Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘frustracion’

Si van contra AENA, perjudiquen a AENA, pero a nosotros déjennos volar

Por Carmen Blanes

Aeropuerto de Aena (Europa Press).

No somos nadie. Solo un grupo de personas que desde 2015 han destinado sus ahorros, trabajo e ilusión a un viaje del 17 al 23 de septiembre, para algunos, el primero (y probablemente último) de su vida. Ahora la huelga anunciada lo puede impedir, huelga cuyos motivos, no solo comprendemos, sino que también apoyamos.

Pues sabemos lo que son cocinas de chiringuitos a 48 grados, bares de horarios extenuantes donde las horas extra no se pagan, limpieza de hoteles y domicilios, servicios fraudulentos de “telefonía comercial”, actividades de 3 a 7 de la tarde durante los meses más duros del verano, todos en situaciones mucho más precarias que las de los trabajadores de AENA y sin la protección de un Sindicato ni convenio alguno.

Si el perjuicio económico es brutal, ya que no podremos recuperar el dinero invertido, el daño personal es incalculable, pues la impotencia y la frustración son imposibles de cuantificar, sobre todo entre la gente más joven del grupo que ve como el proyecto de su vida se hace humo.

Otros muchos viajarán por razones familiares, laborales, médicas, con problemas mucho más graves que los nuestros, ejerciendo el derecho fundamental y universal al libre movimiento. Incluso desde la empatía con la lucha obrera, no asumimos que debamos renunciar a él por un conflicto en el que nos sentimos rehenes sin tener ninguna responsabilidad.

El siglo XXI requiere métodos de reivindicación y presión acordes con unos tiempos en los que quienes trabajan y consumen, curan y enferman, sufren, disfrutan y viajan, mayoritariamente, y en distintos momentos, son, por suerte, los mismos.

Ojalá triunfe la capacidad negociadora y se reconsideren, llegado el caso, las inflexibles declaraciones sobre servicios mínimos de algunos representantes sindicales.

Y no enrarezcan el, ya muy amainado aunque aún resistente, viento social todavía favorable a los sindicatos de clase, cuyo papel en nuestra historia ha sido y es imprescindible.

Si van contra AENA, perjudiquen a AENA, pero a nosotros déjennos volar.

Pese a todo, suerte en sus reivindicaciones.

 

Un consejo para los fabricantes de zapatos: estudien mejor a su público

Por María Ramón

Foto de un zapato tomada por Mapplethorpe en 1987 (Robert Mapplethorpe).

Foto de un zapato tomada por Mapplethorpe en 1987 (Robert Mapplethorpe).

“Del 41 por favor.” Ahí está. Justo en ese momento la cara del dependiente o la dependienta cambia radicalmente. Tú, que ya tienes experiencia, has pedido siete modelos diferentes (como mínimo) y sabes que lo que recibirás son zapatos de la talla 40 porque “el modelo calza grande”, que en realidad significa “no quedan zapatos del 41 porque seguimos pensando que hay poca demanda”.

Con el incremento de la altura de la población, nuestros pies también han crecido. Hay muchas chicas que calzan un 41 y se enfrentan a un reto de paciencia y frustración en cada compra. Puede parecer un problema insignificante pero creo que deberíamos reflexionar. Si hablamos de tallas grandes de ropa todos creen que se debe mejorar, ¿no es una situación parecida? Hay fabricantes que incluso acaban su tallaje en el 40. Estudien mejor a su público, es mi consejo y el de muchas “41”. 

Mi madre ha muerto de forma indigna

Por María José Collado

Imagen de una ambulancia (EFE).

Imagen de una ambulancia (EFE).

Mi madre ha fallecido hace poco. Estaba recibiendo cuidados paliativos. Ante un evidente empeoramiento llamamos al 061, que tardó dos horas en llegar. Mi madre ya había fallecido.

Según el médico que acudió a mi domicilio, el aviso a la unidad médica se notificó una hora y cuarto después de nuestra primera llamada de auxilio. Llamamos tres veces.
Los cuidados paliativos procuran alivio ante el dolor, y proporcionan apoyo y compañía tranquilizadora. Tratan de evitar la sensación de abandono e impotencia, que elevan el umbral de percepción del dolor del paciente. Mi madre falleció sin sedación, en el más absoluto abandono y desamparo, cuando le podían haber procurado una muerte digna y tranquila.
Pero llegaron dos horas tarde. Ahora solo nos queda dolor, frustración e impotencia.

