Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘excrementos’

Zonas para bebés con cacas de perro

Por N. S.

Soy madre desde hace poco más de año y medio por lo que no hace mucho que empecé a frecuentar los parques infantiles.

Me lo paso genial allí con mi hijo y el resto de niños. Es una maravilla ver cómo son felices con cosas tan sencillas como los columpios, el tobogán o una simple pala en la arena.

Al principio me daba un poco de pena ver el parque tan sucio, pero ahora mi indignación ha llegado a un nivel máximo.

En el parque de la plaza de la Villa de París (en pleno centro de Madrid), en el arenero que se supone que está reservado para los bebés que no gatean o no caminan, había una caca de perro el pasado martes a las 12 de la mañana.

Voy al parque con mi hijo casi todas las tardes y nunca lo encuentro limpio del todo. He llamado en múltiples ocasiones al 010 para que sean conscientes de ello y acudan a limpiarlo, pero es que ¡ya no puedo más!

No es de recibo que algunos dueños de perros sean tan incívicos y tengan tan poco respeto por los demás. Supongo que no dejan a su perro hacer caca en la alfombra del salón de su casa. ¿Y por qué sí se lo permiten en la calle o en un parque infantil y no recogen los restos? ¿Les gustaría que sus bebés, se sentasen, tocasen o incluso se llevasen a la boca los excrementos de su mascota?

Parque de la plaza de la Villa de París (Madrid), (NATALIA SUAZO)

Parque de la plaza de la Villa de París (Madrid). (N. S.)

No es de recibo que si esto está pasando nadie se preocupe por multar a estos dueños de perros tan despreocupados. Debería haber un control para asegurar que esas pocas personas (quiero pensar que son una pequeña minoría) que están actuando así de mal puedan corregir sus gestos y recoger los excrementos de sus perros.

No es de recibo que los servicios de limpieza del Ayuntamiento de Madrid no estén a la altura de lo que ocurre en nuestras calles y parques para poder mantenerlas limpias a pesar de todos los ‘cerdos’ que andan sueltos. El centro de Madrid está sucio. ¿Cuál es el problema? ¿Falta personal? ¿Están sólo centrados en algunas zonas específicas?

Y no es de recibo que el Gobierno de la ciudad no esté actuando ante este problema tan visible. ¿No se pasea nadie del partido del Gobierno por las calles de Madrid? ¿Qué pasa con el rol de las Juntas de Distrito? A ver si ahora de cara a las elecciones, se ponen nuestros políticos un poquito las pilas con este tema, porque como sigamos así, nos come la mierda.

Por una ciudad limpia, por el respeto entre ciudadanos, por una integración saludable de las mascotas y por una infancia feliz para nuestros niños.

El valor de los excrementos

Por Núria Castellanos

Excrementos de perro de camino al colegio. (LARYSA SHIPKO)

Excrementos de perro de camino al colegio. (LARYSA SHIPKO)

Ante la reciente noticia de la normativa que pretenden imponer sobre los perros me surgen algunas dudas. ¿Qué excremento tiene más valor: el de los humanos o el de los perros?

No cabe duda de que para el Ajuntament de Barcelona tiene más valor el de lo perros. Mirando la ordenanza de susodicho consistorio, en el capítulo VI se lee: “Hacer necesidades fisiológicas en vías públicas, espacios frecuentados por menores o en monumentos o edificios catalogados se considera infracción grave y el importe va de los 750,01 a los 1.500 €”. Por lo tanto, que una persona defeque en un parque infantil está sancionado con una multa entre 750 a 1500 euros, mientras que si lo hace un perro la multa puede ascender a 3.000 euros.

Disculpen mi vulgaridad e imaginación al decir que prefiero ver a un canino defecando en la calle que a un humano. Con esto no quiero dar lugar a equivocaciones, puesto que estoy de acuerdo en que los perros no deben entrar en parques infantiles y como propietarios debemos recoger su excrementos. Pero seamos sensatos y hagamos las normativas con cabeza, porque a este paso vamos a tener perros delincuentes y violadores beatos.

‘Obstáculos’ en el camino hacia la educación

Larysa Shipko (Madrid)

Les cuento un problema que tengo que superar a diario llevando mis hijos a la guardería. Educar los hijos hoy en día es una tarea difícil. Todo -desde obtención de una plaza en un centro educativo y hasta fin de los estudios- es una carrera de obstáculos.

Nosotros encima tenemos que hacer un ejercicio extra por el camino hacia la Casa de Niños Arroyo Fresno (Madrid, c/ Pico Balaitus, 24), ya que está lleno de los excrementos de los perros, cuyos dueños no se molestan en recogerlos. Yo cada mañana llevo a este centro educativo a mis mellizos de casi 3 años. Y el único camino es una estrecha acera, colindante con un parque con jardines y zona infantil. Imagínense qué habilidades de malabarista he de tener para poder llegar “invicto” con los dos peques cogidos de las manos a la meta. Y si viene alguien de enfrente, ya ni lo cuento.

Por si fuera poco, las zonas ajardinadas tampoco destacan por su limpieza, a pesar de que los servicios de limpieza se matan recogiendo cada dos por tres los “regalitos” depositados en los alrededores. Cuando hace buen tiempo, al problema de la suciedad se une el de malos olores. Veo como solución un llamamiento a los vecinos de la zona para que piensen que la calle es de todos y la obligación de todos es mantenerla limpia. En el caso contrario poner un agente del ayuntamiento para multar a los que no cumplan sería… no sé, a lo mejor también una manera de educar…