Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘transporte’

Harta de pagar mi abono transporte cuando el trato recibido es pésimo

Por Rebeca Ojea

Recarga del abono en un cajero automático (Comunidad de Madrid).

Recarga del abono en un cajero automático (Comunidad de Madrid).

Soy una usuaria habitual de la línea 664 Madrid-San Lorenzo del Escorial que sale del intercambiador de Moncloa. Quiero poner de manifiesto el trato incorrecto que estamos recibiendo como usuarios.

Cambian los horarios y no los actualizan online, siendo internet a donde te remiten reiteradamente si se te ocurre preguntar a algún chófer de la compañía.
Tampoco los cambian en el panel informativo de la cabecera de línea, puesto que la señorita que atiende en la ventanilla de la estación del Escorial explica que eso le corresponde hacerlo al Consorcio de transportes.

En definitiva, quiero expresar el hartazgo con el que pago mensualmente mi abono de transporte C1 (90 euros), recibiendo a cambio un trato cada vez menos profesional y serio.

Metro de Madrid, cómo molestar a todos los madrileños y pedir disculpas

Por Manuel Fermoselle Bernardo

Metro de Madrid (Europa Press).

Metro de Madrid (Europa Press).

Metro de Madrid informa: con motivo de los paros parciales los días 13, 14, 15 y 16, los servicios de trenes se verán afectados. Disculpen las molestias.

¿Quieren que disculpemos lo que intencionadamente provocan?

Permítanme que les diga, que de ninguna manera disculparé mi molestia para perseguir un fin dirigido a una supuesta administración responsable y que se fuma un puro mientras los usuarios pagamos las consecuencias de sindicalistas iluminados.

Una huelga a la japonesa manteniendo el metro abierto las 24 horas afectaría sensiblemente a la administración sin molestar al usuario, pero es más cómodo afectar indiscriminadamente a todos los madrileños y pedir disculpas.

Al menos mira y sonríe

Por Paulino Lorenzo Tardón

A mí me enseñaron que cuando se entra en un sitio en el que hay personas se debe decir algo a modo de saludo. El sentarse al lado de una persona en un transporte público -o privado- es entrar en su sitio, es poco menos que estar pegados, lo que a mi parecer obliga aún más al saludo.

Cuando viajamos y el trayecto va ser largo, como viajar en autobuses o trenes que nos llevan a los pueblos de cercanías, es todavía como más obligado. Pues bien, observo que la gente no se dice nada. Cuando yo vivo esa situación y entro en el sitio de un viajero cualquiera, muchos a los que me dirijo, cuando ellos me ven, no contestan o como mucho notas que se sienten extrañados. Muchos pasajeros, sobre todo jóvenes, llevan los cascos puestos y no te oyen. Aunque te vean, muchos ni hacen gesto alguno. Por todo ello animo en esos casos a decir algo o al menos mirar y sonreír. Con una sonrisa has dicho todo y ello abre puertas en todos los ambientes.

 

Peleas de pobres

Por Luis Azorín Vera

Estación de Cercanías en Madrid.

Tren de Cercanías en la madrileña estación de Santa Eugenia. (GTRES)

Para ir a trabajar, cojo todos los días el tren de cercanías desde un barrio periférico de trabajadores de Madrid. Casi siempre va lleno y no es fácil entrar, aunque peor es en las siguientes estaciones, en las que algunas personas deben quedarse esperando al siguiente tren.

Allí son frecuentes las peleas, que incluso a veces acaban en insultos, entre los de dentro y los de fuera. En cambio, en esos momentos, es muy raro que a alguna persona se le ocurra señalar a los responsables de esta situación, a quienes gestionan un sistema de transportes insuficiente que ha ido empeorando en los últimos años por los sucesivos recortes.

Apostaría, que entre todas las personas que a diario nos encontramos en esa situación, una parte mínima, al menos, coge su móvil y pone una queja en la web de Cercanías o del Consorcio de Transportes.

Me interesa esta situación porque la vivo casi todos los días, pero también porque es un reflejo de la sociedad en la que vivimos y de la forma que tenemos de afrontar muchos otros problemas. Y es que al final, las peleas de pobres sólo sirven para perpetuar situaciones de injusticia.

Los pies se pegan al sucio suelo del metro en Barcelona

Por Joana Sòla

Me dirigía a mi lugar de trabajo a las 8 de la mañana; línea azul de metro, la Sagrera. Cuando entré en el vagón me dieron naúseas por la suciedad que encontré. Los pies se quedan enganchados. Hay suciedad incrustada en las paredes y en los zócalos. Me pregunto cómo es posible que en una ciudad como Barcelona, con la cantidad de turismo que nos visita, tenga tanta suciedad en los medios de transporte públicos.

