Entradas etiquetadas como ‘Filadelfia’

¿Cuál es el origen del ‘Black Friday’?

¿Cuál es el origen del ‘Black Friday’?

Muchísimas son las personas que esperan que llegue el Black Friday (viernes negro) para lanzarse a las calles y acudir a los comercios a realizar compulsivamente sus primeras compras navideñas, en un día en el que pueden encontrar los productos con los mejores descuentos del año y en el que los comerciantes estadounidenses (y ahora ya los de medio planeta) hacen la mejor caja de todo el año.

Esta jornada de rebajas va ligada en sus orígenes al gran desfile que se realiza desde 1924 por las calles de Nueva York en el Día de Acción de Gracias (Thanksgiving) y que está patrocinado por los grandes almacenes Macy’s. Fred Lazarus Jr., creador de las primeras rebajas, fue quien impulsó este día e incluso quien convenció al mismísimo presidente de los Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt para que adelantase una semana en el calendario la celebración de Acción de Gracias y así disponer los comercios de más días de venta de productos y regalos navideños.

En España se ha incorporado relativamente hace poco la costumbre del Black Friday, una práctica que ha sido bien acogida debido a que el periodo de rebajas aquí empieza a partir de Año Nuevo (en algunas comunidades incluso no llegan hasta después del Día de Reyes).

A pesar de que Black Friday se traduce como ‘viernes negro’ cada vez son más los comercios que amplían sus días de descuentos, pudiendo encontrarnos que en algunos lugares ya se inicia el lunes anterior y dura toda la semana. Este día en sus orígenes no recibía ningún nombre específico y son docenas las hipótesis que corretean por la red dando diferentes explicaciones al origen del término ‘Black Friday’. Estas son unas pocas…

La versión más descabellada es la que apunta sobre la antigua costumbre de realizar la venta de esclavos negros el día siguiente a Acción de Gracias, pero en realidad no tiene fundamento alguno ni existen evidencias históricas de que fuese así.

También hay quien apunta a que proviene de uno de esos fatídicos días en los que la bolsa estaba bajo mínimos, durante la época de la Gran Depresión, o incluso de una crisis financiera de 1869 en la que el mercado del oro se desplomó.

Otros sin embargo encuentran la explicación a que un día como este, gracias a las numerosísimas ventas que realizan,  los comercios dejan de estar en números rojos para tener un saldo positivo y por tanto anotar en los libros de cuentas los resultados con tinta negra.

Pero la mayoría de expertos y fuentes señalan al cuerpo de policía encargado de regular el tráfico en la ciudad de Filadelfia como quienes acuñaron dicho término en 1961. Todo parece indicar que ese día los habitantes de esta ciudad situada al noreste de los Estados Unidos se lanzaron a comprar masivamente provocando un caos absoluto en todas las calles, por lo que los agentes señalaron esa jornada como un ‘día negro’. A partir de ahí, cada año cuando debía acercarse la fecha ya se hablaba del ‘viernes negro’, quedando este término de uso común entre toda la gente. No fue hasta 1975 cuando se popularizaría totalmente al ser utilizado el término ‘Black Friday’ en un artículo publicado en el periódico The New York Times.

 

Puedes visiona la curiosidad ‘Destripando bulos: No, el ‘Black Friday’ no se originó por la venta de esclavos negros‘ publicada en mi canal de Youtube https://www.youtube.com/c/AlfredLopez
Te invito a visitarlo, suscribirte, darle a ‘me gusta’ y compartir en tus redes sociales.

 

 

Fuentes de consulta: snopes / blackfriday.com / bbc / batanga / lavanguardia / muyhistoria
Fuente de la imagen: avlxyz (Flickr)

La reunión de veteranos de guerra que dio origen al término ‘Legionela’

La reunión de veteranos de guerra que dio origen al término ‘Legionela’La ‘legionelosis’ es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria que normalmente se contagia a través del agua o el aire (básicamente de aparatos de aire acondicionado contaminados).

El término ‘legionelosis’ (o ‘legionela’, la bacteria que lo causa) fue acuñado en enero de 1977 por un grupo de investigadores que encontraron la causa por la cual, medio año antes (julio de 1976), había enfermado y fallecido un buen número de asistentes a una convención celebrada en un hotel de Filadelfia:

Con motivo del 200 aniversario de la firma de la Declaración de Independencia, el 21 de julio de 1976, en el Bellevue-Stratford Hotel de Filadelfia, se congregaron más de dos mil participantes de la Legión Estadounidense, una de las muchas organizaciones que agrupa a veteranos de guerra, y que celebrarían una convención anual que pretendían que fuese especial e inolvidable.

