Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘sanidad’

Un mes sin saber nada de mi madre anciana ni siquiera por teléfono: ¿su vida pertenece a la residencia?

Por Ana Bravo

Todos somos conscientes de que el momento que estamos viviendo es el más difícil de las últimas décadas y que vamos campeando el temporal como podemos porque nadie nos ha preparado para esto.

Salimos a la ventana cada tarde para aplaudir la labor de todo el personal que tanto y tanto nos están dando, pero hoy y desde aquí quiero dar una sonora pitada a las residencias de ancianos, y por lo que me toca a la Adolfo Suárez de Madrid.

Entrada de la residencia de ancianos 'Adolfo Suárez' de Madrid

Entrada de la residencia de ancianos ‘Adolfo Suárez’ de Madrid (FOTO: JORGE PARIS)

Llevamos desde el 8 de marzo, cuando ya se nos impidió entrar a ver a mi madre, sin noticias. Todos los intentos de conseguir información son nulos. Nadie atiende, nadie da respuestas a nuestras preguntas: ¿en qué situación se encuentran los ancianos?, ¿cuánto personal está trabajando?, ¿cuántos casos hay de contagio?

Todo son incógnitas. El hermetismo es total y la sensibilidad del personal al cargo brilla por su ausencia. ¿Creéis que sus vidas os pertenecen? ¿No os creéis en la obligación de buscar algún canal de información para mantener a las familias lo más al día posible?

Nos sentimos completamente desamparados e impotentes ante esta situación, máxime cuando algunas informaciones hablan de cientos de fallecidos dentro de este tipo de instalaciones.

¿A quién acudir? ¿Qué hacer sino esperar en cualquier momento la temible llamada anunciando lo peor? ¿Qué está haciendo la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para solucionar esta situación? El confinamiento es duro pero soportable, pero esta incertidumbre, lo siento pero no la acepto.

Los mayores tienen derecho a UCI, ellos no pueden alzar su voz

Por Mayte Plata

Tengo a mi padre en el Hospital Clínico de Barcelona donde, a sus 75 años y con una vitalidad que no la tienen muchos de 40, se debate entre la vida y la muerte ya que tendría que estar en una cama de UCI por su gravedad. El problema que hay es que no tienen camas de UCI suficientes y cuando se vacía una colocan a una persona menor de 65 años.

Mi padre, José Plata Madrid, con 75 años, ha estado trabajando más de 50 años, los últimos 30 en la antigua empresa Wagons Lit (empresa que ya no existe). En esos 30-35 años encima del tren atendiendo a los viajeros se perdió el nacimiento de su hija, casi todos sus cumpleaños y aniversario de su mujer, no pudo estar lo que él hubiera querido al lado de su hija cuando ha estado enferma, y ahora que empieza a disfrutar de su familia ocurre esto, que no le dan una cama de UCI.

Las manos de un anciano.

Las manos de un anciano.

Nadie sabe lo duro que es decirle a un médico que yo compro esa máquina para mi padre (sacando el dinero de amigos y de debajo de las piedras) y oír decir que, primero, vale mucho dinero, segundo, que no hay ya fabricadas (mientras que en Lepe hay un empresario que está fabricando pero no las ha homologado) y por último que aunque me la aceptaran seguramente no iría para mi padre.

¡Por favor, se trata de nuestros mayores, es la vida de nuestros mayores!, personas que han estado trabajando toda su vida y pagando su Seguridad Social para que ahora no tengan derechos ninguno, ni ellos ni sus hijos. Es una vergüenza que estén apuntando con el dedo quién vive y quién debe morir.

Estoy destrozada porque ya no sé qué hacer para que le pongan en UCI. Hay que hacer algo por nuestros mayores ya que ahora ellos están graves en un hospital y no pueden alzar su voz.

