Entradas etiquetadas como ‘Tiberio’

El curioso origen del término ‘algarabía’

A través de la cuenta de este blog en Instagram @yaestaellistoquetodolosabe2 he recibido un mensaje en el que me consultan sobre el origen del término ‘algarabía’.

El curioso origen del término ‘algarabía’

Se define como ‘algarabía’ al bullicio o follón que se forma por el gentío, así como aquellas situaciones en las que se produce un griterío generalizado (varias personas hablando a la misma vez), aunque no significa que necesariamente de esté levantando la voz. También podemos encontrar que es utilizado el término para señalar aquello que es ininteligible (una lengua mal hablada o hablar rápida y atropelladamente).

El origen del término ‘algarabía’ lo encontramos en el árabe hispánico ‘al‘arabíyya’ y cuyo significado literal era ‘el árabe’, en relación a la lengua hablada y no a las personas.

Y es que durante los años en los que duró la conquista musulmana de la Península Ibérica muchos fueron quienes no llegaron a aprender o entender el idioma hablado por los árabes, pasando a significar el vocablo ‘al‘arabíyya’ (ya en su evolución españolizada de algarabía) ‘lengua ininteligible’ y, con el tiempo ser sinónima de bullicio, griterío, follón, jaleo o alboroto entre otros.

Cabe destacar que hay quien señala que empezó a ser utilizado el término en ese sentido ya en el periodo de Reconquista, siendo el modo en el que los cristianos denominaban la forma de hablar no entendible que tenían los musulmanes y, posteriormente, algunos moriscos.

 

 

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

Julia la Mayor “La viuda alegre de Roma”

Julia la Mayor (39 aC- 14 dC) era hija del emperador romano Augusto .
A los 14 años fue obligada a casarse con su primo Marcelo de la que enviudo poco después a causa del envenenamiento de éste por parte de Livia, segunda esposa de Augusto y madrastra de Julia.
A los 18 años la volvieron a casar, esta vez con Agripa , 24 años mayor que ella y con el que tuvo 5 hijos (3 varones y 2 hembras). El matrimonio duró 9 años.
La tercera boda sería con Tiberio, hijo de Livia y hermanastro de Julia, de quien estaba enamorada desde niña. Como éste no le hacía caso, Julia pidió consejo a su madrastra Livia, la cual le proporcionó un pócima con la cual conseguiría el amor de Tiberio y casarse con él. Y así fue.
Pero dicha pócima era un potente afrodisíaco, cosa que hizo despertar en Julia un ardiente apetito sexual que la llevó a convertirse en una desenfrenada ninfomana, participando en multitud de orgías y teniendo múltiples amantes.
Algunos escritos hablan de que mantuvo a lo largo de su disipada vida cerca de 80.000 relaciones sexuales, de ahí que fuera conocida con el epíteto de “la viuda alegre de Roma”.