Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Entradas etiquetadas como ‘fernando santiago’

Ayer tuve un sueño

Ayer tuve un sueño. Como Martin Luther King…o como el mucho más próximo Manolo Díaz, del que ya no sé si se acuerda nadie.

Estuve en La Coruña, en la Universidad, en unas Jornadas sobre las Nuevas Audiencias, muy bien organizadas por la profesoras Ana González Neira y Natalia Quintas. La compañía, los otros ponentes, también era importante: Fernando Santiago, Director Técnico de AIMC (la asociación de medios y agencias que elabora el Estudio General de Medios y que también audita las operaciones de audimetría en Televisión -Kantar Media- e Internet -ComScore-); Esther Medina, Jefa del Servicio de Innovación en el entorno digital de TVGa y Javier Olivares, guionista de Isabel y El Ministerio del Tiempo, entre otras series de éxito, que se convirtió en la estrella de la reunión: todos los alumnos querían fotografiarse con él y conseguir su autógrafo. Una joranda muy agradable e interesante.

El autor del blog antes de empezar su intervanción.

Lo pasé mal los días anteriores a la charla: siempre es difícil encontrar el tono y el nivel cuando se va a hablar en una universidad. Me decidí por hacer un poco de historia y hacer hincapié en la importancia que tiene la elección de indicadores en la creación de la propia realidad que se quiere medir. Y acerté.

Creo que es muy conocido, al menos entre los que nos dedicamos a esto, que el uso de la audiencia acumulada como principal indicador de la Radio ha hecho que los programas de radio españoles sean sumamente largos.

No sé si todos somos conscientes del daño que le ha hecho a Internet el uso de las impresiones y los usuarios únicos ( y el no tener en cuenta la duración del contacto) como principales indicadores. Si la oferta es infinita el precio tiende a cero. Si basta con que la mitad de un contenido aparezca en pantalla durante un segundo para contarlo como contacto, tendremos muchos contactos (y el anunciante pagará por ellos) pero su efecto será mínimo. Parece que ahora se empieza a intentar solucionar el error (también desde Estados Unidos, donde nació, y se empieza a considerar el tiempo: se habla ya de Coste por Hora, aunque los contactos duren unos pocos segundos).

Algo debería cambiar.

Como estamos en pleno proceso de preconcurso para la selección de un nuevo (o el mismo) medidor recomendado para Internet, mi mente se puso a soñar: ¿Y si fuéramos capaces de mirar a largo plazo? ¿Y si nos olvidáramos de los intereses de cada uno y nos centráramos en los colectivos del mercado publicitario y de los medios? ¿Y si pensáramos en la posibilidad de encontrar un medidor multimedia, ahora que la tecnología seguro que nos ayuda a hacerlo posible? Y¿ si eso lo hiciéramos como mercado y no como empresas que tienen que competir cada día? ¿Y si recuperáramos el espíritu de los sesenta cuando se pusieron en marcha, entre otras cosas, la OJD y el EGM, como fruto de acuerdos de mercado? ¿Y si…?

Lo siento: había muchos más “y si…” pero desperté oyendo a Fernando Santiago que, en la comida, nos decía, siempre realista: si ahora tuviera que ponerse en marcha el sistema de audimetría, no saldría adelante.

Como decía Calderón: los sueños, sueños son, pero ¿a que sería bonito?

Audiencia de Televisión ¿qué se mide y qué no?

Ha pasado algo más de un mes desde que se celebró en León el Seminario de AEDEMO de Televisión Multipantalla. AEDEMO es la asociación que nos agrupa a los investigadores de marketing y opinión españoles así que se supone que éste es el foro anual más importante sobre medición de audiencia de televisión. Ésta era su 33ª edición.

Hubo interesantes ponencias y reflexiones y también alguna, la de Fernando Santiago especialmente, que analizaba la situación actual de la medición.