Y lo fue, pero no por la importante efeméride que los había reunido allí; sino por los 221 asistentes que enfermaron pocos días después, de los que 34 fallecieron posteriormente.

Lo curioso fue que comenzaron a encontrarse mal cuando ya habían regresado a sus respectivos hogares y el hecho de que cada veterano viviera en una población o Estado diferente despistó en un principio a las autoridades sanitarias que desconocían el motivo por el que enfermaban y el nexo en común: la convención anual de los Legionarios Estadounidenses.

Tras varias semanas se pudo llegar a la conclusión que el brote de la infección que los hizo enfermar estaba en el hotel de Filadelfia y posteriormente lo localizaron en los conductos del aire acondicionado.

Pero la bacteria era desconocida para los investigadores y no fue hasta medio año después (18 de enero de 1977) cuando dieron con ella y decidieron bautizarla con el nombre de ‘legionela’, en honor a los asistentes a la convención.

 

 

Lee y descubre en este blog más posts con Curiosidades de ciencia

 

 

Fuentes de consulta: nytimes / healthmap / all-len-all
Fuente de la imagen: all-len-all

El día que Benjamín Franklin echó a volar una cometa (o cómo nació el pararrayos)

Ha pasado más de dos siglos y medio desde que, el 15 de junio de 1752*, Benjamín Franklin hizo volar una cometa durante una tormenta. Con ello quería demostrar la naturaleza eléctrica de los rayos y lo consiguió.

A lo largo de más de una década había estado trabajando en experimentos relacionados con la electricidad, un tema por aquel entonces desconocido  y que se atribuía (erróneamente) a poderes divinos.

Ese día amaneció tormentoso en Filadelfia, por lo que el científico pensó que era el día ideal para llevar a cabo su experimento y así poder demostrar que sus conjeturas, que aseguraban que  los rayos iban repletos de carga eléctrica, eran las correctas.

Para tal fin, Franklin construyó una cometa, cuya estructura estaba realizada con varillas metálicas, y sujeta por un largo hilo de seda. En el otro extremo ató una llave de metal.

Echó a volar la cometa y pudo comprobar cómo en poco rato ésta atraía un rayo que impactaba contra la estructura metálica y cuya descarga eléctrica bajaba hasta la llave.

El éxito del experimento le fue de gran ayuda para explicar su teoría y demostrar que los rayos podían ser atraídos por un metal y que dirigiéndolos hacia una toma de tierra se podría impedir numerosos accidentes mortales y proteger las edificaciones, que al estar construidas de madera solían acabar ardiendo tras el impacto de un rayo.

De ahí surgió su gran idea de colocar una varilla metálica en los tejados de las viviendas… acababa de nacer el pararrayos.

(*)En algunos almanaques figura como fecha de la efeméride el día 10 y en otros el 22; pero son mayoría los que dan como día exacto el 15 de junio.

 

Lee y descubre en este blog otros post con curiosidades históricas

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López.
Compra el libro online y recíbelo cómodamente a través de Amazón: http://amzn.to/2CbI1Cw

 

¿Se realizó realmente el ‘Experimento Filadelfia’?

Pocas personas en Grecia sospecharían que el Leon D-54, un buque destructor fuera de servicio y  desguazado en 1999,  habría sido medio siglo atrás el protagonista de uno de los  experimentos  científicos más polémicos de la historia realizados en Norteamérica.

El Leon D-54 había estado al servicio de la Armada griega a lo largo de 41 años (1951-1992)  cedido por el gobierno de los EEUU en un acuerdo de cooperación entre ambos países tras la Segunda Guerra Mundial.

Su nombre había sido cambiado y en realidad se trataba del USS Eldridge (DE-173), el buque destructor escolta construido a principios de 1943 y que está señalado como el lugar donde se llevó a cabo el “Experimento Filadelfia”, un proyecto científico que en ningún momento ha sido  confirmado  ni descatalogado por parte del gobierno de los EEUU, pero que, a lo largo de muchísimos años, ha llenado miles de páginas  en libros, revistas y diarios.

La edición griega de la revista Playboy, en su número de octubre de 1996, llevaba en portada (junto a la foto de la playmate del mes) el titular de un artículo sobre el “Experimento Filadelfia”, también conocido como “Proyecto Rainbow”, un hecho  ocurrido 53 años antes en Estados Unidos y que vinculaba el buque griego Leon D-54 con dicho caso.

