Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘bebe’

Mujeres invisibles en la sociedad occidental

Por Francisco Javier Sotés Gil

Mujeres trabajando en un mercado de Etiopía (Gtres).

Mujeres trabajando en un mercado de Etiopía (Gtres).

Próximamente celebraremos el Día de la Madre. Hace poco celebramos el Día de la Mujer Trabajadora, de la empresa, de las fábricas, de los almacenes, la del trabajo agrícola, la de las instituciones, también como trabajadora ama de casa, y en ocasiones fuera de ella, a no ser que el marido sea entonces el trabajador que la sustituye.

Me agradaría también celebrar el día de la mujer africana trabajadora, incansable en su trabajo, algo invisible para las sociedades occidentales. Sí, las hemos visto en algún reportaje televisivo y en crónicas de prensa, mediante los que intuimos que van a coger agua a distancias largas desde sus miserables chozas, e incluso cargadas con su bebé a su espalda.

Viven en una pobreza extrema en un medio rural y a veces selvático, se encargan de todas las tareas domésticas, y en ocasiones también del huerto familiar si es que existe, obteniendo así algún pequeño ingreso. Muchas son obligadas a casarse con un marido impuesto, siendo niñas o adolescentes. Quizás hayan sufrido algún episodio de violencia de género o violación, secuestradas por algún energúmeno, o sufriendo penalidades en un conflicto armado.

Estas mujeres africanas son madres en condiciones paupérrimas y se les mueren en bastantes casos sus bebés, o directamente nacen muertos, e incluso ellas mueren.

La mujer africana tiene un papel fundamental como en el resto del mundo y no es valorado ni reconocido, influyendo en ello las tensiones producidas entre el choque de las leyes tradicionales y las legislaciones formales que puedan reconocer sus derechos.

 

Registrar a un recién nacido en el hospital: todo un avance… o no

Por Nacho Caballero Botica

Hace dos años tardé aproximadamente una hora en ir al Registro Civil y registrar a nuestro hijo Óliver. Este año contábamos con el gran avance de poder hacerlo directamente en el hospital, con nuestra hija Alma. Todo un avance. O no.
Al llegar al mostrador del Hospital Clínico en Madrid, me torcieron el gesto diciendo que acababa de entrar un hombre para registrar a unos gemelos y que “iba para rato”. Una media hora por cada niño

Sala de espera del Hospital Gregorio Marañón de Madrid (Jorge París).

Sala de espera del Hospital Gregorio Marañón de Madrid (Jorge París).

Lo primero que pensé fue que la Venus de Milo era la que debía teclear los datos del niño para enviarlos al Registro Civil de Madrid o quizá usaban señales de humo. No, pero casi. Una hora y cuarto esperando para entrar tras el padre de los gemelos. 


Al comentar al funcionario de turno mi frustración, me transmitió una resignación alejada de la preocupación o bochorno por el pésimo servicio. “Ya me gustaría a mi poder hacerlo más rápido”. Miré la pantalla de su ordenador donde leí: Windows XP. Vamos encajando piezas. 

El caso es que conmigo estuvieron más de media hora, porque en el último paso, la aplicación se quedaba colgada y se perdían todos los datos. La opción que le sugerí de guardar un borrador de los datos antes de perderlos, se antojaba demasiado compleja para mi interlocutor. 

“Menos tiempo para los trámites, más para disfrutar de tu bebé”. Eso reza la campaña de este servicio.

Cuando llegué a la habitación, mi chica me preguntó que si me había ido a por tabaco. Le dije que no, pero que con este avance de registrar al bebé en el hospital, nos habían vendido humo

Demasiados sucesos, hay algo que no hacemos bien

Por Jon García Rodríguez

En verano siempre me cuesta Dios y ayuda mantenerme informado en los periódicos. Los dimes y diretes consuetudinarios entre políticos desaparecen de las portadas y pasan a ocuparlas los parricidios, filicidios y la sempiterna violencia de género. Por mucho que se esfuerza el periodista en usar eufemismos para que suene menos hiriente lo que escribe, no lo consigue.

Foto del bebé abandonado en el contenedor en brazos de quienes le salvaron. (EFE)

Foto del bebé abandonado en el contenedor en brazos de los agentes que le salvaron. (EFE)

Y no se lo echo en cara, porque no existe forma de almibarar lo que está sucediendo este verano. Algunos de los titulares: “Rescatan un bebé de la basura (Madrid)”, “Acaba con la vida de sus dos hijas de 9 y 4 años con una sierra radial”, “Quema viva a su expareja de 27 años (Las Palmas)”, etc. Y la última vesanía: “Los cuerpos de Laura y María han sido hallados quemados y cubiertos con cal viva”. Yo no sé si nos estamos volviendo todos locos o por separado, pero me cuesta trabajo encontrar un verano que haya sido tan aciago como este. «Dios no juega a los dados», se dijo una vez. Lo que significa que esto sucede porque hay algo que no estamos haciendo bien.

