¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Entradas etiquetadas como ‘carme chacon’

Trini va a más, Chacón y Pajín a menos

“Suena su nombre como posible sustituta de Zapatero en la Presidencia… ¿Hay algo de verdad?”, le decía un lector, Dani, hace una semana a Trinidad Jiménez, en el encuentro digital que mantuvo en 20minutos.es

Pues sí, suena que Zapatero tiene alguna contestación interna, suena que aún no ha decidido si se presentará como candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno de nuevo en 2012 (o antes, si la crisis económica o la falta de apoyos parlamentarios u otras cuestiones le llevan a adelantar las elecciones). Sonó muchó hace unos meses que casi seguro que no se presentaba, sonó que la apuesta sería una mujer, sonó que esa mujer sería probablemente Carme Chacón, después sonó que Leire Pajín…

Pero en política, todo es mudable y en breve plazo. Su llegada al Ministerio de Defensa, su foto embarazada pasando revista a las tropas, su viaje a punto de dar a luz a Afganistán acompañada de un médico y, quizás, los enormes conocimientos de marqueting político de su marido, Miguel Barroso, lanzaron a Chacón, que se situó pronto como la miembro del Gobierno con mejor nota. Pero luego, ay, llegaron los líos, el de la retirada de las tropas de Kosovo, el del jefe de los espías… y se vino un poco abajo la imagen de la presunta candidata a la sucesión de Zapatero, presunta candidata que estos días, además, corre con el nuevo desgaste de enviar más soldados españoles al avispero afgano.

Con Leire Pajín está pasando algo parecido: creció mucho su imagen y su proyección futura al ser nombrada por Zapatero, hace 15 meses, como número 3 del PSOE… pero después los reveses electoral en Galicia y en las europeas y ahora los líos de Benidorm, con su madre como una de las concejalas trásfugas y díscolas, han erosionado su imagen.

Trinidad Jiménez, por contra, ha ido de menos a más. Amiga de Zapatero, anfitriona en su propia casa en el año 2000 de los contubernios en los que se gestó la candidatura de ZP a la secretaría general del PSOE, la candidatura que iba a derrotar a la de José Bono, Jiménez fue designada después como candidata socialista a la Alcaldía de Madrid por decisión personal de Zapatero. Irrumpió en campaña y en la vida municipal madrileña con mucha fuerza, y con dos fuertes golpes de marqueting político: la chupa de cuero y el trinimaratón. Su candidatura mejoró los resultados socialistas, pero no logró la Alcaldía, y acabó tiempo después en la Secretaria de Estado para Iberoamérica, creíamos que casi como un buen retiro en pago de los servicios prestados. Pero Zapatero tenía más planes para ella y en abril pasado la nombró ministra de Sanidad.

Fue llegar y besar el santo: se encontró con un problema grave, la gripe A, que está lidiando con bastante habilidad y con el consenso de la oposición y proyectando de sí misma una imagen de buena gestora y de muy trabajadora que es el que la lleva estos días a que, cargada de ojeras, suene como hipotética sucesora de Zapatero, como decía nuestro lector.

¿Es flor de un día? No sabemos, Dani. En política, todo es mudable en breve plazo, y nadie puede asegurar que a la ministra de la gripe A no la pille también, como a Pajín y a Chacón, alguna pájara, alguna gripe política.