Entradas etiquetadas como ‘Pellegrini’

La enésima decepción de Pellegrini

Sí, ya sé que hizo un enorme papel en su momento con el Villarreal y el Málaga, con los que rozó una proeza sin precedente. Y que ganó la Premier el año pasado. Pero el ridículo del City en la primera parte ante el Barça entra de lleno en la historia negra de Pellegrini, esa que dice que no da la talla en los días grandes, y no sin motivo.

Pellegrini

Manuel Pellegrini en el banquillo en el partido ante el Barça (EFE).

Ver los primeros 45 minutos del Manchester City ante el Barça rozó lo desesperante, casi lo insultante. Jugadores con los brazos bajados, mirando cómo su rival jugaba a placer, tocaba el balón cómodamente. La presión, con la mirada. ¿Qué hacía Pellegrini mientras el sábado el Málaga le mordía en el centro del campo al Barça con jugadores jóvenes y con ambición? Desde luego, ver el partido no.

Lo peor del conjunto británico no fue el resultado (pudo ser peor, muchísimo peor), ni el ceder una ocasión tras otra. Fue el planteamiento, tomarse un partido de Champions como si fuera una pachanga veraniega, hacer la primera falta en el minuto 38.

Cuando uno cree que Pellegrini no puede decepcionarle más, el chileno siempre se supera. Esta primera mitad ante el Barça ha sido, en formas, parecida a la de Alcorcón, con un equipo sin hambre ni ganas de jugar al fútbol. No es serio ni profesional empezar una eliminatoria de Champions ante el Barça en el minuto 46. Y todavía hay (quizás ya había) quien defiende que fue un error que el Real Madrid prescindiera de él.

Manuel Pellegrini: se cae el mito del entrenador ofensivo

En el permanente estado de guerra que se vive en torno al Real Madrid con respecto al paso de Mourinho por el club blanco tiene un actor secundario, hay un hombre que siempre es recordado como una especie de Némesis del portugués: Manuel Pellegrini. Sus éxitos en el Villarreal, al que llegó a hacer semifinalista de la Champions (¡ay ese penalti fallado por Riquelme!), le llevaron al conjunto madridista de la mano de su gran valedor, Jorge Valdano.

Manuel Pellegrini

Manuel Pellegrini (EFE).

Pellegrini no logró triunfar en Chamartín. Una buena Liga en la que logró 96 puntos fue insuficiente, pues el Barça fue campeón. Fue la mejor Liga de la historia del Real Madrid en ese momento, pero a nadie le importa eso cuando es el eterno rival el que levantaba el título. Pero lo que realmente condenó al chileno fueron las competiciones del KO. Al ridículo histórico protagonizado en Alcorcón (4-0) le sucedió una temprana eliminación en la Champions en octavos ante el Lyon.

El paso de Manuel Pellegrini, que siempre fue un señor y sufrió una vergonzosa persecución por parte de un sector de la prensa deportiva madrileña, fue un rotundo fracaso, pero dejo un halo de buena persona y una fama de entrenador amante del buen fútbol. Así, en toda la era Mourinho siempre se resaltó lo defensivo que era el portugués comparado con su antecesor en el cargo y esa es la fama que se le ha quedado a ambos entrenadores.

En la eliminatoria ante el Barça, Pellegrini decepcionó a muchos. Acostumbrado a jugar con dos puntas en la Premier League, el chileno optó siempre por jugar con un solo atacante y sus alineaciones fueron más defensivas que de costumbre. Ni siquiera con todo ya perdido decidió el técnico del City tomar algún riesgo, hacer alguna locura.

Navas y Negredo fueron suplentes en la vuelta y solo salieron al campo con el 3 a 0 en la eliminatoria y el planteamiento en general fue conservador, tímido, impropio de una de las plantillas más caras de Europa. Tenía armas para plantar cara al Barça, pero optó por ser conservador, por respetar en exceso al rival. Y la jugada no le pudo salir peor.

A pesar de la fama de amante del buen fútbol que tiene, Pellegrini tiene un historial de alineaciones defensivas y conservadoras que muchos parecen no querer recordar. Ante el Alcorcón, en el Bernabéu y con un 4-0 por remontar, apostó por un centro del campo compuesto por Mahamadou Diarra y Gago, con Lass y Arbeloa en las bandas. Y el fracaso, por supuesto, se consumó.

