BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

‘Cilindro’, cuando Asturias y Perú se encuentran en una cocina de Madrid

Fusión es una de las palabras que más miedo dan en gastronomía. Lo mismo sirve para bautizar el feliz encuentro de dos culturas en la mesa en el que ideas, recetas y sabores se entremezclan para ofrecer lo mejor de cada una, que justifica auténticas tropelías culinarias.

Y lo cierto es que, en frío, lo de combinar gastronomía asturiana con peruana puede sonar un poco extraño y quizá active unas cuantas alarmas. Eso nos pasó la primera vez que oímos hablar de Cilindro, aunque el gesto de escepticismo se relajó nada más saber que detrás del proyecto estaban Mario Céspedes y Conchi Álvarez, que han convertido Ronda 14, primero en Avilés y luego también en la capital, en un auténtico éxito.

Él peruano, ella asturiana, Cilindro aúna lo mejor de ambos mundos, integrando productos y guisos tradicionales de Asturias en recetas y platos populares venidos de Perú. ¿Cocina criolla asturiana? Vale, si queremos ponerle nombre ese sería uno bastante bueno.

De nuevo, es más difícil de explicar con palabras que que de imaginar lo bueno que puede estar un torto de maíz típico asturiano relleno de rabo de toro, salsa criolla y rocoto, o el rollito asturiano con salsa de chifa relleno de guiso de vaca vieja estofada.

¿Verdad que dicho así la fusión astur-peruana ya suena mucho mejor? Merece la pena probar los estupendos ceviches, que aquí se alejan del punto exótico nikkei para optar por leche de tigre a base de rocoto más pura, potente y sabrosa.

Lee el resto de la entrada »

Lo sentimos puristas de la gastronomía nipona: el sushi de hamburguesa existe (y lo hemos probado en Tokio)

¿Eres de los que no se acerca a uno de esos sushis de barra libre en el wok del barrio ni aunque te paguen? ¿Conoces todas las normas para comer sushi correctamente y te has visto 3 veces el documental Jiro, dreams of shushi en Netflix? ¿Sueñas con viajar a Japón para ir al mercado de Tsukiji -ojo que en octubre se traslada-, ver la subasta de atunes congelados que posiblemente lleguen desde España y desayunar sushi en los bares cercanos?

En ese caso seguro que, cual amante de la pizza que no quiere ver piña ni en pintura o purista paellero que ha jurado odio eterno a Jamie Oliver por ponerle chorizo, la idea de un sushi de hamburguesa sólo es concebible en tus peores pesadillas.

Pues tenemos una mala noticia: efectivamente, el sushi de hamburguesa existe y lo sirven -aquí viene lo peor de la bofetada de realidad- en Japón.

Para empezar, como ya hemos explicado alguna vez, el sushi no tiene que ser necesariamente de pescado. Hay variedades vegetales y con carne realmente exquisitas, aunque es verdad que las más conocidas y populares son las que incluyen cortes de atún, salmón, caballa, calamar, anguilas, huevas…

Pero una cosa es hablar de un poco de ternera pasada a soplete antes de servir y otra poner una hamburguesa encima del sushi. Algo que cabe imaginar sólo como parte de la oferta de uno de esos restaurantes chinos que, al menos en España, intentan hacerse pasar por japoneses. Pues no, resulta que existe en el mismísimo centro de Tokio y lo hemos podido probar.

Es verdad que -nos explican habitantes de la capital nipona al ver nuestra sorpresa ante tal hallazgo- siempre en kaiten sushi (sushi giratorio) y cadenas sencillas, nunca en restaurantes especializados y donde el chef va preparando una a una y con una delicadez hipnótica las piezas que sirve al momento al comensal.

Lee el resto de la entrada »

La hamburguesa de avestruz que resultó ser de ternera. Y lo mismo pasa con una quinta parte de la carne procesada, denuncia un estudio

(Fotos: GTres)

La industria de la carne no pasa por sus mejores momentos. Más allá de los mensajes -cada vez más evidentes- del impacto medioambiental de la ganadería extensiva y de la apuesta creciente por dietas vegetarianas o veganas, los escándalos no dejan de salpicar un negocio que sigue despertando muchas dudas.

