BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Entradas etiquetadas como ‘máquina de escribir’

¿De dónde surge y qué quiere decir las siglas ‘CC’ y ‘CCO’ para mandar un correo electrónico?

¿De dónde surge y qué quiere decir las siglas ‘CC’ y ‘CCO’ para mandar un correo electrónico?

Cuando vamos a envía un correo electrónico debemos rellenar varios campos, pero los principales (además del texto a mandar) son el asunto (título de lo que trata el mensaje) y el destinatario (persona, empresa o estamento que lo recibirá).

Junto al apartado ‘Para’ (destinatario) suele aparecer un par de siglas: ‘CC’ y ‘CCO’. Éstas sirven para poner también las direcciones email de otros destinatarios que deben recibir el correo electrónico.

La primera (CC) suele traducirse como ‘Con Copia’, pero en realidad dicha abreviatura se utilizaba hace ya muchísimo tiempo (varias décadas antes de la invención ya no solo de los correos electrónicos sino de la propia internet). El significado original de las siglas CC era ‘Copia de Carbón’ y es que se refería a los tiempos en los que la correspondencia se escribía a mano o máquina de escribir y para tener una de la misma de ponía dos hojas y entre medio un ‘papel de calco’ (también conocido como ‘papel carbón’). Dicha copia servía para archivar.

La otra casilla que aparece en los correos electrónicos es la del ‘CCO’ la cual se suele traducir como ‘Con copia Oculta’ y que sirve para enviar un mensaje a más de un destinatario y la dirección que se ponga en dicho apartado no será vista por otras personas que lean el mensaje. Estas siglas también significaban otra cosa tiempo atrás: ‘Copia de Carbón Oculta’ y se refería a una tercera hoja que se añadía a un escrito (con su correspondiente papel de calco) y que normalmente se utilizaba ya no solo para archivar en un lugar de acceso público, sino para guardar (ocultar).

Si estamos en el extranjero y utilizamos un programa de email en un idioma que no es el castellano podremos encontrarnos que el ‘CC’ en tanto en inglés, francés como italiano también aparece con dichas siglas: (Carbon Copy, Copie Carbone y Copia Conoscenza, respectivamente). En el caso del ‘CCO’ sí que cambia una de las siglas: en inglés ‘BCC’ (Blind Carbon Copy), francés ‘CCI’ (Copie Carbone Invisible) y en italiano ‘CCN’ (Copia Conoscenza Nascosta).

Con la llegada de la tecnología, cuando un informe o mensaje se realizaba a través de un ordenador (en los inicios se les llamaba ‘computadoras’) siguió la terminología que hasta entonces se había utilizado y, con los años, términos como CC o CCO han continuado usándose, modernizándose de ‘Copia de Carbón’ a ‘Con Copia’ (en el CC) y de ‘Copia de Carbón Oculta’ a ‘Con copia Oculta’ (en el caso del CCO).

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

 

Fuente de la imagen: Alfred López

¿Sabías que Mark Twain fue el primer autor en presentar a su editor un libro escrito a máquina?

¿Sabías que Mark Twain fue el primer autor en presentar a su editor un libro escrito a máquina?

El libro Vida en el Misisipi de Mark Twain está considerado como la primera obra presentada por un autor a su editor escrita íntegramente en una máquina de escribir. El libro fue enviado en 1883 y hasta esa fecha no hay constancia de que ningún otro escritor lo hubiera hecho antes.

Hasta entonces era costumbre presentarlo escrito de puño y letra, de ahí que se llame manuscrito [del latín ‘manu scriptum’: escrito a mano], un término que hoy en día se utiliza aunque la inmensa mayoría de autores ya no lo presenten de ese modo.

Mark Twain había adquirido una máquina de escribir Remington Sholes & Glidden en 1874 y pagó por ella la friolera de 125 dólares de la época. Al año siguiente el autor envió una carta a la compañía Remington para decirles que la máquina corrompía su moral y jurando no volver a utilizarla nunca más.

Por lo visto fue un calentón momentáneo, ya que ocho años después presentó Vida en el Misisipi íntegramente escrita a máquina.

 

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

Portada Vuelve el listo que todo lo sabe

 

Curiosidad que forma parte del libro “Vuelve el listo que todo lo sabe” de Alfred López publicado por Editorial Léeme Libros.
Compra el libro online y recíbelo a través de un mensajero en tan solo 24 horas y sin pagar gastos de envío: http://latiendadeleemelibros.bigcartel.com/product/vuelve-el-listo-que-todo-lo-sabe

 

 

Fuente de la imagen: pixabay

¿A qué se debe la extraña disposición de las letras en los teclados QWERTY?

¿A qué se debe la extraña disposición de los teclados QWERTY?

A más de una persona, la primera vez que se ha colocado frente a un teclado, le ha chocado ver la extraña colocación que tienen las letras y como éstas no guardan orden alguno con respecto al alfabeto.

Los teclado tal y como los conocemos tienen el nombre de QWERTY, pero su denominación no viene de su inventor, sino de las primeras seis letras empezando por la izquierda. El motivo de que estén así colocadas fue una ocurrencia de Christopher Sholes cuando inventó la primera máquina de escribir en 1868.

En un primer intento de llevar a cabo su invento colocó cada letra en orden alfabético en dos filas, pero rápidamente se dio cuenta que, con mucha frecuencia, las teclas se trababan. Se percató que era debido al mayor uso de unas letras que otras, así que pensó una disposición aleatoria en la que estuvieran juntas letras de mucho, poco y escaso uso, lo que ayudaba a una mayor agilidad a la hora de escribir, sin trabarse el mecanismo.

Aunque, desde entonces, se ha presentado otros muchos teclados con disposiciones quizás más lógicas, la implantación del teclado QWERTY ha hecho que no tuviesen éxito alguno.

 

 

Lee y descubre en este blog otros post sobre curiosos inventos

 

 

Fuente de la imagen: Alfred López (@yelqtls)