A los pocos días me vi citado en lo que acabó siendo una interesante conversación en Twitter. Luis Miguel Pedrero, profesor de la Universidad de Salamanca, me etiquetaba en un tuit en el que decía:

  • La industria TV asume que el audímetro no es fiable y hacen falta métricas digitales eficientes.

El artículo que enlazaba no decía exactamente eso así que le contesté:

  • Yo no diría que no es fiable, lo que mide lo hace bien; sí que es insuficiente: deja muchas cosas sin medir.

La conversación en Twitter siguió:

  • LMP: El audímetro registra el canal sintonizado, pero no si se está mirando: ¿GRPs? Su muestra es exigua y sus resultados relativos…
  • EM: Salvo para algunas autonómicas los GRPs no cambiarían (o cambiarían muy poco) con una muestra mayor…que, de todos modos, hace falta.
  • LMP: ¿Tú crees que cada español vio 233 minutos diarios de televisión lineal, tal como indican los datos del audímetro en 2016? Yo no.
  • EM: La media de los españoles. Es un dato alto pero aun así cuando cae un 5% en tres años hay quien habla de la muerte de la TV lineal.
  • LMP: La lógica del actual audímetro (registra tiempo, no atención) proporciona datos de consumo orientativos, pero demasiado irreales y antes o después los anunciantes exigirán ¿o impondrán? una fiabilidad que no ofrecen ni la muestra ni la metodología actual
  • EM: En la época multidispositivo el tiempo se multiplica por el mismo factor por el que se divide la atención. Y (respecto a lo de los anunciantes): ¿Tú crees? ¡Ojalá!

A partir de aquí ya decidimos que el tema daba para mucho más que una discusión en Twitter y que en algún momento tendremos que conocernos para charlar. De momento este encuentro no se ha producido. Pero estoy seguro de que llegará.

Pero ¿cuál es el estado actual de la medición? Lo recogía Fernando Santiago, Director Técnico de AIMC, en su ponencia, de la que voy a extraer los principales puntos.

Fernando Santiago durante su intervención (Foto:Eduardo Madinaveitia)

En su ponencia partía de otra que hice yo hace cuatro años en el AEDEMO TV que se celebró en Zaragoza. Entonces yo definía lo que debería ser el ideal de la medición del audiovisual: para cada pieza (programa, anuncio,…) se debería medir su audiencia en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier dispositivo (o en siglas en inglés ATAWAD: any time, any where, any device). Fernando utilizó alguna de mis diapositivas para ilustrarlo, incluida la que entonces llamé Carta a los Reyes. Hace cuatro años medíamos bien:

La audiencia en cualquier televisor en el hogar principal.

Y no medíamos (o no reportábamos):

La audiencia en segundas residencias.

La audiencia fuera del hogar.

La audiencia en otros aparatos.

La audiencia de invitados.

La audiencia en diferido.

Desde entonces, cuatro años, ¡¡¡hemos avanzado!!! (Reproduzco los tres signos de exclamación de Fernando; los avances, y la ironía, los merecen).

Ya se miden:

La audiencia en diferido (desde el 1 de febrero de 2015).

La audiencia de invitados (se reporta a partir del 1 de marzo de 2017).

Está en proceso la medición del consumo en otros dispositivos y en discusión la medición de los consumos en las segundas residencias.

Aquí Fernando Santiago llamaba la atención sobre la lentitud que demuestra el mercado en su toma de decisiones: la medición de la audiencia en diferido tardó tres años en hacerse pública desde que se iniciaron las primeras pruebas. ¿Parece mucho? Nada comparable con la medición de la audiencia de invitados: los primeros análisis se hicieron en junio del año 2000; será casi 17 años después cuando se abran los datos para el conocimiento de los usuarios.

