Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘futbol’

A Leo Messi, de un hincha argentino: “Gracias por todo”

Por Nicolás Gómez Sañudo

Aquello que una vez comenzó a escribirse en una servilleta de papel firmando el devenir de una leyenda, hoy termina anunciándose en un comunicado oficial en la era digital.
Soy uno más que vociferan a los cuatro vientos tu talento y devoción por el buen fútbol.
Robándome frases de escritos no muy lejanos y  haciendo alusión a maestros como Eduardo Galeano, repito: Leo no tiene la pelota atada sino que la lleva dentro del pie.
A partir de ahora, muchos derramarán mil lágrimas inundando el baúl de los recuerdos. Su memoria retrocederá más de una década en la línea del tiempo y negarán caprichosamente que esto está sucediendo. Y sí, está sucediendo.
Y otros… otros improvisarán un suspiro ante el alivio de la despedida final. El peor rival de los rivales, lícitamente en la verde gramilla,  se marcha, se despide de su equipo que lo vio crecer y estampar un legado para siempre.
Respeto por los tuyos y admiración de los ajenos. Vitrinas que escasean ante la abundancia de trofeos con el FC Barcelona: 778 partidos, 672 goles, 137 dobletes, 42 hat-trick, 6 pockers, 1 repoker, 49 goles de falta, 268 asistencias, 35 títulos, 4 Champions, 10 Ligas, 7 Copas del Rey, 3 Mundiales de Clubes, 3 Supercopas de Europa, 8 Supercopas de España, 78 premios individuales, 6 Balones de Oro, 1 FIFA The Best, 1 World Player, 1 Laurus, 6 Botas de Oro, 8 Pichichis, 9 MVP de La Liga, 6 veces máximo goleador de la Champions, 1 Golden Boy y 20 años, el tiempo que permaneció como blaugrana.
Al hincha del fútbol no le debés nada, siempre seremos nosotros los que estemos en deuda con vos por las sonrisas que nos regalaste en un mundo donde la misma, a veces, está desdibujada.
Siempre sostuve lo mismo exclamando constantemente justicia por los que amamos este bendito deporte llamado fútbol.
Y gracias a tu era, la era de Leo Messi, el fútbol se maquilló de primavera en pleno invierno, las gargantas de los narradores se desgarraban ante orgásmicos goles embarazando redes adversarias, las miradas punzantes atravesaban el deseo del hincha queriéndote ver dar una vuelta más.
Pero el día llegó. Y sea cual sea tu camino, tu próximo destino o tu futuro divino, el sabio del buen fútbol y el enamorado de la redonda te recordará por siempre y hasta el fin de nuestra historia. Por eso, ojalá que tus piernas nunca se rindan, porque nosotros…. deberíamos rendirnos a tus pies. LEO… GRACIAS POR TODO.

 

 

Queridos atléticos, haced memoria: No se le puede exigir nada a Simeone

Por José A. Torga

Queridos atléticos:

Antes de nada quiero presentarme. Soy el socio número 2.563, me llamo José y me declaro “Cholista“. Tengo el máximo respeto por las opiniones de todos los aficionados, ninguna es mejor ni peor que la de otro, todas son válidas y respetables.

Pero vengo observando desde hace tiempo una especie de división entre nosotros que no puedo entender. Antes del partido del Chelsea Simeone ya era el mejor entrenador de la historia del Atlético de Madrid. No es una opinión mía, son datos y hechos. Ha superado a nuestro querido, mítico y legendario Luis Aragonés. A partir de ese momento lo único que hará será agrandar su trayectoria y su leyenda

A mi entender el problema de Simeone es el propio Simeone. Ha puesto el listón tan alto que si no ganamos un título todos los años es un fracaso. Y no un título cualquiera, tiene que ser la Champions.

“El Cholo siente pasión y fervor por nuestros colores, y sufre en cada derrota como sufrimos cualquiera de nosotros”

Es cierto que hay equipos que juegan más alegres, con más elaboración, más bonito, más ofensivo. Es otro estilo, pero no el del Cholo. Con su estilo hemos ganado todos los títulos posibles menos la Champions, llegando a la final dos veces.

Con ese estilo le ganamos una liga (en el Nou Camp) al Barcelona de Messi y al Madrid de Cristiano. Ganamos una copa, también al Madrid, en su propio estadio. Más las dos Europa League y las supercopas, tanto de España como de Europa.

Diego Pablo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid.

Diego Pablo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid.

