Entradas etiquetadas como ‘rallies’

Quién fue… Colin McRae: la tragedia de un campeón

McRae, celebrando una victoria pocos días antes de morir (WIKIPEDIA).

McRae, celebrando una victoria pocos días antes de morir (WIKIPEDIA).

Vamos a cerrar la semana con una historia triste, relacionada con el motor. Si el otro día hablábamos con Luis Moya, hoy vamos a recordar a un coetáneo suyo: Colin McRae.

Colin Steele McRae nació el 5 de agosto de 1968 en Lanark, Escocia. Su padre, Jimmy McRae, fue cinco veces campeón británico de rallies, mientras que su hermano Alister fue también piloto. De muy joven, Colin empezó a practicar trial, pero a los 16 años cambió las dos ruedas por las cuatro y debutó al volante de un Mini Cooper. En 1986 debutó en el campeonato escocés de rallies.

El año siguiente logró subirse al volante de un Ford Sierra, con el que debutó en el Mundial de Rallies. No fue hasta 1991 cuando firmó su primer contrato profesional, con Subaru. Ese año y al siguiente logró ganar el campeonato británico de rallies.

En 1993 logró su primera victoria en el Mundial, en el rally de Nueva Zelanda. En el 94 repitió victoria en Oceanía y ganó el RAC de Gran Bretaña. A bordo de un Subaru Impreza 555, y de nuevo con victorias en Nueva Zelanda y Gran Bretaña, McRae se proclamaría en 1995 campeón del mundo, tras un duelo con Carlos Sainz que no se dirimió hasta la última carrera.

En el 96 y el 97 logró sendos segundos puestos en el Mundial, y un tercero en 1998, ganando 11 carreras en esas tres temporadas. En 1999 lo fichó Ford para que condujera un Focus, convirtiéndole en el piloto mejor pagado del Mundial. Ganó nueve carreras en cuatro temporadas, pero no pasó de subcampeón (2001).

El Subaru Impreza de McRae, en el rally de Kenia (GTRES).

El Subaru Impreza de McRae, en el rally de Kenia (GTRES).

En 2002 lo contrató Citroën, donde ya estaba un emergente en Sébastien Loeb. McRae acabó perdiendo su puesto en el Mundial de rallies y en 2004 empezó a competir en otras pruebas, como el Dakar o las 24 horas de Le Mans, sin dejar de tener apariciones esporádicas en el WRC.

Y así llegamos al año 2007. McRae tenía 39 años y estaba buscando equipo para participar en el Mundial de Rallies del año siguiente. El 15 de septiembre de 2007, Colin McRae, su hijo Johnny, de cinco años, un amiguito de éste, Ben Porcelli, de seis años, y Graeme Duncan, otro amigo de la familia, subieron al helicóptero del piloto escocés, un Eurocopter AS350, en Lanark, la localidad natal de McRae. Era el piloto el que llevaba los mandos del helicóptero cuando a las 16.10 horas de la tarde, a 1,6 kilómetros de la casa de los McRae, la nave se estrelló en una zona de bosque, muriendo todos los ocupantes. La investigación posterior reveló que no hubo fallo mecánico y que McRae cometió algunas imprudencias, como volar a baja altura y a gran velocidad, perdiendo el control de la nave en una maniobra de giro.

La trágica muerte de Colin McRae sacudió al mundo del motor. Pilotos como Valentino Rossi o David Coulthard, amigos personales de McRae, homenajearon al escocés en las primeras carreras que disputaron tras el suceso. Desde el año siguiente se empezó a celebrar en Escocia un rally con su nombre. La primera edición la ganó Alister, hermano del finado.

Os dejo con un fantástico monográfico de Teledeporte sobre McRae, con los comentarios siempre acertados de Luis Moya:

Buen fin de semana.

PD: Cerramos el mes de julio. Como todos los años, el blog no para en agosto, pero lo hará con una novedad. A partir de ahora, cambian los días de publicación de artículos. En lugar de salir de lunes a viernes, como hasta ahora, los podréis leer de miércoles a domingo. Así que hasta el miércoles día 3 no habrá actualización. A los que cogéis vacaciones, que las disfrutéis a tope. A los que os toca regresar, ánimo. Abrazos.