 

Violencia machista: homicidas que antes amaron con intensidad a mujeres a las que acaban asesinando

Por Agustín Arroyo Carro

Violencia machista.

Precinto policial en la puerta de la vivivenda de una mujer asesinada por violencia machista. (EFE)

¿Qué ocurre en la mente de muchos hombres que pasan de amar intensamente a odiar con la misma intensidad a sus mujeres o exparejas? La frontera entre el amor y el odio o la repulsión más acerba es muy delgada, y es fácil transitarla en muy poco tiempo. Algunos hombres no soportan la frustración de asumir la ruptura con las mujeres que habían creído, falsamente, de su propiedad.

Nadie es propiedad de nadie, porque los seres humanos no somos mercancías ni entes cosificables sometidos al tráfico mercantil o al trueque. Las mujeres cometen tantos errores como los hombres en las relaciones amorosas, pero esto no justifica en absoluto la agresiva y enloquecida criminalidad de la que son objeto cada día a lo largo del año. Ya son 53 las víctimas mortales en España de homicidas que antes amaron con intensidad a esas mujeres a las que acaban asesinando. ¿Y cuántas más son agredidas psicológicamente, semana tras semana, con insultos, desprecios, vejaciones, ninguneos, humillaciones varias y acosos, soportando este calvario en silencio y con una tristeza resignada porque no se atreven a poner fin a una relación que las envilece y amarga?

“El infierno son los otros”, decía Sartre, y en este caso, esas miles de mujeres están viviendo esa condena en vida que no merecen soportar ni un segundo más. La sociedad española debe reaccionar ya ante esta lacra social que parece no tener fin.

El paro en agosto: ¿de qué se alegran?

Por Victorio Martínez Armero

Vergüenza les tenía que dar a todos nuestros políticos por esa alegría desenfrenada por las irrisoria cifra de creación de empleo en agosto. ¿Tan poco valoran nuestros políticos su gestión que se conforman con esta insignificante bajada de paro? Como a ellos no les afectan sus políticas erróneas de empleo, se alegran y ya está. No se cieguen ni quieran deslumbrarnos, tenemos aún una tasa de paro altísima, que supera los 6 millones.Báñez

El desenfreno del Gobierno y sus voceros con la manida bajada del paro demuestra la poca o ninguna humanidad  que la derecha española nunca la ha tenido. Ahora se ve su talante de injusticia social. Humillar de esta manera a los parados con la miseria de creación de empleo deja claro que las políticas del gobierno solo buscan el interés particular. El interés general no es el fin de Rajoy, solo está pendiente de su amigo y de salvar el trasero ante los escándalos de corrupción que rodean al PP y su gobierno.

La ministra de Empleo, Báñez, demuestra una vez más que la verdad para ella no existe, la reforma laboral no sirve, es evidente y real, su contrarreforma laboral solo genera temporalidad, precariedad, inestabilidad e inseguridad laboral y unas relaciones laborales que rozan la esclavitud. Señora Báñez, la insignificante bajada de desempleo es, igual que la subida de las pensiones, una miseria que desanima aún más a la población en general, desalentando en particular a los parados. Crear empleo digno y de calidad es urgente para avanzar y progresar como personas y como pueblo.

Políticos sordos o cómo ir hacia el abismo

Por Julio Lozano Ramos

“Cierra la ventana, Rubalcaba, que no quiero oír más a esos del PP gritando que me vaya. –Son los barones del PSOE, Zapatero”, escribió en una célebre viñeta, hace año y medio, un humorista. Más duro de oído aún, Rubalcaba decía que nadie le había dicho que cediera el testigo hasta que Tomas Gómez se atrevió a sugerirle en voz alta lo que casi todos dicen por lo bajo. El colmo es un Rajoy que, a pesar de cuanto ha pasado este año -del clamor público, y de las encuestas científicas- todavía tiene el valor de afirmar hoy que cree conservar un apoyo popular absoluto que en realidad nunca tuvo, gobernando sólo gracias a una inicua ley electoral que le dio una mayoría total con menos de un tercio del censo, tercio que hoy, en gran parte, lamenta su voto. Con esos políticos tan interesadamente sordos vamos cada vez hacia el abismo.