Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘calidad’

La mirada enfermera es la garantía del éxito y reconocimiento internacional de nuestro Sistema Nacional de Salud

Por Juanjo Sánchez Requena

Carta de una enfermera al presidente del Gobierno:

Sr. Sánchez Pérez-Castejón, en primer lugar, por el bien de los ciudadanos españoles, le deseo muchísimos aciertos y éxitos al nuevo gobierno que usted preside.

En segundo lugar, como enfermero, tengo un mensaje claro y conciso que transmitirle. Como usted bien sabe, la OMS proclamó 2020 “Año Internacional de las Enfermeras y Matronas”. Las enfermeras estamos de celebración y, por supuesto, reivindicamos abiertamente el rol enfermero del cuidado que ejercemos en todos los ámbitos posibles de nuestra sociedad y sistema sanitario.

Sin un número adecuado de enfermeras nuestro país no logrará un total desarrollo sostenible ni la cobertura sanitaria universal ni el objetivo de salud para todos (mandatos todos de la OMS).

Una enfermera

Una enfermera prepara un carrito de medicación.

Ustedes, políticos y legisladores, tienen la oportunidad de apostar por la profesión enfermera. Estudios científicos avalan que, en una sociedad con ratio enfermera acorde a las necesidades de la población, mejora proporcionalmente la calidad de vida de todos los ciudadanos.

Sr. Sánchez, sean valientes, legislen, establezcan normas de obligado cumplimiento estatales, garanticen el reconocimiento de las enfermeras, su desarrollo y carrera profesional, unas condiciones laborales y contractuales dignas y unas retribuciones salariales acordes a nuestro nivel competencial y de responsabilidad e impacto en la sociedad. Apuesten, y mucho, por todos los ámbitos de capacitación enfermera, pero muy especialmente por la Atención Primaria y Comunitaria.

Las enfermeras somos un pilar imprescindible del Sistema Nacional de Salud (SNS), hacemos visibles las vulnerabilidades de las personas, somos garantía de seguridad clínica y apostamos por un sistema sanitario público, universal y equitativo.

El cuidado de los ciudadanos requiere de unos presupuestos acordes, entre otras, a las necesidades enfermeras, para garantizar un sistema sanitario excelente y eficiente. Las enfermeras sabemos optimizar recursos y conocemos perfectamente las políticas sanitarias que precisa nuestro país, cuenten con nosotras, escúchennos y déjennos participar activamente en las decisiones políticas.

La mirada enfermera y el rol enfermero son la garantía del éxito y reconocimiento internacional de nuestro SNS. Le deseo tino en sus decisiones y un largo viaje de progreso para nuestro país. Atentamente, un enfermero del Sistema Sanitario Público Catalán.

¿Sería muy estúpido plantearse la creación de un carnet de votante?

Por Daniel Ramírez Martín

Una persona metiendo su papeleta en un sobre (Europa Press).

Una persona metiendo su papeleta en un sobre (Europa Press).

Las recientes decisiones políticas tomadas a lo largo del mundo me han hecho plantearme una pregunta: ¿Cuál es la inteligencia media del votante?

No estoy hablando únicamente de España, donde el partido con más casos de corrupción de la democracia ha vuelto a vencer en las elecciones generales, aumentando el número de votantes. La reciente victoria del brexit en Reino Unido, a la cual siempre había considerado una de las sociedades más capacitadas para el acto del voto, denota una falta de conocimiento por parte de dicha sociedad. Pasando por el ascenso de popularidad, ganándose el apodo de candidato a la Casa Blanca, de Donald Trump al otro lado del charco.

Todos estos hechos me hacen pensar en la calidad, llámenla intelectual, de las sociedades modernas. Y no estoy hablando, en ningún caso, del nivel de estudios de una persona, eso no tiene nada que ver, pero ¿realmente estamos capacitados para decidir nuestro futuro y el de todas las personas que nos rodean con nuestro voto?

De todo problema planteado se puede sacar una solución, y es que ¿sería tan estúpido plantearse la creación de un carnet de votante? No estaríamos hablando de un examen demasiado complicado, solo algo que permitiese saber si una persona realmente está capacitada para votar, y es que, bajo mi punto de vista, el voto debería ser algo que se gana y no un derecho. Creo que esto llevaría a una mejora de la calidad política de nuestro país, y ya que los políticos son un reflejo de la sociedad, a su vez llevaría a mejorar la calidad de la sociedad en la que vivimos.

