Entradas etiquetadas como ‘reciclaje’

¿Qué diferencia hay entre el vidrio y el cristal?

¿Qué diferencia hay entre el vidrio y el cristal?

Muchas son las personas que creen que las palabras  vidrio y cristal son sinónimas entre sí, utilizando indistintamente ambos términos para referirse a las mismas cosas.

Pero no, no son lo mismo y, además, si os fijáis bien, en los iglús verdes de reciclaje podréis observar que en ese contenedor tan solo se puede depositar vidrio y hay una advertencia en la que indica que no se eche nada que sea de cristal. El motivo de ello es porque aquello que se considera cristal  (como vasos, copas, bombillas convencionales, una ventana o espejo…) aunque comparta con el vidrio (botellas de vino, licor o refresco, frascos de conserva, cosmética, colonia o alimentación…) la composición se le ha añadido además de óxido de plomo (o en algunos casos óxido de bario) que es lo que le da el aspecto brillante tan característico de los elementos de cristal.

Esa concentración de plomo es la que hace que no sea conveniente echar ningún producto de cristal en el iglú verde, básicamente porque este elemento necesita una temperatura muy superior para ser fundido al que necesita el vidrio (que es de unos 1.500 grados centígrados). De ahí que se recomiende tirar el cristal en el contenedor en el que depositamos el resto de basura (suele ser gris, naranja o de un verde más oscuro).

Evidentemente sería mucho más aconsejable llevar todo aquello que tenemos para reciclar a un punto limpio, en el que se depositará cada cosa en su correspondiente contenedor, pero, lamentablemente, no todas las personas tienen uno de esos lugares cercano a su hogar y no pueden desplazarse hasta ellos; por tal motivo se permite que el cristal (y todo aquello que no termina de encajar en el resto de contenedores: como la cerámica, el corcho, el papel plastificado, pañales y productos de deshecho de higiene femenina e incluso las fotografías) se deposite en el contenedor de basura orgánica.

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

 

Post realizado a raíz de la consulta recibida de Paco Sansa a través del apartado de contacto en el que me pregunta ‘¿Qué diferencia hay entre el vidrio y el cristal?’
Fuentes de consulta y más info: ecovidrio / elmundo / twenergy / eco-lab (elpais) / naturarla  / anfevi
Fuente de la imagen: pixabay

¿Qué debemos echar al iglú verde del vidrio?

 alt=Aunque el reciclaje del vidrio comenzó en la época de los romanos, en España se recicla desde 1982, gracias a la Asociación Nacional de Empresas de Fabricación Automática de Envases de Vidrio (ANFEVI). Recordemos que el vidrio puede ser reciclado indefinidamente.

NO DEBEMOS DEPOSITAR EN EL IGLÚ VERDE DEL VIDRIO:

  • Tapones de envases, bombillas, tubos fluorescentes, porcelana, vasos, tapas metálicas de tarros de conservas (se depositan en el contenedor amarillo).
  • Espejos y cristales (de casa, de coche, o de gafas). Esos materiales se depositan en el contenedor verde para la materia orgánica.

Las principales ventajas del reciclaje del vidrio son las siguientes:

Una tonelada de cascos de vidrio ahorra 1200 kg de materias primas, 130 kg de fuel, disminuye en 1000 kg el volumen de basuras, baja la contaminación del aire en un 20% al quemar menos combustible para la fabricación de nuevos envases, y ahorra el 50% del agua que se gastaría para su obtención a partir de sus materias primas.

EL VIDRIO NO ES BASURA: COMPARACIONES ENERGÉTICAS

  • 3 botellas de vidrio recicladas ahorran la energía necesaria para lavar toda la ropa de una familia
  • 4 botellas de vidrio recicladas ahorran la energía necesaria para que un frigorífico funcione un día completo
  • 1 botella de vidrio reciclada ahorra la energía necesaria para mantener una bombilla incandescente de 100 W durante 4 h o un TV durante 3 horas

 

 

 

Extraído del libro «La actuación frente al cambio climático» de Cayetano Gutiérrez Pérez y Cayetano Gutiérrez Cánovas con expresa autorización de los autores