Fernando también se detuvo en el análisis de la evolución de los deseos, las necesidades y las realidades mostrados a lo largo de los últimos catorce años. En 2008, en Granada, Pablo Romero dibujó un mapa de las oportunidades y las propuestas que introducía la digitalización. Llamó la atención sobre un fenómeno entonces incipiente pero que ha ido creciendo sin parar: la desintegración del sistema lineal y en directo y el paso hacia consumos fragmentados.

Dos años después Jaime Agulló introducía como reto la medición de la audiencia multipantalla de un mismo usuario, un reto que pareció que se resolvería cuando hace dos años se anunció el acuerdo entre Kantar Media y ComScore. Pero este año ya nos han dicho que este asunto marcha más lento que lo deseable, con lo que la rápida evolución de la tecnología aleja cada vez más la medición de esa nueva realidad.

Hace tres años, Eduard Nafría presentó del TAM al VAM, un medidor virtual que resolvería casi todos los problemas pero también parece que su desarrollo es más lento de lo deseado.

El pasado octubre se anunció el acuerdo entre Kantar Media y Movistar TV para la medición de audiencia de sus abonados, utilizando la combinación de un panel de abonados y los datos censales (RPD: Return Path Data). Será el mayor servicio de este tipo en Europa y un gran salto adelante en medición pero para el mercado se quedará escaso: sólo conoceremos el comportamiento de los abonados dentro de esa plataforma.

Una realidad cada vez más compleja exige una medición también más compleja. La distancia entre la realidad y la medición no parece acortarse en los últimos años: por una parte tenemos problemas con las metodologías de medición; por otra es el propio mercado el que no se atreve a dar pasos hacia una medición mejor. El mantenimiento del statu quo produce una sensación de falsa seguridad.

No parece importar que no se mida, o se mida mal, la audiencia en dispositivos diferentes del televisor pero para determinados programas y para determinados tipos de público (los jóvenes urbanos fundamentalmente) esa audiencia es cada vez más importante.

El triunfo de la superficialidad

El pasado miércoles comenzó en Valladolid el Seminario de televisión de AEDEMO.

Durante tres días, cerca de trescientos profesionales de empresas relacionadas con la televisión y la publicidad nos reunimos para comentar el estado de un medio que sigue siendo el rey por minutos de consumo, por captación de inversión publicitaria y por generación de notoriedad, de recuerdo para las marcas.

AEDEMO es la asociación de los investigadores de mercados. La investigación debería tener mucho peso en este seminario. Y a veces lo tiene.

Esta vez el protagonista ha sido el cambio. Empezamos con un coloquio sobre la ubicuidad de la televisión en el que, por cierto, participó Mapi. Mapi Merchante lleva ya once años en mi equipo y acaba de ser nombrada (ese mismo día lo publicaban las revistas del sector) Directora de Investigación de Zenith Media. Mapi lo hizo muy bien, como siempre. Así se ha ganado este ascenso y el cariño de todos los que trabajamos con ella.

La primera sesión, muy completa, con cuatro ponentes muy diferentes, pero todos grandes oradores, se centró en los cambios que está viviendo el mundo de la televisión.

En la segunda el protagonismo lo tuvieron la supresión de la publicidad en TVE y una acción publicitaria, la creación de la marca paraguas Tierra de sabor, que nos acompañó (para deleite de nuestros paladares) a lo largo de los tres días.

La tercera sesión estuvo protagonizada por las marcas: Cruzcampo y Danone nos enseñaron casos de éxito, en el Mundial de fútbol y con el vídeo en internet, respectivamente.

La mañana del viernes fue la más propiamente de investigación. Conocimos las bondades y defectos de la audimetría en los diferentes países de la mano de Fernando Santiago, de AIMC, una ponencia muy trabajada; la cualimetría, un nuevo sistema de investigación, con novedades tecnológicas como la utilización del móvil como mando a distancia y terminal para responder a encuestas. Aquí fueron Ángeles Bacete y Anibal García de  Insights for TV quienes nos lo contaron. Kantar Media, el operador de audimetría nos contó las posibilidades de medición de la audiencia en diferido, lo que en inglés llaman time shift.