Es una vergüenza decir que no llevemos a nuestros mayores a los hospitales

Por Belén Pereira

Hoy es mi tercer día de teletrabajo y pienso: “Tengo suerte porque hay muchos que no podrán”. Acabo de ver las noticias: abuelos, padres, personas muriendo. He visto solidaridad, aplausos a sanitarios, personal de supermercados, policía, transportistas

Pero la solidaridad está “entre los pobres “. Países como Alemania, Holanda, países nórdicos sólo nos quieren para venir de vacaciones, no quieren nuestros abuelos, padres, sanitarios

Ellos llevaron a una niña a contar al Parlamento Europeo que el mundo se moría, yo quiero que llevemos a un abuelo (online) y les cuente que se están muriendo y después morirá nuestra economía.

Un anciano sentado en un banco en un parque

Vergüenza me da que algún personaje haya llegado a decir que cuidamos demasiado a nuestros mayores, que no les llevemos a los hospitales. ¿Acaso no tienen padres ni abuelos?

Todos sabemos que si esto hubiera pasado en cualquiera de estos países ya estaríamos los españoles, italianos, portugueses… dándolo todo. Pero es “aquí” y “ahora” y las ayudas sanitarias serán en unos quince días y de la económicas ni hablamos. Vergüenza me da solo escucharlo.

Vergüenza me daría tener un representante de mi país así, por eso quiero enviar un mensaje a las personas que viven allí. Yo creo en las personas y sé que ellos pueden lograr que los sordos escuchen y los ciegos vean. Decirles que yo adoro a mis padres, a mi suegra, mi hijo adora a sus abuelos y que seguramente ellos también harían lo que fuera por su familia.

Dicen que esta pandemia cambiará el mundo y que sale a flote qué persona o personaje es cada uno.

Subidón del IBI en Barcelona y vergonzoso destino de mi dinero a Investigación y Sanidad

Por Ana Alfaro

Vivo en Barcelona, distrito de Sant Martí, en un piso de 38 m2. Este año el IBI me ha subido un 59,6%. Puse una queja al ayuntamiento de Barcelona y me han contestado diciendo que desde el 2002 el ayuntamiento ha estado aplicando un tope y que esa limitación había hecho que el recibo quedara totalmente congelado en estos últimos cuatro años.

Con la desaparición de estos topes y la subida del valor catastral el recibo es correcto conforme a la ordenanza municipal de este año. ¿En serio? ¿Esto justifica la subida del 59,6% de golpe? ¡Vergüenza! Para más INRI me dicen que gracias a estas subidas, por primera vez, el presupuesto municipal supera los 3.000 millones de euros para gastar y me pasan un link del ayuntamiento para que vea a qué van destinados nuestros impuestos este año.

Una vista de la Ciudad Condal.

Una vista de la Ciudad Condal.

Si antes estaba indignada por el tema IBI, después de ver el gasto en cada una de las partidas la indignación se ha convertido en un cabreo descomunal. Trabajo como técnico en investigación epidemiológica en cáncer desde hace 21 años (a día de hoy todavía con contratos de obra y servicio) y siempre he sabido de las carencias de fondos destinados a ello, pero verlo con cifras y ver cuánto dinero se destina a Investigación y Sanidad ya ha sido el súmum de la indignación y vergüenza.

Investigación (2 millones) es la que menos recursos recibe de todas las partidas y Sanidad la antepenúltima. Sanidad (24 millones) recibe menos que Deportes (25 millones), Órganos de gobierno (31 millones). Sanidad e Investigación están los últimos de la cola… los que menos recursos reciben. ¡Vergüenza, indignación, estupor!

Espero que después de pasar la dureza de los hechos por el coronavirus todas las administraciones se replanteen dar más recursos a estos colectivos y valoren el trabajo que se realiza. Y espero que salgamos todos los ciudadanos a reivindicar más dinero para la sanidad pública.

Coronavirus y Metro de Madrid: evitamos aglomeraciones, ¿y esto?

Por Josefina

Soy usuaria de Metro de Madrid, como cada día me dispongo a llegar a mi centro de trabajo por este medio, a mi hora habitual. Nos hemos enterado los ciudadanos de las medidas que se han adoptado para frenar los contagios del coronavirus.

