Entradas etiquetadas como ‘Agatha Christie’

Cinco curiosidades sobre los libros que quizá te gustaría conocer

Cinco curiosidades sobre los libros que quizá te gustaría conocer

1) Un libro, para ser considerado como tal, debe ser una publicación impresa no periódica y tener un mínimo de 49 páginas (sin contar las cubiertas). Si tiene entre 5 y 48 páginas, entonces es considerado como un folleto. Tal y como se estipuló en la 13ª Conferencia General de la UNESCO celebrada en París en 1964.

2) La lignina es una sustancia química natural que está presente en las hojas de los libros. Es altamente oxidante, siendo la causante de que las hojas de los libros, con el paso del tiempo, acaben volviéndose amarillas y desprendan un olor (nada desagradable) tan característico de los libros antiguos.

3) La novela ‘Vida en el Misisipi’ de Mark Twain, publicada en 1883, está considerado como el primer libro presentado por un autor a su editor escrito íntegramente en una máquina de escribir (y no manuscrito).

4) El concepto ‘Best seller’, para considerar un libro como un éxito editorial siendo el más vendido, fue popularizado a partir de 1942 por el diario The New York Times, cuando el 9 de abril de aquel año publicó un suplemento el que figuraban los títulos que consideraba más importantes. Este suplemento fue llamado ‘The New York Times Best Seller List’ y poco tardaron las editoriales en incorporar, a modo de márquetin, el indicativo ‘Best seller’ en las portadas de sus libros más vendidos (incluso antes de salir a la venta).

5) El concepto de ‘libro de bolsillo’ fue ideado por Allen Lane, quien trabajaba como director de la editorial The Bodley Head y era editor de la escritora Agatha Christie. En 1935 fue a visitarla en tren a Greenway, donde  la ‘reina del crimen’ tenía una casa de verano y para el viaje quiso llevar algo ligero de leer, pero todos los libros que encontró en la estación eran voluminosos, caros e incómodos de llevar, por lo que a su vuelta se puso a trabajar en una edición de libros que fuesen de tamaño reducido, de bajo coste y que cupiesen en cualquier bolsillo. De este modo fue como nació el sello editorial ‘Penguin Books’.

 

También puedes visionar esta curiosidad publicada en mi canal de Youtube https://www.youtube.com/c/AlfredLopez
Te invito a visitarlo, suscribirte, darle a ‘me gusta’ y compartir en tus redes sociales.

 

Te puede interesar leer también:

 

 

 

Fuente de la imagen: picryl

Algunos escritores y escritoras que quizás no sabías que han firmado sus libros bajo seudónimo

Algunos escritores y escritoras que quizás no sabías que han firmado sus libros bajo seudónimo

Es común en la literatura (y en otras artes) utilizar un nombre ficticio (seudónimo) cuando un autor no quiere exponer el suyo propio o adentrarse en géneros distintos al habitual. Etimológicamente la palabra seudónimo (la RAE aconseja que la usemos preferiblemente antes que la forma pseudónimo), proviene de la combinación de los vocablos griegos pseudés  [mentiroso, falso] y onoma [nombre].

Por ejemplo, Lewis Carroll escribió Alicia en el País de las Maravillas bajo este seudónimo, pero cuando escribía sobre su otra pasión, las matemáticas y la lógica, utilizaba su nombre verdadero: Charles Lutwidge Dodgson.

Stephen King publicó varias novelas bajo el nombre de Richard Bachman, ya que decía que quería comprobar si tendría el mismo éxito que bajo su propio y ya afamado nombre, aunque otros apuntan a que la razón real fue la negativa de su editorial a publicar alguna de sus obras.

Joanne Rowling es el verdadero nombre de la conocidísima autora de las novelas de Harry Potter J.K Rowling y por el que es mundialmente conocida, pero a su vez ha utilizado otros seudónimos (como Newt ScamanderKennilworthy Whisp o Robert Galbraith con el que publicó la novela El canto del cuco) con el fin de eludir la presión sobre sus nuevas obras después de escribir la exitosa saga del famoso niño mago.

En otras ocasiones se intenta evitar la discriminación de género. Las hermanas Charlotte, Emily y Anne Brontë en sus inicios publicaron bajo los seudónimos de Currer, Ellis y Acton Bell (tres seudónimos de hermanos ficticios para tres hermanas) por miedo a no ser consideradas por las editoriales por ser mujeres.

Otra mujer que tuvo que firmar su obra bajo un nombre masculino fue la matemática aragonesa María Andrea Casamayor y de La Coma, quien en 1738 publicaría el importante tratado  ‘Tyrocinio arithmético: instruccion de lás quatro reglas llanas que se saca a la luz’ como Casandro Mamés de la Marca y Araioa, debido a que era la única manera que una persona del sexo femenino publicase un libro de ciencia en aquella época.