 

Carta al bebé de la Villa de don Fadrique

Por Venancio Rodríguez Sanz

Querido bebé de la Villa de Don Fadrique (Toledo). No te conozco, pero no me resulta complicado sentir cariño por ti. Según creo, el mismo amor que cualquier persona en su sano juicio, pueda sentir por un bebé. Además, sabiendo lo que ha sucedido, con más motivo. Sé que es difícil comprender que una mamá pueda hacer una cosa así a su hijo recién nacido. Nada más imaginarte, nada más verte tan tierno e indefenso puesto allí, en el altar del cementerio; se me encoge el corazón.

Minuto de silencio que se guardó en La Villa de Don Fadrique en repulsa por la muerte de un bebé de tres meses. HÉCTOR MARTÍN / EFE

Minuto de silencio en La Villa de Don Fadrique en repulsa por la muerte de un bebé de tres meses. HÉCTOR MARTÍN / EFE

Tengo entendido que ella tenía problemas mentales, ¿lo sabías? He leído en la prensa que estos problemas se vieron incrementados por una depresión postparto. Y que, tengo que decírtelo, tu mamá era adicta a las drogas. Al entregarse a las autoridades, ella decía que estaba poseída por el diablo. Querido bebé, no sé cómo te llamas, por eso te llamo así, ¿no te molesta, verdad? Quiero decirte que tu mamá no era dueña de sus actos. Quiero comunicarte que en circunstancias normales, ella hubiera dado la vida por ti, que es lo que hacen todas las madres. Por eso no quiero que te sientas culpable de nada, pues no lo eres, ni que la culpabilices a ella.

Estoy seguro que, si algún día sale de la crisis en la que está ahora, sufrirá mucho por lo que ha hecho. Espero que tú, desde donde estés, le mandes todo el cariño del mundo para que pueda sobreponerse y seguir adelante. Sin más, te mando un fuerte abrazo deseándote todo lo mejor. Con cariño desde Zaragoza, Venancio.

Prefiero abandonar a mi hijo en la basura antes que dárselo a otra que lo quiera

Por Miguel Ángel Loma Pérez

Ha abierto las noticias de estos días, la tremenda y feliz historia de un bebé salvado milagrosamente de una inminente muerte, al ser rescatado de un contenedor de basura donde su desgraciada madre lo había arrojado porque, según ella misma ha confesado, ya tenía tres hijos y se sentía muy agobiada con la llegada de un cuarto. En otros tiempos, en que en los colegios se estudiaba una asignatura tan formativa como la Historia Sagrada, uno de los episodios bíblicos más impactantes era el del llamado ‘Juicio de Salomón’.

Foto del bebé en brazos de los agentes que le rescataron. (Guardia Civil/ EFE)

Foto del bebé en brazos de los agentes que le rescataron. (Guardia Civil/ EFE)

A este rey de Israel, famoso por su sabiduría y prudencia, se le presentaron dos mujeres que acababan de dar a luz con los dos niños nacidos, uno vivo y el otro muerto. Disputábanse entre las dos la maternidad del vivo, y se atribuían mutuamente la del muerto. Careciendo el rey de medios para averiguar quién decía la verdad, pidió una espada y ordenó que se cortase por la mitad al niño vivo, para repartirlo a cada una de las madres y así acabar con el pleito. Pero al oír la terrible sentencia, una de ellas renunció a su reivindicación, pidiendo al rey sabio que el niño vivo se lo entregase a la otra, mientras esta sí que aceptaba que se cortase al niño. Este gesto sirvió a Salomón para comprender que la auténtica madre era aquella en la que había prevalecido el deseo de que su hijo viviera, aunque fuese entregado a otra mujer.

El episodio de este nuevo ‘Moisés rescatado’ no de las aguas, sino de un contenedor de basura, demuestra que de poco nos sirve ya la sabiduría de Salomón. Porque lo que impera estos días entre muchas embarazadas y madres es justo la idea contraria del antes muerto mi hijo, que de otra que lo quiera y pueda criar. Una idea, por cierto, similar a la de los asesinos de sus parejas y el la maté, porque era mía; o antes muerta, que de otro.

La injusticia con los cheques guardería en Madrid

Por Miguel Muñoz Tejedor

Hace poco conocimos la noticia de que Dña. Lucía Figar, consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, recibía un cheque guardería para su hija de dos años. Pues bien, esto es posible, porque al trabajar junto con su marido Carlos Aragonés (diputado del PP) en jornada completa, recibe una puntuación de 7 puntos, independientemente del sueldo que perciban, puntuación suficiente para recibir el cheque.

