Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘abandono’

Mi madre ha muerto de forma indigna

Por María José Collado

Imagen de una ambulancia (EFE).

Imagen de una ambulancia (EFE).

Mi madre ha fallecido hace poco. Estaba recibiendo cuidados paliativos. Ante un evidente empeoramiento llamamos al 061, que tardó dos horas en llegar. Mi madre ya había fallecido.

Según el médico que acudió a mi domicilio, el aviso a la unidad médica se notificó una hora y cuarto después de nuestra primera llamada de auxilio. Llamamos tres veces.
Los cuidados paliativos procuran alivio ante el dolor, y proporcionan apoyo y compañía tranquilizadora. Tratan de evitar la sensación de abandono e impotencia, que elevan el umbral de percepción del dolor del paciente. Mi madre falleció sin sedación, en el más absoluto abandono y desamparo, cuando le podían haber procurado una muerte digna y tranquila.
Pero llegaron dos horas tarde. Ahora solo nos queda dolor, frustración e impotencia.

 

Cómo arruinar a muchos estudiantes por no dar a tiempo las becas

Por Encarnación Romero Ayala

Manifestación de estudiantes en Madrid (Jorge París).

Manifestación de estudiantes en Madrid (Jorge París).

¿Cómo agradecer a tan ilustres señores que hayan tenido a bien culminar el pago de las becas ocho meses después de comenzado el curso, es decir, a 15 días de finalizar?

¿Cómo agradecerles que en su afán de apoyar y ayudar a los estudiantes y su maravilloso saber hacer, hayan rechazado cientos de alegaciones por falta de tiempo debido, quizás, a su incompetencia?

¿Cómo agradecer a sus excelencias que todavía haya estudiantes que no han cobrado ni la parte fija de la beca, gracias a unos convenios con algunas Comunidades Autónomas que ustedes, en su infinita sabiduría, siguen ofreciendo a los tan cualificados mandatarios de las mismas, a sabiendas de que son nefastos?

¿Cómo agradecer a sus señorías que muchos estudiantes hayan abandonado sus estudios por carecer de recursos para seguir con las prácticas, al no llegar el dinero a tiempo?

¿Cómo agradecer a tan honorables personas el sufrimiento de miles de familias, padres, abuelos, tíos, por tener que aportar los importes necesarios para hacer frente a todos los gastos a consta de sus propias necesidades más básicas?

¿Cómo agradecer a un Ministerio tan competente los embargos de los bancos por falta de pago en los préstamos de estudio o los desahucios de los pisos alquilados, al llegar tarde el dinero de las becas?

Gracias desde lo más profundo de mi corazón por estos ocho meses de agonía que quedarán grabados para siempre en mi memoria.

El injusto trato de los medios hacia las víctimas de atentados ocurridos en Pakistán, Turquía, Irak…

Por Fani Bello Selles

Atentado en Pakistán.

Imagen de un atentado ocurrido en Pakistán en enero. (EFE)

Todos los días vemos en los informativos noticias sobre el atentado en Bruselas. Sin embargo, el resto de atentados en Irak, Yemen, Afganistán, el Congo, Malí, Gaza, etc., ocupan un corto espacio. Parece como si esas horribles noticias se mostraran solo “para cumplir”.

Recientemente en Pakistán ha habido 75 muertos, y en Turquía tampoco están mejor. También en África: Boko Haram realiza verdaderas masacres a sus anchas. Todo este horror tiene una larga historia en la que tendríamos en indagar desde el colonialismo europeo. La desestabilización de Oriente Próximo, la invasión de Irak y todas las políticas por intereses económicos que han llevado a que ciertos estamentos se empoderen y se armen, con armas que les han vendido países que se enriquecen con este mercado, o se inmolen en un terrible desprecio por su propia vida y la ajena.

Pero lo más terrible es el trato que los medios dan a las víctimas; ya hay suficiente islamofobia, suficiente racismo y suficientes grupos neonazis, como para que encima ninguneemos a las víctimas que no son del primer mundo.

