Entradas etiquetadas como ‘coventry’

Quién fue… Steve Mokone: la increíble historia de un luchador contra el ‘apartheid’ que pasó por España

Steve Mokone, en los 50 (Coventry City)

Steve Mokone, en los 50 (Coventry City)

Sabéis que Sudáfrica es cuna de grandes historias. El terrorífico apartheid dio lugar a muchas historias, todas ellas bien resumidas en la apasionante vida del recientemente desaparecido Nelson Mandela. El deporte no escapa a estas grandes historias y hoy os traigo a un personaje que, desde el mundo del fútbol, superó las barreras raciales: Steve Mokone.

Nacido el 23 de marzo de 1932 en Doornfontein, Sudáfrica, Stephen Madi Mokone pronto mostró sus cualidades como futbolista, que lo llevaron al Pretoria Home Stars, donde debutó con sólo 16 años. También debutó muy joven con su selección. Prosiguió con sus estudios, pero su carrera futbolística estaba en un callejón sin salida, puesto que en Sudáfrica no había profesionalismo. Sus actuaciones con la selección atrajeron la mirada de los clubes ingleses, y Mokone dio el salto.

Fichó por el Coventry City en 1956, creando una expectación en el club inglés sin precedentes. Era el primer sudafricano que jugaba en Europa, el primer jugador de raza negra del club. El shock de los aficionados no fue nada comparado con el del propio Mokone.

“Fue una experiencia muy solitaria -relata Mokone sobre su llegada a Europa- Había blancos sirviéndome en restaurantes y blancos haciendo mi cama. Fue un choque cultural total”. Una día, recién llegado a Londres, se perdió. Encontró un policía, pero no se atrevía a dirigirse a él. Nunca le había pedido ayuda a un blanco uniformado. Cuando reunió el valor para preguntar, olvidó el nombre de su hotel. Por suerte, el agente era futbolero y recordó haber visto un reportaje en televisión sobre la llegada de Mokone, en el que decían en qué hotel se alojaba. En el hotel de Londres donde se alojó estaba tan confundido que escondía sus zapatos, porque alguien se los llevaba… para limpiarlos. Cuando llegó a Coventry, fue alojado con una familia local, pero se “sentía incómodo usando las mismas tazas o el mismo cuarto de baño que unos blancos”. Tal era la vida en Sudáfrica natal.

Mokone apenas jugó cuatro partidos en su año en Coventry. El equipo jugaba a la antigua, a balones largos, mientras que él estaba más acostumbrado a jugar en corto. Frustrado y deprimido, empezó a pensarse volver a su país. Pero quiso seguir probando suerte en Europa.

Hizo una prueba en el Real Madrid, pero no salió bien. Su siguiente paso fue probar en Holanda, con el Heracles Almelo, que estaba en la tercera división del país. Allí explotó, marcó 15 goles y un sinfín de asistencias, llenaba un estadio de 20.000 personas en una ciudad de 35.000 habitantes, sólo por verle jugar. Y lograron el ascenso.

Al año siguiente, tuvo una lesión y además, Mokone creyó que estaba para jugar en un nivel superior. Además, el Heracles lo tenía contratado a media jornada. Así que regresó a las Islas Británicas y firmó por el Cardiff. Pero aunque debutó con un gol, las lesiones lo tuvieron apartado de los terrenos de juego y se volvió a ir, esta vez a Barcelona.

Sí, amigos, a Steve Mokone lo fichó el Barça en 1959, en una extrañísima maniobra, ya que el club catalán no cabían más extranjeros, así que fue cedido al Olympique de Marsella, donde no jugó ni un partido y donde se pasó el año fabricando botas. Su carrera fue un ir y venir y un poco jugar: se fue al Barnsley, donde no jugó, luego al Salisbury de Rhodesia, cerca de su país, regresó a Europa para jugar en el Torino, donde tampoco cuajó, y al Valencia, donde su participación se limitó a un amistoso. Finalmente, en 1964, se retiró en el Sunshine George Cross, de Australia.

