BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Archivo de la categoría ‘Consumo colaborativo’

Madrid como ciudad digital, inteligente, colaborativa y sostenible

La Asociación Española de la Economía Digital (Adigital) y Sharing España, colectivo que agrupa a las empresas de economía colaborativa, han organizado Sharing Madrid, una iniciativa internacional que ya funciona en otras ciudades como París y Barcelona y que pretende valorar la innovación, basada en el uso inteligente de los recursos en las ciudades, para un desarrollo económico con impacto positivo.

Dirigido a empresas, administraciones públicas y público en general, Sharing Madrid quiere convertirse en una plataforma única para el intercambio de ideas y tendencias globales y locales en los campos de la innovación, la tecnología y la regulación, así como en la identificación de las oportunidades y retos que estos fenómenos plantean en el contexto de las ciudades.

Bajo el lema Reinventando las ciudades, Sharing Madrid tratará estas cuestiones desde cuatro áreas temáticas principales: el impacto positivo y la sostenibilidad de los nuevos modelos de negocio, la regulación inteligente y políticas públicas adecuadas a las nuevas tendencias, la perspectiva de Madrid como ciudad inteligente (smart city), y el papel del emprendimiento y las startups en el desarrollo económico y digital de España.

A lo largo de sus dos días de duración, más de 60 ponentes nacionales e internacionales reflexionarán y compartirán sus experiencias en turismo sostenible y movilidad limpia, mejores prácticas, nuevos modelos de producción, finanzas alternativas, economía colaborativa, fomento del emprendimiento y mucho más.

Con esta iniciativa, Adigital y Sharing España tienen como objetivo dar a conocer las iniciativas que ya se están llevando a cabo en Madrid y otras ciudades, y colocar a la capital en el mapa mundial como una de las ciudades que lideren el proceso de transformación hacia una sociedad más inteligente y sostenible.

“Es necesario crear un foro de debate sobre los nuevos modelos de negocio, las tendencias regulatorias y la innovación que está teniendo lugar en las ciudades y, para ello, es necesario contar con la participación de todos los sectores, evaluar qué se está haciendo a nivel tanto nacional como internacional y conocer proyectos positivos que puedan ser replicados en diferentes territorios”, señala Sara Rodríguez, coordinadora de estas jornadas.

Por su parte, Francisco Rodríguez, también coordinador y conector de la red OuiShare, afirma que Madrid es ya un referente internacional. Ocupa el puesto 14 (de un total de 60) en el Índice de Ciudad Digital Europea elaborado por Nesta por su papel en la promoción del emprendimiento y la innovación, “pero aún tiene mucho camino que recorrer para mejorar su posicionamiento”.

La capital española se sitúa, además, a la cabeza en el desarrollo de actividades como compartir casa (homesharing), coche (carsharing) espacios de trabajo (coworking) o los huertos urbanos.

Sharing Madrid se llevará  a cabo en los Teatros Luchana.
Más información e inscripciones en: sharingmadrid.org

Barcelona, una de las seis ciudades más colaborativas del mundo

Relendo, la plataforma que permite el alquiler de productos entre personas que se encuentran en una misma zona, ha elaborado una infografía con las seis ciudades más colaborativas del mundo, que son Seúl, Bristol, San Francisco, Amsterdam, París y Barcelona.

Una serie de factores como son el  impacto de la tecnología, el desarrollo de dispositivos portátiles y una cultura y una ideología que han inculcado en la sociedad valores que fomentan ser más eficientes, han hecho, según Relendo, que los ciudadanos se unan para aprovechar mejor los recursos disponibles.

“Se les llama ciudades colaborativas porque establecen iniciativas públicas y privadas que favorecen la economía colaborativa, que otorgan más poder a las personas, que intentan terminar con las desigualdades sociales y que permiten mejorar la calidad de vida en ámbitos como la movilidad o el turismo, entre otros. Espacios de coworking,  grupos de consumo, coches compartidos y monedas complementarias son ejemplos de que compartir se está convirtiendo en la salida a los problemas urbanos”.

Barcelona

Es la ciudad española con más proyectos relacionados con la economía colaborativa y está tomando la iniciativa como un agente de cambio ejemplar en el escenario europeo.

En Barcelona se desarrolla el sistema FabLab, formado por centros de formación e investigación que pretenden convertir ciudades como ésta en ciudades inteligentes.

