Entradas etiquetadas como ‘cobarde’

El curioso origen etimológico del término ‘cobarde’

Se utiliza e término ‘cobarde’ para señalar a una persona sin valor o sin ánimo para enfrentarse a una dificultad.

El curioso origen etimológico del término ‘cobarde’Su etimología es la mar de curiosa debido a que esta palabra llegó al castellano a través del francés ‘couard’ (de igual significado) y este vocablo era una transformación del francés medieval ‘coart’ usado para referirse a la cola de un animal (este término  procedía del latín vulgar ‘coda’ y a su vez de latín clásico ‘cauda’).

Y es que en la antigüedad se dieron cuenta que cuando un animal (como el perro o el lobo) tenía miedo y se asustaba una de las cosas más características que hacía era esconder la cola (rabo) entre las patas. De ahí que cuando alguien era un pusilánime y estaba falto de valor se le decía que hacía lo mismo que los cánidos (en relación a la cola) y de ahí que empezase a utilizarse este término.

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿De dónde surge llamar ‘pusilánime’ al falto de ánimo y valor?

¿De dónde surge llamar ‘pusilánime’ al falto de ánimo y valor?

Pusilánime es uno de esos términos que parecen estar destinados a desaparecer de nuestro vocabulario y que cada vez es menos utilizado.

Su significado literal, según el Diccionario de la RAE, es ‘falta de ánimo y valor para tomar decisiones o afrontar situaciones comprometidas’ y se consideran sinónimos vocablos como ‘achantado’, ‘medroso’, ‘apocado’, ‘cobarde’, ‘miedoso’, ‘timorato’ o ‘vergonzoso’.

El término lo recibimos directamente del latín ‘pusillanĭmis’ que era la contracción de la expresión ‘pusillus animus’ y que venía a significar ‘de alma o espíritu pequeño’ (pusillus: pequeño – animus: alma/espíritu) y se aplicaba a aquel que era apocado, cobarde y sin valor. Por poner un ejemplo, un personaje ‘pusilánime’ podría considerarse a ‘Zeke’, el león cobarde de ‘El mago de Oz’.

Por el contrario, los romanos crearon el término ‘magnanĭmus’ (magnánimo) para referirse a todo lo contrario, a aquel que tenía ‘gran alma/espíritu y valor’ (magna: grande – animus: alma/espíritu).

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

 

Fuente de la imagen: fdctsevilla (Flickr)

¿De dónde surge el mito de que los avestruces esconden la cabeza cuando se sienten en peligro?

¿De dónde surge el mito de que los avestruces esconden la cabeza cuando se sienten en peligro?

Este es uno de los mitos populares más extendidos y que más personas creen a pies juntillas. Incluso existe la costumbre de decirle a una persona que ha escondido la cabeza como un avestruz cuando rehúye algún compromiso, no quiera dar la cara en un asunto o tiene una actitud cobarde.

Pero nada más lejos de la verdad, ya que el avestruz no es un animal que se caracterice por su cobardía. Evidentemente, al no tratarse de un animal depredador, sino todo lo contrario (de los que suelen ser presa de los carnívoros) debe tomar todas las precauciones posibles para no ser cazado, motivo por el que, a pesar de ser un ave que no vuela, puede alcanzar grandes velocidades corriendo gracias a sus largas patas (hasta los 90 kilómetros por hora).

Pero el hecho de que en alguna ocasión podamos observar a un avestruz que mete la cabeza en la tierra se debe a otros motivos, por ejemplo el de estar cavando para conseguir algún tipo de alimento (entre ellos lombrices) y, sobre todo, para cavar un agujero donde posteriormente depositará los huevos.

Cabe destacar que son varios los huevos que entierran y que además éstos son de un gran tamaño, por lo que el agujero que deben cavar con su pico tiene que ser muy profundo (puede superar los dos metros), razón por la que podremos observar que tienen metida la cabeza dentro de tierra durante mucho tiempo. También hay que tener en cuenta que, durante el periodo de incubación (realizado tanto por la hembra como por el macho) van introduciendo la cabeza para ir moviendo y dando la vuelta a los huevos.

Así pues, no hay nada de cierto en el mito que cuestiona la valentía de los avestruces. Sí que hay que tener en cuenta que, debido a su altura (suelen alcanzar los dos metros y medio e incluso superarlos) muchas son las ocasiones en las que si el avestruz ve que le acecha algún peligro baja su largo cuello hasta la altura del suelo, pero no lo entierra debido a que debe de estar expectante y alerta al peligro que le acecha.

 

Lee y descubre más historias como esta en el apartado ‘Destripando Mitos’

 

 

Fuente de la imagen: zsantz.deviantart

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Mentir como un bellaco’?

Recibo un correo electrónico de Unai Sánchez en el que me plantea la siguiente cuestión:

¿Porqué se dice eso de “mientes como un bellaco”? ¿Qué son o quienes eran los bellacos que tanto metían?

Bellaco es una palabra de origen incierto. Consulto el diccionario de la RAE y aparece lo siguiente:

Bellaco

 

1. adj. Malo, pícaro, ruin. U. t. c. s.

2. adj. Astuto, sagaz. U. t. c. s.

3. adj. Méx. Dicho de una caballería: Difícil de gobernar.
En el Vox Diccionario de uso del español de América y España amplía y precisa la definición:
Bellaco
“Que es malo moralmente y ruin; en especial, que comete delitos: poca valentía demuestran los bellacos que, cual cazadores furtivos, asesinan a ancianos por la espalda, tienden cebos explosivos junto a niños y rematan a las madres en presencia de sus criaturas; mentir como un bellaco”.

Teniendo en cuenta las definiciones que da  tanto la RAE como el Vox Diccionario de uso del español de América y España, “Mentir como un Bellaco” sería:

Contar grandes mentiras, de una manera cobarde, astuta y sin avergonzarse de hacerlo.