Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘limpieza’

Más de tres meses sin limpiar vidrios y metales en un arcén en la autovía de Andalucía

Por Antonio Porras

Los que circulamos por la autovía de Andalucía, en concreto por el tramo comprendido entre el Km 388-387 en sentido Madrid, no salimos del asombro al seguir comprobando, día a día, el estado de dejadez existente, con suciedad, mugre y peligro para los conductores de vehículos.

Arcén

Restos de la carga de un camión en el arcén de la autovía de Andalucía (FOTO: Antonio Porras).

Sobre el arcén en ese punto kilométrico cayó un camión el 12 de octubre de 2019 que se calcinó con toda su mercancía a cuestas. Las llamas cortaron la autovía varias horas. Hoy, pasados de esa fecha varios meses, el arcén sigue repleto de envases de vidrio, restos de metales que soportaron las altas temperaturas y sobre todo en un estado de abandono y dejadez lamentable. Además de no saber si esas sustancias tóxicas y restos calcinados están contaminando el suelo y sus alrededores.

¿Después de estos meses no ha habido aún tiempo de limpiar este espacio? ¿Qué pasaría y cómo quedaría un motorista que, por un accidente, cayera en este arcén encima de estos restos? Me parece humillante e insultante este paisaje, además de inseguro para los miles y miles de vehículos que por ahí circulamos.

Limpiando conciencias

Por Fátima Zohira

Una limpiadora trabajando (Jorge París).

Una limpiadora trabajando (Jorge París).

Mi madre pronto cumplirá 52 años. Tras más de tres décadas de duro trabajo le diagnostican sarcoidosis, una enfermedad rara y crónica que no le permite trabajar. No fue elección suya. Igual que no fue su elección ser empleada del hogar. La vida le llevó a serlo. Y no es su elección el no poder tener paro y tener que malvivir hasta poder optar a una jubilación que le queda muy, demasiado lejos.

Esa fue elección de los políticos para los que las empleadas del hogar de este país son invisibles. Y como saben, es inútil apelar a la conciencia de los políticos y por eso, ya que puedo, elijo apelar a la de ustedes. ¿Por qué? Porque esta enfermedad tiene como factores  las bacterias, el polvo y los químicos. Es decir, su trabajo. Y no fue su elección usar lejía con amoníaco por años. Una mezcla química altamente peligrosa que muchos sugerimos para una limpieza a “fondo”. Apelo a su conciencia para que no sugieran a sus empleadas del hogar usar productos que ustedes no usarían. Su casa seguirá estando limpia, y su conciencia también.

Madrid y suciedad: ¿El voto de Vallecas vale menos que el del barrio Salamanca?

Por Luis Moreno Alcalá

Imagen del árbol que destrozó mi coche (Luis Moreno).

Imagen del árbol que destrozó mi coche (Luis Moreno).

Restos del árbol podrido (Luis Moreno).

Restos del árbol podrido (Luis Moreno).

Soy votante de Carmena por lo que esperaba de ella y de su equipo. Pero cuanto más pasa el tiempo más dudo de su equipo, aunque no de ella. Vivo en Vallecas, a la altura de Portazgo, y este barrio, que era el último bastión rojo (ahora rosa, no por la bandera gay sino por el rojo desteñido) se ha vuelto el más sucio, abandonado en convivencia, seguridad, limpieza, mantenimiento de jardines, parques y árboles. Entre el perímetro de la M-30, Entrevías, Avda. de la Albufera y el campo del Rayo se encuentra la zona más abandonada y sucia de esta ciudad.

Calles sin barrer, parques sin limpiar, contenedores a reventar, árboles sin podar. Detrás de la Junta de este barrio se encuentra -día sí, día no- un mercadillo que avergüenza a los vecinos por el número de peleas, chanchullos, trampas y engaños que se desarrollan en plena calle.

El pasado sábado 28 de mayo, en la calle Rodríguez Espinosa, vinieron los bomberos durante el tormentón del mediodía a quitar una rama de un árbol podrido. Para no mojarse más se fueron enseguida, dejando el árbol podrido en su lugar. El sábado siguiente todo el árbol se derrumbó encima de mi coche. Mi compañía de seguros está en el tema de la indemnización.