Mokone, en la actualidad (YOUTUBE)

Mokone, en la actualidad (YOUTUBE)

Tras su carrera de futbolista se trasladó a Estados Unidos, donde estudió y se sacó el título de psiquiatría. Pero tras muchos años en USA, se divorció de su mujer a finales de los 70, una sudafricana que conoció en Inglaterra. Tenían una hija entre ambos y la custodia le fue dada al padre. Aquí es donde se pone rara la historia de Mokone. Primero, él fue atacado en un aparcamiento por tres encapuchados, logrando salir ileso. Después, tanto su exesposa como la abogada de ésta fueron atacadas con ácido en dos ataques aislados. La letrada acabó gravemente desfigurada y perdió un ojo. El caso es que Mokone se declaró culpable y sentenciado a 12 y 15 años de prisión.

Desmond Tutu, amigo personal de Mokone, abogó por él, diciendo que él era incapaz de algo así. Amigos personales del futbolista se echaban las manos a la cabeza. Kalamazoo, como se le conocía en Sudáfrica, era una buena persona. Además, aducían que si los jueces le habían dado la custodia de su hija, ¿qué interés podía tener él en atacar a su mujer y a su abogada? Hoy Mokone no quiere hablar del tema, pero asegura que no era culpable. ¿Entonces, por qué dijo lo contrario en su momento?

Algunas de las respuestas las tiene Tom Egbers, un periodista holandés que escribió un libro sobre el paso de Mokone por Holanda (que tuvo versión cinematográfica). Quiso investigar el proceso contra el jugador y de sus pesquisas salió otro libro, Doce años robados, en el que desvela algunas irregularidades en el proceso, pero sobre todo, un asunto sobrecogedor.

Egbers dijo haber encontrado unas supuestas cartas procedentes de la DIA, los servicios secretos de la Sudáfrica del apartheid, dirigidas a la CIA. Al parecer, Mokone había conseguido ser un miembro respetable de la sociedad, un psiquiatra reconocido, que aprovechaba para arremeter contra la política de segregación de su país en diferentes foros. El Gobierno sudafricano estaba muy incomodado con Mokone y le había pedido a sus homólogos americanos que intentaran acabar con toda la credibilidad del exfutbolista. Nada está probado oficialmente, pero ahí queda eso.

Sea como fuere, Mokone regresó a Sudáfrica, donde fue condecorado por el Gobierno en 2003 como miembro con distintivo de oro la Orden de Ikhamanga, la más alta condecoración del país africano para personajes destacados en deporte, cultura, arte o periodismo (sólo se han concedido ocho). Además, dirige su propia fundación, la Kalamazoo South African Foundation.

Os dejo con un documental sobre Mokone:

Buen fin de semana.

Qué fue de… Peter Shilton

Los porteros de fútbol siempre dan mucho juego. Son como los fotógrafos de prensa. No hay ninguno que no sea un personaje (para lo bueno, normalmente). Es gente muy carismática y algunos de ellos se convierten en grandes leyendas, entre otras cosas porque además, suelen ser bastante longevos como jugadores en activo. Hoy os traigo a uno de los legendarios de verdad, procedente del país que inventó el bendito deporte del fútbol y que tuvo el dudoso honor de encajar los que, probablemente, sean los dos goles más famosos de la historia. Viajamos a mi querida Inglaterra para hablar de Peter Shilton.

¿Quién era?: Un guardameta inglés de finales de los 60, los 70, los 80 y parte de los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser el eterno portero de la selección inglesa, durante casi 20 años y por ser el jugador inglés que más veces ha vestido la camiseta de los tres leones.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 1997 en las filas del Leyton Orient londinense ¡a los 48 años de edad! Ahora se dedica a dar charlas y conferencias para grupos y empresas.

¿Sabías qué…?: Como decía, es el jugador que más veces ha vestido la camiseta de Inglaterra; un total de 125 veces. Pero ojo, que David Beckham le acecha con 110 internacionalidades y sigue en activo.

– Antes os dije que Shilton había recibido dos los goles más famosos de la historia. Los dos en el mismo partido y del mismo jugador, Diego Armando Maradona. Fueron en cuartos de final del Mundial de México 86. Uno fue la archifamosa Mano de Dios y el otro el llamado Gol del Siglo.

– Durante gran parte de su vida tuvo numerosos problemas con el juego y las apuestas.

– Es miembro de la Órden del Imperio Británico (aunque no recibe el tratamiento de Sir).

– Compartió vestuario en la selección con algunos de los héroes del 66 como Gordon Banks o Martin Peters.

– Era el portero del legendario Nottingham Forest que ganó dos copas de Europa consecutivas en 1979 y 1980.

