Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘condiciones laborales’

“Si votar es un acto de responsabilidad, conviene extremar las precauciones”

Por José María García

Las elecciones en España se celebran cada cuatro años, pero sus consecuencias se prolongan en el tiempo durante muchísimos años más. El político español tiene especial afición a las obras faraónicas, inútiles, de dudoso gusto o con un peaje que los ciudadanos tienen que sufrir durante décadas.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. (EP)

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. (EP)

La moda de la privatización de servicios públicos (“gestión indirecta” lo llaman algunos) por la que se entrega la gestión de servicios básicos a empresas privadas en aras de una mayor “eficiencia”, es la principal vía para hipotecar la capacidad de decisión de los gobiernos durante varias legislaturas. Pero no solo empeora la calidad del servicio y las condiciones laborales, también incluyen unas cláusulas tan sumamente abusivas que hacen prácticamente imposible deshacer el contrato en caso de que cambie de signo el Gobierno.

El catálogo de horrores es numeroso y abarca desde aeropuertos y autopistas de peaje, pasando por servicios de agua privatizados o el almacén subterráneo de gas Castor y lo que está más de moda ahora: la privatización de hospitales.

En Castilla la Mancha, Cospedal acaba de adjudicar la gestión del nuevo hospital de Toledo a una empresa privada durante los próximos 30 años, a seis meses de las elecciones. Suena a dejarlo todo “atado, y bien atado” y más teniendo en cuenta los antecedentes del PP en Toledo: el contrato de basura de la ciudad de Toledo se adjudicó a Sufi (una empresa que aparecen en los papeles de Bárcenas) cuatro días antes de la elecciones de 2007…

Si votar es siempre un acto de responsabilidad, con estos antecedentes conviene extremar las precauciones.

Los brotes verdes según quien los mire

Por María Martínez

Imagen de un empleado en su puesto de trabajo. (GTRESONLINE)

Imagen de un empleado en su puesto de trabajo. (GTRES)

Llevo 2 años en paro, en el mes de marzo y a través de un conocido encontré un trabajo en el aeropuerto de Málaga, en una empresa de alquiler de coches con las siguientes condiciones:

Jornadas de 12 horas en adelante.
Cotizas sólo por 20 horas semanales.
– El resto hasta las 40 horas semanales, obviamente en negro.
Las horas que haces de más, es decir a partir de las nueve horas, 8 de trabajo y una para comer, no las cobras.
– Si hay algún problema con los coches, se pierde algún mando, etc…, nos lo descuentan a los empleados…
– Y por supuesto, el quedarte todas esas horas, es obligatorio, de lo contrario el dueño de la empresa te dice que no vales para esta empresa y que no vengas mañana.

Obviamente, si denunciamos, corremos el riesgo de que 23 personas se vayan a la calle y vuelvan al paro, con el agravante de que este tipo de empresarios vuelvan a abrir otra empresa a los pocos meses y mantengan a toda su plantilla en las mismas condiciones o peores.

Y estos son los brotes verdes con los que nos engañan nuestros gobernantes, derechos perdidos por su reforma laboral bestial, dinero en negro que no va a parar a las arcas de la Seguridad Social ni a Hacienda y trabajadores ‘casi’ esclavos que si denuncian se van a la calle…

Garantía de decencia y equidad laboral en las etiquetas de las prendas de vestir

Foto: Mrskyce / Flickr

Foto: Mrskyce / Flickr

Por Alejandro Prieto Orviz

Llámese manía, hipersensibilidad o tontería. El caso es que siempre he tenido problemas con las etiquetas de la ropa que están en contacto directo con la piel. Podría decirse que su eliminación forma parte de un ritual y, en bastantes casos, algún mosqueo, pues vienen cosidas a conciencia (incluso mejor que las costuras de la prenda). Información sobre la talla, composición, cuidado y mantenimiento o lugar de procedencia, pero no sobre las condiciones laborales en las que fueron producidas.

El abuso y la desconsideración hacia las personas son asuntos que no inciden negativamente en la bolsa ni en la prima de riesgo. Si existen acreditaciones de la calidad de elaboración, procedimientos y controles de la trazabilidad y homologaciones de seguridad de los artículos de cara al consumidor, ¿por qué obviar las cuestiones relativas a la dignidad y salud de los trabajadores? Ojalá llegue el día en que la marca CE (Conformidad Europea) y otras similares sean garantía de decencia y equidad social. ¡Cuántos productos perderían atractivo e interés si en la etiqueta o manual de instrucciones constara el sufrimiento y coste humano empleado en la fabricación de los mismos!