La capital catalana se ha caracterizado por acoger numerosas iniciativas colaborativas. El año pasado fue la sede de Procomuns, centrado en la producción entre iguales y en propuestas de políticas públicas. El resultado fueron 122 proyectos municipales de economía colaborativa. Además, acogió la cuarta edición del OuiShare Fest.

Proyectos que también están creciendo  son los conocidos Pop-ups, tiendas y espacios temporales para negocios concretos. La gente alquila de manera puntual espacios para trabajo o reuniones.

Seúl

Sus más de diez millones de habitantes llevan varios años de ventaja en el arte de compartir recursos. En 2012, el Ayuntamiento de la capital puso en marcha el proyecto Seúl, la ciudad que comparte, para combatir el hiperconsumismo y fomentar la aparición de empresas colaborativas. Desde entonces, han nacido medio centenar de empresas que trabajan en diferentes sectores como el del alojamiento, el transporte o el reciclado. Además, otorga ayudas especiales a estas empresas y cuentan con una Escuela de arranque.

El Ayuntamiento incita a los ciudadanos a establecer “estanterías de acciones”:  préstamos de libros, bibliotecas de herramientas o probarse trajes en Open Closet, donde la gente dona la ropa que ya no utiliza y los demás pueden alquilar. ShareHub es la manera de conocer todo lo que se puede compartir en Seúl.

Bristol

Es la capital verde europea. Destacan el programa Food Cities Network, que crea mapas de producción ecológica en el perímetro urbano, el barrio-granja de St. Werbughs, la utopía práctica de la agricultura urbana, o Bristol Solar City, cuyo objetivo es instalar un gigavatio de potencia solar en los tejados y en la periferia de la ciudad de aquí al año 2020.  Por ahora el Ayuntamiento ya está colocando placas fotovoltaicas en los edificios públicos.

Otras iniciativas son  Make Sundays Special, un programa que los domingos convierte cada barrio en una fiesta levantando barreras al tráfico;  Sustrans, que persigue llevar la movilidad a los barrios más desfavorecidos y conseguir que en 2020 cuatro de cada cinco desplazamientos sean a pie, en bici o transporte público; o el Happy City Project, que pretende medir y mejorar la felicidad de los ciudadanos en las comunidades, escuelas, lugares de trabajo, hospitales y hasta en las prisiones. Hacen especial hincapié en educación y sostenibilidad.

Su mayor orgullo local es la libra de Bristol, una moneda social admitida en 750 negocios locales y respaldada por la Cámara de Comercio. Puede ser cambiada por libras esterlinas en varios puntos de la ciudad.

San Fracisco

San Francisco es la cuarta ciudad más poblada del estado de California, con una población de más de 800.000 habitantes.  Es el mayor centro de intercambio de la economía en los Estados Unidos. Esto se debe en gran medida a su proximidad a Sillicon Valley y a un gobierno activo ante la innovación.

Entre sus muchos proyectos, destaca el City Car Share, la mayor plataforma para compartir coche en América del Norte. También se han potenciado y ampliado programas para alquilar plazas de aparcamiento infrautilizadas en zonas muy pobladas con descuentos de hasta el 50%.

Su programa verde es el Urban Forest Map, que tiene el objetivo es crear un espacio colaborativo en el que monitorizar las zonas verdes de la ciudad y ver así su crecimiento e impacto ambiental. Hay otras iniciativas para aprovechar  la tierra y fomentar la agricultura en huertos urbanos.

En San Francisco surgieron, entre otras muchas plataformas colaborativas, Airbnb y Uber, referentes en economía colaborativa mundial.

Amsterdam

La economía del compartir llegó a Amsterdam, irrumpiendo en sectores como la salud, el transporte o los seguros. Gracias a la iniciativa ShareNL, Amsterdam ha sido elegida la primera Ciudad Sharing de Europa. ShareNL fue lanzado en 2013 para impulsar el consumo colaborativo y conseguir que los ciudadanos conocieran la economía del compartir.

Intercambio Ciudad es otra iniciativa que busca aprovechar las oportunidades  en las áreas de la sostenibilidad, cohesión social y economía. Uno de los proyectos más recientes surgidos en esta ciudad es la plataforma Comoodle, para alquilar salas en edificios municipales.

En Holanda hay 15.000 km de carril bici que cubren todo el país.