Luis Moya: “Cuando dije ‘Trata de arrancarlo’ sabía que era imposible”

El expioloto Luis Moya, en una imagen actual (cedida).

El expiloto Luis Moya, en una imagen actual (cedida).

Hace siete años le dediqué un artículo al protagonista de hoy. No suelo reeditar artículos, pero creo que en esta ocasión merece la pena, porque el artículo de hoy es en realidad una entrevista a uno de los deportistas más conocidos de los 90 en nuestro país, cuya fama en realidad trascendió el deporte. Es Luis Moya.

En 2009 estaba usted en la directiva de la Federación Española de Automovilismo. ¿A qué se dedica ahora?

Dejé la Federación en 2012. Ahora soy embajador de Volkswagen en el Mundial de rallies. Hace un tiempo nos llamaron a mí y a Carlos Sainz para desarrollar el modelo de competición del Polo y después me ficharon como embajador de la marca. Asisto a las 14 carreras del Mundial y estoy acompañando a la prensa, ofreciéndoles formación, etcétera. Además, trabajo para Volkswagen España, en el proyecto VW Driving Experience, recorriendo los diferentes circuitos de España (Jarama, Montmeló, Cheste…), soy imagen de Coyote, un avisaror de radares legal y también participo con Castrol en unos vídeos formativos con consejos sobre conducción.

Cuando usted y Carlos Sainz estaban en activo, los rallies ocupaban mucho espacio en informativos o programas deportivos. Ahora ya apenas si se ve rastro de esta modalidad deportiva. ¿Cuál cree que es el motivo?

En nuestra época, España no triunfaba en el deporte. La selección de fútbol no ganaba títulos, ni la de baloncesto, ni la de balonmano, no había un Alonso, un Nadal, un Gasol… Por eso, cuando ganábamos éramos portada no sólo de los diarios deportivos, sino de los nacionales. Ahora hay menos espacio para nuestro deporte. Aparte de Dani Sordo, además, no tenemos un piloto gordo, no tenemos ganadores. Al no tenerlos no hay patrocinadores… es la pescadilla que se muerde la cola.

Nombra a Fernando Alonso. La Fórmula 1 ocupa ahora un espacio muy importante en los gustos deportivos de los españoles y en ella está el hijo su amigo Carlos Sainz. ¿Cómo ve su carrera? ¿Por qué prefirió la F1 siendo su padre campeón del mundo de rallies?

Carlos, al que conozco desde que nació, lo tenía claro desde pequeñito. A él le gustaban los circuitos. Le gusta mucho el rally, pero desde siempre le gustó más la Fórmula 1. Carlos es buenísimo. Es una gran persona, tiene buena imagen… y me gusta de él que no busca disculpas nunca cuando algo sale mal y es por su culpa. Lo tenemos que creer porque siempre es muy claro. Acaba de renovar con Toro Rosso y es una buena noticia. La Fórmula 1 es un campeonato de ingenieros, pero creo que con el coche adecuado, Carlos puede ser campeón del mundo.

Luis Moya fue, junto a Carlos Sainz, campeón del mundo de rallies en dos ocasiones (cedida).

Luis Moya fue, junto a Carlos Sainz, campeón del mundo de rallies en dos ocasiones (cedida).

Muchos creen que, en el mundo del motor, las motos están adelantando a los coches en cuanto a interés del público…

Están haciendo las cosas muy bien. Y tenemos muchos pilotos. Pero son ciclos. Ahora viene uno buenísimo para los rallies. Toyota vuelve, Citroën vuelve… hay 14 carreras, países como  Nueva Zelanda, Chile, Turquía o India quieren su carrera… Lo que pasa es que en los rallies es complicado. Para jugar al fútbol solo necesitas unas botas y un balón. Para competir en rallies necesitas comprar un coche, mantenerlo, viajar… todo eso es caro. Hasta en categoría amateur hace falta dinero. Pero hay que tener paciencia. Yo tengo el ‘feeling’ de que vamos un poquito mejor.

El pasado mes de febrero se produjeron graves accidentes en dos rallies populares en Cantabria y en Baleares. Hace un año fallecieron varias personas en otro rally en A Coruña… ¿Qué está ocurriendo?

