Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘atocha’

Monumento del 11-M: Por favor, derriben tal monstruosidad y erijan uno que dé un toque de cariño al recuerdo de las víctimas

Por Emilio Sancho Lozano

11 de marzo de 2016. 12 años ya desde aquella tremebunda tragedia que nos sigue encogiendo a todos el corazón al recordarla, y donde nuestro pensamiento se eleva hacia aquellos que se quedaron en aquella fecha en el camino, así como enviamos nuestro cariño y ánimo a todos sus familiares y a aquellos que lograron sobrevivir a aquella masacre.

12275-563-355

Interior del monumento. (JORGE PARÍS)

Aprovechando la conmemoración de tan luctuoso hecho, sólo un pensamiento y un ruego a quien corresponda: ¿por qué, cuando se están intentando acometer reformas faraónicas en Madrid -y entiendo que nada urgentes e incluso innecesarias en muchos casos-, no se aprovecha la ocasión para, con carácter de urgencia, proceder a la reforma del monumento a las víctimas de tan execrable crimen erigido en su momento en la Plaza de Atocha de nuestra capital?

¡Ya está bien de mantener en pie una estructura que más que un homenaje a alguien resulta atentatoria al buen gusto y a la sensibilidad, y que ni tan siquiera valdría como peana para sostener un auténtico monumento, pues la estructura se está viniendo abajo casi desde su inauguración, y que a uno le da vergüenza ajena tener que andar explicando a la gente que viene a visitar nuestra ciudad que qué es eso!

Por favor, a quien corresponda, por respeto y cariño a las víctimas del 11-M y sus familiares: ¡derriben tal monstruosidad arquitectónico-artística (por supuesto dicho con todo respeto hacia sus creadores) y en el mismo lugar, sobre una zona de césped adecuada (eliminando el horroroso suelo negro actual), incluso surgiendo de una fuente “ad hoc”, erijan un verdadero monumento que dé el toque de cariño, respeto y belleza al recuerdo de tantas personas tan vilmente asesinadas.

 

El espectáculo de un discapacitado para moverse por la T4

Por Karen Bahamondes

Soy chilena, tengo 35 años y soy discapacitada. Tengo una segunda prótesis en mi rodilla izquierda que me hace cojear notoriamente y usar bastón ortopédico. Con fecha 6 de abril de 2015, a las 19.15, en la T4 del aeropuerto Adolfo Suárez – Barajas, un asistente del servicio “Sin” Barreras acudió a mi solicitud de asistencia a PMR (personas con movilidad reducida) realizada vía la web de Aena.

Al momento de prestar el servicio, el asistente me preguntó si viajaba sola, puesto que él no podía ayudarme con mi única maleta, que era una disposición de la empresa, ya que ellos sólo deben transportar a la persona con movilidad reducida y no a su equipaje, pues deben cuidar su salud.

Una imagen del aeropuerto de Madrid-Barajas.

Una imagen del aeropuerto de Madrid-Barajas.

Así es que me pidió caminar hasta el mesón de Iberia, yo apoyada de un bastón y llevando maltrecha con mi otra mano la silla de ruedas y el asistente llevaba mi única maleta. Todo un espectáculo. Además, el asistente se dió el lujo durante todo el trayecto de bromear, silbar y enviaba besos a compañeras, todo en tono jocoso y vulgar.

Posteriormente, ratifiqué mi impresión sobre el supervisor de Sin Barreras en la T4s y me dijo que es correcto, que ellos no transportan maletas, que debí haber pagado el servicio de maletero, pues en otros países este servicio se paga (¿habrá querido decirme que desean cobrar por este servicio?). Me indicó que ellos han sido tratados como maleteros y algunos pasajeros han abusado del servicio.

Por qué no se nos informa de esto tan importante a nuestro arribo al aeropuerto, para tener los resguardos a nuestro regreso de vacaciones.

De saberlo, hubiera solicitado a un familiar que me viniera a dejar a Madrid y no solicitar este servicio común en todos los aeropuerto europeos.

Viajé desde el sur de Chile hasta Madrid, en todos los aeropuertos me prestaron ayuda solícita y educada. En el Ave-Renfe solicité el servicio de Atendo tanto en estación Atocha como en Alicante ida y regreso y el servicio fue correctísimo y muy eficiente, sin ningún tipo de dificultad para llevar mi única maleta.

