Entradas etiquetadas como ‘Feromonas’

La arriesgada moda de depilarse el vello púbico

En la última década se ha puesto de moda la depilación total de vello que crece alrededor de los genitales, convirtiendo esta costumbre en una práctica que pone en serio riesgo la salud de aquellos que la realizan así como de sus parejas sexuales.

La arriesgada moda de depilarse el vello púbico

Profesionales de la salud sexual, así como estamentos como la Academia Española de Dermatología y Venereología (ADEV) advierten del peligro que supone rasurar la zona púbica y aconsejan que, en la medida que se pueda, se deje parte del vello que allí crece.

Al igual que el pelo que tenemos en la cabeza, cejas, pestañas, axilas u otras partes del cuerpo, el vello púbico tiene su función específica de prevención, haciendo de barrera profiláctica y evitando que se pueda contraer algunas de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) a la que una persona puede estar expuesta.

El depilado o afeitado de la zona genital conlleva ciertos riesgos como puede ser provocarse pequeños cortes (o heridas microscópicas abiertas) que, al encontrarse en una zona tan sensible, pueden acabar infectándose e incluso infectando los genitales de la persona con quien se mantiene relaciones sexuales.

Muchas de las ocasiones por las que alguien suele rasurarse esa zona suele ser de cara a un encuentro íntimo con alguien, por lo que si ha quedado alguna microherida sin cicatrizar en la zona inguinal se convierte en un considerable riesgo.

Otro de los peligros a los que nos exponemos al rasurarnos la zona genital es la aparición de verrugas o de la enfermedad cutánea conocida como ‘molluscum contagiosum’.

También nos arriesgamos (según algunos expertos) a perder sex-appeal y poder de seducción de cara a los demás, debido a que el vello retiene parte de las feromonas que secretamos junto al sudor; unas hormonas que, inconscientemente, nos hacer ser más atractivos y deseados por las otras personas.

 

 

Te puede interesar leer también: ¿Cuándo y por qué se decidió que las mujeres debían depilarse?

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

¿Te ha gustado esta curiosidad relacionada con el sexo? Pues esta es una de las 240 que podrás encontrar en mi nuevo libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

 

Fuentes de consulta: lifecheating / abc / muyinteresante / aedv
Fuente de la imagen: Karolina Mis (Flickr)

¿Por qué a algunas mujeres se les sincroniza el ciclo menstrual?

Dos seguidoras de este blog y de la página en Facebook, Eva y Esther me hacen llegar una consulta sobre el porqué a algunas mujeres que conviven, estudian o trabajan juntas se les acaba sincronizando el ciclo menstrual.

A pesar de los avances que ha desarrollado la ciencia, el estudio que más validez tiene de cara a la profesión médica y científica, sobre la  sincronización menstrual, es el que realizó la psicóloga estadounidense Martha McClintock y que fue publicado en  1971 por la revista Nature.

Según esos estudios, las causantes directas del “Efecto McClintock” o “Regulación Social de la Ovulación” son las feromonas. Estas sustancias químicas que segrega nuestro cuerpo y que están estrechamente relacionadas con la sexualidad y la reproducción, tienen unos efectos directos sobre los individuos de nuestro alrededor, provocando que varias mujeres que habitan en una misma casa o pasan muchas horas de su día a día juntas, acaben teniendo al mismo tiempo la menstruación

Las feromonas son secretadas a través de la orina o el sudor (del pubis y las axilas), pero el sentido del olfato humano no está tan desarrollado como el de los animales, por lo que no ‘olemos’ esas sustancias que ha expelido alguien que tenemos cerca de nosotros, pero sin embargo sí que somos capaces de detectarlas involuntariamente y sin darnos apenas cuenta.

Ello provoca que nos sintamos más atraídos o menos por alguien simplemente por las feromonas que desprende y nuestro organismo ha detectado. En el caso de las mujeres que conviven (dejando aparte cualquier componente sexual y/o sentimental), las feromonas hacen que empaticen entre ellas, consiguiendo que se regule sus ciclos menstruales de tal modo que los hace coincidir. Eso sí, esta  sincronización necesita un tiempo de convivencia y una relación estrecha entre esas hembras, predominando el ciclo ovulatorio de una sobre las demás y siendo la regla de éstas la que se ajusta para, finalmente, acabar coincidiendo al cabo de unos meses.

Cabe destacar que,  a pesar de los años transcurridos y la cantidad de estudios realizados sobre el tema, no se ha podido dar una explicación del porqué las feromonas influyen en esta sincronización.