París

La ciudad que acogió el primer Ouishare Fest en 2012, se ha convertido en el epicentro del crowdfunding, del coworking, de la producción en código abierto, de los bancos de tiempo, de los coches compartidos, del foodsharing, del intercambio de casa entre particulares y de todo aquello que huela a economía colaborativa.  OuiShare está repartido actualmente entre más de 50 países, con cita obligada cada año.

Mucho antes de que se escuchara el término sharing economy, París fue la cuna de los jardines compartidos, precursores de la agricultura urbana.

Con proyectos como Reinventar París, la ciudad se ha colocado en el corazón de la innovación urbana del mundo y pretende ser la capital de las smart cities colaborativas.

Importantes  plataformas nacidas  en París son Bla Bla Car, el referente mundial del coche compartido, que nació en 2009, y La Colmena que dice sí, un fenómeno que pone en contacto directo a consumidores y productores y que existe ya en muchas ciudades españolas.

Más información en Relendo.com

 

 

 

Otras formas de consumo y de cooperativismo en el I Congreso madrileño de Economía Social

Las diferentes entidades de la Economía Social y Solidaria: empresas, cooperativas, asociaciones, fundaciones, trabajadores y consumidores de la Comunidad de Madrid participarán en el I Congreso madrileño de Economía Social y Solidaria, que se celebrará los días 24 y 25 de marzo, viernes y sábado, en el centro cultural Eduardo Úrculo, en Tetuán.

Organizado por la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS), el congreso propone una serie de objetivos para consolidar proyectos socioeconómicos en los que se plantean otras relaciones de producción y consumo basadas en valores como la cooperación, la reciprocidad y la equidad, al servicio del bienestar de las personas y de la reproducción de la vida en el planeta. Es una alternativa real a la economía capitalista.

Entre los temas que se tratarán en estas jornadas de debate, figura el tipo de cooperativismo que quieren fomentar las entidades de la economía social, ya que es la forma de empresa más común en este sector.

“En un momento en el que está en discusión la adaptación de la ley de cooperativas, nos parece fundamental discutir sobre sinergias posibles entre la Universidad y la creación de tejido cooperativista, de tal forma que se puedan introducir procesos de investigación y desarrollo aplicado en la Economía social y solidaria”, señalan.

Otro de los puntos que se van a tratar, en colaboración con las redes de economía feminista, es la revalorización y visibilización del trabajo doméstico y de cuidados y su importante papel para la reproducción y sostenibilidad de la vida. Además, las diferentes fórmulas que se están poniendo en marcha en las organizaciones incluidas en lo que llaman el cooperativismo de los cuidados.

Por último, en el congreso habrá un espacio para debatir sobre el tipo de consumo que promueve REAS, en el que  las personas consumidoras son una de las figuras principales de la economía social, de las nuevas formas de consumo y de las líneas de trabajo y alternativas que existen para un consumo sostenible y ético.

También se analizará el impacto causado por las nuevas formas de consumo colaborativo y sus efectos en la generación de confianza en esta fórmula. En este sentido, los participantes en el congreso analizarán cómo mejorar la confianza de las personas consumidoras hacia las opciones de consumo de la economía social y solidaria, tales como la moda sostenible, cosmética natural, finanzas éticas, seguros solidarios, educación y formación, energías renovables, construcción y ecoeficiencia,  transporte sostenible o alimentos agroecológicos sanos y de proximidad, entre otros.

I Congreso Madrileño de Economía Social y Solidaria
24 y 25 de marzo 2017
Viernes 19:30 – 21h.  Sábado 10 – 21h.
Lugar: Centro Cultural Eduardo Úrculo
Plaza de Donoso, 5 – Tetuán

SocialFood, una red social colaborativa, finalista en los premios ‘Innprende’

La red social de economía colaborativa SocialFood, que promueve comidas en casa de particulares, ha sido uno de las cinco finalistas de la III Edición de RED INNprende, de la Fundación Cruz Campo.

Ahora tendrán que defender su proyecto ante inversores, instituciones, empresarios y otros emprendedores el próximo 2 de marzo en el Demo Day, en el que los finalistas participarán activamente en la selección del ganador del programa.

Red INNprende es un programa de emprendimiento abierto a proyectos empresariales innovadores en los sectores agroalimentario, turismo y hostelería que contribuye al desarrollo sostenible y al progreso de Andalucía.