Viajo en la línea 9 del metro y hoy los trenes circulan más espaciados en tiempo entre uno y otro, con lo que cuando llegan vienen con bastante gente, con lo cual se hace difícil poder mantener un mínimo de distancia que te permita evitar riesgos. Cerramos colegios, evitamos aglomeraciones y concentraciones de gente, ¿y esto?

Metro de Madrid

Viajeros entrando y saliendo en una estación del metro de Madrid. (ARCHIVO)

Por otro lado, y pese a las recomendaciones de Sanidad, ves a diario cómo la gente tose sin tomar precauciones, sin taparse o tapándose la boca con la mano, mano que llevan luego a cualquier superficie. Hoy se ve alguna mascarilla más que otros días. Y ya me estoy arrepintiendo de no llevar una.

¿Todo esto es coherente con la situación que estamos viviendo, aunque solo sea por cumplir con la prudencia que nos están pidiendo?

 

Carta a Don Amancio Ortega

Por Rosa Gómez

Amancio Ortega, creador de Inditex (Archivo).

Señor Ortega, quiero darle las gracias en mi nombre, y en nombre de todas las personas que han muerto víctimas de cáncer. Mis cuatro abuelos, cuatro tíos carnales, padres y madres de amigos muy cercanos, y lo peor de todo, muchos muy jóvenes. Gracias por su donación.

Actualmente, mi madre está siendo tratada de un tumor en el pecho en el hospital público Miguel Servet de Zaragoza, al cual aprovecho a dar también las gracias, a sus médicos, oncólogos, enfermeras y auxiliares.

Llevo dos días escuchando y leyendo barbaridades, como que somos un país “no necesitado”, “nuestra sanidad no necesita la caridad” o “por qué aceptar una donación cuando hay máquinas y pruebas suficientes”; esto último de boca de una radióloga, a la que con gusto, preguntaría de qué han muerto sus familiares y pacientes en los últimos años.

Para un paciente de cáncer no es justo oír este tipo de barbaridades, ya que alguien con esta enfermedad necesita hacerse muchas pruebas y estaría bien que nuestros médicos e investigadores, tuviesen la suficiente información, estudios, tratamientos, máquinas, y todo lo necesario, para que un paciente de cáncer se cure.

El cáncer es una lacra, y por desgracia afecta a niños y mayores, ricos y pobres, país necesitado o país millonario.

Siento vergüenza ajena de que la misma organización que se formó en defensa de la sanidad pública, no quiera aceptar una donación que puede ayudar a salvar vidas, a curar enfermos.

De nuevo, muchas gracias señor Amancio Ortega.

Hazte vegano y pierde peso

Por Sascha Camilli

Comida vegana ( LA GULATECA).

Mucha gente se propone perder peso cada año, pero llegan a julio con el mismo peso que tenían en enero. Esto puede ser profundamente frustrante, pero simplemente haciendo ejercicio y comiendo alimentos saludables, podemos vernos mejor por fuera y sentirnos mejor por dentro.

Los alimentos veganos no solo son deliciosos, sino que también están libres de colesterol y la mayoría son bajos en grasas saturadas y también bajos en calorías. Estudios han demostrado que quienes comen carne son nueve veces más propensos a ser obesos que los veganos.

Los veganos también tienen menores tasas de muchas de las enfermedades con riesgo de muerte, como cardiopatías, diabetes y ciertos tipos de cáncer. Y cuando eliges alimentos veganos, también estás ayudando a evitar que los animales tengan una espantosa muerte en el matadero, a proteger el medioambiente y combatir el cambio climático.

Las autoridades sanitarias no advierten en contra de las fiestas populares

Por Jesús Martínez

Mucho cuidado con comer carne procesada. Ni se le ocurra fumar ni oler el tabaco. Ojo con la comida basura. Modere el consumo de la bollería fina… Las autoridades sanitarias advierten cada dos por tres de esto o de lo otro, y pobre del que incumpla: palo y tentetieso en forma de sanción o penas severas.