El seminario terminó con una mesa redonda sobre lo que llamaron el viaje de la tele: un productor, varios directivos de cadenas de televisión, el director general de la asociación de anunciantes y el de una agencia de medios parecieron estar de acuerdo por momentos en que estamos en el mejor de los mundos posibles.

Nuestra medición, que se deja fuera la audiencia fuera del hogar, la de las segundas residencias, que mide pero no considera la audiencia de invitados, que está en condiciones de medir, pero no lo hace, la audiencia en diferido, que ve sin aparente preocupación cómo una parte cada vez mayor de las audiencias medidas tienen valores absolutos menores que el error de muestreo de la medición… no tiene ninguna necesidad de cambio.

Cuando el conservadurismo más extremo nos invade, el virgencita que me quede como estoy, no es extaño que los asistentes votaran como mejor ponencia la que presentó Ramón Campos, Director General de Bambú producciones: Las claves del éxito en la ficción televisiva. La ponencia de Ramón, muy entretenida y meritoria, sin ningún apoyo visual, podría haber ganado en cualquier otro sitio, pero llama la atención que lo hiciera en un foro de, teóricamente, investigadores. Ramón Campos no cree en la investigación: su método se basa en  determinar qué pensará su madre: esto es bueno, se traduce por no lo he entendido y será un fracaso; es bonita quiere decir me gusta y llevará a la producción al éxito.

Un poco superficial ¿no creen?

La ponencia más innovadora fue la de Ángeles y Aníbal que ya he comentado antes. Yo creo que en este caso el premio fue merecido y espero que tengan un gran éxito a partir de ahora.

Decía Kiko Guirao, Director General de DNX en la primera ponencia, que los contenidos generados por los usuarios tienen cada vez más calidad a la par que los que generan las grandes compañías profesionales bajan de nivel al ajustar los presupuestos. Vamos así, en mi opinión, hacia una uniformización en la mediocridad, que quizá no sea lo más deseable.

El seminario, en el que se mezclan muchas cosas buenas y otras no tanto, ha sido uno de los mejores de los últimos años.

En lo próximos días intentaré contar algunas cosas más.

FICOD: ¿Nuevas soluciones en medición de audiencias digitales?

Hoy he estado en FICOD, la Feria de Contenidos Digitales, que organiza España Sostenible, un organismo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. He participado en una mesa redonda sobre medición de audiencias digitales.

FICOD es un mundo, tiene un poder de convocatoria enorme y una cierta tendencia al caos en la organización. Para una mesa redonda convocada a las 15:15 y a la que se debe acudir con tres cuartos de hora de anticipación por razones de seguridad, nadie tiene previsto un sitio en el que los ponentes puedan comer algo (en España se suele comer a esas horas). Así que de los cinco componentes de la mesa creo que al menos cuatro estábamos hambrientos cuando ha terminado después de las cinco de la tarde.

Eduardo García Matilla, Presidente de Corporación Multimedia, moderaba la mesa en la que también han participado Eloy LLamas, Gerente de Investigación y Análisis de Marketing de Telefónica, Fernando Santiago, Director Técnico de AIMC y Manuel Sala, Director de OJD Interactiva.

En la mesa ha habido casi unanimidad: hemos sido un país con buenas mediciones de medios pero en los últimos años nos estamos quedando un poco atrás. No se hicieron los deberes cuando había dinero y ahora la crisis lo está frenando todo. Pero aún estamos a tiempo de no perder el tren si nos ponemos a trabajar en las mediciones que necesitan los anunciantes, mediciones basadas en las personas y no en los medios ni en los aparatos.

Pero en la sala y en los twiteos se podía advertir una clara división de opiniones. Yo veía moverse las cabezas negando  cuando pedía que fuéramos capaces de dar a los anunciantes que quieren crear marca las medidas (cobertura y frecuencia) que han pedido siempre a sus campañas en medios. Por supuesto, todas las medidas añadidas que seamos capaces de proporcionar serán bienvenidas, pero esas no pueden faltar. Y ahora es posible hacerlo (hace ya tiempo, pero ahora de verdad y algunos ya estamos en ello).