Foto del metro de Barcelona. (EUROPA PRESS)

Foto del metro de Barcelona. (EUROPA PRESS)

También los autobuses, que utilizo a diario, están cada día más sucios. Se acumula y ahora es roña. No me extraña que enfermedades erradicadas aparezcan de nuevo. He viajado a países tercermundistas en los cuales los transportes públicos estaban más limpios que los de mi propia ciudad, cosmopolita y moderna. ¿Es el Ayuntamiento de Barcelona el responsable de que sea una ciutat neta?

Exigimos tren largo de Cercanías también en agosto

Por A. M.

En la línea de Aranjuez la gente viaja apretada como sardinas, en condiciones infrahumanas. Gente mayor, con problemas de espalda, embarazadas, niños… Con un golpe de calor no pueden viajar en estas condiciones.

Deben proporcionar trenes largos para que al menos una parte se pueda sentar. Ahora más de dos tercios van de pie, alguna vez ni siquiera hay sitio para entrar físicamente al tren.

"En el interior de un tren corto de Cercanías en el mes de agosto". (ALBERTO MACÍAS)

“En el interior de un tren corto de Cercanías en el mes de agosto”. (ALBERTO MACÍAS)

Sin ningún análisis del volumen de viajeros en hora punta de salida del trabajo y con la excusa de “estamos en agosto”, en Cercanías Renfe piensan que es suficiente el tren corto. En ocasiones he visto que hay gente que al intentar entrar por la puerta no lo ha conseguido porque los viajeros no han podido hacerles sitio.

Es indigno que tengamos que viajar así cada día de agosto. El desgaste que supone estar una hora de pie soñando con encontrar un asiento libre o incluso un lugar libre donde asirnos para no caernos es sobrecogedor.

En lugar de clientes parecemos ganado. ¿Debemos resignarnos y aceptarlo? No. Debemos exigir que nos traten con el respeto que merecemos.

Si están bajos de recursos que lo digan, que lo denuncien, que se estudie y, si es cierto, soliciten un aumento del abono transporte. Esas cosas se pueden discutir.

Lo que es indiscutible es que tenemos derecho a un transporte digno cada día y que no pueden dejar de proporcionarlo. A ninguno nos gusta viajar de pie habiendo pagado hasta 90 euros por este abono transporte, ¿verdad?

¡Que reprogramen los trenes para que en hora punta sean siempre largos! Y no que a las 15:30 siempre haya tren corto, ¡no puede ser!

Sin acceso al instituto de mi barrio

Por J. M. V.

Un alumno toma notas en un instituto. (JORGE PARÍS/ARCHIVO)

Un alumno toma notas en un instituto. (JORGE PARÍS/ARCHIVO)

Quisiera denunciar el número de plazas de secundaria a nivel educativo que existe ahora mismo en el municipio de Valdemoro y en concreto, en el barrio de la Estación.

Hace dos años nos hicieron un instituto al que no pueden acceder ni los niños de los colegios cercanos ni los que viven en el barrio. Deben desplazarse a cualquiera de los otros tres institutos, el más cercano a tres kilómetros.

Este desplazamiento supone un gran coste económico para las familias que tienen que hacerse cargo del transporte ya que no hay rutas y no pueden optar a becas de movilidad. El motivo: el instituto que han hecho es bilingüe y tienen preferencia todos aquellos alumnos que vienen de los dos colegios públicos que ahora tienen sexto de primaria.

Me parece bien que puedan seguir con su bilingüismo pero que no sea a costa de la educación de los chavales del barrio. Los colegios que tienen plaza en el instituto están a más de dos kilómetros. Los dos años anteriores, han dado opción a que entraran niños que no fueran de estos colegios pero para el próximo curso no va a entrar ninguno, ni siquiera con hermanos. Vamos a tener escolarizados a cada uno de nuestros hijos en un extremo del municipio.

Viajar como ganado en el tren y, lo que es peor, con nada de información

Por Susana

Vivo en Tres Cantos (Madrid) y esta mañana he ido a coger el tren  como todos los días. Mi sorpresa ha sido al llegar al andén y ver que había un montón de gente, imagino que los últimos 3 trenes no habían pasado y digo imagino porque no nos han informado de nada. Digo yo que con el precio que tiene el transporte ya podían habernos dicho qué pasaba.

