Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘enfermeria’

Se han olvidado de una promoción entera de enfermeros

Por Ana Mª García González

¿Se acuerda de aquella alumna o alumno de enfermería que se encontró en el hospital? Estoy segura de que sí. Aproximadamente 400 personas nos graduaremos este año en Galicia como profesionales de enfermería. Después de 4 años de preparación, ¿qué opciones tenemos?, ¿qué futuro nos espera? Yo les explico:

En primer lugar nos graduamos tarde, muy tarde. Las facultades no se han adaptado a los tiempos que corren, en especial la mía. El 3 de julio nos darán el título, es decir, a partir de esa fecha podremos ejercer. En qué se traduce eso, en que las vacantes de verano en las instituciones privadas estarán cogidas, así que, mal vamos.

Imagen de archivo de una enfermera poniéndole una inyección a un anciano. (ARCHIVO)

Imagen de archivo de una enfermera poniéndole una inyección a un anciano. (ARCHIVO)

A las oposiciones del Sergas de 2015 no nos podemos presentar. Por un mes de plazo nos hemos quedado fuera. ¿Se pueden imaginar la cara que se nos ha quedado? Facultades de enfermería, instituciones sindicales y el propio Sergas se han olvidado de toda una promoción a la cual han formado. Así que lo de trabajar en el Sergas vamos a descartarlo hasta dentro de unos cuantos años.

Otra elección, preparar la especialidad de enfermería, conocido como EIR. Este año 2015 se han convocado para toda España 959 plazas para aproximadamente 13.000 aspirantes. Sí han leído bien: 13.000 aspirantes. Pero no acaba aquí la cosa, ¿sabía usted que existen seis especialidades y la única que en Galicia tiene lista de contratación es la de matrona? A usted no se le pasa por la cabeza que un cirujano cardíaco le opere de un riñón, a mí tampoco. ¿Por qué no avanza la profesión enfermera en este aspecto?

Como última opción tenemos irnos al extranjero. Hace poco en la facultad nos ofrecieron buenas condiciones de trabajo para Inglaterra y a sabiendas de que no va a ser fácil, muchos de mis compañeros van a emigrar y les puedo asegurar que si esto no mejora, no volverán.

La profesión de enfermería se fundamenta en una buena base de conocimientos y práctica, mucha práctica. El contacto con el paciente es fundamental y si nos apartamos durante años de ellos, todo el esfuerzo realizado hasta ahora se perderá.

¿Usted quiere ponerse en manos de una enfermera que lleva un par de años sin ejercer y que cuando lo haga será durante exclusivamente en verano? Ahora mismo puede pensar ¿y a mí qué me importa?, no va conmigo.

Reflexione: la enfermera es el profesional de la salud que más tiempo pasa con los pacientes y los cuidados que usted o su familia necesiten, está en nuestras manos. En un futuro nos va a exigir una atención de calidad, yo le pido ahora que nos ayude a hacernos escuchar.

Las doulas se defienden

Por M.F.F.

“Tras el informe sobre las doulas…”

Llevo más de 10 años leyendo su periódico el cual consideraba de lo más neutral que había visto hasta ahora en diferentes aspectos, pero hoy me he levantado con la sorpresa de que ustedes también han caído en el vicio de ofrecer noticias con una información sesgada o “medio falsa”.

Han sacado una noticia referente a las doulas, en la que recogen el famoso informe (hasta ahí entiendo que ese es su trabajo) y, después, una breve opinión de una doula de la que no he visto publicada un explicación detallada de qué hacen y, sobre todo, de lo que no hacen vistos los últimos acontecimientos.

Incluso al final de la noticia se atreven a decir que hay mujeres perjudicadas por su labor pero que no se atreven a denunciar por miedo o vergüenza. Esto, además de ser una opinión personal (no sé si de ustedes, de quien escribió la nota o de la asociación de enfermería), es una temeridad ofrecerlo como información sin contrastar. También, existen multitud de matronas que no están denunciadas por miedo o vergüenza y otras que sí que están denunciadas oficialmente, pero de eso no hablan a pesar de la gravedad que conlleva que un profesional sanitario regulado esté denunciado por mala praxis.