No se puede fallar en seguridad. Hay que poner más énfasis, no más dinero. Si pasa el jefe de seguridad de una carrera y no se puede garantizar la misma, se anula el tramo y se acabó. Hay que tomar decisiones y no tener miedo a anular pruebas o tramos.

Si por algo es recordado Luis Moya es por sus frases y sobre todo, por aquella de ‘Trata de arrancarlo, Carlos’…

Aquello ocurrió en noviembre de 1998 y no hay semana en la que no me lo recuerden. Pero yo mismo utilizo aquella anécdota cuando doy conferencias. Había un agujero en el motor. Sabía que era imposible arrancar, pero hay que intentarlo, siempre. Quisimos llegar al final, es la parte positiva de todo aquello.

Usted y Sainz, por esa y otras anécdotas, se ganaron la fama de gafes…

Carlos es un deportista afortunado. Empezó a competir a los 16 años, fue campeón del mundo, tuvo una carrera de 40 años… es una carrera afortunada.

En la actualidad, además, está aprendiendo idiomas.

Sí. Hablo inglés, francés e italiano. Ahora estoy aprendiendo alemán en la academia Berlitz en Barcelona para hablar en los rallies a los que asisto con Volkswagen. Estoy muy agradecido. Tengo una vida muy cómoda, mis hijos estudian en universidades privadas y todo gracias a los rallies. A cambio, a mis 55 años, les devuelvo algo aprendiendo alemán. Es importante el estudio de los idiomas. Si mis padres no me hubieran enviado a los 13 años a estudiar a Inglaterra nunca habría formado equipo con Carlos Sainz.

Qué fue de… Ari Vatanen

Beckenbauer de la bahía me llamó la atención la semana pasada acerca de una verdad como un templo: En la sección motor, casi la totalidad de los artículos hacen referencia a motociclistas y a pilotos de Fórmula 1. Pero de todas maneras, desde ya me pongo a resolver este asunto. Lo voy a empezar a arreglar con el maravilloso mundo de los rallies, y con un piloto que además procede del que quizá sea el país con más tradición de este deporte, Finlandia. Os traigo a Ari Vatanen. Vuestros deseos son órdenes.

¿Quién era?: Un piloto de rallies finés de los 70, los 80 y los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser campeón del mundo de rallies en 1981 y por ganar cuatro veces el prestigiosísimo París-Dakar.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 1999. Tras su carrera deportiva, se metió de lleno en el mundo de la política. Hasta este mismo año ha sido eurodiputado por el partido finés Coalición Nacional, de corte conservador y por el partido francés Unión por un Movimiento Popular. En la actualidad, ha salido de nuevo a la palestra porque se enfrentará a Jean Todt en octubre en las elecciones a la presidencia de la FIA (Federación Internacional de Automovilismo).

¿Sabías qué…?: En el Parlamento Europeo, entre otros asuntos, se dedicaba a tratar temas como el tráfico o los impuestos sobre vehículos.

– Es amigo personal de Nicolas Sarkozy.

– En Francia posee unos viñedos.

– Sus París-Dakar los ganó bajó la dirección técnica de Jean Todt.

– En 1986 estuvo muy muy cerquita de morir tras un gravísimo accidente en el Rally de Argentina. Su recuperación le llevó 18 meses.

– En el Dakar de 1988, le robaron el coche cuando lideraba la prueba.

– Su copiloto de los éxitos en el Dakar era el galés David Richards, actual presidente de Prodrive.

– Su compatriota Juha Kankkunen fue uno de sus grandes rivales en el rally aventura del Dakar.

– En 2003 hizo un regreso a la competición. Participó en el Dakar y en Rally de su país, pilotando un Peugeot.

Biografía, palmarés, estadísticas: Ari Pieti Uolevi Vatanen nació en Tuupovaara, Finlandia, el 27 de abril de 1952. Debutó como profesional en 1970. En su carrera disputó 101 rallies, con un Mundial, el de 1981. Además, ganó cuatro veces el Dakar, tres con Peugeot y una con Citroën.

Aquí os dejo un vídeo sobre Vatanen:

¿Sabes algo más de Ari Vatanen? ¿Tienes alguna anécdota? Escríbeme en los comentarios.