Con ese mismo estilo nos metimos en la final de Lisboa ganando al Chelsea de Mourinho por uno a tres en el mismísimo Stamford Bridge. Con ese estilo y ese juego nos revolcamos todos por el suelo celebrando el 2-3 en Anfield tras derrotar (en los dos partidos) a un equipo temible e imbatible como era por entonces el Liverpool. Y con ese estilo nos hemos hecho un equipo respetado en todo el mundo.

Cuando llegó Simeone al Atleti veníamos de un largo periplo en el que solo Quique Flores había conseguido un título. La última liga la logramos en el 96 de la mano de otra leyenda, Radomir Antic. Casualmente Simeone era parte de esa plantilla y marcó el uno a cero contra el Albacete que nos daba el título. Después, diecisiete años de sequía liguera.

Desde entonces penurias, dramas. El equipo, en el mejor de los casos, en tierra de nadie. Incluso llegaron los dolorosos dos años en el infierno. Desde la llegada del Cholo siete títulos, dos finales de Champion y el equipo jugando de manera consecutiva la máxima competición europea.

Algunos piden su relevo

En su debe, alguna eliminación copera difícil de explicar. Me refiero a los varapalos ante la Cultural y Cornellá. Y ahora, tras una primera vuelta histórica, a falta de diez jornadas, con el equipo aventajando en cuatro y seis puntos a sus rivales (Barcelona y Madrid) hay críticas desde la afición y cierto sector de la prensa a la labor del Cholo. “Hay que exigirle más”. Incluso algunos piden su relevo a final de temporada.

Pues yo, con todos mis respetos para esos críticos, no puedo exigirle nada a Simeone. No se le puede exigir nada a un entrenador que nos lo ha dado todo, que desde la banda se deja la voz corrigiendo a los jugadores, que “disputa” cada balón, que corre, salta y se deja la vida como un jugador más. Que siente pasión y fervor por nuestros colores. Y que sufre, sufre en cada derrota como sufrimos cualquiera de nosotros.

Por eso lo único que yo le pido a Simeone es que se quede muchos años más, hasta que él quiera. Y a la afición del Atleti que haga memoria, que sepa quienes somos y de dónde venimos. Un club (el mejor del mundo) que nunca ha ganado la Champions, que solo jugó una final en toda su historia antes de su llegada y al que ahora se le pide que la gane todos los años. Forza Atleti.

 

Deporte: ¿guerra o fraternidad?

Por Manuel Sánchez 

Real Madrid- Barça

Real Madrid- Barça (EFE).

Me gustaría que algún año el Real Madrid participara en el Trofeo Joan Gamper o que el FC Barcelona compitiera en el Trofeo Bernabéu. O que el Barça volviera a estar en el Ciudad de Barcelona (creo que sería por segunda vez) y el RCD Español (por vez primera) en el torneo de verano de su rival. Pero no. No es posible. Los mandamases de estos clubes prefieren la confrontación, el enfrentamiento, recordar agravios (falsos o no), etc. ¿Por qué? La respuesta que pienso… mejor no la escribo. Sin embargo, puedo decir que el fútbol es un ejemplo del cainismo español, que viene promovido por los poderosos (y en Cataluña viven los campeones de este odio, que baja de las élites al pueblo). Los de abajo debemos obligar a los del poder a darle la vuelta a esto. Es difícil, pero no imposible.

 

El fútbol y la identidad común

Por Xus D. 

Final de la Champions: Atlético de Madrid VS Real Madrid.

Final de la Champions: Atlético de Madrid VS Real Madrid.

Una catarsis como la de la noche 28 de mayo, final de la Champions, nos viene bien porque nos puede ayudar a relativizar diferencias que nos tomamos más en serio, rivalidades que no son la de los colores de un equipo, sino las de las ideologías.

El vencedor de aquella noche, pasara lo que pasara, sería un equipo español. Es difícil imaginar un sector que haya hecho más en favor de la marca España en el mundo que el del fútbol. En muchas regiones del planeta nos sitúan en el mapa gracias a nuestros equipos o a sus jugadores. El juego también nos devuelve lo que muchas veces hemos perdido en la política o en la vida social: la identidad común. 

Vicente Del Bosque, tu momento de gloria ya pasó

Por N. R.

Vicente del Bosque, entrenador de la selección española (Europa Press).

Vicente del Bosque, entrenador de la selección española (Europa Press).

A raíz de la reciente noticia de que Del Bosque deja la selección española, quiero dar mi opinión al respecto, y es que esa dimisión llega dos años tarde.