Las doulas nunca, repito, nunca ejercen de matronas, nunca dan su opinión personal respecto a ningún tema, ya sea sanitario o no, jamás aconsejan/recomiendan/obligan/prohíben porque su labor se basa exclusivamente en acompañar y ofrecer la información que solicite la madre, de fuentes oficiales (OMS, AEPED, Ministerio de Sanidad y profesionales sanitarios que trabajan codo con codo con las doulas) y de forma absolutamente neutral, no se traspasan sus preferencias porque como doulas no las tienen. Como personas o como madres tendrán su propia opinión (igual que los sanitarios), pero no la compartirán con nadie como doulas. Partiendo de que el código ético prohíbe ni tan siquiera aconsejar, es evidente que no aconsejan a ninguna madre en ningún momento y bajo ninguna circunstancia que dé a luz en casa, que no acuda a su matrona o médico, que deja al padre a un lado (fomentan la unión familiar) y, por supuesto, tampoco barbaridades como obligar o aconsejar comer placenta y demás lindezas falsas que se están publicando.

Una madre y su recién nacido, en un paritorio. (ARCHIVO)

Una madre y su recién nacido, en un paritorio. (ARCHIVO)

No realizan ningún intrusismo laboral, y toda aquella que se extralimite de sus funciones y no respete el código ético no es doula, será una consejera/asesora/naturista/mística del embarazo o lo que quiera ser, pero no es doula, puesto que sus funciones son muy claras y concretas.

Sin tan peligrosas son, sin tan dañinas parecen… ¿cómo puede ser que en Europa estén reguladas, reconocidas y en algunos países se cubre su servicio por el Estado cuando una mujer se queda embarazada? ¿Por qué en Holanda están reguladas y se ofrece una formación de 3 años para ello? ¿Por qué hay matronas, médicos, obstetras y hospitales (como el de Torrejón en Madrid) que trabajan conjuntamente con las doulas?

No pido una defensa de las doulas, ni tampoco un ataque a la enfermería, pido la objetividad que hasta ahora pensé que tenían como periódico.

———————————————————————————————————

Por Natalia Restrepo

“El papel de la doula frente al desconocimiento”

La educación sin libertad y sin oportunidad de cuestionamientos que han tenido nuestras abuelas, madres e incluso mujeres de nuestra generación es el resultado de mentes con estructuras arcaicas y limitadas de muchas de las que hoy denuncian con miedo a las temibles doulas de ser caníbales y atentar contra la vida de madres y bebés.

Resultado también de mujeres, con un legado celular patriarcal, que han olvidado el amor propio y que combaten en una lucha que va contra su naturaleza y la de las próximas generaciones (sus hijas y sus nietas), inhibiendo la posibilidad a todas nosotras de usar nuestra fuerza creativa para concebir y parir como mujeres y no como enfermas: “La ignorancia y el miedo son las llaves de toda guerra”.

Desafortunadamente una gran cantidad de matronas en España, ignoran los estudios científicos realizados respecto a la figura de la doula y las estadísticas que demuestran que ella es una pieza fundamental en el parto. Así, en el norte de Europa, en países como Holanda, con la menor tasa de mortalidad perinatal, donde un 40% de los partos tienen lugar en el propio hogar, la cesárea se aplica de un 8 a un 10% de los casos, la epidural en un 8% y las episiotomías no superan el 10%. Pues bien, allí, la doula y la matrona, conviven en armonía.

Otro dato importante que ignoran los “especialistas de la maternidad”, que juzgan como poco profesional nuestro trabajo como doulas, son las importantes funciones de la oxitocina (hormona encargada de las contracciones uterinas para el proceso natural del parto): dónde se segrega, cómo funciona y cuáles son las prácticas (habituales en los paritorios) como la luz, la falta de silencio, hablar innecesariamente, los tactos vaginales constantes, entre otras prácticas comunes que inhiben la posibilidad de tener un parto sin sufrimiento, no medicalizado y respetuoso con la integridad de la mujer.