– Con Sir Bobby Robson como seleccionador logró la capitanía con Inglaterra.

– Tras el Inglaterra-Argentina de México 86, llegó a publicarse un videojuego basado en el gol de Maradona con la mano a Shilton, titulado Peter Shilton’s Handball Maradona!

– Su último partido con Inglaterra fue el encuentro por el tercer y cuarto puesto del Mundial Italia 90, disputado entre los anfitriones y los pross en el estadio San Nicola de Bari. Ganó Italia.

– Cuando se retiró, durante su carrera había disputado 1.005 partidos oficiales.

Biografía, palmarés, estadísticas: Peter Leslie Shilton nació en Leicester, Reino Unido, el 18 de septiembre de 1949. Su primer equipo fue el Liecester City, donde más años estuvo. También jugó en el Stoke City, en el Nottingham Forest, en el Southampton, en el Derby County, en el Plymouth Argyle, en el Bolton Wanderers, en el Coventry City, en el West Ham y en el Leyton Orient. En su palmarés tiene una Copa de la Liga, dos Copas de Europa y una Supercopa europea. Como os he dicho antes, jugó con Inglaterra 125 partidos.

Aquí os dejo un vídeo tributo a Shilton:

¿Sabes algo más de Shilton? ¿Tienes alguna anécdota? Escríbeme en los comentarios.

Qué fue de… Jarni

El otro día, el lector Samuel se puso en contacto conmigo a través del campo ‘contacto’ (lo tenéis aquí arriba y lo podéis utilizar cuanto queráis) para solicitarme un artículo sobre el protagonista de hoy. Es un viejo conocido de la afición española, un jugador de prestigio internacional que formó parte de una selección que maravilló al mundo entero con sus altas dotes de calidad y talento. Jugador de dos equipos históricos de nuestro país (y de otros históricos europeos), fue un excelente jugador que formó parte de la columna vertebral de la selección revelación de Francia 98. Es Robert Jarni.

¿Quién era?: Un futbolista croata de los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser el lateral izquierdo titular de la selección croata que maravilló al mundo en Francia 98 y por el buen resultado que dio en tres equipos españoles, el Real Betis Balompié, el Real Madrid y Unión Deportiva Las Palmas.

¿Qué fue de él?: Se retiró en el Panathinaikos griego en 2002. Tras ello, ha creado su propia marca de ropa deportiva (se llama Jarni, como él) y es comentarista en una cadena de televisión croata. También fue entrenador del Hajduk Split, pero el año pasado lo despidieron.

¿Sabías qué…?: Llegó a jugar con la selección de la extinta Yugoslavia. De hecho, formó parte de la última gran competición que disputó este país, el Mundial de Italia 90.

– Inmediatamente después de su retirada, jugó al fútbol sala y llegó a ser internacional.

– Antes de ocupar el cargo de entrenador del Hajduk, fue ayudante del actual técnico del Numancia, Sergio Kresic.

– Uno de sus más destacados momentos como futbolista lo vivió en Francia 98. En cuartos de final, un gol suyo ante Alemania valió para abrir un marcador que acabaria 3-0.

– El equipo en el que más goles marcó a lo largo de su carrera fue el Betis (19).

– El Betis no lo quería traspasar al Real Madrid y lo vendió al Coventry City inglés. Luego, los ingleses y el Madrid hicieron un pacto y sin haber jugado ni un minuto en Inglaterra, firmó con los blancos. Vamos, que al Betis le hicieron la 13-14. El Coventry se llevó un dinerito extra por no hacer nada y el Madrid al jugador que quería.

– Se vio implicado en una demanda judicial contra la UD Las Palmas. El equipo le demandó acusándolo de haber roto unilateralmente el contrato que le unía con el club.

– Jarni también demandó en 2002 a su primer equipo serio, el Hajduk Split, por un dinero que le debía tras dejar el club croata, casi diez años antes.

– Jugó en los dos grandes equipos de la ciudad de Turín, el Torino y la Juve.

– En un partido de Champions con el Madrid ante el Sturm Graz austríaco metió dos goles. El resultado fue de 6-1.

