¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Entradas etiquetadas como ‘nuclear’

Aplazado el viraje pronuclear

Hace cuatro meses, con el nuevo Gobierno de Zapatero, en Greenpeace y en otras organizaciones medioambientalistas se temieron que el Ejecutivo virara a pronuclear. Había muchos indicios: la salida de dos ministros claramente antinucleares (Narbona y Caldera), la entrada del pronuclear Miguel Sebastián como titular de Industria, la posición de la Comisión Europea, el petróleo encareciéndose día tras día… El propio Zapatero alentó la especie en su discurso de investidura.

Ahora el viraje se ve mucho menos probable. En medio se han conocido detalles sobre la fuga radiactiva de Ascó ocultados en su día a la opinión pública, se han producido numerosos incidentes menores en otras plantas y, en los últimos días, dos averías en Garoña y un incendio el domingo pasado en Vandellós II que obliga a cerrar esta central durante varias semanas. El petróleo, además, está cayendo.

El club nuclear tendrá que dejar la operación de presión al Gobierno y a la opinión pública para mejor ocasión.

¿Nuclear? Depende

La crisis del PP está concitando demasiada atención de la prensa, nos está impidiendo mirar hacia otros sitios donde se están produciendo acontecimientos relevantes. Por ejemplo, en el Gobierno, donde estas semanas se libra un debate muy relevante: el de cambiar o no cambiar la posición anti energía nuclear que ha sido ley en el PSOE desde hace muchas décadas.

Hace casi dos meses, en su discurso de investidura, el hasta entonces antinuclear Zapatero dio un primer paso: apuntó que España probablemente estaría, en lo que a energía nuclear se refiere, en la misma posición que adoptara la Unión Europea. La Comisión Europea apoyó poco después la energía nuclear (lo argumentó en la carestía creciente del petróleo y la lucha contra el calentamiento global)… y se desató el debate en el Ejecutivo.

Me cuentan que la mayoría de los ministros están a favor del giro. Creen que es difícil explicárselo al electorado, sobre todo al de izquierdas, que tiene el «¿Nuclear? ¡No, gracias!» como una de sus banderas más señeras. Pero creen también que con el petróleo a precio de oro y la luz a punto de dispararse han de dar el paso. Países cercanos como Francia, Reino Unido e Italia (y otros más lejanos, como Bulgaria, República Checa, Eslovaquia o Lituania) ya han dado alguno, con lo que, según estos activistas, pierde el sentido el debate de la seguridad surgido tras el desastre de Chernobil. Tonto el último, dicen algunos.

Zapatero aún no está convencido. Sabremos en breve si cambia de opinión. Antes de verano, el Gobierno tendría que pronunciarse sobre la central de Garoña. ¿La cierra en un año, como está previsto, o le da una prórroga? Si le concede la prórroga, ¿permitirá a todas las eléctricas la ampliación de algunas centrales, incluso la construcción de otras nuevas? ¿Pasaremos del «¿Nuclear? ¡No, gracias!» al «Nuclear, de entrada no» (como en la OTAN) y luego al «¿Nuclear? Depende»?

Zapatero vira a pronuclear

Una frase ambigua en el discurso de investidura de Zapatero…

“El desarrollo de las nuevas tecnologías, la evolución del mercado de combustibles fósiles, la cooperación transfronteriza y la disponibilidad de recursos hidráulicos serán los referentes a los que acudirá el Gobierno para resolver los problemas de provisión de energía exigida por nuestra voluntad de crecimiento. También lo serán, junto con las decisiones que adopte la Unión Europea, para determinar la posición española sobre la energía nuclear”.

…la salida del Ejecutivo de dos ministros antinucleares (Narbona y Caldera) y algunos otros indicios menores hicieron correr hace unas semanas en Madrid la especie de que el PSOE, el Gobierno y su presidente iban a dar un viraje en materia de energía nuclear. Pasarían de moderadamente contrarios a claramente partidarios, lo argumentarían en la carestía del petróleo y la lucha contra el calentamiento global (la propia Comisión Europea esgrimió la semana pasada esos argumentos para apoyar la energía nuclear) y lo harían oficial de modo indirecto y en breve: el Ministerio de Industria anunciaría que daba una prórroga de varios años más a la central nuclear de Garoña, que en principio tiene que cerrarse a mediados del año que viene porque ha llegado al final de su vida útil.

Si en Moncloa, en Ferraz y en el ministerio de Miguel Sebastián estaban realmente en eso, la fuga radiactiva en la central de Ascó puede estar rompiéndoles la agenda…