Pero el mundo de los autosatisfechos de internet sabe que internet es el medio mejor medido y nadie le va a hacer salir de ese mantra que llevamos quince años oyendo.

Hace ya tres años estuve en el mismo sitio en una mesa similar. Tengo la sensación de que no se ha avanzado demasiado. Tenemos el Libro Blanco para las Mediciones Digitales; tenemos una Mesa que va a convocar un concurso. Pero no parece que ni a la AIMC ni a la IAB les vaya la vida en ello.

Da la sensación de que aunque sabemos en qué dirección hay que avanzar y qué pasos hay que dar, no corre ninguna prisa.

Ana García Bernal, una veterana de la investigación y la consultoría, que estaba en la primera fila del público ha puesto el dedo en la llaga: los anunciantes y sus agentes han hecho dejación de sus funciones y han dejado que las decisiones sobre la medición las tomen los medios. eso puede ser bueno para los medios, pero no necesariamente para la calidad de la medición.

Deberíamos ser capaces de dotar al mercado de un sistema de medición consensuado que permitiera medir la audiencia de un contenido independientemente de la pantalla en que se vea, del sistema de distribución por el que haya llegado al individuo, del lugar en que lo esté consumiendo e incluso del momento. Técnicamente es posible. ¿Por qué el mercado no puede alcanzar lo que necesita?

¿Cómo se mide la audiencia de televisión?

No voy a descubrir ningún secreto. La audiencia de televisión se mide en la mayor parte de los países desarrollados (y en todos los mercados publicitarios avanzados) utilizando audímetros en una muestra representativa de hogares.

En España tenemos algo más de 4.000 hogares en los que están instalados audímetros. Puede parecer una muestra pequeña si no se sabe de teoría de muestras, pero era una de las muestras más grandes del mundo y para medir una realidad no demasiado fragmentada como la que hemos tenido hasta hace algunos años, era una muestra suficiente.

Por acuerdo de mercado se medía sólo la audiencia en los hogares principales y sólo en los televisores mayores de 14 pulgadas (eso sí, en todos los televisiores del hogar que fueran al menos de ese tamaño).

Como la mayor parte de la audiencia de televisión se producía (se sigue produciendo) en el hogar, la medición ha sido muy válida para casi todo. Sólo en algunas ocasiones, sobre todo en los partidos de fútbol, se producía una audiencia considerable fuera del hogar.

Pero todos lo sabíamos y tratábamos de paliarlo con otras mediciones.

Ahora la cosa está cambiando muy rápidamente.

La audiencia se ha fragmentado mucho y lo va a hacer más con la proliferación de canales cuando se generalice la TDT.

Cada vez se ve más televisión en dispositivos diferentes del televisor.

Y cada vez se ve más televisión fuera del hogar.

El problema no es aún terriblemente grave, pero cada día que pasa el problema es mayor.

Hace ya casi dos años que Pablo Romero ganó el premio a la mejor ponencia en el Seminario de Televisión de AEDEMO en Granada con una ponencia en la que dejaba claro qué es lo que se debería medir.

Creo que los medidores saben cómo.

Seguro que en plena crisis no es el momento de realizar grandes cambios, pero no nos podemos dormir porque el problema puede ser muy grave y no tener fácil solución a poco que sigamos dejando pasar el tiempo sin actuar.

Ahora un magnífico artículo de Fernando Santiago (no de Fernando Samaniego, como ponía en la revista) nos recuerda lo que tenemos que hacer.

Yo creo que el mercado publicitario no puede mirar para otro lado.

Este es un problema nuestro. No depende del Gobierno.

Tenemos que resolverlo nosotros y para eso hay que ponerse manos a la obra.

