¿Cuántos huevos puede comer un niño a la semana?

El huevo es un alimento sano y saludable, sin embargo sobre él existen ciertos mitos muy arraigados en la cultura popular. Si nos centramos en los niños, el primero de ellos es acerca de cuándo pueden empezar a tomarlo y cómo es la forma más adecuada de hacerlo. Más adelante, cuando ya lo toman de manera habitual en su alimentación, muchos padres se preguntan cada cuánto pueden ofrecérselo a sus hijos.

Desde hace muchos años se sabe que el huevo es un alimento que contiene mucho colesterol, y por extensión se creía que un consumo frecuente del mismo podía elevar sus cifras en sangre con el consecuente aumento de riesgo cardiovascular para padecer enfermedades del corazón como los infartos de miocardio. Sin embargo, los datos más recientes apuntan a que el consumo frecuente de huevo no implica necesariamente una elevación en sangre de colesterol.

En este post encontrarás información sobre por qué el huevo es un buen alimento para los niños y cada cuánto se puede consumir.

El huevo: un tesoro nutricional

En un afán por ofrecer a nuestros hijos una alimentación saludable, los que somos padres solemos buscar alimentos con un buen perfil nutricional que aporte a los más pequeños de la casa todo aquello que necesitan para su desarrollo. Y sin duda alguna el huevo es uno de estos alimentos.

Por un lado, el huevo es un alimento con proteínas de alto valor biológico. Esto quiere decir que por sí mismo aporta todos los aminoácidos que nuestro cuerpo necesita para poder sintetizar proteínas, y las podemos encontrar sobre todo en la clara. Por otro lado, la yema del huevo está formada principalmente por grasas; a pesar de ello y de la mala prensa que tiene las mismas, la proporción de grasas que contiene el huevo es nutricionalmente recomendable ya que presenta un magnífico equilibrio entre ácidos grasos saturados y polinsaturados; de hecho, el perfil nutricional de grasas del huevo es de los más saludables dentro de los alimentos de origen animal que nos podemos llevar a la boca.

Mención a parte requiere el colesterol. Como ya hemos dicho, el huevo contiene una gran cantidad de este tipo de grasa. Sin embargo, la evidencia científica más reciente ha demostrado que en personas sanas la ingesta de huevo no eleva los niveles de colesterol en sangre debido a lo equilibrado de su composición, lo que hace que su consumo frecuente dentro de una alimentación variada no suponga un factor de riesgo para padecer en el futuro enfermedades cardiovasculares.

Además, si nos fijamos en los micronutrientes, el huevo es muy rico en muchos minerales y vitaminas, tales como hierro, fósforo, zinc, selenio, yodo, vitaminas del complejo B (sobre todo la B12) y otras vitaminas liposolubles (A, D, K y E), junto a un largo etcétera.

Por todo ello, el huevo es un tesoro nutricional, tanto para niños como para adultos. Si todavía no te lo crees, piensa en esos animales que rapiñan los nidos donde hay huevos y que los roban como si fueran un manjar. Si estos animalillos se exponen a que su dueño les de caza por robarlos por algo tiene que ser, y seguro que en este caso la madre naturaleza no se equivoca.

El huevo desde los seis meses

A pesar de que tiene un perfil nutricional muy saludable, muchos padres retrasan su introducción en la alimentación complementaria hasta casi el año de vida por el miedo a que su hijo desarrolle una alergia.

Es cierto que el huevo -junto a la leche y el pescado– es uno de los alimentos que con más frecuencia está implicado en una alergia alimentaria. Debido a ello, las antiguas guías de nutrición infantil abogaban por retrasar su introducción hasta los 9 o 10 meses de edad. Sin embargo, esta recomendación está desfasada ya que los estudios más recientes apuntan a que la introducción tardía del huevo no previene del posible desarrollo de una alergia. De hecho, lo que se cree es que si el niño desarrolla una alergia es porque está predispuesto a padecerla independientemente del momento en el que se haya ofrecido el huevo por primera vez.

Por ello, tanto la Asociación Española de Pediatría como la Sociedad Europea de Digestivo y Nutrición Infantil señalan que el huevo se puede ofrecer a los niños desde los 6 meses de edad junto a la gran mayoría de alimentos con los que se suele iniciar la alimentación complementaria.

¿Cómo puedo introducir el huevo a mi hijo en su alimentación?

A pesar de que desde los 6 meses podemos ofrecer huevo a los niños, no parece muy sensato que sea precisamente por este alimento por el que empecemos la alimentación complementaria. En general, durante las primeras semanas de este periodo suelen ofrecerse las verduras y las frutas, para un poco más tarde dar paso a las proteínas (carne, pescado, legumbres…). Es ahí cuando en nuestra opinión se podría empezar con el primer contacto del niño con el huevo, que por tiempos será hacia los 7 u 8 meses, ya que como sabréis han de pasar 2 o 3 días entre alimentos nuevos para poder identificar bien si aparece una alergia. Si echáis la cuenta no va a dar tiempo a dar huevo al niño antes de esa edad si primero habéis introducido varios vegetales, los cereales u otro tipo de alimento como fuente proteica.

