Entradas etiquetadas como ‘harina de maiz’

¿De dónde surge la expresión ‘Ser harina de otro costal’?

Se utiliza la expresión ‘Ser harina de otro costal’ para referirse, entre otras cosas, que alguien o algo no es lo que aparenta o es diferente (normalmente peor) de algo con lo que es comparado.

¿De dónde surge la expresión ‘Ser harina de otro costal’?

La locución procede del tiempo en el que existían los molinos colectivos y que eran compartidos por varias personas y al que cada una llevaba su propia cosecha de cereales para moler y hacer las diferentes harinas (de trigo, centeno, maíz, cebada…).

Cada una de esas harinas tenía unas especificaciones diferentes, además de distintas calidades. Por ejemplo la mejor harina era la obtenida del trigo y la peor la de centeno; que además de dar una harina oscura de la que se obtenía el pan negro, muchas eran las ocasiones que dicho cereal estaba dañado por un hongo llamado ‘cornezuelo’ y cuya ingesta producía, entre otros efectos, alucinaciones.

Los diferentes cereales eran molidos por turno y tras obtener la harina se depositaban en diferentes sacos, los cuales eran llamados ‘costal’ (nombre que se le daba porque, una vez lleno, se llevaba apoyado en un costado).

Cada saco tenía su propia harina, así que cuando alguien quería mezclar harinas de diferentes calidades era advertido que aquella era ‘harina de otro costal’.

Eso también podía ocurrir, hacia la misma época, en los hornos colectivos (conocidos como ‘horno de poya’) y que también eran compartidos entre varias personas para cocer la masa del pan. Siempre había quien realizaba con la mezcla de varias harinas (con el fin de abaratar costes), momento en el que se le podía indicar la mencionada expresión.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: bookminx (Flickr)

Cuando se declaró que las Pringles no eran patatas fritas para pagar menos impuestos

Cuando se declaró que las Pringles no eran patatas fritas para pagar menos impuestos

Dicen que ‘hecha la ley, hecha la trampa’ y numerosos son los casos en los que alguien ha sabido sacar buen provecho a una ley para poder beneficiarse. Esto es lo que ocurrió cuando en 2008 en Reino Unido se declaró que las Pringles no eran patatas fritas y así pagar muchos menos impuestos, aunque la jugada no termino del todo bien y finalmente les salió el tiro por la culata. Esta es la curiosa historia…

Resulta que en el Reino Unido las patatas fritas son gravadas con un impuesto del 17,5%, mientras que los aperitivos a base de galletas saladas o frutos secos sólo lo tenían del 5% (según una ley de 1994). De esta forma, los fabricantes de Pringles tomaron la decisión de recurrir y solicitar que se les incluyera dentro del grupo de los snacks con menor impuesto.

Para conseguirlo demostraron que su producto se elaboraba a base de una masa con diversos ingredientes entre los que se encuentra la harina de maíz, patatas deshidratadas, almidón y grasas vegetales.

Cuando se declaró que las Pringles no eran patatas fritas para pagar menos impuestosLa cantidad de patata utilizada para la producción de las Pringles no alcanza el 50% requerido por la ley, por lo que reconocían que no elaboraban patatas fritas sino un aperitivo.

Su argumentación convenció al Tribunal Supremo del Reino Unido que, tras varios años con la demanda en marcha, finalmente la aceptó y a partir de julio de 2008 fueron declaradas snacks y gravadas oficialmente con un impuesto menor.

Pero  la resolución del Tribunal Supremo fue recurrida y un año después (en mayo de 2009) la Corte de Apelación británica revocó dicho dictamen declarando que una composición del 42% de patata es un porcentaje lo suficientemente alto de producto como para catalogar a las  Pringles como patatas fritas, volviéndole a aplicar a partir de aquel momento el gravamen correspondiente a ese tipo de producto, lo que supuso para la multinacional Procter&Gamble (P&G) el tener que desembolsar alrededor de 100 millones de libras esterlinas en concepto de pago de impuestos atrasados más sus correspondientes intereses.

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuente de la imagen: pixabay theimpulsivebuy (Flickr)

¿Cuál es el origen de los ganchitos?

¿Cuál es el origen de los ganchitos?Hay que reconocer que los ganchitos son de esos aperitivos que te crean adicción, no pudiendo comerte tan sólo uno, una vez que has abierto la bolsa. Su característico olor a queso (que invade toda la estancia de donde se está consumiendo) y su color anaranjado hacen que el producto sea uno de los más consumidos en el mundo, dentro de la gama de los snacks.

Morrie Yohai los inventó en la fábrica de comestibles Old London Foods (originalmente King Kone Corporation) que tenía su padre en el Bronx, la cual producía diferentes tipos de aperitivos como gofres y palomitas caramelizadas.

A finales de la década de los años 50 (del pasado siglo XX) Yohai investigaba nuevos productos cuando se fijó en una máquina que procesaba harina de maíz, la amasaba en rectángulos pequeños y estos se abrían como las palomitas. Decidió cortar la masa en tiras más pequeñas, ligeramente curvadas como ganchos, y añadirles sal y queso cheddar (de ahí su color anaranjado), cocinándolas en el horno y no fritas, para que fueran lo más sanas posible.

Así se origino el Cheez Doodle [Cheez, adaptación fonética de la palabra cheese, queso en inglés; y doodle, que significa garabato…], más conocidos como ganchitos, por su forma, en España.

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 
Fuente de la imagen: millietilly

¿Dónde está el arroz en el "Pastel de arroz"?

A través de un correo electrónico, Sara me hace llegar la siguiente consulta:

¿Por qué al pastel de arroz se le llama así, si en realidad no lleva dicho ingrediente?

Todo apunta a que el pastel de arroz en su receta original llevaba “harina de arroz” y de ahí su nombre.
Este tipo de harina (de arroz) es muy usada en la cocina oriental (sobretodo la Japonesa), pero en occidente es menos común su uso.
Con los años, en la receta del “Pastel de Arroz” se sustituyó por la harina de maicena (hecha de maíz) o más comúnmente por la harina de repostería o trigo que todos conocemos.

Agradecimientos a Daniel Martínez de Directo al Paladar, por colaborar en la elaboración de este post.