Después de ganar un mundial y una eurocopa, el seleccionador empezó a cagarla. En 2013, en la Copa Confederaciones España perdió ante Brasil con un 3-0, le siguió entonces el Mundial de 2014, momento en el que creo que el entrenador debió ser un poco más cauto, pararse a pensar que su momento de gloria ya pasó y que lo estaba haciendo mal y dimitir. No lo hizo entonces, y ha tenido que dejar escapar esta Eurocopa para darse cuenta de es hora de retirarse.

Joaquín Caparrós es uno de los nombres que más fuerte suenan a la hora de elegir al sustituto de Vicente Del Bosque, aunque también se oye el nombre de Camacho o de Rafa Benítez. En cualquier caso, un cambio es lo que le hace falta a ‘La Roja’ para volver a ser la que fue allá por 2010, cuando ganamos nuestro primer mundial.

 

Somos una ciudadanía que lucha por la Champions pero no por nuestros derechos

Por Miguel Fernández-Palacios

Los jugadores del Real Madrid a su llegada a Cibeles con la undécima (EFE).

Los jugadores del Real Madrid a su llegada a Cibeles con la undécima (EFE).

La vida no es fácil y, en consecuencia, no se debe desaprovechar la ocasión de divertirse en cuanto se presente. Por eso resulta maravilloso que para celebrar la undécima del Real Madrid, miles de personas llenaran calles, plazas y un inmenso estadio, festejándolo en apasionado jolgorio.

O cuando en 1995 los aficionados entendieron que el descenso administrativo a segunda de sus equipos era una decisión injusta, y dos ciudades como Sevilla y Vigo se llenaron de protestas hasta revertir el veredicto.

Sin embargo esa expresividad espontánea se torna en amargo desencanto cuando, en este mismo país, se recortan derechos laborales, libertades, gastos sanitarios, educativos, de dependencia, etc. Cuestiones nada baladíes conquistadas con mucho sufrimiento y que hacen la vida más justa, pero las avenidas y plazas no se abarrotan en igual medida. No cabe duda de que la individualista sociedad moderna es moldeada en gran medida por los políticos, que forjan ciudadanos indiferentes para que no les incomoden en sus turbios enredos.

Y he aquí la piedra de toque: la indiferencia ciudadana es el peor de los males posibles para una democracia, porque la deteriora hasta ponerla en grave riesgo. Esperemos que los nuevos partidos, en un esfuerzo titánico por el bien y la pervivencia de la libertad democrática, reviertan esta perversa tendencia y sepan ilusionar a la gente formando ciudadanos responsables y comprometidos con lo cívico.

Carta abierta a Juanfran Torres

Por Cristina Redondo Aránguez

Querido Juanfran,

La tristeza de Juanfran, jugador del Atlético de Madrid (EFE).

La tristeza de Juanfran, jugador del Atlético de Madrid, en la final de la Champions (EFE).

Lo primero que quiero hacer es darte las gracias. Gracias por el cariño demostrado a toda la afición, por tu entrega en cada partido y por la fe que compartes con nosotros. Todos estos seguros de que el futuro estará lleno de cosas buenas.

Lo segundo que quiero hacer es transmitirte una frase que seguro que has oído, pero que a mí me inspira en momentos de necesidad. Juanfran, “lo que no te mata te hace más fuerte“. Hemos perdido dos finales, pero que nadie te haga sentir culpable por el desenlace del penalti. Nadie tiene derecho. Para mí, cualquier jugador que se atreva a tirar un penalti en un momento así es un titán. Un valiente al que no le pesan los millones de ojos que tiene encima.

El pasado sábado todos remábamos desde muy distintos lugares para un mismo objetivo: la victoria. Pero, a veces, la corriente es más fuerte. Simplemente ocurre. La mala suerte existe. Y de eso sabemos mucho. Eso es el Atleti.

La vida es así. Igual te lleva a la gloria que te hunde y te hace derramar lágrimas como las de la final. Por eso hay que estar preparados para la próxima.

Como tú bien dijiste hace dos años, volveríamos a vernos en una final de Champions. Y volvimos. Y, además, dejando fuera a dos gigantes como el Barça y el Bayern.

Tus palabras, “rayo”, no nos han hecho más que reafirmar lo que hacemos siempre: sentir orgullo por vosotros.

Espero que más pronto que tarde podamos volver a vernos en las mismas. En una final, persiguiendo un sueño que se nos negó durante mucho tiempo y que cada vez está más cerca. Volveremos, Juanfran, Volveremos. Estamos seguros.

¡Aúpa Atleti!