Y que, al parecer, no termina de aprender la lección. Y es que cada cierto tiempo algún estudio o programa de investigación pone sobre la mesa el origen o calidad de algunos preparados cárnicos pero, pasado el temporal, nada parece cambiar.

Hace unos años fue el escándalo de la carne de caballo que afectó a diversos países europeos. Más recientemente algunas granjas de cerdos de España -un negocio al alza, por cierto- estuvieron en el punto de mira tras aquel polémico reportaje de Salvados. Y de forma recurrente, los análisis de calidad sobre la carne picada que se vende en supermercados tampoco permiten ser muy optimistas.

Ahora, un reciente estudio realizado en Reino Unido arroja un dato preocupante: más de una quinta parte de las muestras analizadas tienen carnes diferentes a las especificadas en el etiquetado. Allí donde se promete cordero hay ternera o pollo, el cerdo campa a sus anchas en preparados en teoría libres de carne de este animal y el premio absoluto es para la hamburguesa de avestruz que resultó contener un 100% de carne de ternera.

Lee el resto de la entrada »

Mina, el restaurante que enfadaba a los ‘bilbainitos’ y que se convirtió en un referente de la ciudad

Que en Bilbao se come bien -muy bien- lo sabe casi todo el mundo. También que la capital de Bizkaia ha cambiado mucho en los últimos años, pasando de ser una ciudad industrial y un tanto gris -con mucho encanto para los que crecimos allí y que nunca necesitamos un Bilbao de postal- a ser destino turístico, gastronómico y, ojo, sede de los 50 Best.

Pero es verdad que la mayoría de la oferta de la ciudad se mueve alrededor de una cocina tradicional que, rica y efectiva, no siempre deja mucho margen a la creatividad y a la innovación. Bilbao es una ciudad difícil para tendencias y modas. Un lugar en el que los restaurantes japoneses siguen siendo exóticos y el poke bowl se mira de reojo, si es que ha llegado.

Pero es verdad que atreverse a hacer algo diferente ahora es mucho más sencillo. Probarlo hace casi una década y en uno de los barrios, por aquel entonces, menos recomendables de la ciudad, una aparente locura.

Así lo recuerda Álvaro Garrido, chef de Mina, un veterano Estrella Michelin que año tras año se revalida como una de las cocinas más interesantes de la ciudad. Pese a las reticencias de los bilbainitos de toda la vida -comenta divertido al otro lado de la barra donde probamos su menú degustación- que ponían cara rara hace años al ver los platos que ofrecía o el lugar que había escogido para instalarse.

Pero las locuras o apostar por algo distinto en ciudades donde la cocina es un tema muy serio, casi religioso, a veces sale bien. Es mediodía de mediados de agosto, el pequeño comedor elevado con vistas a la ría y al mercado de la Ribera y la barra están llenos. La mayoría turistas, aunque tras el reconocimiento de Michelin hace ya años que quienes recelaban de la cocina de Mina lo han incluido entre los imprescindibles de la ciudad.

Lee el resto de la entrada »

Starbucks se estrena en Milán (y algunos italianos no están muy contentos)

¿Alguien se imagina un restaurante inglés especializado en paellas que se anime a abrir en Valencia? La comparación tal vez es un poco exagerada, pero describre bastante bien cómo muchos italianos perciben la llegada al país del primer Starbucks.

Una apertura que se ha hecho esperar décadas y que poco tiene que ver con el aterrizaje en el resto de países donde opera esta cadena de cafeterías, sin duda la más conocida del mundo. Y es que jugar con la cultura del espresso en el país del café no parece un tema menor.

Milán ha sido la ciudad elegida -en Nápoles no se atreven, bromean algunos- para abrir el que posiblemente sea el Starbucks más espectacular del mundo.

