Entradas etiquetadas como ‘nariz’

¿Por qué hay personas que estornudan muchas veces sin parar?

¿Por qué hay personas que estornudan muchas veces sin parar?

Lo reconozco, soy de los que cuando estornudan lo hacen varias veces seguidas. No tengo un número fijo de estornudos: algunas veces son tres e incluso otras llegan a la media docena. De hecho conozco a varias personas a las que le da por hacerlo un número exacto de veces (tengo una persona en mi entorno familiar que estornuda exactamente siete veces seguidas).

Son muchas las personas que indican que, por regla general, son tres los estornudos que necesitan realizar para quedarse plenamente satisfechas (¡qué molesto es quedarse a medias de uno o que te interrumpan en el momento de estar estornudando!).

El estornudo, comúnmente, no deja de ser una simple reacción de nuestro organismo ante alguna partícula externa que se ha introducido en nuestra mucosa nasal (polen, pimienta, polvo…) e irritan las células nerviosas que tenemos en ese conducto respiratorio.

Es en ese momento cuando nuestro cerebro detecta la presencia del elemento extraño y trata de expulsarlo a través de una potente liberación de aire y saliva (que lo arrastrará hacia el exterior) tras enviar un mensaje al diafragma para que ayude a aumentar la presión desde los pulmones.

Pero no siempre en el primer estornudo suele ser limpiadas las fosas nasales, sino que se necesitan de varios intentos, de ahí las repeticiones: el primero sirve para separar de las mucosas nasales esas partículas externas que están irritándolas, con el segundo estornudo se expulsa hacia fuera una gran parte y el tercero suele ser el que limpia por completo las fosas. Evidentemente, tal y como indico en párrafos anteriores, cada persona necesita su número de estornudos.

Cabe destacar que, además de ser provocado por la presencia de algún elemento exterior que se introduce en nuestra nariz, un estornudo nos puede venir por otros motivos; entre ellos por causas alérgicas o en el momento de mirar al sol, conocido como ‘estornudo fótico’, y que le ocurre de forma regular aproximadamente al 25% de la población.

¿Por qué hay personas que estornudan muchas veces sin parar?

 

Otros posts relacionados que te puede interesar leer:

 

 

Fuentes de consulta: livescience / omicrono / scienceline / gizmodo / muyinteresante
Fuentes de las imágenes: Tina Franklin (Flickr) / alaligera

Nuestra prodigiosa memoria olfativa

Nuestra prodigiosa memoria olfativa

Aunque nuestra nariz no es tan sensible ni está tan desarrollada como la de un perro o la mayoría de los animales, puede llegar a recordar 50.000 olores diferentes. Esa prodigiosa memoria olfativa es la que hace que olamos un aroma y éste pueda transportarnos con nuestros recuerdos a décadas atrás, a un momento vivido, a un lugar concreto.

Que podamos recordar hasta 50.000 aromas no quiere decir que ese sea el tope de los que nuestro olfato pueda llegar a percibir, ya que en realidad podemos distinguir hasta la friolera de un billón de olores diferentes.

Según investigadores de la Universidad de Pittsburgh los diferentes efluvios que podemos percibir se pueden clasificar en diez categorías: fragante (que es el olor suave y agradable), el olor a madera o resina (llamado también leñoso), el olor químico, el mentolado o refrescante, el olor dulce, el olor a quemado o ahumado (donde incluiríamos el de las características palomitas de maíz o el conocido como chamusquina), el olor a podrido, el rancio o acre (entre los que se incluye el ajo y el del fósforo), y dos olores frutales: uno que incluye los cítricos y el que lo excluye (resto de frutas).

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

Sigue disfrutando de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas la trilogía de libros: Ya está el listo que todo lo sabe, Vuelve el listo que todo lo sabey Ya está el listo que todo lo sabe de SEXO que pueden convertirse en un regalo ideal.

Cómpralos en Amazon: http://amzn.to/2E3cMXT

 

 

Fuente de la imagen: Dennis Wong (Flickr)

Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

Muchas son las veces en las que no sabíamos que existía un término concreto con el que llamar o definir a ciertas cosas. Y es que, en realidad, todo tiene un nombre pero en infinidad de ocasiones lo desconocemos, por eso en este post os voy a dar unos cuantos ejemplos de cosas, hechos y partes del cuerpo que tienen nombre y que seguramente la mayoría de vosotros desconocíais…

Luquete - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Luquete:

La rodaja de naranja o limón que se introduce en algunas bebidas

 

 

 

 

 

Lemniscata - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Lemniscata:

Nombre con el que se conoce al símbolo de infinito (curva plana similar a un ocho volteado)

 

 

 

Jeme - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Jeme:

Es una unidad de medida. Si separamos el máximo posible los dedos índice y pulgar, un jeme es la distancia que queda entre ambos

 

 

 

 

Petricor - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Petricor:

Es el característico olor de la lluvia cuando cae sobre una superficie seca

 

 

 

 

Trago - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

 

Trago:

Es la prominencia de la oreja que está situada delante del conducto auditivo

 

 

 

 

Filtrum - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Filtrum:

El surco que tenemos situado entre nuestra nariz y el labio superior

 

Vagido - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

 

Vagido:

Es el llanto o gemido de un recién nacido

 

 

 

 

Artejo - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

 

Artejo:

Los nudillos de los dedos

 

 

 

Hallux - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

 

Hallux:

Dedo gordo del pie

 

 

 

 

Recazo - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

Recazo:

La parte del cuchillo que no corta (la opuesta al filo)

 

 

Agrafe - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

 

Agrafe:

Nombre que se le da a las grapas y piezas metálicas utilizadas para sujetar el cierre de las botellas

 

 

Escrupulillo - Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban

 

 

Escrupulillo:

La bolita que hay dentro de un cascabel para que suene

 

 

 

Puedes visionar esta curiosidad publicada en mi canal de Youtube https://www.youtube.com/c/AlfredLopez
Te invito a visitarlo, suscribirte, darle a ‘me gusta’ y compartir en tus redes sociales.

 

Lee otros post relacionados:

 

 

Fuentes de las imágenes: pippalou (morguefile) / christmasstockimages / iesmonre / marissavoo (deviantart) / Wikimedia commons / snoweternal (deviantart) / yohann aberkane (Flickr) / iskir (Flickr) / amamavas / pixabay / champagne-corbon / argazkiak