Ni esteladas ni cruces en el fútbol

Por Martín Sagrera Capdevilla

Una estelada gigante avanzando por las calles de Barcelona durante la manifestación de la Diada (EFE).

Una estelada gigante avanzando por las calles de Barcelona durante la manifestación de la Diada (EFE).

Supongamos que, impulsados por sus obispos, unos católicos quisieran prohibir de nuevo por ley el divorcio a todos, y para ello inundaran los campos de fútbol con cruces o símbolos marianos.

Pues eso –y mucho peor, pues les daría poder para cambiar todas las leyes– es lo que han hecho con su bandera los independentistas en el Barcelona C.F. y pretendían repetir en Madrid, pervirtiendo ese espectáculo deportivo.

También han adulterado otros actos comunes, como la Diada, empleando en otras esferas incluso las multas y hasta la agresión física. Así intentan imponerse por la violencia y el miedo a la mayoría de los catalanes, pisoteando –contra toda justicia, aunque fueran una mayoría– nuestros derechos humanos.

Como todos los totalitarios, exigen tener libertad ellos para quitárnosla después a todos los demás.

Aplicar las reglas del fútbol a la política

Por Plácido Cabrera Ibáñez

Tarjeta roja a Fernando Torres (EFE).

Tarjeta roja a Fernando Torres (EFE).

Es conocido que en el fútbol existen unas reglas elementales para facilitar el juego limpio. Entre ellas se encuentran las famosas tarjetas amarilla y roja.Dentro de unos días los españoles tendrán que ir a votar para elegir a sus representantes políticos. En los últimos años la corrupción ha sido una de sus primeras preocupaciones.

Sugiero la posibilidad de llevar las reglas de juego del fútbol a la política, para cuando un diputado, senador, concejal o miembro de un partido sea imputado (ahora se llama investigado o encausado). Estaría bien que en esas situaciones al político le saquen una tarjeta roja y automáticamente pierda su condición de representante público, y el partido en el que militaba no pueda sustituirlo, como pasa en los partidos de fútbol, que desde ese momento el equipo continúa el partido con un jugador menos.

Cuando exista una sentencia condenatoria en firme, obligarlo a devolver todas las cantidades recibidas desde la primera mensualidad; y si esto no fuera posible, será el partido que lo presentó en las listas el que devuelva los importes de manera subsidiaria. Todo esto podría ayudar a elegir mejor a los representantes políticos, a reducir la corrupción y a realizar un servicio público en la política más limpio.

 

Homenaje a Gaspar Rosety

Por Javier Prieto Pérez

La noticia del fallecimiento de Gaspar Rosety ha teñido de luto el mundo del periodismo deportivo y a mí me ha causado una profunda consternación. Rosety nos ha dejado con apenas 57 años, aunque nos ha donado un legado profesional impresionante.

Gaspar Rosety, en la entrega de los premios Antena de Oro 2013 (Gtres).

Gaspar Rosety, en la entrega de los premios Antena de Oro 2013 (Gtres).

Gaspar fue una de las mejores voces radiofónicas, sobre todo en la década de los 80 y 90, cuando trabajó para las principales emisoras españolas. En aquellos años, que fueron una época dorada para ese género periodístico, nos regaló infinidad de lecciones magistrales. Contaba con una voz profunda y personalísima que ponía al servicio de unas retransmisiones espectaculares, especialmente de partidos de fútbol. En ellas combinaba lirismo, épica e intensidad. Su talento, su extraordinaria dicción y su riqueza de vocabulario convertían en mágicas sus alocuciones. Siempre huyó de convencionalismos y desarrolló un estilo genuino, propio y auténtico, aglutinando en el ejercicio de su profesión todas las características del buen periodista. Sus palabras a través de las ondas conseguían el milagro de hacernos ‘ver en color’ el fútbol en la radio. Al mismo tiempo, poseía una gran personalidad.

Recuerdo sus frecuentes encontronazos con José María García en directo en el programa SuperGarcía de Antena 3 Radio. Pero su mayor virtud era la pasión por el deporte y por el periodismo que transmitía cada vez que se ponía delante de un micrófono. Con su marcha, perdemos a uno de los grandes iconos de la ‘vieja escuela’ del periodismo en estado puro. Sólo puedo decir que sin conocerle era un integrante más de mi familia, puesto que su voz me acompañó durante toda mi juventud.

Fue, es y será un referente para una generación completa de periodistas. Ahora, junto a Juanma Gozalo y Andrés Montes, organizará unas maravillosas tertulias en el cielo. Gracias maestro y hasta siempre.