Los emigrantes españoles estamos en el olvido institucional, descuidados y maltratados

Por Inés Alonso

Funcionario

Un funcionario frente a un ordenador. (ARCHIVO)

Mi nombre es Inés, tengo 31 años y soy una de tantas jóvenes que abandonaron España en plena crisis esperando encontrar mejores oportunidades laborales en el extranjero. Hace tres años me vine a Montreal, en Canadá, donde actualmente resido. Las “aventuras” a las que nos enfrentamos no solo relatan la historia de la adaptación, el aprendizaje del idioma y la cultura o la más dolorosa nostalgia de nuestra tierra, familia y amigos. También, desafortunadamente, forma parte de nuestro día a día el enredo institucional al que nos vemos sometidos.

Pagamos miles de dólares para obtener permisos de residencia y sufrimos meses/años de espera en los que no podemos planear nuestro futuro más inmediato. Vemos como las instituciones españolas nos dan la espalda. Mucho se ha hablado del voto rogado, pero hay otras muchas barreras, como el hecho de que no podamos renovar nuestro DNI, ni registrar obras artísticas, ni solicitar documentos nacionales por correo. Muchos impedimentos que nos tienen haciendo cola en los consulados sistemáticamente y aceptando “no” como respuesta a las más simples demandas. Consulados que no atienden más que unas pocas horas por la mañana, que no responden ni emails ni llamadas (como el de Montreal), que no interfieren para solucionar problemas básicos. A seis meses de que mi pasaporte caduque (teniendo ya el DNI caducado desde hace meses), voy a tener que ausentarme del trabajo para que el consulado envíe un dichoso folio por correo en mi nombre solicitando la renovación. Algo que no puedo hacer yo (debe ser la dificultad) y que les he solicitado por email más de cuatro veces, sumando no sé ni cuántas horas de espera al teléfono para jamás ser atendida.

Los emigrantes españoles estamos en el olvido institucional. Descuidados, maltratados y a expensas de funcionarias con salarios mínimos que no ponen ni un minuto extra de su tiempo en facilitar las cosas.

Peleas de pobres

Por Luis Azorín Vera

Estación de Cercanías en Madrid.

Tren de Cercanías en la madrileña estación de Santa Eugenia. (GTRES)

Para ir a trabajar, cojo todos los días el tren de cercanías desde un barrio periférico de trabajadores de Madrid. Casi siempre va lleno y no es fácil entrar, aunque peor es en las siguientes estaciones, en las que algunas personas deben quedarse esperando al siguiente tren.

Allí son frecuentes las peleas, que incluso a veces acaban en insultos, entre los de dentro y los de fuera. En cambio, en esos momentos, es muy raro que a alguna persona se le ocurra señalar a los responsables de esta situación, a quienes gestionan un sistema de transportes insuficiente que ha ido empeorando en los últimos años por los sucesivos recortes.

Apostaría, que entre todas las personas que a diario nos encontramos en esa situación, una parte mínima, al menos, coge su móvil y pone una queja en la web de Cercanías o del Consorcio de Transportes.

Me interesa esta situación porque la vivo casi todos los días, pero también porque es un reflejo de la sociedad en la que vivimos y de la forma que tenemos de afrontar muchos otros problemas. Y es que al final, las peleas de pobres sólo sirven para perpetuar situaciones de injusticia.

Peligro por un puente del Manzanares que se ha quedado a medio reformar

Por Patricia Moreno 

Me gustaría trasladar la situación de dejadez en la que se encuentran algunas zonas de Madrid Río, en particular la de uno de los puentes o presas que atraviesan el río. Se trata de la presa número 6, situada entre el Estadio Calderón y el Puente de Segovia. Precisamente, donde se produjo la triste reyerta por el partido del Atlético de Madrid.

Problema Manzanareseditada

Foto del estado de la presa nº 6 del río Manzanares. (Patricia Moreno)

Hace hace unos tres meses se iniciaron unas obras en este lugar para cambiar los tablones de madera del puente. A consecuencia de ello, se cortó el paso a los peatones pero se mantiene la posibilidad de acceso al personal de las obras. La señalización puesta solo prohíbe el paso pero no aparece ni motivo ni plazo de ejecución y está en muy malas condiciones como verán en las fotos.