 

Sube el empleo y la pobreza

Por José Antonio Pozo Maqueda

Oficina de empleo (Infojobs).

Oficina de empleo (Infojobs).

Sube el empleo y con él, la pobreza. Los puestos de trabajo que se crean están cada vez peor remunerados y son más precarios. Algunos apenas duran unas horas.

El mercado de trabajo se está convirtiendo en un estercolero repleto de trabajo basura. Urge una solución al problema. No basta con crear empleo, sino que hay que crearlo con un mínimo de calidad y lo suficientemente remunerado y estable como para poder llevar una vida digna y para que el trabajo sea una fuente de riqueza y no de pobreza.

De cómo una empresa perdió mi guitarra

Por Luis Rubio Masero

Imagen de una guitarra (Archivo).

Imagen de una guitarra (Archivo).

Hace ya casi un mes confié en Seur para que transportaran un instrumento musical, que embalé cuidadosamente con la intención de evitar algún tipo de manipulación nefasta del artículo. Confié en su profesionalidad para transportar una guitarra antigua, de esas que ya no se encuentran, asegurando el envío por el máximo importe que ellos me permitían asegurar.

Creí en su profesionalidad, al ser un transporte típico entre Barcelona y Madrid en 24h, según su tarifa. Creí que todo iría sobre ruedas, nunca mejor dicho. Dudaba en que como mucho, la funda rígida envuelta de la guitarra podría sufrir algún leve golpe, y que no habría más contratiempos.
Creí firmemente en que una empresa del nivel de Seur, con unos altos estándares de calidad, entregaría mi paquete a la persona de destino con una sonrisa y un: “Buenos días. Aquí tiene su paquete”.
Todo ha quedado en antiprofesionalidad. Todo ha quedado en pérdida del paquete, cosa absolutamente impensable teniendo un número electrónico de seguimiento.  Todo ha quedado en “le abono a usted el importe del seguro (una décima parte del valor real de la guitarra) y no queremos saber nada más, porque no sabemos qué ha podido pasar“.
No son capaces de llamar nunca para comunicar qué se está haciendo por encontrar el paquete. No son capaces de decir qué ha pasado, dónde se ha perdido, si ha sido robado, si se ha roto, qué están haciendo para encontrarlo, qué medidas tomarán para que no vuelva a suceder o por qué no es un caso aislado. Entro en internet y encuentro casos similares.
¿De verdad es necesario tener que buscar los antecedentes de una empresa de paquetería como Seur en internet antes de enviar algo? ¿De verdad es necesario timar así a la gente que confía en vuestra profesionalidad? ¿De verdad no sabéis hacerlo mejor? ¿De verdad es así como funcionan las cosas en este país, como si fuera una República bananera? ¿De verdad sois tan absolutamente anti profesionales?

¿Atención o desatención al cliente?

Por Manuel Nogueras Tamargo

No es la primera vez que tengo que esperar una inmensa cola en una gran superficie para ser atendido en atención al cliente, ni tampoco pasar un filtro y esperar por teléfono mucho tiempo para realizar una gestión, si no es para contratar un nuevo servicio. Es más, cuando necesito ser atendido por algún vendedor dentro de la superficie, no suelo encontrarlo.

(GTRES)

Operadoras en un centro de atención. (GTRES)

Imagino que no debo ser el único que desesperado y harto de seguir esperando, desista para ser atendido u opte por hacer una reclamación.

Cuando pasan estas cosas, el comentario del resto de los clientes es el mismo de siempre: “En todos los sitios pasa igual, falta gente”.

En el chaleco de los trabajadores de estas grandes superficies suele poner: “Estoy para ayudarle”. El marketing funciona, pero lo que verdaderamente se siente, es enfado y cabreo. Esto conduce a su vez a una baja calidad y puntuación de la atención al cliente y quizás su prestigio.

Hipocresía cosmética

Por Lídia Simón Origoni,

Cosméticos en una imagen de archivo.

Cosméticos en una imagen de archivo.

Un informe llevado a cabo por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) revela que después de analizar 17 cremas cosméticas distintas procedentes de supermercados, perfumerías, farmacias y parafarmacias, éstas no cumplen con los valores que prometen sus publicidades.