Los dos partidos ante el Barça en aquella temporada 2009/10, tampoco destacaron por sus alineaciones ofensivas. Xabi, Marcelo y Lass fueron sus centrocampistas en la ida en el Camp Nou, mientras que Gago sustituyó al francés en la vuelta, en otro mediocampo de corte más bien conservador. No son precisamente jugadores ofensivos y el Madrid no fue capaz de marcar un solo gol en ambos duelos. Su extraordinaria labor en el Málaga volvió a llevar a Pellegrini a un grande europeo, el millonario Manchester City. Era el momento de demostrar que sí es capaz de dirigir a un gigante, que no es únicamente entrenador valido para equipos más modestos. No está siendo así por el momento.

A la decepción en Champions se suma a la eliminación en la FA Cup hace una semana ante el Wigan (equipo de la Championship, la segunda inglesa) y ahora al City solo le queda la Premier para salvar la temporada, por mucho que conquistaran la Capital One. Ante el Hull City se dio el primer paso, Pellegrini necesita ganar el título de liga.

Pellegrini no se atrevió ante el Barça: mucho más que una decepción

Era el día de Pellegrini. Todos los ojos del fútbol mundial estaban posados en él. Su momento. La hora en la que debía reivindicarse como un entrenador de élite, uno de los grandes. Falló. O, más bien, decepcionó.

Manuel Pellegrini

Manuel Pellegrini (EFE)

Sus declaraciones antes del partido de Champions ante el Barça no decepcionaron. Anunció que plantaría cara a los azulgrana, que les pelearía la posesión del balón. “El ganar por ganar no me entra”, espetó.

Aquí en España se vive la lucha entre el chileno y Mourinho con pasión, un choque de estilos en el que todos tienen (tenemos) un bando. O eres de uno, o del otro, nadie es de los dos. Unos disfrutaron hace algo más de dos semanas con la victoria del Chelsea en la Premier, otros se regodearon con la eliminación ‘blue’ a manos del City en la FA Cup. ‘Tuits’ cargados para disparar en cuanto llegara la ocasión en ambos bandos, ventajistas en su mayoría, todo hay que decirlo.

Los argumentos para los defensores de Pellegrini se cayeron en un inicio de partido inesperado. El planteamiento ya resultó sospechoso, con solo un punta (Negredo) cuando el chileno suele alinear dos y dos laterales izquierdos (Clichy y Kolarov por delante) para cubrir esa banda. Y una vez empezado el partido, el City plantó el autobús y se dejó dominar sin rubor por el Barça, al que entregó el balón con la esperanza de no encajar ningún gol.

Las mejores ocasiones de la primera parte fueron del City, sí, pero gracias a contragolpes y balones largos al delantero centro. Ni rastro de la posesión anunciada, ni de plantar cara. Una forma de jugar tan lícita como cualquier otra, pero denostada cuando es otro entrenador (luso) el que la usa.

La jugada de la expulsión cambió el partido y, pese a que los ‘citizens’ plantaron cara tirando de orgullo, el gol final de Alves deja estos octavos casi sentenciados. En una eliminatoria con dos equipos de tanto nivel, cualquiera puede quedar eliminado, pero que ésta esté ya tan decantada es un fracaso, no hay que engañarse.

De remate, el técnico chileno acabó criticando con dureza al colegiado. ¿Les suena?

No fue una buena idea poner a un árbitro de Suecia para un partido tan importante. Hay un fútbol más importante que el sueco, con equipos más importantes, para coger más experiencia. El árbitro decidió el partido

 

Pellegrini sale muy tocado, pero no hundido. Aún queda el Camp Nou, donde necesitará un milagro. 

Mourinho vs. Pellegrini, morbo en la FA Cup

Apenas unos minutos después de conocerse qué equipos jugarán los octavos de final de la FA Cup, ya se han sorteado los emparejamientos de esta ronda y el resultado ha sido explosivo, los cuatro primeros clasificados de la Premier League se enfrentarán entre sí: Arsenal – Liverpool y Manchester City – Chelsea.

Mourinho y Pellegrini

Mourinho y Pellegrini (EFE)

Las diferencias entre la Copa inglesa y la española no se quedan únicamente en el partido único. Mientras en España sabemos ya la ruta entera de todos los equipos desde los dieciseisavos de final, Inglaterra vuelve a vender de manera excelente su producto.

El sorteo de los octavos, puro, ha deparado dos partidos apasionantes: el líder Arsenal contra el Liverpool y, especialmente, el Manchester City – Chelsea. El morbo está servido en un partido que tendrá casi la misma atención en los banquillos con ese duelo Pellegrini – Mourinho que en los terrenos de juego.