Y es que se trata de un Starbucks Reserve Roastery, según la denominación usada por la marca para sus locales más emblemáticos en los que no sólo se sirve café, también se tuesta. La de Milán es el tercero de este tipo que abren y basta echar un vistazo a las fotos para entender la singularidad del proyecto.

Hay casi 150.000 cafeterías en Italia -apuntan desde Eater-, así que la pregunta que todo el mundo se hace es si realmente el país necesita una más. Concretamente una como Starbucks, en la que pagar mucho más por un café que aquí, en general, es barato, bueno, intenso -cuidado con quemarlo o que sea amargo, eso sí- y se toma de pie en la barra y en un momento.

“Dedicado a Milán, la ciudad que inspiró nuestro sueños. Cada café que servimos nos trae aquí”, reza un cartel a modo de declaración de intenciones o de disculpas por adelantado en este local.

Lee el resto de la entrada »

El que cenaba agua del grifo y la señora franquista que nunca ha cortado una cebolla cocinando en TVE ¡Que comience MasterChef Celebrity!

Que MasterChef es un programa de televisión en el que, además, se cocina es algo que hemos aprendido edición tras edición. Y si incluso en la edición senior ocurre más de lo que nos gustaría, en la de los famosos digamos que los fogones son un actor muy secundario. Demasiados egos en pantalla como para tener que compartir protagonismo con un huevo o una sartén.

Pero vale, juguemos. Es entretenido -eso debe opinar la excelente audiencia que hacen cada año-, hay momentos realmente divertidos y los miembros del jurado confiesan que disfrutan pegándoles alguna que otra bronca a los famosetes de turno. Ingredientes de sobra para que la receta funcione por muy recalentada que sea.

Y anoche comenzó de nuevo el espectáculo con un plantel de famosos de diferentes categorías. Sí, aquí también hay ligas, y según nos explicaron en su momento los productores del programa, cada uno cobra en función de su caché y de cómo se negocie el tema.

Así que asumido el espectáculo y comprobado –lo vimos en persona en la edición pasada– que nada de tongo con los participantes, sólo queda sentase y reírse un rato con la evolución de estos potenciales cocinillas.

Lee el resto de la entrada »

El restaurante que cobra un extra por compartir los platos

¿Les traigo un plato más para compartir la ración? Una propuesta muy habitual cuando los comensales de un restaurantes se animan a compartir alguno de los platos servidos pero que, al menos que nosotros sepamos, siempre había sido gratuita.

Pero en la lista de extras que aparecen en las cuentas -por pan, cubierto…-, y dejando a un lado lo más o menos discutibles que puedan ser algunas, un restaurante inglés acaba de inventarse una nueva: 1,5 libras si se quiere compartir alguno de los platos servidos.

La polémica idea es del restaurante Sorrento del sur de Londres que, por lo visto, ha decidido compensar sus ajustados precios con este extra que, por ahora, ya ha conseguido cabrear a unos cuantos clientes y saltar a los titulares.

Según explican en The Mirror, los responsables del local defienden la medida recordando que su carta tiene unos precios muy asequibles, que cada vez más gente lo hace y que, a diferencia de lo que ocurre en muchos restaurantes de Inglaterra y otros países, aquí no se suma un cargo adicional por servicio.

Lee el resto de la entrada »

Dar potitos no te convierte en un mal padre, pero no son la mejor alimentación para un niño

Hace unos meses se montó uno de esos dramas tuiteros alrededor de la fotografía de una madre que explicaba que ella daba garbanzos a su hijo para desayunar y que ni sabía que eran las galletas. Algo impecable desde el punto de vista nutricional -no, no hay margen de discusión sobre si las galleta son mejores o peores que las legumbres-, pero que cabreó a mucha gente.

La mayoría daba por hecho cierto tonito en la afirmación garbancera y una suerte de acusión velada de malos padres y madres a todos los que sí dan galletas a sus retoños. Y, claro, a nadie le gusta que le recuerden que igual ese no es el desayuno ideal para un pequeño.