Resulta que, después de éste estudio, descubrimos que algunas contienen parabenes (los cuales están prohibidos por la Unión Europea) y los factores de protección solar no se cumplen (en algún caso hasta el 50% menos que marca la etiqueta). Pero no se asusten, a pesar de todo la OCU respalda que algunos productos sí que son de calidad.

¿Y aquellos que no lo son?, ¿Y los que -como consecuencia de su uso creemos que nos están protegiendo y- pueden estarnos ocasionando futuros males o enfermedades dermatológicas irreparables?

Desde aquí me gustaría hacer un llamamiento a las firmas cosméticas y aconsejarles que inviertan menos en publicidad y más en calidad. Que se limiten a vendernos aquello que sí pueden ofrecernos y no hagan más falsas promesas de eterna juventud. Cuando un producto es realmente bueno no necesita aderezos, se vende sólo.

Su trabajo, gracias

Por Ignacio Caballero Botica

Hace años comenzó a suceder en las gasolineras. El autoservicio surgió y se consolidó bajo la premisa de que nos saldría más barata la gasolina. Pocos mercados están más inflados y lejos de la competencia. 133823

Posteriormente llegaron los restaurantes de comida rápida en los que todos ejercemos de camareros y limpiadores y cuya técnica ha sido imitada por numerosos locales de hostelería, cuya relación calidad/precio son incluso inferiores a locales que te tratan como a un cliente.

El mayor ejemplo es una tienda de muebles suecos que promete diseño y precios bajos, a cambio de que entres en su tienda como una persona normal y termines como Vin Diesel tras transportar y montar tu propio mueble.

Lo último son las cajas de autocobro que se están implantando en los hipermercados. Colaborar con todo esto es la mejor forma de contribuir a la destrucción de empleo y fomentar que sigan teniendo más los que más tienen. La forma de consumir determina la sociedad en la que vivimos; el día que tomemos conciencia colectiva de este hecho sentiremos que el mango de la sartén está en nuestras manos.

Garantía de decencia y equidad laboral en las etiquetas de las prendas de vestir

Foto: Mrskyce / Flickr

Foto: Mrskyce / Flickr

Por Alejandro Prieto Orviz

Llámese manía, hipersensibilidad o tontería. El caso es que siempre he tenido problemas con las etiquetas de la ropa que están en contacto directo con la piel. Podría decirse que su eliminación forma parte de un ritual y, en bastantes casos, algún mosqueo, pues vienen cosidas a conciencia (incluso mejor que las costuras de la prenda). Información sobre la talla, composición, cuidado y mantenimiento o lugar de procedencia, pero no sobre las condiciones laborales en las que fueron producidas.

El abuso y la desconsideración hacia las personas son asuntos que no inciden negativamente en la bolsa ni en la prima de riesgo. Si existen acreditaciones de la calidad de elaboración, procedimientos y controles de la trazabilidad y homologaciones de seguridad de los artículos de cara al consumidor, ¿por qué obviar las cuestiones relativas a la dignidad y salud de los trabajadores? Ojalá llegue el día en que la marca CE (Conformidad Europea) y otras similares sean garantía de decencia y equidad social. ¡Cuántos productos perderían atractivo e interés si en la etiqueta o manual de instrucciones constara el sufrimiento y coste humano empleado en la fabricación de los mismos!

Salou, destino turístico familiar y deportivo… y de desfase non stop

Por Eva López Sanz

Un año más han llegado a Salou una avalancha de jóvenes universitarios ingleses para vivir el Saloufest: una semana de eventos y competiciones deportivas. I love tour, la empresa organizadora del festival, promociona estas vacaciones como una gira deportiva, pero ¿cómo se puede hacer deporte con la botella en la mano todo el día?

Dejando a un lado la ética de la empresa organizadora y la tolerancia de unos padres que permiten a sus hijos una semana de borrachera continuada, me asombra muchísimo más el interés del Ayuntamiento de Salou por aceptar ser la sede de la juerga, del vandalismo y del alcohol, hacer la vista gorda con la ordenanza municipal que prohíbe ir sin camiseta y consumir alcohol en la calle y no tener en cuenta la oposición de sus ciudadanos hacia dicho festival.