Pero ¿por qué los responsables de la limpieza de parques y jardines esperan nuestras denuncias para dedicarse a lo que deben hacer? ¿Es que nuestros impuestos no valen igual que los del barrio de Salamanca donde no hay ni una colilla en el suelo? ¿Es que nuestras obligaciones no tienen correspondencia en derechos? ¿Es que nuestros votos valen menos? ¿O solo son ganancias de campaña electoral? ¿No era de Vallecas Pablo Iglesias, quien dijo que se ocuparía de su barrio? Si sale elegido y se ocupa del país como de su barrio, vamos bien… bien mal.

Mal estado de las escaleras de acceso a la Casa de Campo

Escalera de acceso a la Casa de Campo desde Aravaca

Las escaleras de acceso a la Casa de Campo desde Aravaca suponen un peligro para los viandantes. (CÉSAR PUERTAS)

Por César Puertas

El único acceso a la Casa de Campo desde Aravaca (Madrid) es a través de un
paso por debajo de la Vía de las Dos Castillas, junto a las vías del
tren y teniendo que subir dos tramos de escaleras, unas de cemento y
otras, ya dentro de la Casa de Campo, de madera. Este paso es
utilizado por multitud de personas tanto para actividades lúdicas,
como por trabajadores que acudimos todos los días a trabajar
atravesando la Casa de Campo. Es el único acceso desde Aravaca a
Madrid sin utilizar carretera.

El estado de las escaleras de madera es lamentable, su falta de
conservación es notoria como demuestran las fotografías que le
adjunto. He podido presenciar varias caídas y algún día puede ocurrir
alguna desgracia. Cuando llueve, el paso junto a las vías es una
piscina con barro acumulado por todas partes.

Escaleras de acceso a la Casa de Campo desde Aravaca

Estado de las escaleras de acceso a la Casa de Campo desde Aravaca. (CÉSAR PUERTAS)

Lo ideal sería construir un paso con rampas para que incluso personas
con movilidad reducida pudieran acceder a nuestro querido parque.
Pero, mientras esto se aprueba, con un presupuesto muy corto se
debería realizar la reparación de las escaleras y limpieza del paso
subterráneo.

La anterior corporación hizo caso omiso a las dos reclamaciones que
hice y la actual todavía no me ha contestado.

Luces y sombras en el gobierno de Carmena

Dando la nota

Por Carlos Alcocer

Hay que tener mala idea, cinismo y sobre todo muy mal perder para llegar a decir que la culpa del atasco que se produjo el lunes en Madrid es de la Sra. Carmena. Ahora resulta que ella es la responsable de que en la hora punta de la mañana llueva de forma intensa y que, como consecuencia, se produzcan diversos accidentes en las entradas y salidas de la capital.

Basta ya Sra. Aguirre, déjenos tranquilos a todos los madrileños con su diarrea mental y por una vez en la vida intente ser mejor persona.

———————————————————————–

Manuela Carmena en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga

Manuela Carmena en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga. (EFE)

Limpieza y reeducación

Por Xus D.

Hace unos días, pocos, fue noticia la propuesta de Manuela Carmena (alcaldesa de Madrid) de que los universitarios se convirtieran en “barrenderos ocasionales” para limpiar Madrid. Pienso que la propuesta esconde una tendencia muy comunista-falangista de la alcaldesa al trabajo colectivo.

En realidad, lo que esconde es su incapacidad para resolver los problemas y taparlos con voluntariosas brigadas de limpieza que recuerdan a las de reeducación. Por supuesto, los barrenderos profesionales ya han respondido a la propuesta. Los universitarios, que yo sepa, aún no.

———————————————————————–

La noche y el día

Por Enrique Rojo

Quizá se equivoque, es posible que otras veces no pueda, pero los ataques furibundos de la derecha “casposa y de pandereta” a la Sra. Carmena son un buen indicio de que algo está cambiando en Madrid. ¡Ya era hora! Son como la noche y el día: cualquier directivo insignificante derrocha dinero de los ciudadanos (véase por ejemplo los escoltas de 100.000 euros en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, al lado de Cibeles).

Hay a quien no le gustan el futbol, los toros o las misas. A mí tampoco. Que los vea quien quiera pero que no se pague con dinero público. Y eso es lo que intenta la Sra. Carmena. Todavía pienso en los tardofranquistas del PP, como las Aguirres, Botellas, Manzanos, Gallardones, etc. ¡Uf, qué alivio!

