Entradas etiquetadas como ‘almidón’

Cuando se declaró que las Pringles no eran patatas fritas para pagar menos impuestos

Cuando se declaró que las Pringles no eran patatas fritas para pagar menos impuestos

Dicen que ‘hecha la ley, hecha la trampa’ y numerosos son los casos en los que alguien ha sabido sacar buen provecho a una ley para poder beneficiarse. Esto es lo que ocurrió cuando en 2008 en Reino Unido se declaró que las Pringles no eran patatas fritas y así pagar muchos menos impuestos, aunque la jugada no termino del todo bien y finalmente les salió el tiro por la culata. Esta es la curiosa historia…

Resulta que en el Reino Unido las patatas fritas son gravadas con un impuesto del 17,5%, mientras que los aperitivos a base de galletas saladas o frutos secos sólo lo tenían del 5% (según una ley de 1994). De esta forma, los fabricantes de Pringles tomaron la decisión de recurrir y solicitar que se les incluyera dentro del grupo de los snacks con menor impuesto.

Para conseguirlo demostraron que su producto se elaboraba a base de una masa con diversos ingredientes entre los que se encuentra la harina de maíz, patatas deshidratadas, almidón y grasas vegetales.

Cuando se declaró que las Pringles no eran patatas fritas para pagar menos impuestosLa cantidad de patata utilizada para la producción de las Pringles no alcanza el 50% requerido por la ley, por lo que reconocían que no elaboraban patatas fritas sino un aperitivo.

Su argumentación convenció al Tribunal Supremo del Reino Unido que, tras varios años con la demanda en marcha, finalmente la aceptó y a partir de julio de 2008 fueron declaradas snacks y gravadas oficialmente con un impuesto menor.

Pero  la resolución del Tribunal Supremo fue recurrida y un año después (en mayo de 2009) la Corte de Apelación británica revocó dicho dictamen declarando que una composición del 42% de patata es un porcentaje lo suficientemente alto de producto como para catalogar a las  Pringles como patatas fritas, volviéndole a aplicar a partir de aquel momento el gravamen correspondiente a ese tipo de producto, lo que supuso para la multinacional Procter&Gamble (P&G) el tener que desembolsar alrededor de 100 millones de libras esterlinas en concepto de pago de impuestos atrasados más sus correspondientes intereses.

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

 

Fuente de la imagen: pixabay theimpulsivebuy (Flickr)

¿Por qué algunos alimentos producen flatulencia?

Existen ciertos alimentos que al comerlos nos producen flatulencias. El motivo de la aparición de esos molestos (y a menudo pestosos) gases es debido a que no son totalmente digeridos y nuestro organismo no termina de absorber la fibra, almidón o azúcares presentes en ellos. Esto provoca que las bacterias que habitan en el colon se ‘alimenten’ de ellos, dejando un residuo en forma de gas.

Este gas es el que se vuelve tan incomodo en nuestro intestino y se expulsa a través de las sonoras y/u olorosas ventosidades.

Hay que tener en cuenta que la aerofagia, proveniente de ir tragando pequeñas cantidades de aire a través de la boca (sea al respirar, beber o tragar algo) y las flatulencias, provocadas por la ingesta de según qué alimentos, son procesos totalmente diferentes.

Los alimentos que pueden provocarnos más flatulencias son aquellos que contienen grandes cantidades de: almidón (patatas, pasta, maíz…), fibra (legumbres, un gran número de frutas, cereales, verduras como la coliflor o las coles de Bruselas, el brócoli…) y aquellos con azucares como el sorbitol (en edulcorantes y alimentos dietéticos), la lactosa (en la leche), la fructosa (en la fruta y la miel y que se le añade a algunas bebidas y zumos de frutas) y la rafinosa (en las legumbres, algunos vegetales como la coliflor, los espárragos o cereales).

Evidentemente, no todos los organismos actúan igual ante  la ingesta de unos u otros alimentos, no  teniendo porqué padecer de flatulencias tras ingerirlos.

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

¿Por qué explotan las palomitas de maíz?

Los granos de maíz, está compuesto en su interior por almidón (90% aproximadamente) y agua. Cuando procedemos a calentarlo  para que se convierta en unas ricas palomitas (ya sea en un microondas o en la sartén) lo que realmente ocurre es que al llegar a los 100°C ese agua comienza a evaporarse y se expande queriendo salir hacia el exterior.

Al tratarse de un cereal que tiene una cubierta (pericarpio) muy dura y gruesa, la presión que ejerce el vapores tal que la explosión que provoca hace que suene ese pop tan característico.

Esa fuerza al explotar también es la que hace que el núcleo de almidón del interior se vuelva del revés y salga hacia fuera dándole ese característico color blanco y esa esponjosa  forma.

 

 

(Fuente de consulta: todointeresante)