Sin embargo, en el caso de mi hijo, se le ha denegado el cheque guardería para su hijo de dos años porque él (como muchos españoles) se ha tenido que ir a trabajar al extranjero y su mujer, que está sola, únicamente puede trabajar a media jornada para cuidar a su hijo y por ello recibe 5 puntos, y como el nivel de renta per cápita es bajo también recibe 1,5 puntos, insuficiente para el cheque guardería –corte en 7 puntos–. No se contemplan los gastos extraordinarios por estar fuera de casa trabajando, de viajes, pensión, alimentación, etc…

Niños en una guardería (GTRES)

Niños en una guardería (GTRES)

Cuando la hija de Dña. Lucía se pone enferma se queda en casa porque le atiende el personal de servicio. Cuando mi nieto se pone enfermo la familia se tiene que poner de acuerdo en atenderle (función de los abuelos) y trasladarle a nuestras viviendas, aun con fiebre.

En otros tiempos mis hijos estudiaron ambos carrera universitaria y a pesar de sus buenas notas (en casi todas las asignaturas sacaron sobresalientes), nunca recibieron beca por nuestros ingresos. ¿Dónde está el principio de igualdad para todos? Y la distribución equitativa de los escasos fondos públicos.

Gallardón, bajo palio de la Almudena

Por Francisco Javier España Moscoso

Ni en mis peores pesadillas pensaba que algún día iba a escribir esto y créanme que todavía no se si está pasando. Sr. Gallardón; es cierto que usted nos anticipó sus intenciones nada más coger el cargo de Ministro de Justicia, pero hombre, rebajar los derechos de la mujer a posiciones decimonónicas, o peor, preconciliares, me parece un exceso y la única explicación que veo en esta recalcitrante decisión de cargarse la actual Ley del aborto, es pretender reconciliarse con esa rancia parroquia de ultraderecha que se ha sentido ultrajada por la reciente revisión de la “doctrina parot”, parroquia a la que ya le estaban saliendo novios en partidos con pocos escrúpulos.

Gallardón saluda a una parlamentaria  (Ballesteros / EFE)

Gallardón saluda a una parlamentaria
(Ballesteros / EFE)

El caso, Sr. Ministro, es que volvemos a aquellos años de plomo en donde los preservativos se compraban en cajetillas con nombre de conocidos tabacos de importación y las mujeres se la jugaban en la ruleta del aborto clandestino; eso si, muy a su pesar y gracias a la globalización, lo que en los setenta era un infausto y caro viaje a lo desconocido para abortar, ahora solo será un billete low cost de ida y vuelta a Londres con visita guiada.

Sr. Gallardón, usted siga a lo suyo que ya se ha ganado salir bajo palio de la Almudena.

Un parto triste y angustioso

Por Mª Revenga

El 24 de noviembre de 2013 ingresé en el Hospital de Sanitas de La Moraleja para tener a mi bebé.  Quiero denunciar una serie de hechos que se han ido sucediendo, desde mi ingreso, y que han convertido un momento que debería haber sido inolvidable y único en una experiencia traumática y triste. En primer lugar, desde mi ingreso a las 00:30 hasta la hora del parto a las 06:20, el bebé estuvo sufriendo, ya que en cada contracción que yo tenía, sus pulsaciones bajaban prácticamente a la mitad (de 150 a 70-80). Estuve atendida ese tiempo por varias ginecólogas y matronas que tras cambiarme de posición repetidas veces para ver si mejoraba la situación, y no mejorando en ningún momento, decidieron esperar un poco en lugar de realizar una cesárea, tal y como una de las ginecólogas que me estaba atendiendo propuso al resto del equipo allí presente.

Seis horas más tarde (sobre las 6 de la mañana) el parto se complicó y tuvieron que intervenir rápidamente al sufrir yo una contracción más larga que provocó una bradicardia en mi bebé. Tuvieron que utilizar espátulas y presionarme la tripa para que la niña pudiera nacer, y finalmente pudo salir pero nació con falta de oxígeno, por lo que tuvo que ser reanimada inmediatamente e intervenida por las pediatras de urgencia.

