¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Entradas etiquetadas como ‘corbacho’

La reforma laboral, en mayo

El Banco de España, el FMI y otros organismos internacionales, el PP, últimamente hasta el PSOE… Todo el mundo clama por la reforma laboral, como si hacerla fuera a convertirse en el remedio a todos nuestros males económicos. Se habla mucho menos de cómo racionalizar nuestro enfermo sistema de cajas de ahorros, de cómo lograr que los bancos financien a las empresas y a los particulares, de cómo recortar el gasto público no sólo en la Administración central sino también en las comunidades y ayuntamientos…

¿Y cómo va el proceso de negociación de la reforma laboral entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos? Pues me dicen que progresa adecuadamente, pero que necesita mejorar. Que el Gobierno está mostrando dos caras muy diferentes, una es la de Economía y Elena Salgado y otra es la de Trabajo y Celestino Corbacho, y que, en algunas ocasiones, esas dos versiones del Gobierno van a las mesas de diálogo sin haberse puesto de acuerdo antes, sin unificar criterio, ante la estupefacción de las otras dos partes de la mesa: empresarios y sindicatos. Quizás por esto hayan apuntado esta semana tanto empresarios como sindicatos que les gustaría negociar a solas, cara a cara, sin el oscilante Gobierno en la mesa.

Y me añaden, en fin, que, si hay acuerdo para la reforma laboral, será en breve, en mayo.

Unos 200.000 parados más en enero

El paro se ha convertido -con razón- en la gran preocupación de la sociedad española durante los últimos meses. La primera gran alarma de la crisis económica la tuvimos precisamente con las cifras de paro de enero de 2008, hace ahora un año: el número de desempleados había crecido en 132.378 personas, el peor dato en diez años. Se supo a primeros de febrero, justo cuando estaba a punto de comenzar la campaña electoral del 9-M, y supuso un golpe terrible para Rodríguez Zapatero, que aún decía que nuestra economía era extraordinariamente sólida, y una gran baza dialéctica para Mariano Rajoy.

Le pregunté anoche al ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en el programa de TVE 59 segundos, qué cifra de paro esperaba este enero, un año después de aquel catastrófico enero. Corbacho, pese a que tiene datos día a día de las oficinas del INEM, no contestó, no se mojó. Luego, fuera de cámara, le aventuré yo al ministro una cifra que me habían pronosticado en otras instancias: unos 200.000 parados más. Me dio la impresión de que Corbacho no le sorprendió mucho.

Vegara, demasiado optimista

La semana pasada nos sorprendía el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, asegurando que la crisis financiera habrá pasado en apenas dos meses. Hoy es el secretario de Estado de Economía, David Vegara, quien lanza otro mensaje optimista: “con el permiso del petróleo”, la inflación estará en el primer semestre de 2009 “por debajo del 3%”.

Conozco a Vegara desde el siglo pasado, de cuando en 1992-1994 nos hacía artículos, sobre todo monetarios (la peseta, el Sistema Monetario Europeo, las bandas de fluctuación, las devaluaciones…), para el diario financiero Cinco Días, donde yo trabajaba.

Vegara sabe de lo que habla, ojalá acierte en su previsión y baje el IPC y bajen los tipos y baje el euríbor y se ponga en marcha el círculo virtuoso del consumo, la producción y el empleo. Pero me da la impresión de que el secretario de Estado se está pasando de optimista. La escalada de los precios del petróleo, en efecto, es la principal causa de la alta inflación que sufrimos, pero no estoy seguro de que la caída que está experimentando el crudo durante las últimas semanas se note tan pronto y tanto en los precios de productos y de servicios. No sólo los gasolineros, muchos otros que aprovecharon la escalada del brent para multiplicarnos sus precios están ahora renuentes o se hacen los despistados cuando toca bajárnoslos.

Hoy contábamos un caso bien significativo en la edición impresa de Madrid de 20 minutos. En julio pasado, con el argumento de que el petróleo estaba a más de 140 dólares el barril, el Consorcio Regional del Transporte madrileño, que gestiona el metro, los cercanías y los autobuses, subió por sorpresa sus tarifas, un 3,2%. Nunca lo suele hacer a mitad de año, siempre las subidas son el 1 de enero. Ayer nos enterábamos de que estos días, con el petróleo en torno a 60 dólares, el Consorcio prepara para enero no una bajada, sino ¡otra subida y aún mayor! ¡De entre el 4,5% y el 6,5%!

¿Cuántas empresas y organismos van a hacer lo mismo, Vegara? ¿Qué va a hacer el Gobierno para corregirlo?