Pues nos hemos subido en el tren y ha tardado casi el doble de lo habitual, 40 minutos hasta Nuevos Ministerios.

Aspecto del vagón (Susana)

Aspecto del vagón (Susana)

Nadie ha dicho nada ni se nos ha informado de nada. Cobran el billete a precio de oro y nos tratan como si fuésemos ganado.

Les adjunto fotos de mi vagón aunque sospecho que no era de los peores porque me he situado en uno de los del principio que suelen ir mas vacíos. Se puede entender que haya habido una avería o un accidente, se puede entender que los trabajadores se pongan de huelga, lo que no se puede entender es que no informen a los pasajeros, vergonzoso.

Espero que los medios de comunicación publiquen el descontento de la gente, el problema es que nadie reclama y nadie protesta, nos llevan como el ganado al matadero y nos parece hasta normal.

La bicicleta como alternativa

Por Rafael Cobos

Una ciclista urbana en SevillaEn su sección Formación y empleo del periódico de este martes, bajo el título “En la oficina se puede ahorrar” destacan que una práctica inteligente para ahorrar respecto al desplazamiento al trabajo sería ir a pie, compartir vehículo o usar un abono para transporte público, olvidándose por completo del uso de la bicicleta.

En España, muy retrasada respecto a otros países europeos en ésta como en otras cuestiones medioambientales o sociales, ya hay ciudades como Sevilla con una apuesta fuerte por el fomento de la bicicleta, impulsando la bicicleta pública y los carriles bicis. Otras, como Madrid, en la que yo me muevo y antigua aspirante a ciudad olímpica, muy retrasadas en el fomento del uso de un medio de transporte barato, ecológico, saludable y muy eficiente energéticamente. ¿Para qué queremos las 780.000 bicis que se venden al año, por encima de los 700.000 coches?

Me deniegan la beca por no ser… ¿una estudiante de provecho?

Por Laura Martínez Quintana

Soy una estudiante de Ciencias Ambientales de la Universidad de Barcelona. Este año he pedido la beca general y de movilidad, ya que vivo a 60 kilómetros aproximadamente de la universidad, lo que conlleva un gasto de unos 300 euros por cada t-jove, que dura 3 meses. Además mis padres están parados y somos 4 personas en casa. Los únicos ingresos que tenemos son los 380 euros que gano yo por trabajar los fines de semana y el dinero que puede proporcionarnos mi abuela por viudedad. No obstante, la beca me ha sido denegada, a pesar de que por mi situación económica es más que evidente que la necesito para poder estudiar. Examen en la universidad

¿Por qué entonces no puedo recibir la beca y personas que están en condiciones económicas superiores a la mía sí pueden recibirla? Muy sencillo, por una norma irracional e ilógica. El año pasado cursé en la Universidad Pompeu Fabra el grado de Enfermería. Esta universidad, al contrario que otras, funciona por trimestres no como otras. Por eso me matriculé del primer trimestre que son 20 créditos. No obstante, me di cuenta de que no me gustaba y no quería dedicarme a este oficio. Porque supongo que las personas humanas podemos equivocarnos al elegir aquello que queremos estudiar y más teniendo en cuenta la edad a la que tenemos que escoger nuestros estudios superiores. Así que dejé la universidad habiendo aprobado y con buenas calificaciones los 20 créditos.

Ahora me dicen que una de las normas del Ministerio de Educación para conceder becas es que el alumno haya superado 30 créditos, ya que este organismo debe de garantizar que el dinero será destinado a un alumno “de provecho”. Señores ministros, ¿a caso están queriendo decir que yo no soy una alumna de provecho por no haber cursado simplemente 10 créditos más? ¿Me están diciendo que, a pesar de que la carrera no me gustase y consiguiera excelentes calificaciones, no soy una alumna de provecho? ¿Tengo que renunciar a estudiar, que es lo que más he deseado en mi vida, porque una norma injusta dice que tengo que superar 30 créditos? Me parece que es excesivo por su parte, y que hay situaciones en particular que deberían  ser analizadas detenidamente.

“Norma injusta”

Pero es más sencillo dar becas a “diestro y siniestro” sin saber lo que realmente está pasando en su sociedad y a sus ciudadanos. Me parece lamentable esta situación. La verdad es que no me extraña que las cosas vayan así en este país. Pero no creo que nadie vaya a quedarse de brazos cruzados delante de estas situaciones. Creo que merezco una explicación razonable sobre esta norma injusta e irracional y por supuesto una posible solución.