Entradas etiquetadas como ‘política’

¿De dónde proviene llamar ‘escaño’ al lugar que ocupa un político en el Parlamento?

¿De dónde proviene llamar ‘escaño’ al lugar que ocupa un parlamentario en la Cámara?

Durante unas elecciones (ya sean para el Congreso de los Diputados y Senado, a un Parlamento Autonómico o la Eurocámara) uno de los términos que más se utilizan es el de ‘escaño’.

Se entiende como escaño al lugar que ocupará aquel candidato que ha sido escogido con los votos suficientes para representar a un partido político en cualquiera de las Cámaras.

El término ‘escaño’  proviene del latín ‘scamnum’, que era el nombre que recibía en la Antigua Roma el banco de gran tamaño y con respaldo en el que se sentaban juntos varias personas (normalmente afines en ideas e intereses). Este tipo de bancos solían estar en los foros públicos y senado, por lo que no se tardó en relacionar el nombre del asiento (escaño) con el puesto que ocupaba un representante en él.

Con el paso del tiempo la mayoría de parlamentos cambiaron los bancos en los que se sentaban varios representantes políticos por butacones individuales, pero a pesar de ello se continuó llamando escaño e incluso es muy habitual que se utilice el término ‘bancada’ al conjunto de parlamentarios de un mismo grupo político (por ejemplo ‘bancada socialista’).

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

¿De dónde surge llamar ‘Lobby’ a un grupo de presión?

¿De dónde surge llamar ‘Lobby’ a un grupo de presión?

Conocemos como ‘Lobby’ a aquel grupo de personas que ejerce presión a gobiernos, organizaciones políticas, económicas o sociales con el fin de influir en decisiones y beneficiar un determinado colectivo (normalmente empresarial).

El nombre lo recibe del término homónimo en inglés que quiere decir ‘vestíbulo’ y es que fue precisamente el ‘vestíbulo central’ (Central Lobby) del Palacio de Westminster (la edificación londinense que alberga las dos cámaras del Parlamento del Reino Unido) de donde surgió dicha acepción.

En el mencionado vestíbulo (un gran salón octogonal situado en el corazón del palacio y que comunica la Cámara de los Lores con la Cámara de los Comunes) era común que los parlamentarios se reunieran con las fuerzas vivas de la sociedad antes de dar inicio a ciertas sesiones parlamentarias con el fin de que esos grupos le comunicasen sus peticiones y conocer de viva voz cuáles eran las necesidades y los problemas de los ciudadanos.

Ese vestíbulo adquirió una muchísima importancia durante gran parte del siglo XIX (sobre todo a finales) e inicios del XX en el que se realizaron encuentros de vital relevancia para cambiar o redactar nuevas leyes. Muchos fueron los encuentros que se realizaron en el ‘Central Lobby’ del Palacio de Westminster entre parlamentarios y grupos sufragistas.

De la presión que realizaban los diferentes grupos sociales que hasta allí acudían surgió que el término ‘Lobby’ acabase siendo conocido como ‘grupo de presión’.

Destacar que, evidentemente, a ese vestíbulo central no solo acudían grupos que representaban a la sociedad civil, sino que también se reunían los parlamentarios con empresarios que presionaban para que ciertas leyes les beneficiaran, de ahí la especial connotación que se le da al término.

Por último, cabe señalar que algunas fuentes indican que quien acuñó el término fue el décimo octavo Presidente de los Estados Unidos, Ulysses S. Grant, quien durante sus dos mandatos entre 1869 y 1877 solía acudir de vez en cuando al Hotel Willard (en Washington DC) para pasar unas horas fuera de sus labores presidenciales, pero que era común que el vestíbulo del hotel le estuviera esperando algún ciudadano con la intención de reunirse con él y presionar sobre algún asunto. Aunque este hecho es verídico, el término ‘Lobby’ como referencia a un ‘grupo de presión’ ya consta en documentos y crónicas anteriores a su presidencia y hacen referencia al vestíbulo central del Palacio de Westminster incluso mucho antes del siglo XIX (algunas fuentes indican que en 1640).

¿De dónde surge llamar ‘Lobby’ a un grupo de presión?

Vestíbulo central (Central Lobby) del Palacio de Westminster

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuentes de consulta: Historia y Vida nº 509 / parliament.uk / bbc (1) / bbc (2) / watermandc /
Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons 1 / Wikimedia commons 2

¿Puede un sacerdote presentarse a unas elecciones en un partido político?

¿Puede un sacerdote presentarse a unas elecciones en un partido político?A lo largo de la Historia hemos podido comprobar la estrecha vinculación que ha habido entre numerosísimos gobernantes y la Iglesia, existiendo largos periodos en los que la mayoría de leyes estaban dictadas y regidas por la propia curia eclesiástica. Famosos fueron los tribunales de la Santa Inquisición donde miles de personas murieron o fueron torturadas tras ser acusadas de herejes, brujas o no ser del agrado del religioso de turno. Tampoco podemos olvidar todas aquellas Guerras Santas y ataques terroristas hechos en el nombre de Dios o lo mucho que han mandado (y siguen haciéndolo) los diferentes líderes de todas y cada una de las religiones que hay en el planeta.

Si nos centramos en los representantes de la Iglesia Católica (religión mayoritaria en España, a pesar de ser un Estado aconfesional, tal y como indica el artículo 16.3 de la Constitución española), nos damos cuenta que hoy en día los representantes religiosos siguen teniendo una gran influencia y poder en las decisiones políticas.

Pero, tal y como planteo en el título de este post ¿puede un sacerdote presentarse a unas elecciones en un partido político?…

La respuesta es NO, pero es un ‘no’ con algunos matices.

Por un lado, según podemos encontrar en diferentes puntos de los artículos 285 (§ 3) y 287 (§ 2) del Código de Derecho Canónico (conjunto de normas jurídicas que regulan la organización de la Iglesia católica) los religiosos no pueden participar de la vida política de un país ni presentarse en unas elecciones generales:

[…]Está prohibido a los clérigos aceptar aquellos cargos públicos que llevan consigo una participación en el ejercicio de la potestad civil[…], […]No han de participar activamente en los partidos políticos ni en la dirección de asociaciones sindicales […]

Pero también podemos encontrar alguna que otra puntualización como la que indica: […]a no ser que según el juicio de la autoridad eclesiástica competente, lo exijan la defensa de los derechos de la Iglesia o la promoción del bien común[…]

 

Post realizado a raíz de la consulta que me hizo llegar Laura Rodriguez a través del apartado de contacto de este blog

 

Lee otros posts relacionados con curiosidades religiosas

 

Fuentes de consultas: diocesisdecanarias /  Código de Derecho Canónico (Vatican.va)
Fuente de la imagen: pixabay