SocialFood es una red social de economía colaborativa, creada en 20015, donde los usuarios socializan comiendo en casa de particulares al mismo precio que comerían en su casa.

Sus creadores señalan que ayudan a chefs anónimos, estudiantes de hostelería, etc… a tener una marca digital reconocida por todos los miembros de la red social así como un portfolio de su actividad. Pretenden ser el linkedin de los chefs.

Además, consideran que ayudan a  combatir la soledad de las personas (solteros, viudos, divorciados, etc…) facilitándoles momentos que compartir con más personas estando o no en la misma situación; ofrecen a los turistas una posibilidad única para que vivan una experiencia en casa de una persona local y resulta útil para aquellos que tengan alguna sensibilidad alimenticia (veganos, vegetarianos, celíacos, diabéticos, etc..) puesto que encuentran en SocialFood una comunidad con las mismas sensibilidades.

La confianza para ir a casa de un desconocido se basa en las valoraciones y rating que este obtiene de la comunidad. Cada usuario valorará en sus respectivas experiencias al anfitrión (chef) e  invitados (guest). Es el mismo sistema que utiliza BlablaCar, Airbnb, Coachsurfing, etc…

Los precios de cada  comida son decididos por cada anfitrión (chef) y tendrán que tener una premisa: el chef no obtiene un beneficio económico, sino una serie de retribuciones intangibles: reconocimiento, marca digital, compartir gastos, combatir la soledad, etc…

El negocio de la plataforma es cobrar una comisión por cada transacción que se efectúe, el mismo modelo de otras plataformas de economía colaborativa.

El resto de los finalista de Innprende han sido Stevia del Condado, dedicado a la investigación y comercialización de la stevia y su extracto natural; Busco Extra, una aplicación de búsqueda de empleo en el sector de la hostelería que da solución a los trabajadores extras; Spaveggi, que reinventa la forma de comer verduras con una gama de proyectos 100% vegetales y 0% procesados, que unen salud, rapidez y diversión; y iAlérgenos,  una aplicación web que permite a los establecimientos de restauración crear cartas con la información sobre alérgenos a partir de una base de datos continuamente actualizada.

Intercambia objetos con tus vecinos en vez de comprarlos

Lendi es una comunidad donde se puede pedir prestado cualquier objeto que se necesite a otros vecinos del barrio. Su objetivo es fomentar el consumo responsable y conectar a los vecinos, poniendo en contacto a quien necesita un objeto con quien lo tiene.

En Lendi, piensan que la forma en que se consume da forma a la sociedad y al planeta en el que vivimos y en ese sentido, dicen que si consumimos de una forma más responsable y social, construiremos un mundo más responsable y social.

Como la mayoría de las cosas que compramos sólo las utilizamos unas cuantas veces, Lendi propone conectar con los vecinos de nuestro mismo barrio para compartir objetos entre todos, construir barrios más sanos y vivir de forma más sostenible.

Si uno decide registrarse en la plataforma, se le apunta al grupo de whatsapp del barrio, donde podrá pedir cualquier objeto que necesite y contactar con los vecinos que se lo pueden dejar.

Lendi nació en 2016 con dos propósitos claros: Cuidar el planeta y conectar a las personas.

Cuidar la naturaleza, consumir de forma más responsable y hacer un mejor uso de los recursos ya existentes. “Con Lendi nos damos cuenta de que ya no necesitamos comprar y poseer tantas cosas, solo necesitamos tener acceso a ellas para usarlas cuando las necesitemos. Acceso es la palabra clave”, señala en su blog Javier Velasco, el creador de Lendi, que hasta ahora ha funcionado en varios barrios de Barcelona con grupos de Whatsapp, pero que ahora prepara la salida de una aplicación.

“El segundo por qué de Lendi es volver a recordar aquello que un día supimos pero hemos decidido olvidar. Que como seres humanos nos nutrimos de la conexión con otros seres humanos. Gran parte de nuestra felicidad depende de nuestra relación con otras personas. Y resulta que cada vez más gente se va a vivir a las ciudades, vivimos cada vez más juntos, pero paradójicamente más separados”, añade.