Después de más de tres meses, las obras están paralizadas. No se ha hecho ningún tipo de avance. Actualmente, los tablones del suelo del puente están sujetados de forma provisional con unos plásticos y las vallas que impedían el paso han sido movidas. La gente camina sobre los tablones sueltos cada vez que necesita usar este puente para llegar al otro lado del río. Es un punto muy importante para los vecinos sin el cual el barrio queda dividido en dos y no podrían cruzar enfrente.

Me preocupa el estado de abandono de las obras. Es un riesgo para quienes pasan, podrían sufrir un accidente. Ya he comunicado en varias ocasiones al Ayuntamiento de Madrid lo ocurrido y, aunque me dicen que van a solucionarlo, la solución nunca llega.

Prefiero abandonar a mi hijo en la basura antes que dárselo a otra que lo quiera

Por Miguel Ángel Loma Pérez

Ha abierto las noticias de estos días, la tremenda y feliz historia de un bebé salvado milagrosamente de una inminente muerte, al ser rescatado de un contenedor de basura donde su desgraciada madre lo había arrojado porque, según ella misma ha confesado, ya tenía tres hijos y se sentía muy agobiada con la llegada de un cuarto. En otros tiempos, en que en los colegios se estudiaba una asignatura tan formativa como la Historia Sagrada, uno de los episodios bíblicos más impactantes era el del llamado ‘Juicio de Salomón’.

Foto del bebé en brazos de los agentes que le rescataron. (Guardia Civil/ EFE)

Foto del bebé en brazos de los agentes que le rescataron. (Guardia Civil/ EFE)

A este rey de Israel, famoso por su sabiduría y prudencia, se le presentaron dos mujeres que acababan de dar a luz con los dos niños nacidos, uno vivo y el otro muerto. Disputábanse entre las dos la maternidad del vivo, y se atribuían mutuamente la del muerto. Careciendo el rey de medios para averiguar quién decía la verdad, pidió una espada y ordenó que se cortase por la mitad al niño vivo, para repartirlo a cada una de las madres y así acabar con el pleito. Pero al oír la terrible sentencia, una de ellas renunció a su reivindicación, pidiendo al rey sabio que el niño vivo se lo entregase a la otra, mientras esta sí que aceptaba que se cortase al niño. Este gesto sirvió a Salomón para comprender que la auténtica madre era aquella en la que había prevalecido el deseo de que su hijo viviera, aunque fuese entregado a otra mujer.

El episodio de este nuevo ‘Moisés rescatado’ no de las aguas, sino de un contenedor de basura, demuestra que de poco nos sirve ya la sabiduría de Salomón. Porque lo que impera estos días entre muchas embarazadas y madres es justo la idea contraria del antes muerto mi hijo, que de otra que lo quiera y pueda criar. Una idea, por cierto, similar a la de los asesinos de sus parejas y el la maté, porque era mía; o antes muerta, que de otro.

No estoy orgullosa de ser madrileña

Por M.V.R.

Hubo un tiempo en que Madrid era una ciudad habitable, respirable, limpia y amable. Una ciudad digna de ser capital europea y sede de gobiernos y organismos nacionales e internacionales.

Hoy, Madrid es un gran basurero. Y la culpa no solo la tiene la privatización y reducción de efectivos de la limpieza municipal, sino, sobre todo, la falta de educación y civismo de sus habitantes.

Operarios del servicio de limpieza viaria trabajando en Arganzuela. (JORGE PARÍS)

Operarios del servicio de limpieza viaria trabajando en Arganzuela. (JORGE PARÍS)

A pesar de contar con papeleras y contenedores por todas partes, el madrileño (o habitante de Madrid) tira fuera el papel, o la lata, o la caja, o la colilla. Y deja la bolsa de basura en un alcorque, aun sabiendo que, 100 metros más allá, hay un contenedor.

¿A qué se debe esta falta de educación y civismo que se extiende desde hace unos años por esta ciudad y sus gentes como una mancha de fuel en el océano? He tenido la suerte de viajar por más de 30 países y nunca he visto una ciudad tan sucia como está ahora Madrid. Mucho más que El Cairo, Estambul, Marrakech o Dakar, por poner algún ejemplo. ¿De verdad nos sentimos orgullosos de ello?