Sería conveniente revisar los valores con los que el consistorio pretende promocionar el destino turístico, porque con los 200 euros que cuesta esta semana de desfase non stop no se gana un turismo de calidad. Todavía está por ver cómo acaba esta edición, la más multitudinaria hasta la fecha, pero el griterío ya se ha apoderado de Salou.

Y llegó el gran problema: ¿a qué cole le llevo?

Por Sara Mª Dapía

Por estas fechas, los padres de los niños que ya han cumplido o van a cumplir tres años se encuentran con el mismo dilema, ¿qué colegio elijo para mi hijo? Este año me ha tocado mí. Recuerdo, justamente hace un año, cuando algunas de mis compañeras de batallitas infantiles que se encontraban en esta situación me decían que la elección del centro escolar les quitaba el sueño. Entonces me parecía una exageración, pero ahora soy yo la que sufre de insomnio.

Por suerte, en nuestro barrio tenemos una amplia variedad de colegios entre los que escoger, aunque esto no hace más que acrecentar las dudas. ¿Público o concertado?, ¿bilingüe o no?, ¿religioso o laico?,… Un sinfín de preguntas a las que ahora con la ley por la que en la Comunidad de Madrid todos los colegios públicos que así lo deseen pueden solicitar el cambio de jornada, siempre y cuando lo apruebe el Consejo Escolar, debemos añadir otra igual de importante: ¿jornada continua o partida? A todos estos interrogantes tenemos que unir las opiniones y comentarios de otros padres; comentarios que más que ayudarnos aumentan nuestra indecisión. Nunca llueve a gusto de todos y lo que para un padre resulta la panacea educativa para otro carece de valor.

Por si fuera poco a esto hay que sumar las jornadas de puertas abiertas de los colegios públicos y las entrevistas individuales en los concertados, que en muchos casos tampoco resultan demasiado clarificadoras, puesto que los encargados de dar las charlas o hacer las entrevistas, lejos de “venderte” el centro y hacerlo atractivo a la vista de un padre, te incitan a que salgas corriendo. Por ello debemos hacer un gran ejercicio de abstracción, intentar ser objetivos y no dejarnos llevar por la impresión que nos causan estas personas, que quizás no hayan sido los más adecuados para realizar estas tareas.

En claseMi consejo, ante la dificultad que entraña esta elección, es que no la hagamos a la ligera y que siempre y ante todo pensemos en lo que realmente importa, la educación de nuestros hijos. Para ello os planteo que reflexionemos principalmente sobre estos tres aspectos:

– En primer lugar, y lo que yo considero primordial, ¿qué tipo de educación quiero para mi hijo? Para ello debemos conocer el Proyecto Educativo de cada centro (PEC). En este documento cada centro responde a las siguiente preguntas: ¿quiénes somos?, ¿qué queremos?, y ¿cómo nos organizamos? Además debemos indagar y comprobar que todo lo que se recoge en el papel se cumple en la realidad, para ello podemos pedirles que nos expliquen cómo se concreta todo esto (sus finalidades, sus objetivos curriculares, etc) en la práctica. Una vez que tengamos esta premisa clara el resto de argumentos que nos llevarán a nuestra decisión final serán más sencillos.

– En segundo lugar debemos preguntarnos si nos lo podemos permitir económicamente. Es triste pero es así. La diferencia entre los gastos que implican un colegio público y uno concertado es sustancial y con los tiempos que corren podemos vernos obligados a renunciar a un colegio que nos gusta porque no lo podemos pagar.

– Y en tercer lugar tenemos que preguntarnos qué colegio nos permite una mayor conciliación de nuestra vida laboral con nuestra vida familiar, en lo que se refiere a los horarios y a la distancia. Tenemos que intentar conseguir una mayor calidad de vida para nosotros y nuestros hijos.

A partir de aquí, podemos analizar otros aspectos más superficiales como, por ejemplo, las instalaciones, el funcionamiento del comedor o el número de actividades extraescolares que oferta. Estos aspectos tendrían que ayudarnos a poder elegir entre dos colegios que nos gustan y que cumplen los requisitos anteriores, pero nunca deberían ser la base fundamental de nuestra decisión ya que no contribuyen de forma directa en la educación de nuestros hijos.

Espero haber sido de ayuda a alguno de los padres que se encuentran en esta situación y sólo me queda deciros: ¡Buena suerte y buena elección!