———————————————————————–

Carmena apuesta por la bici

Manuela Carmena durante su participación en un acto para promocionar el uso de la bicicleta. (Mariscal / EFE)

Una gestión innovadoramente caótica

Por Gloria Calvar

La alcaldesa Carmena nos está deparando días de gloria. Al fin vemos que se hace realidad en Madrid eso tan propio de mayo del 68. ¡La imaginación al poder! Doña Manuela nos alegra la vida con sus genialidades: ahora que las madres limpien el colegio de sus hijos, ahora cierra la Gran Vía un martes laborable con el consiguiente atasco en todo Madrid, ahora intenta que sean los universitarios los que hagan la limpieza en Madrid. Entiendo que acudan a un botellón y exijan a los presentes que recojan su basura, pero que les pida que limpien Madrid es excesivo.

También aboca al cierre a la Escuela Taurina de Madrid, suprimiéndole los modestos 60.000 euros de subvención que tenía, y además la ha emprendido con las terrazas, que dan trabajo a tantas personas. La Sra. Carmena parece una promotora del paro con estas actuaciones tan estrafalarias, porque ¿qué se haría con los empleados de las empresas de limpieza de los colegios y de las calles de Madrid si sus teorías tuvieran éxito? Los gestores no se improvisan, tienen que venir con el noviciado hecho de casa, y esta buena señora es una pésima gestora.

No estoy orgullosa de ser madrileña

Por M.V.R.

Hubo un tiempo en que Madrid era una ciudad habitable, respirable, limpia y amable. Una ciudad digna de ser capital europea y sede de gobiernos y organismos nacionales e internacionales.

Hoy, Madrid es un gran basurero. Y la culpa no solo la tiene la privatización y reducción de efectivos de la limpieza municipal, sino, sobre todo, la falta de educación y civismo de sus habitantes.

Operarios del servicio de limpieza viaria trabajando en Arganzuela. (JORGE PARÍS)

Operarios del servicio de limpieza viaria trabajando en Arganzuela. (JORGE PARÍS)

A pesar de contar con papeleras y contenedores por todas partes, el madrileño (o habitante de Madrid) tira fuera el papel, o la lata, o la caja, o la colilla. Y deja la bolsa de basura en un alcorque, aun sabiendo que, 100 metros más allá, hay un contenedor.

¿A qué se debe esta falta de educación y civismo que se extiende desde hace unos años por esta ciudad y sus gentes como una mancha de fuel en el océano? He tenido la suerte de viajar por más de 30 países y nunca he visto una ciudad tan sucia como está ahora Madrid. Mucho más que El Cairo, Estambul, Marrakech o Dakar, por poner algún ejemplo. ¿De verdad nos sentimos orgullosos de ello?

Siempre he tenido a gala ser de aquí. Hasta ahora, nos delataban el acento chulesco, la simpatía, la extraversión y la amabilidad. Pero desde hace un tiempo, hay algo que señala a los madrileños por encima de todo, allá por donde pasan: la mierda que van dejando como rastro en playas, bosques, pantanos y calles.

Colillas en las playas, una constante

Por M. F. D.

Playa de La Llana (San Pedro del Pinatar).

Playa de La Llana (San Pedro del Pinatar).

Soy madrileña y de las afortunadas que durante estos meses de verano he podido disfrutar de algunos días en las costas españolas. He estado en playas de levante, del sur y del norte.

En todas y cada una de ellas — independientemente de que tuviera bandera azul, duchas, puesto de socorro, mucha, muchísima o poca gente, extranjeros, españoles, etc…— he sufrido lo mismo.

Consiste en el hecho de que al colocar mi toalla en la arena he tenido que ir quitando las colillas que otras personas han hundido y dejado allí.

Solo pido un poco de conciencia para mantener limpias las playas.

Clases y clases: limpieza en las vías del AVE y suciedad en Cercanías

Por Ángel Fernández

Estación de Atocha en Madrid. (ARCHIVO)

Estación de Atocha en Madrid. (ARCHIVO)

Soy un usuario de las líneas de Cercanías de Madrid (Renfe), las cuales utilizo a diario para ir a mi trabajo.