La única prueba sobre la que se han basado todos aquellos que han querido demostrar que realmente sí que se realizado dicho experimento se basan en el testimonio de Carlos Allende, la única persona que a lo largo de la historia se autoreconoció como único testigo visual de lo que “supuestamente” le sucedió el 28 de octubre de 1943 al USS Eldridge (DE-173).

El siguiente texto está basado en las informaciones que facilitó Carlos Allende

Tras la entrada de EEUU en la SGM y ante el masivo hundimiento de más de un millar de embarcaciones aliadas por parte de los submarinos U-Boot del ejército alemán, se realizaron numerosos estudios para conseguir la “invisibilidad” de sus buques en los radares enemigos. Para ello se trabajo en base a la teoría de la relatividad de Albert Einstein y a la teoría dinámica de la gravedad desarrollada por Nikola Tesla.

Con ello se pretendía crear un campo electromagnético capaz de disimular cualquier objeto y hacerlo indetectable. El efecto de este campo sería el de curvar la luz alrededor de un objeto concreto y hacer que éste se convirtiera en invisible.

Se realizaron múltiples comprobaciones y se decidió poner en marcha el experimento. Para ello se utilizaría el buque, recién estrenado, USS Eldridge (DE-173). En la bahía  de Filadelfia todo estaba preparado y el barco había sido equipado con generadores de gran potencia que produciría un campo electromagnético que permitiría su invisibilidad.

La primera prueba se realizó el 22 de julio de 1943 con un pequeño grupo de marinos a bordo del buque. Tras poner en marcha todos los generadores, los científicos y militares que observaban todo el proceso desde otro lugar y que se encontraban resguardados del radio de acción de la radiación, observaron como una nebrina verde envolvia por completo al USS Eldridge (DE-173) haciéndolo indetectable en los radares instalados para su detección durante la prueba. Pero eso no fue lo único que sucedió, según el testimonio de Allende, el barco semidesapareció ante los ojos de todos los presentes durante unos segundos. Se había conseguido algo con lo que no se contaba: la invisibilidad total del objeto. Ante esta nueva evidencia, se decidió parar el experimento y seguir investigando sobre el tema. El objetivo primordial era convertir invisible para los radares a sus barcos pero no físicamente. Algunos miembros de la tripulación sufrieron algunos malestares como nauseas y fuertes cefaleas tras permanecer en el barco durante las pruebas.

Tras unos meses de nuevas investigaciones se decidió volver a realizar un nuevo experimento con el mismo buque y en el mismo lugar. El 28 de octubre de 1943 se dispuso todo para intentar camuflarlo. Nuevamente se puso en marcha todo el dispositivo, se encendieron los generadores y una radiación electromagnética cubrió la embarcación. Esta vez no solo despareció en los radares y ante la vista de los presentes, sino que las crónicas cuentan que el USS Eldridge (DE-173) llegó a teletransportarse, apareciendo en Virginia a 200 millas de Filadelfia.

Minutos después volvía a estar en el punto inicial. La supuesta teletransportación llevó consigo graves consecuencias para la salud de los tripulantes del buque. Tras el experimento muchos de ellos sufrieron importantes problemas mentales y físicos, pero la peor parte se la llevaron unos cuantos hombres que aparecieron incrustados en el acero del buque, debido a la desintegración molecular de este y vuelta a reconstruirse.

El gobierno de los Estados Unidos jamás reconoció haber realizado este experimento e incluso presentó suficiente documentación que demostraba que en la fecha de los acontecimientos, el USS Eldridge (DE-173), se encontraba  primero en las Bermudas y posteriormente en el puerto de Nueva York. Otra de las argumentaciones por parte de las autoridades de los EEUU sostiene que, de haberse realizado dicho experimento, jamás se hubiese cedido el buque al ejercito griego, siendo éste desguazado para ocultar posibles pruebas.

Sea cual fuere la verdad, la realidad es que el caso del “Experimento Filadelfia” ha llenado la literatura de novelas e hipótesis sobre lo sucedido, documentales televisivos y más de un largometraje, pero, para la gran mayoría del colectivo científico y militar, la historia se enmarca dentro de las leyendas urbanas..

 

Lee y descubre más historias como esta en el apartado ‘Destripando Mitos, Leyendas Urbanas y Supersticiones’ de este blog

 

Fuentes de consulta y más información:  softwareartist / parascope /anotherhistory / viewzone2 / hellenicnavy / starfiretor/ windmill-slayer