Subrayo que la matrona, figura “femenina” que nos ha acompañado a lo largo de la historia, es la pieza clave en cualquier nacimiento. Sus conocimientos y su trabajo son dignos de respeto. Muchas de las mujeres que trabajamos como acompañantes, madres o común y mundialmente llamadas “doulas” deberíamos agradecerles por su entrega a esta labor. Son muchas las matronas con inquietudes que trabajan ahora respetando los principios básicos para el desencadenamiento de un parto humano, sensible y no medicalizado.

Esto no es una lucha como desafortunadamente se ha propagado en los medios de comunicación en estos días con titulares como “la guerra en los paritarios” o “las doulas caníbales” que dejan de lado el sentido común y realzan la poca profesionalidad de dichas casa informativas, el sensacionalismo y la poca información respecto al tema.

Sin embargo, el eco ha servido para restablecer criterios y que la comunidad de doulas de España trabajemos en la regularización de nuestro trabajo, creando un curriculum y exponiendo con claridad cuál es nuestra labor, que en nada se enfrenta al de la matrona, solo se complementa.

La tasa de mortalidad perinatal en España, según los datos de 2013 del Insituto Nacional de Estadística, es del 0,19%, la de cesáreas es del 26´33 % en hospitales públicos y, curiosamente, de un 44´76% en hospitales privados, todos ellos índices significativos como para alertar al sector de la maternidad. Sin embargo, no se trata aquí de desmeritar el trabajo de la matrona y sus conocimientos sino de complementar su valioso trabajo con el conocimiento neuronal y emocional de la doula con el fin de que cada vez más madres tengan un parto sin violencia obstétrica, teniendo en cuenta sus necesidades reales fisiológicas y psíquicas y que el parto no produzca efectos colaterales en sus vidas y en la de sus hijos.

En el encuentro que tuvo lugar este pasado fin de semana en Valencia, en la Universidad de Ciencias de la Educación, se concluyó sin cuestionamientos que lo más importante en este terreno no es la batalla de los títulos ni los nombres institucionales y la libertad de acción que estos tienen en nuestra sociedad, sino el estudio profundo de las necesidades básicas de una mujer de parto: “seguridad, silencio y oscuridad” y que toda práctica que se aleje de estos principios es violencia.

El seminario fue dirigido por Michel Odent, obstetra francés, mundialmente reconocido por su larga experiencia en partos respetados. Con más de 15.000 partos atendidos, escritor de 14 libros y numerosos artículos científicos en las más importantes revistas de ciencia y medicina que han sido traducidos en varias lenguas. Al encuentro acudieron entre 250 y 300 personas, entre ellas una gran cantidad de matronas de la comunidad y doulas valencianas.

“La verdadera ciencia se basa en la observación, la experimentación y la continua adaptación de los procesos del pensamiento y creencias de acuerdo con los descubrimientos empíricos, y lo mismo puede decirse de la confianza de nuestra guía interior”, señaló la doctora Christiane Northrop.

Ojalá este huracán sirva para remover la tierra estancada y las mujeres, cuidadoras de la semilla, aunémos nuestros caminos y con ellos nuestros conocimientos para que los frutos de nuestras venideras generaciones nazcan, vivan y convivan en armonía y paz.

Un vergonzoso examen-oposición de Enfermería en Gijón sin poder salir a orinar

Por Ianire Fernández

Quisiera que se hiciese público el trato inhumano y vejatorio que sufrimos todas las enfermeras que acudimos a realizar el examen-oposición el sábado 26 de octubre a Gijón. El comienzo estaba previsto a las 11 h, con 2 horas de duración, por lo que debería terminar a las 13 h. Las puertas de la feria de muestras de Gijón no se abrieron hasta las 10.15 y las de los pabellones lo hicieron a las 11.15. A mí me correspondía el pabellón 2, sector 3. Una vez dentro no nos hicieron entrega del examen hasta las 12.35. Visto el retraso, a las 12 pedí permiso para ir al baño, ya que aún no nos había entregado los exámenes y era previsible la cantidad de tiempo que íbamos a estar dentro (ya llevábamos 2 horas). Las puertas del pabellón estaban cerradas y una de las ayudantes encargada de repartir y recoger exámenes me trasmitió la negativa del tribunal.