Otros duelos interesantes serán el Everton – Swansea (Roberto Martínez vs. Michael Laudrup) y el Sunderland – Southampton (Poyet contra Pochettino).

Los partidos se jugarán el sábado 15 de febrero.

 

 

 

Pellegrini, Wenger y los fracasos de Manchester City y Arsenal

Tras cuatro meses de espera, por fin vuelve la mejor competición de clubes del mundo. Después de un verano sin Mundial ni Eurocopa y solo con la Copa Confederaciones, que no deja de ser un torneo menor, la llegada de la Champions supone la mejor noticia para los aficionados al buen fútbol.

Un año más, cuatro equipos españoles nos representaran. Los siempre favoritos Barça y Real Madrid no se conformaran con otra cosa que no sea levantar la ‘Orejona’ en el mes de mayo, mientras que el Atlético ha demostrado desde la llegada de Simeone que puede competir con cualquiera. La Real Sociedad es casi novata en este torneo, pero la manera de eliminar al Lyon impresionó a toda Europa y hará que nadie la menosprecie.

Arsene Wenger

Arsene Wenger, entrenador del Arsenal.

Y aparte de los españoles, ¿a qué equipos debemos seguir con más atención?  Los favoritos de todos son los dos alemanes, Bayern y Borussia Dortmund, la Juventus, el Manchester United o el Paris Saint Germain. Pero hoy vamos a hablar de dos eternos ‘fracasados’ de la competición: el Arsenal y el Manchester City. ¿Conseguirán acabar con esa especie de maldición que les impide triunfar, a distintos niveles, año sí y año también?

– EL ARSENAL DE WENGER. Ni siquiera en su época dorada, cuando arrasaba en la Premier League, logró ganar la Champions. En 2006 estuvo cerca, pero el Barça de Ronaldinho, Eto’o, Deco y compañía le arrebató su sueño. Desde entonces, año sí y año también llega a la competición con ilusión para pasar sin pena ni gloria por ella. Suele pasar las fases de grupos sin demasiadas dificultades, incluso alguna vez se planta en cuartos de final, pero nunca más allá desde aquella vez en Saint-Denis.

La llegada de Özil puede cambiar esa tendencia. Es un jugador que marca diferencias y que hace a sus compañeros mejores, y junto a Wilshere, Cazorla y Ramsey puede formar un centro del campo maravilloso. Giroud ha empezado la temporada marcando muchos goles y Wilshere, pese a sus eternos problemas con el gol, está como una moto.

Sus problemas siguen siendo los de siempre. Un portero irregular, una defensa muy poco fiable y falta de la mentalidad necesaria. Creo, o quiero creer, que este año van a llegar lejos, aunque les falta algo más para optar a la victoria final. Eso sí, el Arsenal es un claro ejemplo de que el fútbol inglés poco o nada tiene que ver con el español. Wenger sigue como técnico ‘gunner’ pese a que lleva ocho años sin ganar ni un título.

– EL MANCHESTER CITY DE PELLEGRINI. La mezcla es explosiva. Un equipo que parece maldito en la Champions junto al entrenador milagro que fue capaz de llevar al Villarreal a las semifinales y al Málaga a cuartos, pero que también fracasó estrepitosamente con el Real Madrid.

Manuel Pellegrini

Manuel Pellegrini, entrenador del Manchester City.

La historia reciente del City en la competición es sorprendente, viendo sus últimas plantillas. Nunca ha logrado pasar la fase de grupos, pese a que ya son varios los años en los que tiene un verdadero equipazo. Sus fichajes millonarios hacían equipos repletos de nombres ilustres pero en Europa eran extremadamente vulnerables.

Su maldición empieza en los sorteos, pues siempre le toca grupos terriblemente complicados. El año pasado, sin ir más lejos, ante el finalista (Dortmund) y un semifinalista (Real Madrid).

Y para poner al City donde por su plantilla merece se ha fichado a Pellegrini, con el claro objetivo de codearse con los grandes de Europa. Se le va a exigir a la altura de los fichajes, pues a los Agüero, Silva, Dzeko, Yaya Toure o Kompany, entre otras muchas estrellas, se les unen este año Negredo, Navas, Jovetic y Fernandinho. Un plantel de auténtico lujo con la que superar no solo superar la primera fase, sino haces algo grande. El reto para Pellegrini es doble, pues también quiere demostrar que es capaz de dirigir con éxito una plantilla repleta de estrellas.