¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Entradas etiquetadas como ‘guinea bissau’

Un narcoestado en el que no hay cárceles

Desde Guinea-Bissau, uno de los países africanos de donde salen cayucos hacia las costas canarias y cocaína que, vía Marruecos, acaba llegando en avioneta a pequeños aeródromos andaluces o extremeños, me escribió hace unos días un amigo que ha trabajado allí durante unos meses. No es periodista, pero hace una excelente crónica.

“Bissau es una ciudad pequeña, del tamaño de Guadalajara o así, pero totalmente hecha polvo, con calles que en su día estuvieron asfaltadas, pero que hoy son de tierra y llenas de charcas y de mosquitos. La inmensa mayoria de las casas están semiderruidas, o son chabolas mugrientas. No hay agua corriente ni luz eléctrica en todo el país (se averió hace tiempo la central eléctrica y no la han arreglado) y sólo los ricos tienen luz con grupos electrógenos.

Para tomar algo por la noche tienes que salir con la linterna y saltar entre los charcos llenos de sapos, en donde a veces hay algunas serpientes que salen a comérselos. El otro día, al lado de la residencia donde vivo, me pasó una delante del pie. De día están los buitres en los montones de basura y los cerdos sueltos por las calles. Y te estoy hablando del centro de la capital, no de un barrio de los suburbios…. Coincidiendo casi con mi llegada estalló una fuerte epidemia de cólera, sobre todo aquí, en Bissau. En muchos barrios de la capital las fuentes en donde se aprovisionan de agua los vecinos están contaminadas con las aguas fecales que se filtran.

Aquí no hay una sola librería, ni una carnicería, ni una panadería, ni nada. Sólo algunos supermercados de libaneses o portugueses, sucios, pequeños y caros.

La verdad es que conozco muchos países pobres, pero como éste, que es el tercero más pobre del mundo, no he visto ninguno ni en África ni en otros sitios. Sus sucesivos gobernantes desde la independencia han ido degradando el país y llevándose todo lo que pueden y la cosa va empeorando, ya que ahora los carteles colombianos de la droga están comprando a los jefes del ejército y a los políticos para almacenar la coca de Sudamérica aquí y luego irla distribuyendo poco a poco hacia Europa. Se está tranformando en un narco-estado (una de las razones, además de los cayucos, para abrir aquí hace poco una embajada de España). Por eso las elecciones no creo que sirvan para mucho, es una pena pero es así. La gente ha heredado un poco el espíritu resignado de los portugueses y está cada vez más defraudada con los políticos. Periódicamente hay un golpe de estado (más o menos cada tres-cuatro años, le semana pasada hubo una frustrada intentona), pero suelen ser golpes palaciegos entre facciones de poder. Palaciegos es un decir, ya que el Palacio Presidencial, casi enfrente de la embajada de España, sigue semidestruido después de los morterazos que recibió en uno de esos golpes).

El país está de momento tranquilo, aunque se irá calentando, me imagino, conforme se acerque la fecha de las elecciones (16 de noviembre). Por lo demás, como no hay mucho que robar a la gente normal, no hay demasiada delincuencia violenta y con las lógicas precauciones puedes andar por ahí sin demasiado temor. Curiosamente, no hay ninguna cárcel en el país (yo creo que es el único país del mundo), pero no porque no haya delincuentes sino porque no tienen dinero para mantenerla, así que al que detienen o le pegan un tiro o lo muelen a palos y luego le sueltan.

La mayoría de la población es musulmana y un tercio sigue siendo animista. Los católicos son cada vez menos. El poco dinero que tiene la gente se lo gastan en los funerales (no se gastan el dinero para curar a uno que esté enfermo, pero cuando se muere se endeudan hasta las cejas para las fiestas, que duran casi un mes). En los funerales les sale a todos el fondo animista y se dedican en plena calle, delante de la casa del difunto, a degollar vacas, cabras y cerdos. El otro día presencié cerca de donde vivo una orgía de sangre en los funerales del padre del presidente del partido mayoritario, el PAIGC, (un rico, claro), ya que mientras tocaban los tam-tam y bailaban mataron durante un par de horas unas 10 vacas, 20 cabras y otros 20 cerdos. La policía municipal tenía cortada la calle, mientras llegaban los grupos de los diferentes clanes familiares corriendo y bailando con los animales del sacrificio (como unos sanfermines a la africana) y estuve haciendo unas fotos. A los animales los descuartizan estando aún vivos y reparten la carne.

Tienen cerveza San Miguel en varios sitios (aquí, aunque hay mucho musulmán, beben mucha cerveza, incluidas las mujeres) y un tercio viene costando en un bar más o menos 1 euro (hay que tener en cuenta que los que trabajan, y cobran, tienen un sueldo medio de unos 80 euros al mes!).