AUBREY KILIAN  / WIKIMEDIA COMMONS

AUBREY KILIAN / WIKIMEDIA COMMONS

Una vez estabilizada, la niña fue llevada a la UCI por mi marido, al cual le hicieron pasar por caja para hacer un depósito de 500 euros para el tratamiento de la pequeña (cada día en la UCI suponían 360 euros), aspecto que no nos habían comentado en los 9 meses de seguimiento del embarazo. Puesto que las complicaciones habían sido culpa de las malas decisiones del equipo médico responsable, no entendimos que se nos obligara a realizar este pago. Tras pasar 4 días en la UCI, nuestra hija fue dada de alta en perfectas condiciones según la pediatra y el informe de alta que nos dieron. Cuál fue nuestra sorpresa cuando 10 días después de su nacimiento la llevamos al pediatra de la Seguridad Social y nada más examinar a la niña nos derivó al hospital de La Paz por una posible fractura de la clavícula. Efectivamente, en La Paz le realizaron una placa y confirmaron que tenía una fractura en la clavícula derecha provocada seguramente durante el parto con espátulas.

Nos parece vergonzosa la falta de profesionalidad y de ética del personal tanto en la toma de decisiones que podían haber evitado el sufrimiento de la niña como en la falta de información sobre su verdadero estado a la salida del hospital.

Mi intención es por un lado denunciar los hechos y, principalmente, informar a futuras madres para que no sean víctimas como yo y, por culpa de la falta de profesionalidad del personal de este centro conviertan un momento único, como es el nacimiento de un hijo, en una experiencia triste y angustiosa. Por suerte mi hija Paula hoy tiene ya algo más de 3 semanas y a pesar de su fractura se recupera favorablemente y se encuentra muy bien en casa con su familia.

Con este ritmo de nacimientos el sistema es insostenible

Por Antonio Porras Castro

El continuo avance de nuestra sociedad en medios tecnológicos, disponibilidades, comodidades está tan sumamente arraigado en nuestra sociedad actual que estamos olvidando el fin de nuestra existencia. No debemos olvidar que trabajamos para el futuro, que investigamos para mejorar y que el progreso lleva implícito la generosidad. Mejoramos a velocidad de vértigo, viajamos en AVE, nos comunicamos a tiempo real con un innumerable montante de mensajes, fotos, email… Pero dejamos atrás el pasajero al que, de todo esto, sacará partido. Quiero con esta reflexión incurrir en el beneficiario;  no dejar atrás al niño que hoy no nace y que será el benefactor de semejante hazaña y que es el condecorado, el rey.

Las noticias saltan por todos los medios, las alarmas siguen encendidas y agitan sus colores más intensos, pero nosotros seguimos sumergidos en otros mundos. La natalidad sigue sufriendo una debacle injustificada; la tasa de natalidad desciende al ritmo de la de ferBebétilidad y los expertos no dejan de vociferar que estamos en riesgo de desequilibrio demográfico.

A fecha de hoy, el sistema, con este ritmo de nacimientos, es insostenible; los niños no nacen, el apoyo institucional a la familia sigue ausente, con lo que el sistema envejece y, gracias a los avances, los ancianos son más longevos. ¿Quién trabajará en breve? ¿Quién alimentará esta maquinaria que, sin el engrase pertinente, no funciona? ¿Quién contribuirá con su trabajo al sistema de pensiones? ¿Quién acudirá al colegio? Hay que recordar que de la crisis se sale pero los hijos nacen solo en determinadas épocas de nuestro ciclo biológico y que si nosotros no hubiéramos nacido no hubiéramos tenido esta oportunidad que tenemos por delante. Decir también que todos hemos sido hijos y que si nuestros padres hubieran pensado como se piensa hoy, no estaríamos aquí.

Recordar también que si no existieran los abuelos, que son hijos de hijos, quién soportaría  el paro y las separaciones matrimoniales de sus hijos; el drama que atravesamos sería infinitamente más sangriento y  cruel. Los hijos son necesarios y  anteponer su número a actitudes consumistas no deja nada más que entrever un sistema egoísta y ególatra, que inexorablemente conduce a la nada.

Así será el aborto en España

Por J. M. Redondo

Cartel a favor abortoLa nueva ley sobre el aborto, por su efectividad, contentará a Gobierno e Iglesia. En nuestro país, oficialmente, desaparecerá el aborto. Existirán tres modalidades para que esto se cumpla. Y no tendrán validez estadística. Por una parte, las jóvenes de familias bien irán a clínicas privadas, regidas por órdenes religiosas, donde médicos amigos de la familia les operarán de miomas benignos. Por otro lado, las jóvenes de nivel medio, como antaño, volarán a Londres y se acabó. Por último, aquellas de pobreza evidente acudirán a las parteras del barrio o de la localidad y en esos pisos, sucios y siniestros por ser clandestinos, serán manipuladas a tal efecto, con grave riesgo para su vida y con grandes posibilidades de morir desangradas. De esta manera, el Gobierno de Rajoy con la alegría de la Iglesia siniestra, acabarán con el aborto en España.