Siempre he tenido a gala ser de aquí. Hasta ahora, nos delataban el acento chulesco, la simpatía, la extraversión y la amabilidad. Pero desde hace un tiempo, hay algo que señala a los madrileños por encima de todo, allá por donde pasan: la mierda que van dejando como rastro en playas, bosques, pantanos y calles.

Reflexiones sobre el último vídeo promocional del PP

Por Enrique Chicote Serna

Señor Rajoy, gracias por nada

Rajoy

Rajoy (ARCHIVO)

He visto por televisión el panfleto electoral del Partido Popular, en el que usted, señor Rajoy, va casa por casa dándonos las gracias por un esfuerzo que nunca le ofrecimos, sino que nos fue impuesto sin consultarnos y por decreto.

Le diré que mi hija acaba de salir de España en busca de trabajo porque el Gobierno que usted preside ha sido incapaz en estos años de crear las condiciones necesarias para que surjan empleos con salarios simplemente decorosos. De modo que si pasa usted por mi casa no se sorprenda si le recibo con absoluta frialdad.

———————————————————————————————————————

Por Ángel Villegas Bravo

De vídeos, sustos y mentiras

Si llaman a la puerta de mi domicilio y al abrir me encuentro a Rajoy que viene a “darme las gracias”, seguro que me da un soponcio, ya venga solo o acompañado de “su niña”.

No digo nada si el que aparece es el metafórico González Pons intentando convencerme de que “ellos hacen política de centro”.

Si es la señora Cospedal (con mantilla o sin ella) para insistir en que ellos son “el partido de los trabajadores” o para detallarme “el contrato simulado, con indemnización en diferido”, del señor Bárcenas, la estupefacción sería inenarrable.

Y si se trata de la ministra Báñez para decirme que siguen requiriendo la ayuda de la Virgen para crear puestos de trabajo, o para insistir (ya se ha gastado una pasta en ello, enviando una carta por pensionista) en el “esfuerzo” que han hecho para “subir” las pensiones, no se me ocurre cuál sería el efecto que sufriría.

¿Y cómo tragar que el presidente me hablara de que “entre este año y el pasado se crearán un millón de puestos de trabajo”, cuando tenemos de referencia los tres años que llevan gobernando?

¿Y qué hay de los tres millones y medio de los que hablaba el antes citado González Pons, que aspiraban a crear en esta legislatura? Menos mal que Ana Mato no vendría y así no tendría que oír a qué sofisticados argumentos recurriría para explicarme las “excelencias” de su gestión al frente del Ministerio de Sanidad.

Y no quiero hacer referencia a muchos otros aspectos, como las “bajadas de impuestos” o las Leyes del Aborto , o la de inSeguridad Ciudadana.

Por favor, ahórrense la visita a mi casa. A mí me tienen más que convencido.

Encontrar a tu perro por Facebook cuatro años después

Por Elena Zapata

Hace 4 años a mi madre le robaron el perro del jardín de casa y hace pocos días el perro fue abandonado.

Copi, el yorkshire hallado cuatro años después gracias a las redes sociales. (E.ZAPATA)

De esto me enteré porque una pareja lo encontró vagando por la noche, lo publicó en un grupo de Facebook sobre perros perdidos y entonces allí vi de nuevo al perro que tenía mi madre.

La pareja que lo encontró lo llevó al veterinario, quien les dio el teléfono del propietario real, el que constaba en el microchip y que era el número de mi madre, la cual se llevó una gran sorpresa.

Es un caso inusual que demuestra cómo la capacidad de organizarse logra hechos tan emotivos como este.

Desde que tengo perro he descubierto varios grupos en Facebook que promueven quedadas, comparten inquietudes sobre sus perros y se debaten problemas sociales.

También se informa de mejoras como el hecho de que se pueda llevar por fin al perro en el tren o de las normativas para llevarlo a la playa.

Gracias a páginas como estas, promovidas por los propios ciudadanos, estos casos pueden hacerse realidad. La comunicación juega un papel importante en nuestra sociedad y si sabemos usar las herramientas que Internet nos ofrece pueden ser muy útiles para el bien de todos.

Ahora el perro está en casa de nuevo y mi madre feliz de tenerlo.