El caso es que ahora una versión bastante más suave de la historia parece repetirse alrededor del artículo que publicamos hace unos días sobre las papillas y los potitos. En este caso hablando de la campaña de una ONG que denunciaba la falta de regulación sobre este tipo de productos y recordaba las recomendaciones de la OMS sobre el azúcar y la sal para bebes y niños.

Tampoco parece que en este caso haya mucho margen de discusión teórica. Entre un puré casero y un potito siempre será mejor la primera opción. A partir de ahí, las circunstancias personales, las prisas o la decisión que se tome en cada casa.

¿Que llamar “veneno” a estos productos igual no era buena idea? Posiblemente, pero si lo que la organización era quería llamar la atención de los padres, parece que lo consiguió. Tampoco el vídeo nos parece el más adecuado, con esa eterna imagen de los malos con bata blanca frente a lo natural, lo hippy y lo ecológico.

Lee el resto de la entrada »

“Mi primer veneno”: campaña contra las papillas, potitos y otros alimentos infantiles procesados

¿Cómo es posible que se vaya a comprar comida a las farmacias? Algo así se preguntaba el cocinero Karlos Arguiñano cuando hablaba de la falta que nos hace cocinar más en casa en vez de comprar comida ya preparada, incluso para los más pequeños.

Ahora la ONG Justicia Alimentaria ha decidido ir un paso más allá y denunciar a las empresas que producen este tipo de alimentos infantiles ultraprocesados, a las farmacias que las comercializan, a las autoridades que miran para otro lado y a las asociaciones médicas y pediátricas que -como llevan tiempo denunciando nutricionistas- ponen su sello a alimentos que están muy lejos de ser saludables.

La campaña “Mi primer veneno” explica que pese a que este tipo de alimentos -básicamente papillas y potitos- se publicitan como sanos y nutritivos, muchas veces contienen sal y azúcar, pese a que la Organización Mundial de la Salud recomienda de forma clara evitar estos dos ingredientes en los alimentos para niños y bebés.

Lee el resto de la entrada »

Sandías cuadradas a 160 euros y melones “huevo de Godzilla”: el fascinante mundo de la fruta de lujo en Japón

Quienes pensaban que las sandías amarillas que descubrimos hace poco eran la versión más extraña de esta fruta están equivocados. Y es que en Japón todo es siempre un poco más raro.

Un paseo por un supermercado del país es toda una experiencia. La oferta de bebidas daría para un máster interminable –Fanta de melón o de yogur tropical es algo normal por allí- pero incluso en la frutería hay unas cuantas sorpresas.

La primera: los precios. Pese a esa imagen de la dieta japonesa como un modelo saludable a seguir, la verdad es que por allí la fruta es casi un alimento de lujo que no se suele incluir en los menús.

Tal vez eso explique cosas tan extrañas como plátanos envueltos en plástico uno a uno y con dibujos de Hello Kitty -Japón is different-, limones y limas empaquetados como artículos de lujo con bien de plástico o, en general, esa manía de envasarlo todo. Llama la atención que en un momento en el que en Europa y otras zonas se acrecienta la guerra contra envases y plástico, por allí no parecen darse por aludidos.

Pero volviendo a la fruta, en realidad este alimento tiene un sentido un tanto ceremonial en Japón. De hecho, es habitual regalar cestas de fruta como símbolo de agradecimiento o de status. Y no es de extrañar teniendo en cuenta el precio.

Pero, sin duda, lo que más sorprende es toparse con las famosas sandías cuadradas que hace aproximadamente un año saltaron a los titulares de medio mundo. Una cosa es saber que existen y reírse en la distancia de las rarezas niponas, y otra tenerlas delante y comprobar que el precio en un supermercado de cierto nivel en Tokyo es de 20.000 yenes.

Calculadora en mano, eso son casi 160 euros. Sí, por una sandía cuadrada. La historia de esta versión cúbica tiene diferentes versiones, aunque la mayoría apuntan a motivos de almacenamiento y transporte para explicar el invento. ¿El método? Simplemente colocar la sandía dentro de un molde con forma de cubo en sus últimas fases de crecimiento para que se adapte a esa forma.

Lee el resto de la entrada »