La importancia del estudio realizado por Martha McClintock ayudó a que una importante parte del mundo científico aceptara la existencia de las feromonas en los seres humanos, algo que hasta entonces se creía que solo existía en los animales, aunque actualmente aun no se sabe con certeza cómo se producen o qué glándulas son las encargadas de producirlas.

Evidentemente hay voces discordantes con las conclusiones McClintock y sitúan el hecho de la sincronización menstrual más cerca de las llamadas “leyendas urbanas” y en caso de ser provocada por algún tipo de hormona sería por aquellas que se liberan a través del hipotálamo, una glándula endocrina que es la parte del encéfalo encargada de regular los ciclos menstruales (entre otras cosas), y señalan como causas de la posible sincronización (en caso de existir) al entorno compartido, número de horas de luz recibida y misma temperatura ambiental.

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

 

Fuentes de consulta: medtempus / mum / nature / rtve

¿Por qué nos enamoramos?…el proceso químico del amor

¿Por qué nos Enamoramos?

El enamoramiento se trata de un proceso bioquímico que se inicia en la corteza cerebral pasa al sistema endocrino y se transforma en respuestas fisiológicas como la secreción de fluidos, olores, dilatación y erección.

Todo comienza con la atracción que sentimos por una persona en especial que no sólo nos agrada físicamente sino que tiene algo que lo convierte en el blanco de nuestra atención; para entonces nos hemos convertido en víctimas de las feromonas, sustancias volátiles aromáticas propias de cada persona que provocan reacciones de atracción en el sexo opuesto y son percibidas inconscientemente a diferencia de otros aromas como el de los perfumes, lociones y cremas. La feromonas se encuentran principalmente en la zona de las axilas y los genitales.

En esta fase de atracción y enamoramiento donde lo que predomina son las reacciones de excitación y deseo en lugar de la razón. La causante es la feniletilamina que a su vez desencadena la producción de dopamina o norepinefrina, es decir, anfetaminas cerebrales que producen esa sensación de desasosiego. Sin embargo el mismo cerebro para restaurar los síntomas de este dopaje segrega endorfinas y encefalinas que permiten una sensación de paz, calma y seguridad.

Pero en el enamoramiento no sólo queremos pasión, también surge la necesidad de fomentar una relación de vinculación y afecto con la pareja originado por la acción de la Oxitocina, una hormona que provoca la necesidad de crear lazos permanentes entre los amantes, y las madres con los hijos. Ésta se produce tras un trabajo de parto o la sensación de un orgasmo, desencadenando cambios en las conexiones nerviosas de los miles de millones de circuitos cerebrales, es como un interruptor central que provoca nuevos patrones de interacción entre las células.

Un ejemplo de este efecto producido por la oxitocina, de acuerdo con estudios de la universidad de Edimburgo, es el de los ratones de pradera que después de su primer encuentro sexual que dura como mínimo 48 horas, liberan grandes cantidades de esta hormona, lo que ocasiona una relación de fidelidad con la misma pareja durante toda su vida. A su vez la fase de la pasión o, en términos menos románticos, neuroendócrina es regulada por la producción de serotonina y melatonina, sustancias antidepresivas que provocan sensaciones de nerviosismo, alegría y felicidad. Actúan incrementando la actividad sexual, cardiovascular y digestiva. Claro está que tanta emoción no podría suceder sin la presencia de la famosa adrenalina que es segregada por las glándulas suprarrenales. Este proceso de vértigo resulta tan excitante y adictivo que desearíamos que nunca terminase, sin embargo el llamado enamoramiento tiene un lapso de 18 a 30 meses de duración, tras lo cual el organismo comienza a hacerse resistente a este bombardeo de sustancias químicas, que aunque se encuentran presentes comúnmente en el organismo, sólo durante la etapa de enamoramiento trabajan en conjunto. Por ello resulta tan difícil y hasta depresiva una situación de separación en la pareja mientras nos encontramos enamorados.

Afortunadamente para esos cuasi insoportables momentos, existe un antídoto maravilloso: El chocolate, alimento rico en feniletilamina, que ayuda a suplir esa abstinencia; también es aconsejable la práctica intensa de ejercicio para regular la producción de adrenalina y serotonina. Se dice que este cocktail del enamoramiento permanece durante el tiempo necesario para que la pareja se conozca, se relacione y tenga hijos.

Pero si el plan consiste en tener una relación amorosa por más tiempo, habrá que hacer uso de herramientas como la creatividad, cultivar la amistad y el interés continuo por el compañero, a fin de conservar esa sensación de paz y felicidad que a todos nos encanta.

 

Otros posts que quizás te interese leer:

 

Fuente: mujertotal.com
Fuente de la imagen: pexels