El examen comenzó a las 12.35 como he dicho y a las 13.10, tras casi 3 horas dentro de la feria esperando la apertura de puertas, mi necesidad de ir al baño era inminente. Me trasmitieron que si iba automáticamente se anularía mi examen. El dolor de mi vejiga era increíble, no era capaz de concentrarme en el examen y mi dignidad y salud están por encima de todo, por lo que opté por entregar el examen. Tales eran mis ganas de hacer pis que ni siquiera llegué al baño, tuve que orinar en la campa camino al baño porque si no me lo hacía encima. El examen concluyó a las 14.30 y entre la recogida de exámenes y salida de los casi 10.000 aspirantes, hasta las 15.15 no se salió a la calle. Cinco horas metidos ahí, negándose una necesidad básica y un derecho al ser humano. Solo había dos opciones: o renunciabas al examen y perdías la oportunidad de aprobarlo para poder ir al baño o había que “hacérselo encima”, palabras textuales que le trasmitió el tribunal a uno de los opositores.

Entre las que tuvimos que renunciar al examen para ir al baño había embarazadas. Nos trataron como a perros. Leyendo el periódico La Nueva España hubo quien se hizo sus necesidades encima, a quien le dio ataque de ansiedad y tuvo que ser atendida por los sanitarios. Soy testigo de una chica con el pantalón manchado de sangre por la menstruación y no poder ir a cambiarse. examenEn pocas palabras, una vergüenza. Cada persona aguanta diferente sus necesidades, yo personalmente no habría aguantado 5 horas sin ir al baño.

Error de ellos las casi 2 horas de retraso de examen que hemos tenido que pagar los opositores. Ni siquiera terminando el examen antes de tiempo nos dejaban irnos, sería “renunciar al examen”. Si queríamos que nos corrigieran el examen y no fuese anulado tenías que permanecer ahí encerrado hasta la hora de finalización. Que menos que tras sus 2 horas de retraso, antes de comenzar el examen consientan ir a hacer tus necesidades.

Este trato inhumano quita importancia al hacinamiento que tuvimos, examen codo con codo. Frío en el pabellón y puertas cerradas. Por no mencionar el no respeto a la ley de protección de datos, ya que en el examen, a parte del DNI, teníamos que escribir nombre y apellidos. Estuvimos “secuestrados”, violando totalmente los derechos humanos.

Yo pagué las tasas, un importe de casi 40 euros, y realicé dos horas y media de viaje para que, negándome una necesidad básica, me arrebataran la posibilidad de concluir y aprobar dicho examen. Que contradictorio que en el año 2013, siglo XXI y en un examen de sanidad en la que todos conocemos las 14 necesidades básicas del ser humano, se violen nuestros derechos humanos completamente.

Espero que se haga justicia y se tomen las medidas necesarias con los tribunales responsables de este trato inhumano; por una pésima organización de ellos pagamos un precio muy alto. Haré todo lo que esté a mi alcance para que se haga justicia. Ya cuando salí del examen lo trasmití al sindicato SATSE y fui entrevistada por Enfermería TV y La Nueva España, como muchas otras “víctimas de este maltrato”.

He de recalcar que en la OPE del País Vasco consienten ir al baño cuando necesites a todos los opositores, no solo en ocasiones especiales como a embarazadas. Incluso cuando estamos todos los opositores sentados, antes de hacer entrega del examen, comunican que vaya al baño quien lo necesite. Y si acabas el examen antes de lo previsto, haces entrega de éste y puedes abandonar el pabellón sin ningún problema. Excepto en la última media hora, que si entregas el examen debes permanecer en el pabellón, pero con tu permiso de acudir al baño.