Todo esto está muy bien, pero no comprendo demasiado porqué toda esta estrategia no se extiende también a otras conductas nocivas, que sorprendentemente se potencian por las propias Administraciones. Pienso, por ejemplo, en los festejos populares.

Camarero con cerveza (Pixabay).

Camarero con cerveza (Pixabay).

Los brutales decibelios de las orquestas y atracciones en el centro de las localidades, desafiando tímpanos y cristales a todo vatio hasta bien entrada la madrugada, no importan. Tampoco los ancianos, enfermos o niños que precisan de esas noches para descansar. Que son cuatro días, rebaten quienes defienden este modelo tradicional de festejos, imponiendo a los aguafiestas que opinan diferente su dictadura del ruido y el insomnio, forzándoles al éxodo a otros lugares en los que se pueda dormir.

De esto no hablan los mandamases de la salud. Su silencio cómplice alcanza también al abuso del calimocho y la litrona entre adolescentes en las inmediaciones de los recintos festivos, junto a otras sustancias perseguidas por la justicia. Las plazas de España se convierten en agosto en mingitorio y vomitorio auspiciado precisamente por quienes debieran, como en Roma, cumplir con la máxima de salus populi suprema lex esto.

Somos una ciudadanía que lucha por la Champions pero no por nuestros derechos

Por Miguel Fernández-Palacios

Los jugadores del Real Madrid a su llegada a Cibeles con la undécima (EFE).

Los jugadores del Real Madrid a su llegada a Cibeles con la undécima (EFE).

La vida no es fácil y, en consecuencia, no se debe desaprovechar la ocasión de divertirse en cuanto se presente. Por eso resulta maravilloso que para celebrar la undécima del Real Madrid, miles de personas llenaran calles, plazas y un inmenso estadio, festejándolo en apasionado jolgorio.

O cuando en 1995 los aficionados entendieron que el descenso administrativo a segunda de sus equipos era una decisión injusta, y dos ciudades como Sevilla y Vigo se llenaron de protestas hasta revertir el veredicto.

Sin embargo esa expresividad espontánea se torna en amargo desencanto cuando, en este mismo país, se recortan derechos laborales, libertades, gastos sanitarios, educativos, de dependencia, etc. Cuestiones nada baladíes conquistadas con mucho sufrimiento y que hacen la vida más justa, pero las avenidas y plazas no se abarrotan en igual medida. No cabe duda de que la individualista sociedad moderna es moldeada en gran medida por los políticos, que forjan ciudadanos indiferentes para que no les incomoden en sus turbios enredos.

Y he aquí la piedra de toque: la indiferencia ciudadana es el peor de los males posibles para una democracia, porque la deteriora hasta ponerla en grave riesgo. Esperemos que los nuevos partidos, en un esfuerzo titánico por el bien y la pervivencia de la libertad democrática, reviertan esta perversa tendencia y sepan ilusionar a la gente formando ciudadanos responsables y comprometidos con lo cívico.

Todavía hay personas que ayudan a los demás

Por Enrique Jiménez Martín

Tren de Renfe (Archivo).

Tren de Renfe (Archivo).

Soy un trabajador de Renfe que el pasado 5 de mayo a mediodía tuvo un pequeño/gran incidente en la vía 9 de la estación de Atocha Cercanías, y que sólo sé por referencia de lo que he oído y me han contado que durante más o menos cinco minutos de mi vida me quedé inconsciente.

Estas letras son de agradecimiento a esas personas anónimas que sin temer por su seguridad, bajaron a la vía a rescatarme. Esto demuestra que en estos tiempos de egoísmos, todavía hay personas que ayudan al prójimo sin importar qué tipo de razones.

Así mismo, hago extensiva esta misiva al personal sanitario, vigilantes de Renfe y miembros de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que se volcaron en todo momento por atenderme.

Gracias de todo corazón.