Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘centro’

Un poco de humanidad a la hora de sancionar en las zonas azules

Por Guiomar María Montero Estravís

Un operario pintando una zona azul en Madrid (Jorge París).

Un operario pintando una zona azul en Madrid (Jorge París).

He estacionado en una calle del centro de Madrid en zona azul. Normalmente utilizo para pagar el estacionamiento una de las aplicaciones móviles destinadas a tal efecto. Nada más aparcar, a las 16:05 he visto pasar a una controladora y he estado a punto de avisarle de que no se molestase en comprobar mi matrícula porque iba a realizar el pago vía móvil, pero como estaba diluviando y no tenía paraguas, he decidido dejarlo pasar y he realizado el pago mientras caminaba hacia mi destino. El ticket se ha validado correctamente a las 16:06.

Cuando al volver al coche una hora y media después, cuál no será mi sorpresa al encontrarme una sanción. Lógicamente he pensado que igual se me había pasado la hora (por un par de minutos como máximo) y cuando voy a proceder al pago de los 4€ correspondientes a tamaña perversidad, observo que es una sanción no anulable y al fijarme en la hora compruebo ‘ojiplática’ que esta es de las 16:07, es decir, dos minutos después de haber estacionado y un minuto después de haber validado mi ticket.
Evidentemente, la sanción me la van a retirar, pero quería llamar la atención sobre el hecho de que en dos minutos no te da tiempo ni siquiera de sacar el ticket en el parquímetro, y si hay cola, como sucede a menudo, ni siquiera con 10 minutos llegas, porque hay gente que se equivoca y tiene que volver a empezar.

El mío no es un caso aislado, hace cosa de un mes a mi hermano le sucedió lo mismo, con el agravante de que le pusieron una multa mientras iba a por cambio para el parquímetro y había dejado a sus tres hijos dentro del coche. Yo por mi parte voy a poner una reclamación al ayuntamiento y animo a la gente a que haga lo mismo, a ver si nos empiezan a tratar con un poco de humanidad.

Evaluaciones de segunda en un caso de un niño con altas capacidades intelectuales (ACC)

Por Begoña Rodríguez Jiménez

Varios niños en la puerta de un colegio (EFE).

Varios niños en la puerta de un colegio (EFE).

Soy mamá de un niño de 8 años evaluado de altas capacidades intelectuales (AACC) por una psicóloga clínica en un centro privado y otro hijo de 6 diagnosticado de intolerancia a la fructosa por un gastroenterólogo en el mismo centro privado.

¿Por qué el informe de evaluación de AACC se cuestiona en el centro escolar y el de intolerancia a la fructosa se cumple a rajatabla si ninguna de las dos valoraciones son visibles? ¿Es más importante evitar el dolor de barriga que el dolor emocional?

Vivimos en una sociedad en la que en muchos casos se desprecia el talento y no se potencia. En los colegios se cubren las necesidades básicas de aprendizaje y dejan las necesidades especiales en manos de las familias que en la mayoría de los casos carecemos de información y formación completa para gestionar sus demandas intelectuales y emocionales.

Es por esto por lo que pido sensibilización por parte de los organismos oficiales competentes en esta materia para que faciliten la burocracia, acorten el tiempo de espera para oficializar una evaluación privada y principalmente enriquezcan su educación acorde con sus necesidades intelectuales.

Señores, hay un altísimo porcentaje de fracaso escolar en este colectivo (se sitúa en torno al 70%) y después nos quejamos de la fuga de cerebros. Tenemos un potencial emergente de futuros profesionales. ¡Aprovechemos esa riqueza de talentos!

 

La boina gris de Madrid

Por Agustín Arroyo Carro

Mi querido abuelo Jesús llevaba en sus últimos años una boina negra. Madrid la lleva casi siempre sobre su cielo azul, pero es gris y de distinta naturaleza, claro. Madrid exhibe , por desgracia, el tocado de una boina gris espesa compuesta de gases tóxicos y diferentes partículas nocivas contaminantes en suspensión. El ayuntamiento de la capital previene, avisa y toma algunas medidas respecto al tráfico rodado por la M-30 y al no aparcar en la almendra central de Madrid. Incluso puede ocurrir que tenga que tomar medidas más drásticas si persiste la falta de lluvia.

Madrid, con su 'boina' de polución (Jorge París).

Madrid, con su ‘boina’ de polución (Jorge París).

Pero ya hay trompetillas en medios conservadores que empiezan a anticiparse a las quejas, por si se toman medidas más duras a corto plazo. Hablan ya con ligereza y mala baba de represión de la libertad para usar o no el coche, por si se utilizara el método de alternar el uso del coche en días alternos según el número par o impar de las matrículas. Esto ya se hecho muchas veces en grandes ciudades del mundo por estricta necesidad de salud pública.

Estos neoliberales españoles serían capaces de no poner ninguna medida, como ya vimos con Ana Botella, o incluso llegar a los niveles venenosos de Pekín, por un torpe concepto de libertad irrestricta, mal entendido. No hay mejor ciego que el que no quiere ver y mayor bobo que el que se niega a entender y razonar con sensatez lógica y un mínimo de conciencia ecológica.