El huevo a la plancha es una forma saludable de cocinar el huevo. ¡¡Además, a los niños les encanta mojar en la yema!!

Lo que también ha cambiado es la forma en la que se introduce el huevo. Antiguamente se hacía ofreciendo primero la yema y al cabo de unos días la clara, en general en forma de huevo cocido triturado dentro de un puré. Sin embargo, a día de hoy no está demostrado que introducir el huevo poco a poco disminuya la probabilidad de una alergia, por lo que se puede hacer desde el principio juntando la clara y el huevo, por ejemplo, añadiendo medio huevo cocido al puré. En el caso de que practiquéis Baby Led Weaning, podríais ofrecérselo cortado en trozos o en forma de tortilla francesa cortada en tiras.

Por descontado, en el caso de que detectéis algún síntoma compatible con alergia al dar huevo a vuestros hijos, lo que tenéis que hacer es no volver a dárselo hasta hablar con el pediatra. Los síntomas de alergia pueden ser muy variados pero los más típicos son manchas en la piel, vómitos o dificultad para respirar.

Y entonces, ¿cuántos huevos puedo ofrecer a mi hijo a la semana?

Estamos llegando al final de este post y no hemos respondido a la pregunta que daba título a esta entrada .

Espero que haya quedado claro que el huevo es un alimento con un alto valor nutricional y por tanto debería estar presente de forma habitual en la dieta de vuestros hijos. Es difícil dar un número exacto de cuantos huevos puede comer un niño a la semana, pero tampoco hace falta ponerse exquisito sobre si son 3 o 4 a la semana o incluso uno al día. Lo realmente importante en la alimentación es que de forma global esta sea saludable y al niño se le ofrezca una alimentación variada.

En este sentido, no pasa nada si un niño come huevo varios días a la semana, siempre y cuando esta no sea la única fuente de proteína. Así que más que preguntarnos si tomar dos días seguidos huevo es malo o preocuparnos por si le hemos dado muchos a nuestro hijo una semana concreta, lo adecuado es planificarse un poco para que de forma regular tomen alimentos ricos en proteínas diferentes como la carne, el pescado, las legumbres y el susodicho huevo. De ésta forma os aseguraréis de que disfrutan de una alimentación variada en la que los diferentes alimentos aportan sus diferentes beneficios nutricionales.

BONUS EXTRA: ¿Cuál es la mejor forma de cocinar el huevo para un niño?

No queríamos terminar sin hablar un poco de las diferentes formas en las que podéis cocinar el huevo para ofrecérselo a vuestros hijos. Como no puede ser de otra manera lo más adecuado es utilizar una técnica de cocinado lo más saludable posible, por ejemplo huevo duro, escalfado o en tortilla. También podríais optar por hacerlos a la plancha, que va a ser mucho más saludable que en forma de huevo frito. Ahora, no pasa nada porque de vez en cuando os deis un capricho y disfrutes de unos huevos fritos con puntilla como los de que hacia vuestra abuela.

Una vez superada la etapa puré, la tortilla es una forma muy habitual para que los niños coman huevo.

Por otro lado, muchos padres tienen miedo de ofrecer huevo a sus hijos si este no está perfectamente cocinado y hay alguna parte que no ha terminado de cuajar. Es cierto que los huevos se pueden contaminar con Salmonella, pero en el mundo en el que vivimos es muy poco frecuente debido a los controles sanitarios que se hacen de los diferentes alimentos. Además, recordad que esta bacteria esta en la cáscara y no en el interior del huevo, aunque podría contaminarse al cascarlo.

Lo que sí es muy importante es que el consumo del huevo sea inmediato si no ha terminado de cuajar al cocinarlo, como a veces pasa con una tortilla o un huevo a la plancha. Con esta precaución disminuiréis casi hasta cero las posibilidades de una intoxicación.


En resumen, el huevo es un alimento con unas propiedades nutricionales muy saludables que todos deberíamos consumir de forma habitual. En cuanto a los niños no hay problema en que lo empiecen a tomar a partir de los 6 meses, incluso varias veces por semana dentro de una alimentación variada.

Si te ha gustado lo que has leído, hemos publicado un libro con explicaciones sencillas y amenas sobre las cuestiones de salud más importantes de la infancia. Sale a la venta en librerías y puntos de venta habituales el 13 de enero de 2021, pero la preventa ya está activada:

  • Desde el catálogo de la editorial: LINK.
  • Desde la página web de Amazon: LINK.
  • Desde la página web de La Casa del Libro: LINK.
  • Desde la página web de Todos tus Libros: LINK.
  • Desde la página web de El Corte Inglés: LINK.

Enlaces de interés:

  • Recomendaciones de la AEP sobre alimentación complementaria (link).
  • Instituto de estudios del huevo (link).

También te puede interesar:

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.