Juegos colaborativos para fomentar la cooperación

Los juegos cooperativos son propuestas que buscan disminuir las manifestaciones de agresividad en los juegos promoviendo actitudes y comportamientos de sensibilización, cooperación, comunicación, respeto y solidaridad. Lo cuenta el Salmón contracorriente, que publica un serie de juegos colaborativos para que los pequeños y los grandes tengamos esos comportamientos.

La huerta y el cuervo (Gigante)

Un juego que lleva más de 20 años en el mercado, enseñando a los niños los beneficios de la cooperación y de comer fruta todos los días. Pueden participar hasta ocho niños de 3 a 6 años. Los niños tienen que apresurarse en recoger las manzanas, peras, cerezas y ciruelas antes de que el malvado cuervo gigante se las coma y los jugadores se queden sin su postre favorito: el pastel de frutas. Para ello necesitarán llenar la cesta del grupo con dos piezas de cada fruta y hacer que el cuervo se pegue el festín en otro lugar.

Huerto urbano

Diseñado para que desde las primeras edades aprendan que vivir en entornos urbanos no implica necesariamente alejarse de lo rural y los productos naturales. Es un rompecabezas de 80 piezas elaborado con papel reciclado y presentado en una maceta para animar a los niños entre 6 y 8 años a convertir su balcón o terraza en un bonito huerto.

Sal a la plaza

En el Día de la Tierra los niños (entre 5 y 10 años) tendrán que organizar una obra de teatro en la plaza a la que tendrán que acudir cuanta más gente, mejor. Para que esto ocurra habrá que trabajar en equipo y convocar a todos los vecinos de los barrios aledaños antes de que la función comience a las 8 de la tarde. Una manera de promover la comunicación entre los más pequeños y enseñarles que lo que importa y afecta a la comunidad tiene su origen en las plazas de los pueblos.

La cosecha

Los niños (5-12 años) formarán parte de cuatro familias campesinas que han formado una cooperativa para cultivar sus campos y evitar que los beneficios del trabajo vayan a parar a las manos que no se ensucian con la tierra. El trabajo en equipo les conducirá a recoger toda la cosecha y llenar el granero de la cooperativa antes de que llegue el invierno y destroce todo el trabajo del año, a la vez que aprenden que los alimentos no se producen en los supermercados por generación espontánea.

El chocolate mágico

El poderoso Rey Sanguijuélez VI, Señor del Comercio, ha conquistado la isla de los indios Chocolalt donde sus habitantes son obligados a producir masivamente cacao en condiciones de esclavitud. Para evitarlo, el trabajo en equipo podrá liberar sus tierras y elaborar chocolate mágico cuyo ingrediente principal sea el cacao cultivado en libertad que solo se encuentra en algunas pequeñas tiendas repartidas por la ciudad. Para niños entre 6 y 14 años.

Asamblea Intergaláctica

En este juego, diseñado para niños entre 6 y 12 años, habrá que colaborar para acabar con la desigualdad en la galaxia. Para ello, tendrán que reunirse y negociar en La sala intergaláctica del buen reparto y conseguir que los habitantes de todos los planetas recuperen sus derechos universales (sanidad, vivienda, educación, alimentación…) antes de que el General Kimandoyo y el Ávaro Topamí irrumpan en la Asamblea con su nave de guerra y elimine los derechos de toda la galaxia.

Coopoly

Para mayores, está este juego de las cooperativas, donde los participantes colaboran para crear y gestionar eficazmente una empresa de forma participativa.Los jugadores tendrán que tomar decisiones difíciles ante desafíos que se les presentan durante la partida, que pondrán a prueba sus habilidades para trabajar y pensar en equipo.

Cuánto les cuesta a los universitarios volver a casa por Navidad

gopili.es, el buscador de billetes de tren, autobús, avión y viajes en coche compartido, ha analizado más de 80 millones de tarifas de billetes de tren, avión, autobús o viajes en coche compartido para saber cuánto les cuesta a los universitarios españoles volver a casa por Navidad.

Los datos recogidos por la plataforma revelan que a los universitarios españoles les costará una media de 76€ por trayecto viajar desde las ciudades donde estudian hasta sus ciudades de origen en estas vacaciones de invierno. Lo que supone un gasto de 152€ de media para un viaje de ida y vuelta desde la universidad a casa.