¡YA!

Mediciones Digitales

Estos días es noticia la constitución del Consejo para las Mediciones Digitales, promovido conjuntamente por IAB y AIMC.

En realidad se trata de un cambio de nombre de la Mesa que se ha ido formalizando a lo largo de los últimos dos años.

La cosa empezó como un movimiento de los profesionales que en el día a día tenían, teníamos, que enfrentarse con los clientes/anunciantes y casi nunca podían cumplir con sus exigencias.

Ya he comentado muchas veces aquí ese tópico: en internet se puede medir todo, que, pese a ser verdad, ha acabado siendo el peor enemigo del desarrollo rápido de la publicidad en internet. (el segundo enemigo eran los formatos iniciales, en general muy distantes de lo que entendemos por publicidad atractiva; pero esto ya lo está solucionando el desarrollo de la tecnología y la generalización de la banda ancha).

Muchas veces tenemos varias medidas diferentes para un mismo indicador (y vete a explicarle al cliente el por qué de las diferencias).

Muy pocas veces las medidas que tenemos tienen el significado que el anunciante necesita. Pienso ahora en el concepto de frecuencia, tan diferente en internet, pero me sirven casi todos.

Es muy fácil decir (lo he oído bastante a los interneteros puros): es un nuevo medio, más tecnológico y el anunciante tendrá que adaptarse.

Yo estoy seguro de que se adaptaría si lo que le diéramos fuera indiscutiblemente mejor.

Pero ahora me da la impresión de que desde internet se adopta la actitud del sastre del chiste que hizo un traje defectuoso y le pedía al cliente que sacara joroba, torciera la pierna y subiera un hombro más que otro, porque así le quedaría bien.

Los clientes tienen unas necesidades que el medio debe cumplir.

Espero que el ahora llamado Consejo, que ya dio un gran paso con el Libro Blanco, siga ayudando al mercado a ir por el camino correcto.

Tengo muy buenos amigos en él.

He trabajado con tres de sus miembros (Marga, Fernando, Jaime) y trabajo desde hace ya bastantes años con otra (Mapi). Conozco a casi todos los demás.

Creo que hacen un buen equipo. No les faltan ganas ni capacidad.

El hecho de contar con Jaime Agulló como consultor externo seguro que es bueno.

Jaime puso mucho esfuerzo en los primeros tiempos de la mesa; ahora puede hacer el efecto de la locomotora que tire de todo el proyecto, al que él puede dedicar ahora más tiempo. Conoce el medio y también el mercado publicitario. Será bueno dejarles trabajar.

La TDT será de pago o no será

Como ya dije ayer, he estado hoy en un Seminario que organiza IFE sobre Oportunidades de negocio en la TDT.

Lo mejor de estas cosas es que uno se reencuentra con amigos que no ve a menudo.

Hoy he hablado después de Eduardo Matilla, lo que siempre es un problema. No sólo es difícil alcanzar su brillantez sino que además. con sus elogios pone muy alto el nivel de expectativas, que luego es imposible cumplir.

El Presidente de la jornada y quien ha llevado el peso de la moderación, era Eladio Gutiérrez, actual Presidente de Impulsa. Los tres coincidimos hace ya muchos años en RTVE y hemos mantenido desde entonces una buena amistad.

En la comida he coincidido con José María Sanabria, Director General de Media Planning Group Iberia y con Mónica Deza, Consejera Delegada de Universal McCann, o sea con dos de los más importantes competidores de Zenith Media. Claro que ellos son jefes y yo indio. No tengo mucha confianza con ellos, pero la comida ha sido muy agradable. Al final, cada uno a su nivel, compartimos problemas similares. Por cierto, Mónica se ha confesado lectora, supongo que esporádica, de este blog. Un saludo, si lees esto: muy interesante la conversación de la comida y tu charla (la de José María también, pero no espero que lea esto).