La reina de la novela negra, Agatha Christie, tenía otra vertiente menos luctuosa y más dulce, pero quiso mantenerla alejada de su perfil habitual, por ello usó el seudónimo de Mary Westmacott para publicar seis libros románticos, tal y como os expliqué tiempo atrás en este otro post: https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/sabias-que-agatha-christie-escribio-novelas-romanticas-bajo-un-seudonimo/

 

Quizá también te interese leer los posts;

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

 

Fuente de la imagen: mdpettitt (Flickr)

¿Sabías que Agatha Christie escribió novelas románticas bajo un seudónimo?

¿Sabías que Agatha Christie escribió novelas románticas bajo un seudónimo?La escritora Agatha Christie está considerada como ‘la reina del misterio’ gracias a las grandes novelas policíacas que escribió y de las que ha vendido millones de ejemplares, además de rodarse infinidad de películas y series de televisión basadas en sus obras.

Pero no todo lo que escribió estuvo relacionado con el género policíaco ya que entre su extensa obra literaria podemos encontrar que llegó a publicar seis novelas consideradas como ‘románticas’, pero lo hizo bajo el seudónimo de ‘Mary Westmacott’ debido a que, cuando publicó la primera en 1930 (‘Giant’s Bread’, titulada en España como ‘Un amor sin nombre’), ya estaba triunfando con sus novelas de Hércules Poirot (y ese mismo año sacó su primera novela protagonizada por Miss Marple) por lo que prefería escribir en ese otro género sin la presión editorial que recibía con sus novelas de misterio.

Agatha Christie escribió novelas románticas bajo el seudónimo de Mary WestmacottAgatha Christie prefirió guardar el secreto durante largo tiempo, sin desvelar que Mary Westmacott y ella eran la misma persona. Incluso en una ocasión, tras ser invitada a una fiesta, bromeó con la posibilidad de acudir acompañada de su amiga Mary Westmacott.

Desde el primer momento se sospechó que ese nombre correspondía a un seudónimo y aunque se especuló mucho sobre quién sería la persona que se escondía tras él, no fue hasta dos décadas después, en 1949, cuando Christie desveló la verdadera identidad de su ‘alter ego’. En aquellos momentos ya había publicado cinco de sus novelas románticas, aunque publicó una sexta bajo el mismo seudónimo en 1956.
También cabe destacar que en la mayoría de ocasiones (cuando todavía no se sabía quién se escondía tras la identidad de Mary Westmacott) recibió excelentes críticas por parte de la prensa especializada.

 

 

Lee y disfruta de más anécdotas e historias curiosas como esta en el apartado Anecdotario de este blog

 

 

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons / cadfael1385 (Pinterest)

El curioso origen de los libros de bolsillo

El origen de los libros de bolsillo fue en 1935 a raíz del viaje que efectuó Allen Lane con motivo de la visita que realizó a Agatha Christie en su casa de verano en Greenway, en el condado de Devon (sudoeste de Inglaterra).

Lane era, por aquel entonces, director de la editorial The Bodley Head y estando en la estación de tren decidió comprar algo para leer durante el viaje. Se encontró con que solo vendía periódicos, revistas y algún pesado y grueso libro victoriano, muy incomodo de transportar.

De regreso de su viaje comenzó a idear un tipo de libro que fuese tan fácil de adquirir y transportar como una cajetilla de tabaco… Ahí nació Penguin Books [libros pingüinos], una pequeña división dentro de la editorial The Bodley Head que se encargaría de la edición de libros de bolsillo.

Los lugares de venta de estos libros no solo serían las típicas librerías, sino que abarcaría también a los comercios situados en estaciones ferroviarias, estancos y cadenas de tiendas.

El verano de 1935 salieron a la venta los primeros ejemplares de libros de bolsillo de la editorial Penguin Books. Los autores elegidos fueron Ernest Hemingway, André Maurois y Agatha Christie.

Los libros iban catalogados por colores (naranja para la ficción, azul para los biográficos y verde para el suspense) y el precio de cada ejemplar era solo de seis peniques, el mismo precio que tenía un paquete de cigarrillos.

Rápidamente los libros de bolsillo se popularizaron y en 1936 Penguin Books se independizó como editorial. Al año ya había vendido más de tres millones de ejemplares

 

 

Portada 6ª edición Ya está el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Ya está el listo que todo lo sabe” (Una curiosidad para cada día del año) de Alfred López
Compra el libro a través de los siguientes enlaces: https://www.amazon.es/dp/841558914X (para España) | https://www.amazon.com/dp/841558914X/ o https://www.createspace.com/7085947 (desde fuera de España)

 

Fuente de consulta: Penguin Books