Entradas etiquetadas como ‘polvo’

¿De dónde surge la expresión ‘De aquellos polvos, estos lodos’?

A través de la cuenta de este blog en Instagram @yaestaellistoquetodolosabe2 me consultan de dónde surge la expresión ‘De aquellos polvos, estos lodos’.

¿De dónde surge la expresión ‘De aquellos polvos, estos lodos’?

Esta es una locución, en forma de advertencia, utilizada habitualmente para indicar que aquellas cosas que pasan en el presente (malas o buenas) suelen ser una consecuencia directa de algo que se hizo, dijo u ocurrió en el pasado (por ejemplo tomar una trascendental e importante decisión para nuestro futuro).

Se trata de una expresión que tiene una antigüedad mínima de seiscientos años, debido a que las primeras constancias escritas datan de mediados del siglo XV, apareciendo mencionada en la obra ‘Refranes que dicen las viejas tras el fuego’ de Íñigo López de Mendoza y de la Vega (marqués de Santillana), en la forma ‘Con esos poluos se fizieron esos lodos’ y, pudiendo observar, que con el paso del tiempo se ha ido transformando la locución.

En el ‘Libro de refranes y sentencias’ de Mosén Pedro Vallés (1549) aparece recogida como ‘De aquellos poluos se hizieron aquellos lodos’ y, un siglo después, por Gonzalo Correas en el ‘Vocabulario de refranes y frases proverbiales’ (1627) como ‘De aquellos polvos se hicieron estos lodos’ y ‘De estos polvos vinieron estos lodos’.

Aquel mismo siglo, aparece mencionado dentro del texto de la segunda parte (en la Crisi I) de la célebre novela ‘El Criticón’ de Baltasar Gracián (publicada en 1653) en que indica: ‘[…]Es la niñez fuente risueña: nace entre menudas arenas, que de los polvos de la nada salen los lodos del cuerpo, brolla tan clara como sencilla, ríe lo que no murmura, bulle entre campanillas de viento, arrúllase entre pucheros y cíñese de verduras que la fajan.[…]

Desde entonces la expresión ha sido citada en docenas de obras y ha formado parte del lenguaje coloquial variando su estructura según ha ido avanzando el tiempo y llegando a nuestros días en la forma ‘De aquellos polvos, estos lodos’, ‘De esos polvos vienen estos lodos’ e incluso como ‘Aquellos polvos traen estos lodos’.

Lo que ya está más enrevesado es encontrar el motivo que lo originó. Hay quien señala que la expresión podría estar estrechamente relacionada con otra inmensamente popular ‘Echar un polvo’ y la posible consecuencia del mismo (embarazo, enfermedades venéreas). También se puede encontrar que se la relacione con la fórmula litúrgica ‘Recuerda hombre, que eres polvo, y que al polvo regresarás’ (aunque realmente no hay suficientes fuentes que lo señalen).

También nos encontramos que el escritor Gregorio Doval, en su obra ‘Del hecho al dicho’, señala como uno de los posibles orígenes un auto de fe celebrado en Madrid, en 1784, por el tribunal de la Santa Inquisición en el que se acusó a varias personas de brujería tras elaborar unos supuestos ‘polvos afrodisíacos’. En vista a la fecha que da este célebre autor a dichos sucesos, es más que improbable que la expresión surgiera de tales hechos, debido a que más de dos siglos antes ya aparecía la misma recogida en los textos mencionados unos párrafos más arriba.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: Wikimedia commons
Fuentes de consulta: cvc.cervantes / ‘El Criticón’ (Segunda Parte – Crisi I) de Baltasar Gracián / ‘Refranes que dicen las viejas tras el fuego’ de Íñigo López de Mendoza y de la Vega (marqués de Santillana) / ‘Libro de refranes y sentencias’ de Mosén Pedro Vallés / ‘Del hecho al dicho’ de Gregorio Doval / hombrerefranero / blog.cofm / prodavinci / martinezdecarnero / natureduca

¿Por qué hay personas que estornudan muchas veces sin parar?