Biografía, palmarés, estadísticas: Robert Jarni nació en Cakovec, hoy Croacia, entonces Yugoslavia, el 26 de octubre de 1968. Su primer equipo como profesional fue el Hajduk Split, al que se incorporó en 1986. En 1991 emigró a Italia y fichó por el Bari. Tras dos años en la ciudad sureña, se fue al Piamonte para jugar en el Torino (93/94) y en la Juventus (94/95). Su siguiente aventura, que duró tres años, la pasó en el Betis. Tras su fugaz paso por el Coventry, jugó la temporada 98/99 en el Real Madrid, del que se fue a Las Palmas. En 2001 fichó por el Panathinaikos griego, equipo en el que se retiró. Con Yugoslavia jugó 7 partidos y metió un gol. Con Croacia jugó la friolera de 81 (es, de hecho, el tercer jugador croata con más entorchados) y metió otro, el ya citado del Mundial de Francia.

Aquí os dejo un clásico vídeo homenaje a Jarni:

¿Sabes algo más de Jarni? ¿Tienes alguna anécdota? Escríbeme en los comentarios.

Qué fue de… Engonga

Volvemos a los clásicos de la Liga española. Lo hacemos de la mano de un futbolista que ya habíais solicitado algunos. Es un jugador singular que además pasó por un buen puñado de equipos de los llamados históricos y encima fue internacional con nuestra selección. Estoy seguro de que recordaréis con meridiana claridad el look de este futbolista y la época en la que destacó. Seguimos así con la serie de posts dedicados a jugadores de nuestra Liga. En definitiva, os voy a gablar de un clásico de nuestro campeonato como Vicente Engonga.

¿Quién era?: Un futbolista hispano-guineano de los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser un destacado jugador de equipos tan importantes como el Celta, el Valencia, el Mallorca o el Valladolid y por ser internacional. Y también, por supuesto, por su curradísimo peinado, que fue acortando conforme avanzó su carrera.

¿Qué fue de él?: Se retiró en Inglaterra, en las filas del Coventry City, en 2003. En la actualidad y tras pasar por los banquillos del filial y del juvenil del Real Mallorca, es el seleccionador nacional de Guinea Ecuatorial, su país de origen. Ha sustituido en el cargo a su hermano Óscar.

¿Sabías qué…?: Su padre era futbolista. Aunque Vicente nació en Barcelona, se crió en Cantabria, donde su padre jugaba (en el Rayo Cantabria y en la Gimnástica de Torrelavega). De hecho, su primer equipo fue la Gimnástica.

– Su hermanos menores, Óscar y Julio, también fueron futbolistas.

– Debutó con la selección española el 23 de septiembre del 98, en un amistoso España-Rusia en el que ganamos 1-0 y que se disputó en los Cármenes de Granada.

– No debutó en Primera hasta los 26 años.

– Llegó a jugar la Eurocopa del año 2000, disputada en Bélgica y Holanda. Un partido contra Eslovenia, de esta competición, fue su útlimo partido como internacional.

– Su único gol con la Roja fue en un partido disputado en el Olímpico de la Cartuja, en mayo del 99, ante Croacia. Ganamos 3-1. El de Engonga fue el 1-1 (el primer gol lo metió Suker). Ese día, además, debutó como internacional Guti.

– A pesar de ser catalán y de origen guineano, llegó a jugar con la selección autonómica de Cantabria.

– Sus dos últimos equipos eran de Segunda, el Oviedo en España y el Coventry en Inglaterra.

– Debutó en Primera de la mano del entrenador colombiano Pacho Maturana, que entrenaba entonces al Valladolid.

– Fue el primer jugador del Mallorca en meter un gol en Liga de Campeones. Fue un penalty que le hizo al Arsenal.

– Llegó al Mallorca junto a otros cinco descartados del Valencia.

Biografía, palmarés, estadísticas: Vicente Engonga Maté nació en Barcelona el 20 de octubre de 1965. Debutó como profesional en la Gimnástica de Torrelavega en 1984. En 1986 se fue a Baleares para jugar en el Sporting Mahonés. Dio el salto a Primera en 1991, con el Valladolid. Un año después se fue al Celta, donde estuvo hasta 1994, cuando se fue al Valencia. En 1997 regresó a Baleares para fichar por el Mallorca. En 2002 se fue al Oviedo, donde pasó una fugaz temporada, y luego al Coventry City inglés, donde se retiró en 2003. En su palmarés destaca la Supercopa de España de 1998.