 

 

¿No piensan que Gobierno y Ayuntamiento a veces también hacen cosas positivas?

Por Marcelino Gil

Estimados señores, este mensaje es para decirles que en su diario 20minutos se les ve exageradamente la opción política que tienen. No hay un solo día en el que ustedes digan algo positivo del Gobierno central o de la Alcaldía de Madrid. Todo es negativo, que si las aceras son estrechas, que si están sucias, que si no hay carriles bici o que si los hay son de pocos kilómetros, que si el AyuntamieCarril Bicinto gasta mucho, que si el Ayuntamiento no atiende a los dependientes, que si los perros hacen caca en las aceras, etc, etc, etc. ¡Por favor! Intenten ser un poco más imparciales, de tal manera que cuando leamos las noticias que publican creamos en ellas, tanto los de derechas como los de izquierdas, como los de centro. Tengan en cuenta que si los de derechas o los de izquierdas ven que ustedes solo publican las cosas negativas ¿cómo van a creer en ellas? ¿No piensan ustedes que el Gobierno y el Ayuntamiento también hacen cosas positivas de vez en cuando? Les dejo con esta sugerencia por si la pueden meditar y corregir.

La señora Benita y sus geniales compañeras de residencia

Por Eugeni de Domingo

En varias ocasiones, he acompañado a un amigo a ver a su madre ingresada de hace tiempo en una residencia y he podido dialogar con alguna de ellas que están en su misma situación. Es admirable cómo algunas – tres o cuatro – de la docena de personas que acoge el centro, están en disponibilidad de comentar, e incluso acaloradamente, de temas de actualidad desde la política corrupta o los documentales que ven por la televisión. Cada una de ellas tiene algo que contar, porque se encuentran muy a gusto cuando ven a otra persona asidua en las visitas que no sea su propia familia y se explayan explicando su vida, como Marta que se marchó de su pueblo a la edad de trece años, por no poder aguantar el ambiente de su casa cuando su padre se volvió a casar. Al no tener familia ella misma se ingresó.

ancianosAntonio, que a los nueve años le sacan de su casa para ir a vivir a una gran ciudad y con idioma diferente, dejando a sus amigos y pasando muchas noches llorando. Sus padres murieron en la guerra por un bombardeo. Celestina, siempre con un carácter alegre, todavía hace punto moviendo las agujas con rapidez, no le falla la vista y, además colabora con las cuidadoras y enfermeras en las fiestas disfrazándose si hace falta, para alegrar a sus compañeras.

Por otra parte también deprime, el ver a algunos residentes que no son conscientes de  lo que están pasando y, están sentados con la mirada fija sin ver, o durmiendo con la cabeza sobre el pecho, atendidos por cuidadores eficaces. La señora Benita, que lleva cinco años aquí y hoy han venido sus hijos a visitarla para decirla que pasarán a fin de mes a recogerla para que pase la Semana Santa con ellos.

Lo que ella ignora, es que quizá no vuelva a ver a sus amigas porque sus hijos han venido a visitarla, pero también para hablar con la Dirección y explicar que este mes es el último de su estadía. No les queda otro remedio, de momento, o puede ser definitivo, porque los dos se han quedado sin empleo. Ella por el cierre de la agencia de viajes y él, por ser autónomo y único trabajador, ha tenido que cerrar el negocio por falta de pago de sus clientes. Triste momento tener que recurrir a lo último que hubieran pensado. Depender de una jubilación de sus mayores.

Y llegó el gran problema: ¿a qué cole le llevo?

Por Sara Mª Dapía

Por estas fechas, los padres de los niños que ya han cumplido o van a cumplir tres años se encuentran con el mismo dilema, ¿qué colegio elijo para mi hijo? Este año me ha tocado mí. Recuerdo, justamente hace un año, cuando algunas de mis compañeras de batallitas infantiles que se encontraban en esta situación me decían que la elección del centro escolar les quitaba el sueño. Entonces me parecía una exageración, pero ahora soy yo la que sufre de insomnio.

Por suerte, en nuestro barrio tenemos una amplia variedad de colegios entre los que escoger, aunque esto no hace más que acrecentar las dudas. ¿Público o concertado?, ¿bilingüe o no?, ¿religioso o laico?,… Un sinfín de preguntas a las que ahora con la ley por la que en la Comunidad de Madrid todos los colegios públicos que así lo deseen pueden solicitar el cambio de jornada, siempre y cuando lo apruebe el Consejo Escolar, debemos añadir otra igual de importante: ¿jornada continua o partida? A todos estos interrogantes tenemos que unir las opiniones y comentarios de otros padres; comentarios que más que ayudarnos aumentan nuestra indecisión. Nunca llueve a gusto de todos y lo que para un padre resulta la panacea educativa para otro carece de valor.

