diciembre se celebra el Día Nacional de la Poinsettia, una festividad en conmemoración y recuerdo a la fecha en que falleció Joel Roberts Poinsett.

 

El origen de los villancicos navideños

El origen de los villancicos navideñosOtro de los elementos más característicos de las fiestas navideñas son los tradicionales villancicos, unas melodiosas y pegadizas canciones que suenan por los altavoces de centros comerciales, comercios, calles o que son cantados en casi todos los hogares en cuanto se reúne la familia y amigos.

Pero su origen tampoco tiene nada que ver con la Navidad sino que eran alegres cancioncillas que se cantaban en la Edad Media en las villas y cuyas letras explicaban los acontecimientos que habían tenido lugar en dichas poblaciones a lo largo del año: amores y desamores, fallecimientos y todo aquello que era de interés del pueblo (por llamarlo de algún modo, eran los noticieros rurales de la época). Y fue precisamente al ser cantados por los habitantes de las villas de donde recibe su nombre de villancicos.

El hecho de que los lugareños memorizasen mucho mejor las letras de esas canciones que los mensajes evangélicos hizo pensar a los religiosos que un modo sencillo de hacerles aprender las historias de las Sagradas Escrituras era utilizando esas cancioncillas y modificándoles la letra, por lo que en las iglesias los sacerdotes empezaron a emplearlas en los Santos Oficios hablando del nacimiento de Jesús, la Virgen María y todo lo que tenía relación con la Navidad.

Con el tiempo los villancicos de corte religioso perduraron y los originales fueron desapareciendo.

 

El origen de la Lotería de Navidad

El origen de la Lotería de NavidadEl primer sorteo se celebró el 18 de diciembre de 1812 y en su origen recibió el nombre de ‘Lotería Moderna’ para diferenciarla de la lotería Primitiva (creada el 1763).

Este sorteo fue pensado como un eficaz medio de aumentar los ingresos del erario público sin ser un quebranto para los contribuyentes, tal y como ideó su creador, el ministro de la Cámara de Indias, Ciriaco González Carvajal.

Empezó a llamársele, de manera no oficial, Sorteo de Navidad a partir de 1892 y cinco años más tarde esa denominación ya aparecía en los billetes de lotería.

Durante el primer siglo en vigencia de la Lotería de Navidad, los números (que estaban impresos en papeles) eran cantados uno por uno tal y como se hace en un sorteo ordinario (unidades, decenas, centenas, unidades de millar…). No fue hasta 1913 en el que se comenzaron a utilizar los bombos y las bolas de madera con la numeración completa en cada una, tal y como sigue realizándose hoy en día.

 

¡FELICES FIESTAS!

En este enlace podréis ver un puñado de curiosos y divertidos GIFs Navideños


Vídeo de mi colaboración televisiva en el programa ‘Ben trobats’ donde explico unas cuantas curiosidades navideñas (en catalán)

 

 

 

Fuentes de las imágenes: publicdomainpictures / Wikimedia commons / Wikimedia commons / pixabay / pixabay / tomylees (Flickr) / RTVE

Edison y la máquina que habla [Anécdota]

En cierta ocasión una señora se le acercó a Thomas Alva Edison y le dijo con cierto retintín:

«¿Es usted el que ha inventado esa máquina que habla?»

Edison respondió:

«No, señora. La primera máquina parlante la sacó Dios de una de las costillas de Adán. Yo he inventado una máquina que uno puede parar cuando ya se ha cansado de oirla»

Nikola Tesla, el maestro de los rayos

Nikola Tesla (1856-1943), conocido como el maestro de los rayos, nació en Smiljan, un pueblo situado en el Imperio austriaco (hoy Croacia) y en 1884 se trasladó a Nueva York. Fue un científico e inventor extraordinario.
Fabricó el teleautómata, primer aparato de control remoto y fue el primero en transferir electricidad de un sitio a otro sin cables.

Nikola Tesla en su laboratorio en Colorado Springs en 1900

Entre Thomas Edison y él surgió una gran rivalidad, por culpa de la guerra de corrientes: Edison era partidario de la corriente continua y Tesla, de la alterna. El tiempo dio la razón a Tesla, aunque sin ningún reconocimiento.
Fue el primero en realizar estudios sobre las ondas electromagnéticas o las ondas del radar y en detectar ondas de radio en el espacio… y el inventor de la radio, aunque hasta la década de los 60 del pasado siglo no se le reconoció.
En la meteorología su ayuda ha sido imprescindible para estudiar el impacto de los rayos en edificios.
Fue un genio incomprendido, incluso tachado de científico loco, quizá porque algunos de sus inventos podían desbaratar los intereses de poderosas empresas americanas.
En la etapa final de su vida se volvió huraño, introvertido y planteó ideas realmente esperpénticas: propuso alterar la ionosfera mediante la transmisión de potentes ondas electromagnéticas y así cambiar el clima de la tierra e incluso iluminar el desierto del Sáhara para demostrar a los extraterrestres que la tierra estaba habitada por seres inteligentes.

 

 

 

(Visto en la sección Meteoclick de El Periódico de Catalunya – 14 de julio de 2009)

¿Cuál fue el primer western de la historia del cine?

¿Cuál fue el primer western de la historia del cine?El primer western, o película del oeste, de la historia del cine fue la película muda rodada en 1903 El gran robo al tren [The Great Train Robbery], dirigida por Edwin S. Porter.

De una duración aproximada de 10 minutos y con 14 escenas, fue rodada en noviembre de 1903, no en las llanuras del oeste de Wyoming, sino en la costa este, en varias localizaciones de Nueva Jersey (en el estudio de Thomas Edison en Nueva York, en el Parque del Condado de Essex en Nueva Jersey, y a lo largo de la vía del tren de Lackawanna).

El film fue producido por la Edison Studios (la compañía de Thomas Edison), en la que Edwin S. Porter había trabajado como cameraman [operador de cámara].

 

 

 

Aquí podéis visionar la película al completo:

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuentes de consulta: Mezclado, no agitado / Cinematismo
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿Dónde se encendieron las primeras luces de Navidad?

¿Dónde se encendieron las primeras luces de Navidad?

Si hay algo que nos avisa de que ya tenemos encima las navidades es sin lugar a dudas las alegres luces de colores que adornan nuestras calles desde varias semanas antes. Las fachadas, balcones, pesebres y árboles de multitud de hogares se adornan con pequeñas bombillitas de colores.

Pero esta típica tradición, como todas, tiene un origen y éste se remonta a hace más de cien años, concretamente a 1882…

La casa neoyorquina de Edward Johnson (socio de Thomas Edison) fue el lugar en el que se encendieron por primera vez las ‘luces de Navidad’.

Tres años después de haber conseguido Edison la patente de la ‘lámpara incandescente’, Johnson le encontró una nueva utilidad al invento y se le ocurrió  iluminar su árbol de Navidad. Fue el 25 de diciembre de 1882.

 

Lee y descubre en este blog otras Curiosidades Navideñas

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

Fuente de la imagen: geograph.org