En España hay matriculados alrededor de 1,4 millones de estudiantes universitarios. El informe La Universidad Española en cifras de la Conferencia de Rectores (CRUE), cerca del 12% de estos universitarios estudian en una comunidad autónoma distinta a la de su procedencia. Para estas fiestas se prevé que alrededor de 170.000 estudiantes se desplacen desde sus ciudades de estudio hasta las de origen para pasar las navidades junto a su familia.

 

Por modos de transporte, el coche compartido resulta la alternativa de viaje más económica, seguida por los autobuses. Un viaje de ida y vuelta del 23 de diciembre al 8 de enero compartiendo coche cuesta en promedio 74€, mientras que un viaje similar en autobús rondará los 85€.

Los estudiantes que deban hacer un desplazamiento en tren o en avión durante las mismas fechas deberán desembolsar un precio más alto, dadas las comodidades y rapidez de estos transportes. La vuelta a casa por navidad en tren cuesta de media 122€. En avión el precio asciende a 335€, lo cual es una mala noticia para los residentes en las zonas insulares, quienes no cuentan con ninguna otra alternativa.

El estudio señala que el autobús será la alternativa preferida por los universitarios, un 33% de ellos elegirá esta opción para desplazarse. Un 29% se decantará por viajar en coche compartido, mientras que 26% lo hará en tren. Los vuelos serán la alternativa menos utilizada por los jóvenes, sólo un 11% de ellos volverá a casa por navidad en avión.

El coste de volver a casa por navidad cuenta con importantes diferencias según la comunidad autónoma a la que se desplacen. No le costará lo mismo a un estudiante canario que a uno valenciano.

Los universitarios canarios que estudian en la península son los que deberán afrontar un coste más alto por viajar a su tierra. La lejanía de las islas y la alta demanda de vuelos para estas fechas explican que un billete para viajar a Canarias del 23/12 al 8/01 cueste de media 299€ (con descuento para residentes incluido).

Tras los canarios, son los aragoneses, gallegos y asturianos quienes más pagarán por volver a sus casas estas fiestas. 232€ les costará a los aragoneses; 193€, a los gallegos; y 184€ a los asturianos.

En contrapartida, los universitarios castellano manchegos, navarros y riojanos que estudian fuera de sus comunidades son quienes menos deberán pagar para regresar a casa: entre 71€ y 75€ para un viaje de ida y vuelta. Sorprende también que los universitarios baleares sean los cuartos que más barato podrán viajar esta Navidad. Cuentan, en promedio, con los billetes de avión de ida y vuelta más baratos entre todas las regiones de España, 116€ de media.

En el estudio se analizaron alrededor de medio millón de búsquedas realizadas por los viajeros españoles en www.gopili.es durante las últimas 3 semanas, así como más de 80 millones de tarifas para viajar en tren, autobús, avión o coche compartido. Los precios promedio se calcularon para viajes de ida y vuelta desde las 14 ciudades universitarias más importantes de España hasta las 3 ciudades con más población de cada comunidad autónoma. Como fecha de ida se consideró el 23/12 y como fecha de vuelta el 8/1 coincidiendo con el periodo de vacaciones estudiantiles.

Una plataforma colaborativa para opinar sobre los alquileres de pisos

Yoviví  es la primera plataforma colaborativa, en la que los inquilinos de pisos pueden emitir su opinión sobre la vivienda que tienen alquilada y valorar su experiencia de alquiler para que futuros inquilinos puedan obtener de primera mano información real, tanto positiva como negativa, de cómo se vive en esa casa.

También va dirigida a los propietarios, que podrán ofrecerse para ser valorados por sus inquilinos.

La plataforma, que han puesto en marcha hace dos meses Teresa Castaño y Jorge Guillén, tiene dos funciones principales tanto para el inquilino como para el  arrendador: el inquilino deja su opinión sobre la experiencia de alquiler y el  propietario sube su piso a la web para que los inquilinos lo valoren.

yovivi

De esta manera, quienes quieran alquilar una casa pueden conocer de primera mano datos reales sobre el alquiler, sobre el que ya han opinado otros inquilinos de la vivienda. El objetivo es convertirse en el nexo de unión entre inquilinos y  dirigirse a los propietarios, quienes pueden ofrecer a sus inquilinos la posibilidad de opinar sobre su experiencia durante el alquiler y obtener una buena valoración como arrendadores.

También se puede saber cómo es el barrio, los servicios y comunicaciones con las que cuenta para tener una visión más amplia de dónde se va a vivir.

