Entradas etiquetadas como ‘Stop Bulos’

Destripando bulos: la expresión ‘salvado por la campana’ proviene del boxeo y no de ataúdes que llevaban una campana

La expresión ‘salvado por la campana’ suele utilizarse para indicar que alguien ha conseguido librarse de un peligro en el último instante.

La locución se hico muy famosa hace tres décadas al ser el título de una serie juvenil de televisión (en inglés ‘Saved by the Bell’) emitida entre 1989 y 1993.

Pero la ficción televisiva no fue el origen de la expresión, sino que la misma es mucho más antigua y se data en el último cuarto del siglo XIX en los ambientes pugilísticos de la Inglaterra Victoriana.

Destripando bulos: la expresión ‘salvado por la campana’ proviene del boxeo y no de ataúdes que llevaban una campana

Fue por aquella época en el momento en el que al boxeo, que hasta entonces había sido un deporte practicado por caballeros, empezó a practicarlo también fornidos hombres de clase baja con el fin de animar algunas veladas pugilísticas, a la vez que se apostaban grandes sumas de dinero.

Con el fin de evitar la brutalidad en las peleas, se añadieron una serie de reglas a seguir en cada combate y entre ellas se incorporó una campana con la que, a través de su sonido, se avisaba a los contrincantes en el momento en que cada asalto empezaba o finalizaba.

La dureza con la que algunos púgiles golpeaban provocaba que en más de una ocasión su contrincante quedase malherido durante el combate y el hecho de sonar la campana, para avisar que el asalto había finalizado, proporcionaba un pequeño tiempo de descanso con el que recuperar fuerzas.

Muchos han sido quienes, estando a punto de perder un combate y caer noqueados, se salvaron al sonar la campana y, una vez reanudada la pelea, consiguieron remontar y acabar ganando.

Esta es la explicación, sobre el origen de la expresión ‘salvado por la campana’ que dan la inmensa mayoría de expertos y etimólogos, pero a pesar de ello, corre por la red (desde hace mucho tiempo) otra explicación que, aunque tiene su lógica, no es la verdadera (es uno de los tantísimos bulos que se comparten).

Destripando bulos: la expresión ‘salvado por la campana’ proviene del boxeo y no de ataúdes que llevaban una campanaDicha explicación (que se ha hecho viral en más de una ocasión) es la que da como origen a un tipo de ataúdes que llevaban incorporada una campana y que podía ser tocada desde el interior, en caso de que la persona enterrada no estuviera realmente muerta.

Esas explicaciones virales indican que dichos ataúdes se realizaron en la Edad Media, lo que es un dato totalmente erróneo, ya que sí que existieron pero fue hacia mediados del siglo XIX, coincidiendo con la publicación del famoso su cuento de terror ‘El entierro prematuro’, de Edgar Allan Poe, y a una serie de casos de catalepsia que se dieron por la época. Con el propósito de no ser enterrados vivos (en caso de ser catalépticos) muchas fueron las personas que encargaron que, si morían, se les enterrase en un ataúd con campana.

No se sabe a ciencia cierta si se dio algún caso en el que alguien logró ser desenterrado tras tocar la campana (aunque sí hay muchos relatos de ficción publicados en aquella época), pero en ningún momento se vinculó la expresión ‘salvado por la campana’ con ese hecho.

 

Te puede interesar leer también: Curiosidades de la ‘no muerte’: Tapefobia, Catalepsia y el Delirio Nihilista

 

 

 

Fuente de la imágenes: aibaboxing (Flickr) / Redes Sociales

Todas las bolas del sorteo de Navidad pesan exactamente lo mismo [Destripando bulos]

Como es habitual por estas fechas, numerosísimas son las publicaciones que se comparten a través de las redes sociales (especialmente por Whatsapp) en las que se dan todo tipo de datos –muchos de ellos falsos- respecto al sorteo del Gordo de Navidad y la probabilidad que existe de que toque un número u otro.

Todas las bolas del sorteo de Navidad pesan exactamente lo mismo [Destripando bulos]

Uno de esos bulos es el que se refiere al peso de las bolas del sorteo y en él se explica que cuanto más alto es el número más pintura ha tenido que ser utilizada para escribirlo.

Esto, según esta absurda teoría sin fundamento alguno, haría que esas bolas correspondientes a una numeración alta pesasen más y, por tanto, a la hora de situarse dentro del bombo, tras ser girado, irían a parar (debido a ese peso extra) al fondo de éste, junto al orificio por el que se extraen, teniendo más probabilidad para salir.

Y es que, curiosamente, hay otras publicaciones que dicen lo diametralmente opuesto y en lugar de mencionar la pintura hablan de vaciado en parte de la bola, ya que los números están tallados y, por tanto, cuanto mayor es el número menos pesa y tiene una menor posibilidad de ir al fondo del bombo y ser extraído. Como veis dos versiones totalmente diferentes y que ninguna de las dos es cierta ni correcta.

Todas las bolas que entran en el sorteo de la Lotería de Navidad (ya sean las que contienen los premios –1.807- como las cien mil de los números correspondientes a los décimos – del 00000 al 99999-) pesan exactamente lo mismo: ‘3 gramos’ cada una, y, además, tienen las mismas medidas: ‘18,8 milímetros’ de diámetro. El agujero que traspasa cada una de las bolas (para que una vez extraídas puedan ser colocadas en las liras, con el fin de facilitar su comprobación) es de 4 milímetros.

La técnica para escribir en cada una de las bolas (ya sea el número participante o el premio) no se realiza con ningún tipo de pintura ni vaciado sino que se hace mediante láser, lo que no varía en absoluto ni su peso ni tamaño y, por tanto, todas las bolas de los dos bombos (premios y números) tienen exactamente las mismas posibilidades de situarse al fondo del bombo junto al orificio de salida.

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

 

Fuente de la imagen: pixabay