Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘precariedad’

Sube el empleo y la pobreza

Por José Antonio Pozo Maqueda

Oficina de empleo (Infojobs).

Oficina de empleo (Infojobs).

Sube el empleo y con él, la pobreza. Los puestos de trabajo que se crean están cada vez peor remunerados y son más precarios. Algunos apenas duran unas horas.

El mercado de trabajo se está convirtiendo en un estercolero repleto de trabajo basura. Urge una solución al problema. No basta con crear empleo, sino que hay que crearlo con un mínimo de calidad y lo suficientemente remunerado y estable como para poder llevar una vida digna y para que el trabajo sea una fuente de riqueza y no de pobreza.

La generación de la Enciclopedia Álvarez

Por Pedro Serrano

Un grupo de estudiantes leyendo (Forbes).

Un grupo de estudiantes leyendo (Forbes).

Pertenezco a la generación de la Enciclopedia Álvarez. Enciclopedia que, de 1954 a 1966, el régimen franquista utilizó en las escuelas para enseñar y hacer proselitismo ideológico, resaltando los valores políticos, religiosos y patrióticos y mostrando de forma negativa la Segunda República española y las ideologías de izquierdas. Una enciclopedia que, en la materia de Historia, mostraba la Guerra Civil como una cruzada contra los rojos y justificaba el golpe de Estado contra el gobierno de la República denominándolo “Glorioso Alzamiento Nacional”.

La historia contrajo una deuda con aquella generación que sufrió la precariedad económica e intelectual de un régimen totalitario, pues, con suerte, íbamos a la escuela desde los seis hasta los catorce años y no disponíamos de otra verdad u otra ventana al mundo que no vinieran de dicha enciclopedia, del catecismo o de los maestros y clérigos proporcionados por el régimen. Aquellos años, de deficiente y escasa preparación, nos dejaron incapacitados para afrontar nuestro futuro con solvencia. No obstante, gracias al coraje, la llegada de la democracia y a algunas clases de adultos, algunos pudimos afrontar la vida personal y profesional con un éxito nada desdeñable.

Ahora, recién jubilado, y como si la historia quisiera saldar definitivamente aquella deuda, se me ha concedido el honor de poder matricularme en el Programa Interuniversitario de la Experiencia, en el Campus Miguel Delibes de Valladolid, que tiene como finalidad dar a las personas mayores de 55 años la posibilidad de acceder a la cultura y la ciencia como una fórmula de crecimiento personal. Ahora tengo el orgullo y el privilegio de tener un hijo a punto de terminar la carrera de Historia y profesores que me cuentan la versión no manipulada de aquel negro y triste pasaje de nuestra historia.

 

 

“Los hijos que se nos van”

Por Enrique Chicote

Pocos tragos hay más amargos para una familia, que alguno de sus miembros se vea en la necesidad de abandonarla para buscar trabajo fuera de su país durante un tiempo indeterminado y, por tanto, con la zozobra que conlleva la incertidumbre de no saber, ni por cuanto tiempo, ni la magnitud de los obstáculos que encontrará al llegar a su destino.

Fotograma del video de JSF

Fotograma del video de JSF

Cuando son nuestros hijos los que se van, además del desgarro de la separación, es inevitable sentir que los esfuerzos realizados de todo tipo no han recibido la recompensa esperada después de muchos años de sacrificio.

No es admisible que por culpa de un gobierno de tres al cuarto enfrascado en sus miserias, incapaz de crear las condiciones sociales y económicas suficientes para empleo de mínima calidad, los padres debamos renunciar al calor de nuestros hijos, y ellos vean frustrado su proyecto de vida en el país donde nacieron, se formaron y han vivido sus años de juventud.

¡Los parados son personas!

Por Victorio Martínez

No es de recibo que a los desempleados se les dé un tratamiento de meros datos estadísticos. Para nuestro Gobierno son insignificantes los 5.896.300 personas en paro porque lo interpretan como mejor les beneficia para demostrar lo indemostrable, el paro sigue siendo un grave problema para el desarrollo del país, seguimos superando el 26% de tasa.
Debemos exigir responsabilidades por esta mala gestión y el Gobierno está obligado a darnos una explicación, del porqué sus políticas de reformas no funcionan.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez. (EFE)

La ministra de Empleo, Fátima Báñez. (EFE)

Olvidan los miembros del Gobierno que los parados también son personas, que tienen familias, que tienen un hogar, con necesidades primarias que satisfacer y con responsabilidades que deben cumplir diariamente. Dentro de las obligaciones del gobernante está el proporcionar el mínimo imprescindible para vivir dignamente.

El gobierno de Mariano Rajoy lleva en el poder desde finales del 2011 y lo único que ha hecho es incrementar el desempleo en más de 600.000 personas desde entonces. Con un empobrecimiento de la población, en cotas jamás vistas en democracia. La reforma laboral del 2012 ha destrozado el mercado de trabajo, los trabajadores han perdido sus derechos, trabajan bajo el yugo empresarial, sin garantías que les protejan de los empleadores desalmados, rozando en muchos casos la semi-esclavitud (contrato emprendedores y parcial), trabajando a escondidas y sin papeles por exigencias del empresario que así obtiene más beneficios.

Crear empleo estable y de calidad, respetando la dignidad de los trabajadores, es una de las obligaciones de su ministerio. La inacción de su mandato está aportando el empobrecimiento de la clase trabajadora, autónomos y pequeños y medianos empresarios, somos más pobres.

La señora ministra Empleo, Fátima Báñez, ni está ni se la espera. Ante la gravedad del altísimo desempleo en España, no hace nada por mejorar la mala situación del mercado laboral. Se ve y se siente que su contrarreforma laboral no ha funcionado, ¿a qué espera para tirarla a la basura? Tras su malísima gestión y pésima actuación al frente del departamento de Empleo, lo mejor para los trabajadores, ante su ineficacia, es dimitir cuanto antes.

La deslocalización del ‘telemarketing’

Por Olga González

TelemarketingSiento que esta carta debería haberla escrito hace mucho, mucho tiempo. Pero es verdad eso que dicen que generalmente nos movemos cuando algo nos afecta directamente. Y así nos va.

Quiero expresar, como afectada y como alguien que forma parte de esta sociedad, mi indignación por la destrucción sistemática de puestos de trabajo, concretamente en el sector del telemarketing.

Desde hace muchos años sabemos que es un sector que genera empleos precarios: bajos salarios, falta de previsión de horarios, estrés por el ritmo de trabajo… Pero nos quedaba el consuelo de saber que siempre habría oferta de empleo porque nunca se acabarían las llamadas ¿Cómo se iban a acabar las llamadas? Pues sí, también se acaban y se acaban porque hay grandes compañías de este país que deciden que les resulta más rentable deslocalizarlas. Es decir, que el Call Center esté ubicado en otro país donde los salarios son mucho más bajos, con lo cual el beneficio será mayor.

Y yo me pregunto: ¿es ético que en una situación de crisis como la que vivimos se pueda tomar este tipo de medidas? ¿No tendría que plantearse la administración algún tipo de regulación protegiendo un porcentaje del negocio del telemarketing en el país donde se presta el servicio?
En estos días he pensado en los directivos de esas grandes compañías y en todos aquellos responsables públicos que tienen en su mano el poder de cambiar algunas cosas. Estoy segura de que se sienten muy patriotas. Señores: en mi opinión, el patriotismo se demuestra con hechos y no con palabras.