Según la manera de funcionar de la web, quienes vayan a alquilar un piso en el que ya están interesados, pueden buscarlo en la plataforma introduciendo la calle, el número y el piso y comprobar si ya tiene una valoración, que habrán dejado anteriores inquilinos.

Además, los responsables de Yoviví han preparado un documento que puede ser muy útil a ambas partes. Es un inventario que aconsejan hacer a todo el que entra a vivir en un piso de alquiler para valorar el estado de la vivienda. A este documento, se deberían añadir además fotos de todo lo que vean tanto en impreso, para que lo firme, como por mail, para que conste que se envió dentro de los 15 primeros días.

También consideran importante dedicar tiempo a testar todos los elementos tecnológicos de los que se componga la casa: lavadoras, lavavajillas, ver si enfría frigorífico, horno, microondas, caldera, aire acondicionado, etc.

La finalidad es dejar todo lo que hay y que funciona por escrito, para que luego no haya sorpresas a la hora de devolver la fianza.

Una plataforma para compartir canguro entre varias familias

QuieroCanguro es una plataforma que sirve de punto de encuentro no sólo a familias y niñeras sino también a padres con otros padres. 

Pone en contacto a padres, canguros y niñeras de una misma zona, para que puedan organizar juntos el cuidado de los niños, dividiendo el gasto del cuidado de sus hijos. Los padres también pueden contactar entre ellos para que sus hijos jueguen juntos o para organizar de forma conjunta el cuidado de los niños.

Si las familias tienen hijos de edades similares o necesitan organizarlos durante las mismas horas, puede suponer un ahorro de hasta un 50% a la hora de pagar a una niñera o canguro como alternativa a las guarderías para el cuidado de bebés durante todo el día o bien para que la canguro recoja a los niños más mayores en el colegio, de dos familias diferentes, hasta que los padres lleguen del trabajo.

quiero-canguro

El registro en la web es gratuito tanto para las familias como para los canguros y una vez realizado, se puede crear un perfil en el que se expliquen las necesidades  y el tipo de cuidado que se busca  para los hijos, en el caso de los progenitores, y los cuidados que se ofrecen, en el caso de las niñeras.

La plataforma, accesible también desde teléfonos móviles, forma parte del grupo 2Care4Kids, que cuenta con más de 650.000 usuarios en sus páginas web en países como Italia, Noruega, Finlandia, Dinamarca y Holanda.

Una encuesta realizada por Quierocanguro, en la que participaron 450 familias europeas, señala que en España tres de cada diez familias estarían dispuestas a pagar un poco más a la niñera, dejando espacio a la posibilidad de considerar otras opciones, tales como compartir sus servicios con otras familias.

A la cabeza de esta tendencia se sitúa Noruega donde para un 41% de los padres es natural compartir con otras familias la niñera, pagando una cantidad mayor por hora. En Finlandia y Dinamarca, el porcentaje es del 37,50%); en tercer lugar está Italia, con un 34%; y en último lugar se sitúan los Países Bajos con el porcentaje más bajo, un 29%.

Wonowo mejora sus servicios al viajero colaborativo en un buscador web

Wonowo, un buscador para el viajero colaborativo y agregador de empresas de alojamiento, transporte o de ocio, acaba de lanzar una nueva web.

Hasta ahora ofrecía este servicio en una app pero han decidido crecer y convertirse en un multidispositivo creando una website  para mejorar la experiencia de sus usuarios y la propuesta de las plataformas asociadas.

wonowo1

El nuevo sitio permite organizar un viaje, reservar apartamentos turísticos y viajar en coche compartido o en una mesa de tren. Así, reúne en un mismo sitio una relación de 7.000 destinos en España (pronto incluirán también destinos europeos), la posibilidad de buscar, filtrar y comparar entre billetes de tren y coches compartidos, encontrar el apartamento para vacaciones y reservar actividades de ocio locales.

wonowo

Incluye plataformas como BlablaCar, AirBnB, Truecalia y varias más dedicadas al alquiler de apartamentos turísticos, viajes compartidos y organizadores de actividades de ocio.

La empresa calcula que los usuarios se ahorran entre un 30% y un 50% si utilizan las plataformas colaborativas, considera que es más sostenible y que permite conocer el lugar de destino como si fuera un local.