Me produce un cierto asco ver cómo están de suciedad las vías del intercambiador de Atocha. Podemos ver basura acumulada desde hace meses sin que nadie se preocupe de ello: hay latas, bolsas e incluso zapatos.

Echar un vistazo a la línea 10 es tercermundista. ¿Acaso en nuestros abonos de transportes, bastante caros por cierto, no va incluida una parte para mantener las instalaciones en unas condiciones mínimas de higiene?

Tampoco estaría mal instalar unas cabinas para esas personas que vienen a la capital a trabajar cada día desde puntos lejanos de la Comunidad de Madrid y necesitan satisfacer sus necesidades fisiológicas sin necesidad de salir del intercambiador. Está mal hacerlo en la estación pero cuando aprietan las ganas… ¡a ver qué haces! Eso evitaría que la gente orinara en los rincones ocultos de la estación con el consiguiente malestar para los demás usuarios.

No creo que sea mucho pedir que los responsables de la limpieza se den una vuelta por las vías del intercambiador de Cercanías de vez en cuando y no sólo se mantenga limpia la zona del AVE.

Todos somos viajeros y merecemos el mismo respeto, independientemente de los trenes que vayamos a utilizar.

Compartamos la basura entre todos

Por Gustavo Pleito

La calle Peñuelas nº43 de Madrid repleta de basura. (GUSTAVO PLEITO)

La calle Peñuelas nº43 de Madrid repleta de basura. (GUSTAVO PLEITO)

Somos varios vecinos de la zona los que queremos denunciar que en la calle Peñuelas nº43 de Madrid, esquina con calle Carvajales, hay desde hace muchos años un contenedor para cartón y otro contenedor para vidrio y debido a varios motivos, este espacio es un muladar siempre lleno de basura y porquería.

A pesar de haberlo puesto en conocimiento del Ayuntamiento en diferentes ocasiones y por diferentes medios, no nos han hecho ni caso.

Uno de los motivos principales es el incivismo de algunos vecinos y comerciantes que dejan basura de cualquier tipo en el suelo continuamente, fuera de dichos contenedores. Posteriormente pasan los que buscan algo aprovechable en dicha basura y la desparraman aún más.

Otro de los motivos es que este espacio no se limpia diariamente, ni se sanciona a los que dejan la basura en el suelo o en cualquier lugar.

Por lo que solicitamos que dichos contenedores se sitúen en diferentes sitios de la zona cada determinado tiempo, no siempre a la altura del nº 43 de la citada calle, y así compartimos todos la basura y suciedad que generan algunos.

También pedimos que este tema se vigile, se controle más de cerca y se sancione a quienes dejen cualquier tipo de objetos y basura en el suelo al lado de dichos contenedores.

Menos reivindicaciones, más salud pública

Por Andrea Lázaro

Acumulación de basura Alcorcón. Foto: A. L.Acumulación de basura Alcorcón. Foto: A. L.

Acumulación de basura en Alcorcón. Foto: A. L.

Escribo esta carta con el propósito de quejarme ante la precaria situación de limpieza que está sufriendo la localidad madrileña de Alcorcón estos días.

Como todos sabemos, este “pequeño” pueblo de la periferia de Madrid se encuentra en una huelga de recogida de basura debido a la propuesta realizada por el Ayuntamiento de privatizar el servicio de recogida del vidrio. Debido a esto, todos los servicios correspondientes a los sectores del plástico, residuos orgánicos y papel se reunieron en contra de esta medida con la consecuente acumulación de residuos en las calles.

Como ciudadana de Alcorcón que me considero, he de reconocer que no es agradable ir a dar una vuelta y encontrarse con montañas de basura en cada esquina, algunas llegando a superar la altura de una persona adulta, ni con jardines invadidos por papeles. No creo que la acumulación de residuos sea un comportamiento propio de las zonas desarrolladas, ni mucho menos una forma de reivindicación. Todos tenemos derecho a la queja, sí, pero no tiene por qué afectar a toda la población. La presencia de grandes montañas de residuos en las calles no sólo provoca un impacto visual desagradable, sino también mal olor, infecciones y la aparición de animales transmisores de enfermedades como las ratas. Protestas sí, pero sin afectar a la salud pública.