¿Por qué hay personas que estornudan muchas veces sin parar?

Lo reconozco, soy de los que cuando estornudan lo hacen varias veces seguidas. No tengo un número fijo de estornudos: algunas veces son tres e incluso otras llegan a la media docena. De hecho conozco a varias personas a las que le da por hacerlo un número exacto de veces (tengo una persona en mi entorno familiar que estornuda exactamente siete veces seguidas).

Son muchas las personas que indican que, por regla general, son tres los estornudos que necesitan realizar para quedarse plenamente satisfechas (¡qué molesto es quedarse a medias de uno o que te interrumpan en el momento de estar estornudando!).

El estornudo, comúnmente, no deja de ser una simple reacción de nuestro organismo ante alguna partícula externa que se ha introducido en nuestra mucosa nasal (polen, pimienta, polvo…) e irritan las células nerviosas que tenemos en ese conducto respiratorio.

Es en ese momento cuando nuestro cerebro detecta la presencia del elemento extraño y trata de expulsarlo a través de una potente liberación de aire y saliva (que lo arrastrará hacia el exterior) tras enviar un mensaje al diafragma para que ayude a aumentar la presión desde los pulmones.

Pero no siempre en el primer estornudo suele ser limpiadas las fosas nasales, sino que se necesitan de varios intentos, de ahí las repeticiones: el primero sirve para separar de las mucosas nasales esas partículas externas que están irritándolas, con el segundo estornudo se expulsa hacia fuera una gran parte y el tercero suele ser el que limpia por completo las fosas. Evidentemente, tal y como indico en párrafos anteriores, cada persona necesita su número de estornudos.

Cabe destacar que, además de ser provocado por la presencia de algún elemento exterior que se introduce en nuestra nariz, un estornudo nos puede venir por otros motivos; entre ellos por causas alérgicas o en el momento de mirar al sol, conocido como ‘estornudo fótico’, y que le ocurre de forma regular aproximadamente al 25% de la población.

¿Por qué hay personas que estornudan muchas veces sin parar?

 

Otros posts relacionados que te puede interesar leer:

 

 

Fuentes de consulta: livescience / omicrono / scienceline / gizmodo / muyinteresante
Fuentes de las imágenes: Tina Franklin (Flickr) / alaligera

¿Cuál es el origen de la palabra ‘follar’ para referirse vulgarmente al acto sexual?

¿Cuál es el origen de la palabra ‘follar’ para referirse vulgarmente al acto sexual?

Muchas son las formas utilizadas para referirse al acto sexual y entre ellas podemos encontrarnos la de ‘echar un polvo’, ‘echar un kiki’, ‘coito’, o ‘fornicar’ (de las que ya os he hablado anteriormente en otras entradas), siendo una de las más utilizadas en su forma más vulgar el término ‘follar’.

Su origen etimológico lo encontramos (como otras tantas expresiones) en el latín y proviene directamente de ‘follis’ cuyo significado es ‘fuelle’ (pieza que sirve para soplar aire y se utiliza, entre otras cosas, para avivar el fuego) y es precisamente esta palabra la que deriva en follicare, convirtiéndose en el acto de soplar con el fuelle y que da el significado de ‘resollar’ y/o ‘jadear’.

Ese resoplar o jadeo realizado con el fuelle (follis) unido al movimiento que se hace al bombear fue el que con el tiempo terminó  derivando en la palabra follar que conocemos y tanto se utiliza para referirse vulgarmente a la práctica del coito.

 

Otros posts relacionados:

 

Portada del libro "Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO" de Alfred López

 

 

Esta curiosidad es una de las que encontrarás en mi libro “Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO”. De venta en librerías y Amazon: https://amzn.to/2q6wNXa

 

 

 

 

Fuente de las imagen: Wikimedia commons