¿Sabes algo más de Engonga? ¿Tienes alguna anécdota? Escríbeme en los comentarios.

Qué fue de… Gary McAllister

Quizá el de hoy no sea un futbolista conocido por todos vosotros, pero no es en absoluto un medianía. Es un hombre de reconocido prestigio en las islas británicas, cuyo fútbol ya sabéis que me apasiona. Como habréis podido deducir los que seáis muy observadores (por el original diseño de la camiseta que lleva nuestro protagonista de hoy en la foto), se trata de un futbolista escocés que durante algunos años fue capitán de su selección y destacado jugador de los equipos en los que jugó. Es Gary McAllister.

¿Quién era?: Un centrocampista escocés de los 80 y los 90.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser jugador de la selección escocesa en Italia 90 y en las Eurocopas del 92 y del 96, además de ser el jugador más destacado del Liverpool que en 2001 le ganó una histórica final de la UEFA al Alavés, en la que el resultado final fue de 5-4.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 2003 en las filas del Coventry City. Poco antes se había hecho cargo del banquillo del club. Tras un tiempo apartado del fútbol, este año se ha hecho con el cargo de entrenador de otro de sus ex equipos, un histórico venido a menos como el Leeds United.

¿Sabías qué..?: Entre 2003 y 2008 estuvo sin entrenar. La razón es que estuvo volcado en los cuidados de su esposa, Denise, que sufría un cáncer de pecho. Ella falleció en 2006.

– En el año 2000, la afición del Liverpool se echó las manos a la cabeza cuando el entonces entrenador de los reds, Gerard Houllier, fichó a McAllister, que tenía 35 años. El tiempo le dio la razón al francés, pues McAllister completó una impresionante temporada para el equipo de Anfield: Ganaron la UEFA, la FA Cup y la Copa de la Liga.

– Precisamente en UEFA firmó alguna de sus mejores actuaciones. En semifinales, un gol suyo de penalty eliminó al Barcelona. Y en la final famosa contra el Alavés, en el Westfalen Stadion de Dortmund, jugó un papel protagonista. Metió un gol y participó en otros dos, sobre todo en el último, el gol de oro en propia puerta que se metió Delfín Geli y que supuso el 5-4 final. La jugada la inició McAllister con un lanzamiento de falta.

– Sus actuaciones con el Liverpool le valieron estar entre los 100 jugadores que más impresionaron a la grada de Anfield en su historia. El Liverpool es un club con una gran tradición de jugadores y entenadores escoceses: Dalglish, Souness, Bill Shankly…

– Uno de sus peores momentos lo vivió en la Eurocopa del 96, en un partido de la primera fase, en Wembley, que enfrentaba a su Escocia contra The Auld Enemy (como llaman en Escocia a Inglaterra). Los pross ganaban 1-0 tras un gol de Shearer y el árbitro pitó un penalty a favor de los escoceses… pero McAllister falló, o mejor dicho, lo paró Seaman. Gascoigne sentenciaría poco después con un recordado golazo.

– Es Miembro de la Orden del Imperio Británico.

– Su apodo futbolístico era The Enforcer, por su capacidad para motivar a sus compañeros, sobre todo los más jóvenes.

– Un gol suyo en el minuto 94 de un derby entre Liverpool y Everton desde más de 50 metros le metió definitivamente en el particular santoral de los reds.

Biografía, palmarés, estadísticas: Gary McAllister nació el día de Navidad de 1964 en Motherwell, Escocia. Debutó en 1981 en el equipo de su ciudad, en el que permaneció hasta 1985, cuando fichó por el Leicester City inglés. Cinco años después se fue al Leeds United, donde permaneció hasta 1996, año en el que se fue al Coventry City. Entre 2000 y 2002 corrió su brillante aventura en Liverpool, tras lo que regresó a Coventry, donde se retiró en 2003. En su palmarés destaca una Liga con el Leeds (la última antes de que el campeonato pasara a llamarse Premier League), dos Charity Shields (una con el Leeds y otra con el Liverpool), una FA Cup y una Copa de la Liga (ambas con los reds). Con la selección escocesa jugó 57 partidos y metió 5 goles.

Aquí os dejo un resumen de goles de McAllister con el Liverpool:

¿Sabes algo más de McAllister? ¿Tienes alguna anécdota? Escríbeme en los comentarios.