Por si fuera poco a esto hay que sumar las jornadas de puertas abiertas de los colegios públicos y las entrevistas individuales en los concertados, que en muchos casos tampoco resultan demasiado clarificadoras, puesto que los encargados de dar las charlas o hacer las entrevistas, lejos de “venderte” el centro y hacerlo atractivo a la vista de un padre, te incitan a que salgas corriendo. Por ello debemos hacer un gran ejercicio de abstracción, intentar ser objetivos y no dejarnos llevar por la impresión que nos causan estas personas, que quizás no hayan sido los más adecuados para realizar estas tareas.

En claseMi consejo, ante la dificultad que entraña esta elección, es que no la hagamos a la ligera y que siempre y ante todo pensemos en lo que realmente importa, la educación de nuestros hijos. Para ello os planteo que reflexionemos principalmente sobre estos tres aspectos:

– En primer lugar, y lo que yo considero primordial, ¿qué tipo de educación quiero para mi hijo? Para ello debemos conocer el Proyecto Educativo de cada centro (PEC). En este documento cada centro responde a las siguiente preguntas: ¿quiénes somos?, ¿qué queremos?, y ¿cómo nos organizamos? Además debemos indagar y comprobar que todo lo que se recoge en el papel se cumple en la realidad, para ello podemos pedirles que nos expliquen cómo se concreta todo esto (sus finalidades, sus objetivos curriculares, etc) en la práctica. Una vez que tengamos esta premisa clara el resto de argumentos que nos llevarán a nuestra decisión final serán más sencillos.

– En segundo lugar debemos preguntarnos si nos lo podemos permitir económicamente. Es triste pero es así. La diferencia entre los gastos que implican un colegio público y uno concertado es sustancial y con los tiempos que corren podemos vernos obligados a renunciar a un colegio que nos gusta porque no lo podemos pagar.

– Y en tercer lugar tenemos que preguntarnos qué colegio nos permite una mayor conciliación de nuestra vida laboral con nuestra vida familiar, en lo que se refiere a los horarios y a la distancia. Tenemos que intentar conseguir una mayor calidad de vida para nosotros y nuestros hijos.

A partir de aquí, podemos analizar otros aspectos más superficiales como, por ejemplo, las instalaciones, el funcionamiento del comedor o el número de actividades extraescolares que oferta. Estos aspectos tendrían que ayudarnos a poder elegir entre dos colegios que nos gustan y que cumplen los requisitos anteriores, pero nunca deberían ser la base fundamental de nuestra decisión ya que no contribuyen de forma directa en la educación de nuestros hijos.

Espero haber sido de ayuda a alguno de los padres que se encuentran en esta situación y sólo me queda deciros: ¡Buena suerte y buena elección!

En defensa del Colegio de Educación Especial Cruz de Mayo de Hellín, premiado por el Ministerio de Cultura

Por Marta Ferreras (*)

En Hellín (Albacete) hay un centro público de Educación Especial que se ha ganado el reconocimiento de todos los ciudadanos. Se trata del colegio Cruz de Mayo. Los niños y jóvenes que estudian en él son conocidos en la localidad, porque salen a diario a las calles con sus maestros a aprender a desenvolverse en la vida práctica. De puertas adentro, el colegio ofrece servicios como logopedia, psicomotricidad, musicoterapia o fisioterapia, fundamentales para el desarrollo intelectual y físico de estos muchachos. El servicio de fisioterapia no sólo atiende a los niños matriculados en el centro, sino a muchos otros que acuden procedentes de diferentes colegios. Las actividades pedagógicas son innovadoras y variadas: incluyen desde cultivar un huerto a realizar trabajos de artesanía, pasando por lenguajes artísticos como la música, el teatro, la expresión corporal, los cuentos, la pintura o el cine. Los frutos de estas actividades se han mostrado en repetidas ocasiones al público mediante representaciones teatrales, exposiciones de pintura, proyecciones de películas, etc. Todas las obras cinematográficas realizadas en el colegio, tanto de actores como de animación, han recibido premios en festivales nacionales e internacionales. Recientemente el colegio ganó uno de los Premios Crearte por su proyecto pedagógico “El túnel de las sensaciones”, razón por la cual fue distinguido por el Ministerio de Cultura con el título de Centro Creativo.Colegio Hellín

Es evidente que el Cruz de Mayo merece todo el apoyo institucional, pero se encuentra de pronto con una desagradable sorpresa. El trabajo realizado por los profesionales que trabajan en él está a punto de ser derribado por otro tipo de profesionales: se trata de unos cuantos burócratas que hacen números metidos en sus despachos y que han decidido que los niños con necesidades educativas especiales “salen caros”. Si no lo impedimos de algún modo, el Cruz de Mayo será desmantelado el próximo curso. La Consejería de Educación se propone enviar a los alumnos internos a un centro de Albacete, lejos de su entorno escolar y de sus familias, y reubicar a los alumnos externos en algunas aulas sobrantes de otro colegio de Hellín. En tales condiciones será materialmente imposible, por falta de espacio y de recursos humanos, continuar en esta línea de trabajo que, puedo asegurarlo como madre, da buenos resultados. ¿Qué calidad de enseñanza se defiende con esta clase de decisiones?

(*)Miembro de la Asociación de Madres y Padres.