También estaba en la mesa Fernando Santiago, actual Director Técnico de AIMC, también ex RTVE, a quién conocí como becario en el Gabinete de Audiencia al comienzo de su carrera.

Yo he hablado de medición: mi postura ya es conocida, pero le dedicaré otro post un día de estos.

La jornada ha empezado con la intervención del Director General de Telecomunicaciones, Bernardo Lorenzo. Ha contado la situación de la TDT (botella medio llena) y se ha sometido a las preguntas del público. Aquí hemos empezado a hablar de la problemática publicitaria de Canarias, que ha tenido un alto grado de protagonismo a lo largo del día. Un mercado diferente, con ofertas de productos y precios diferentes va a dejar de tener desconexiones en breve. Los anunciantes y las agencias canarios se preocupan.

Eladio (botella más bien medio vacía) también ha contado la situación y la necesidad de ofertas que hagan deseable la TDT: Disney Channel es una, como ya lo era Clan TV para el mismo público, o Neox, pero hacen falta más.

La gestión de los multiplex en la situación actual, es compleja. Eladio los compara con reuniones de vecinos, que se llevan bien pero entre los que es difícil alcanzar el consenso.

Como noticia, TVE dedicará dos de sus canales a crear la primera experiencia de televisión de alta definición.

Bernd Reichart, de Antena 3, Luís Fernambuco, de La Sexta y José María Martín Guirado de Vocento han contado sus estrategias de desarrollo hacia la TDT.

Antena 3 parece ser quién más está apostando por la nueva tecnología. Vocento lo ha hecho a través de canales de sus socios minoritarios, Disney e Intereconomía, pero ha anunciado la creación de un canal Vocento para el momento en que tengan un multiplex completo.

Luís Fernambuco ha comparado la situación con la de una ciudad que desaparece debajo de un pantano (la televisión analógica) y se sustituye por una de nueva costrucción (la TDT). Ha comentado la posibilidad de que se esté creando una burbuja audiovisual Y ha pedido TDT de pago, algo en lo que, ha dicho, todas las compañías están de acuerdo, aunque no en las fechas.

Eduardo Matilla ha utilizado metáforas un tanto catástrofistas (o realistas, según se mire). En el estanque dorado se está produciendo una tormenta tropical con posibilidades de huracanes.

Hasta ahora el valor de la licencia era clave, pero pasa a ser residual. La clave, el petróleo, son los contenidos. Cada vez va a haber más gasolineras y se tendrán que preocupar de dar valor añadido.

Después de comer han hablado mis dos colegas (o colegas de mis jefes). Los dos han vuelto a hacer hincapié, desde distintas perspectivas, en la importancia de los contenidos y de los cambios que debemos hacer, que ya estamos haciendo, en nuestras organizaciones, para adaptarnos a los cambios en el consumidor y en los medios.

Al final hemos tenido una interesante mesa redonda con Pepe Huertas, Director General de Imagina, Jaume Roures, Presidente de Mediapro y Fernando Ojeda, CEO de la Plataforma Dahlia, una empresa que quiere ofrecer una plataforma de pago abierta a todos los canales.

Partiendo de la base de que no hay mercado publicitario para tantos canales como se nos vienen encima en tan solo año y medio, todos han pedido televisión de pago antes del apagón.

El más contundente ha sido Fernando Ojeda, de quien tomo prestada la frase, aproximada, con que he titulado este post (y que seguro que más de uno habría atribuido a Roures). Por cierto, el señor Roures ha citado mi Zenith Vigía de estos días como argumento de autoridad sobre las limitaciones del mercado publicitario.

Según Fernando Ojeda, sin TDT de pago, el apagón dejará a oscuras al sector y al consumidor a dos velas.

Una frase de Roures para terminar: en Cataluña el año pasado nos quedamos sin tren durante un tiempo, pero no hay Gobierno que se atreva a dejar a la gente sin televisión.

No cree que se cumpla la fecha del apagón analógico.