 

 

No a los ‘minijobs’ en la sanidad andaluza

Por Ruth Molina Fuillerat

Cuál ha sido mi sorpresa cuando me han llamado de la bolsa para un contrato en el hospital de Baza (Granada): 15 días y un tercio, pero para ponerle la guinda al contrato más aún debo de ir todos los días de 8 a 10 h. Para mi asombro no ha sido la única oferta de empleo de este tipo; a otra compañera el mismo contrato en el hospital de Antequera (Málaga) de 15 a 17 h todos los días. En el Carlos Haya (Málaga) un compañero médico igual, dos horas todos los días. ¿Quién da más? Sólo me queda decir que seguiré renunciando a esos contratos basura o minijobs del SAS, porque así no se avanza, nuestro sistema sanitario andaluz de salud precisa de profesionales con jornadas dignas para aportar calidad a nuestro quehacer diario y satisfacer a los pacientes.

Como bien promulga desde la Consejería María José Sánchez Rubio [consejera andaluza de Igualdad, Salud y Políticas Sociales], dar un buen servicio sanitario a la ciudadanía es prioritario para la Consejería de Salud a través de estrategias que mejoren la calidad en la atención, la seguridad de pacientes y la transparencia del sistema sanitario público de Andalucía. EnfermerasAsí no, señora consejera, siempre he apostado por nuestro sistema sanitario público, pionero en avanzadas técnicas y cuidados para la mejora, pero si se deciden por apostar por esas contrataciones he de decirle que muchos compañeros nos marcharemos, porque mi profesión lo vale y aquí no se valora.

Seguiré con esa ilusión de que esto se puede mejorar entre todos pero va por mal camino, ¿o usted podría trabajar en esas condiciones paupérrimas que nos están dando? No somos concursantes de un reality sobre quién aguanta más canalladas. En el siguiente contrato a ver si me sorprenden con… una horita. Ruth, vas todos los días, enciendes la luz y el ordenador de la consulta y…. finalizas, gracias por sus servicios, enfermera. No se mofe más de la Enfermería, porque es nuestro comer y vocación. Gracias y espero que de una vez por todas nos considere como profesionales de una salud pública y digna.

La salud se defiende

Por Mercedes

En enero de 2013 se emitirá un listado con los 27 centros de salud que pasan a ser gestionados por empresas privadas, para que todos lo entiendan: no se venden pero se traspasan. Los centros se traspasaran vacíos de personal y la empresa se encargará de poner a sus trabajadores (nunca serán los mismos). Hay que tener presente que una empresa privada funciona por beneficios. Y que no se van a ampliar las plazas que existen en un centro (al contrario se van a recortar), al médico privado le pagan por no recetar en exceso, por no mandar a especialistas, por no mandar pruebas complementarias, etc. Ustedes deciden si apoyan las jornadas de huelga o se mantienen al margen. Recuerden, la salud no se vende, se defiende.

¿Por qué estamos quemados los enfermeros?

Por Juan Carlos Mejías Román (enfermero)

Siendo los profesionales mejor valorados por los ciudadanos en la última encuesta de salud, los enfermeros, y así lo demuestran estudios recientes, estamos aumentando la estadística en cuanto a casos de incapacidad laboral por estrés profesional. Me parece muy paradójico que unos profesionales vocacionales, como lo somos, a los pocos años de formar parte del sistema nos sintamos quemados y lleguemos a plantearnos si continuar o no ejerciendo. Me pregunto si las administraciones sanitarias se plantean el hecho de que la satisfacción de los ciudadanos por la labor enfermera no sea percibida por los propios profesionales. No deja de ser una paradoja. Ya es hora de que posibiliten nuestro crecimiento personal para que sintamos el sistema, del que formamos parte, como nuestro, y la contrariedad se convierta en razón.