Entradas etiquetadas como ‘síndrome’

El curioso trastorno mental que hace creer a algunos hombres que su pene está encogiendo

El curiosos trastorno mental que hace creer a algunos hombres que su pene está encogiendoConocido como Síndrome de Koro, se trata de un extraño trastorno que afecta mayoritariamente a hombres orientales (o al menos solo se han detectado casos en el sudeste asiático) por el que quien lo padece cree que su pene va encogiéndose poco a poco y teme que llegue algún día en el que desaparezca por completo.

No se trata de ninguna enfermedad física que afecte al órgano sexual masculino sino que su origen es psicosomático (originado por la mente debido a algún tipo de complejo, trauma, estrés o creencia).

El nombre de este síndrome de retracción genital proviene del idioma indonesio, debido a que el término ‘koro’ significa literalmente cabeza de tortuga y se acuñó de ese modo debido a la analogía que se hacía sobre la supuesta contracción del pene y la cabeza del animal al esconderse hacia dentro del caparazón.

Algunos casos extremos de personas convencidas de padecer el Síndrome de Koro, y ante el temor de que su pene acabara desapareciendo por completo, ha llegado a provocar que intenten alargarse el miembro de cualquier modo (aparatos que los extienden, estirando brusca y manualmente…) lo que ha causado algunos graves –y dolorosos- desgarros y accidentes.

El tratamiento para este tipo de pacientes es a través de terapia psicológica y conductual, haciéndoles ver –mediante las sucesivas sesiones- que el miembro no varía en su tamaño absolutamente nada (evidentemente sin tener en cuenta los estados de flacidez o erección).

Al tratarse de una patología de origen psicosomático, varias han sido las ocasiones en las que ha habido un brote colectivo y donde un gran número de hombres aseguraban estar padeciéndolo (a finales de la década de 1960 en Singapur hubo un gran número de casos en los que acudían al médico indicando que se les encogía el pene por haber comido carne de cerdo en mal estado).

Cabe destacar que existen algunos casos aislados de mujeres que aseguran haber padecido el mismo síndrome pero, en este caso, ellas creían que eran sus pezones los que se iban retrayendo y/o desapareciendo (e incluso los labios de la vulva).

 

Otros posts que quizá te interese leer:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

Esta curiosidad es una de las que encontrarás en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

 

Fuentes de consulta: muyinteresante / elespanol / omicrono / psiquiatria.com / ncbi
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surgió usar el término ‘mongol’ para referirse despectivamente al síndrome de Down?

¿De dónde surgió usar el término ‘mongol’ para referirse despectivamente al síndrome de Down?Afortunadamente desde hace varios años se corrigieron y dejó de utilizarse algunos modismos que se referían de un modo despectivo y generalizado a las personas aquejadas por alguna discapacidad o que padecían algún tipo de retraso o enfermedad mental. Los englobaban a todos en una misma categoría y se usaba comúnmente términos  como ‘subnormal’, ‘anormal’, ‘retrasado’ o ‘mongol/mongólico’.

El porqué se comenzó a utilizar términos como mongol, mongólico o mongolito para referirse a las personas con síndrome de Down se debe a John Langdon Down, médico británico que a mediados del siglo XIX dio a conocer a través de su estudio ‘Observations on an ethnic classification of idiots’ (Observaciones en un grupo étnico de retrasados mentales) las diferentes categorías de personas ‘idiotas’, tal y como se llamaba antiguamente a aquel que tenía algún retraso mental, como clara referencia a la ‘idiocia’ (Trastorno caracterizado por una deficiencia muy profunda de las facultades mentales, congénita o adquirida en las primeras edades de la vida, tal y como recoge el Diccionario de la RAE).

John Langdon Down observó que había un grupo con unos rasgos físicos muy característicos y similares al de los habitantes de Mongolia, por lo que lo calificó como ‘idiocia mongoloide’. A lo largo de un siglo los términos mongol, mongolito o mongólico se utilizaron ampliamente para referirse a aquellos que tenían dicho síndrome.

Durante largo tiempo se tuvo el convencimiento que, lo que hoy conocemos como síndrome de Down, era una enfermedad mental y no fue hasta que el genetista fránces Jérôme Lejeune, en 1958, descubrió que dicho síndrome se debía a la presencia de un cromosoma 21 extra y se comenzó a saber realmente sobre el tema y sus causas.

Coincidió con el hecho de que a mediados de la década de 1960 el gobierno de Mongolia hizo llegar una queja a la OMS (Organización Mundial de la Salud) recriminando el uso del término mongol para referirse a quienes tenían el síndrome ya que lo consideraban despectivo para los habitantes de su país.

Fue a partir de entonces cuando se tomó conciencia sobre el tema y comenzó a aplicarse el término ‘síndrome de Down’ (como referencia a John Langdon Down). Hoy en día, después de medio siglo, todavía hay algunas personas (afortunadamente cada vez menos) que utilizan despectivamente estos términos.

 

 

 

 

Fuente de la imagen: GTRES/20minutos