Por qué no indican con un aviso notorio al momento de hacer la solicitud que el servicio no incluye la ayuda de una maleta. Es cierto, mi maleta es una maleta de vacaciones, pero no excede el tamaño que exigen las aerolíneas y era sólo una.

Una de las finalidades del Reglamento 1107/2006 del Parlamento Europeo es ayudar a la autonomía e independencia de las personas con movilidad reducida, pero también conseguir que nosotros podamos sentirnos independientes para viajar sin limitaciones.

Ustedes ofrecen el servicio de asistencia en aeropuerto, textual según tríptico: Será atendido y acompañado durante el proceso de facturación y en los controles de seguridad, hasta su asiento en el avión; le ayudaremos con su equipaje y ayudas personales.

Favor, se ruega a todas aquellas personas que necesiten este servicio leer la letra chica, que en este caso es tan pequeña que no se “lee”.

¿Trabajador de Renfe o torniquete?

Por Ana López Faraldo

El pasado viernes día 13 de marzo de 2015, entre las 19.00 y las 19.30 horas en la Estación Puerta de Atocha de Madrid, acudí en mi vehículo con mi hija de dos años y mi marido a dejar a éste último en dicha estación para que cogiera el AVE dirección Barcelona que tenía prevista su salida a las 19.30 horas de Atocha.

Aparqué mi coche en el parking y le acompañé dentro de la estación. Debido a un descuido, mi pareja se quedó con las llaves de mi vehículo, percatándome yo de este hecho cuando él ya había pasado la puerta de embarque. Fue en este mismo instante cuando me dirigí a la puerta para comunicárselo a quien allí pudiera atenderme.

Cuando le comenté mi situación a la trabajadora que allí se encontraba, su respuesta fue literalmente: “Aquí no pasa nadie sin billete; llámale al móvil”. Le informé de que ya lo había hecho y que mi marido se había quedado sin batería y su única respuesta fue: “aquí no pasa nadie sin billete”, desoyendo mi situación y haciendo caso omiso de mi desesperación.

La estación de Atocha (JORGE PARÍS)

La estación de Atocha (JORGE PARÍS)

 Vivo fuera de Madrid, por lo que me encontré en la estación sola con mi hija de dos años y sin nada, pues todas mis pertenencias se encontraban en el coche.

Le rogué educadamente a dicha empleada que, por favor, se pusiera en contacto con sus compañeros para que, de alguna forma, pudieran entregar las llaves a alguien y éstas llegaran a mí; quedaban entre 15 y 20 minutos para que el tren efectuara su salida. Al percartarme de que no me iba a ayudar en nada solicité la ayuda de un guarda de seguridad de los 5 que se encontraban allí y su respuesta fue : “aquí no pasa nadie sin billete, llámale al móvil”, suplicando que por favor me ayudaran simplemente giraron su cabeza hacia otro lado y la única alternativa que me dieron  fue que acudiera a megafonía; sabiendo que cuando llegara a megafonía el tren ya habría partido. Angustiada, y como última opción, me dirigí a megafonía para explicar mi situación pero cuando lo hice ya había salido el tren.

Me quedé sin nada hasta las 18.00 del sábado que me llegaron las llaves desde Barcelona.

Quería pedirle disculpas a esa trabajadora ya que al final perdí la cabeza y llorando como una loca, con mi hija asustada dándome besos mientras me acariciaba la cara diciendo “mama llora”, regresé a la puerta de embarque a insultarla. Pero por favor no se olvide usted de que todos somos humanos. Sí, el error fue nuestro pero ustedes pudieron haber hecho algo más que mirar hacia otro lado y si no su puesto de trabajo debería desaparecer y ser sustituido por un torniquete que lea los billetes para dejarte pasar.

Realmente entiendo que vivimos en un mundo loco, más preocupados de los ataques terroristas que de lo que le pueda pasar a un niño de 2 años. Solo espero que tanto la trabajadora como el agente de seguridad nunca se encuentren en una situación desesperada y vean que nadie de los que les rodea son capaces ni siquiera de intentar ayudarle.

Clases y clases: limpieza en las vías del AVE y suciedad en Cercanías

Por Ángel Fernández

Estación de Atocha en Madrid. (ARCHIVO)

Estación de Atocha en Madrid. (ARCHIVO)

Soy un usuario de las líneas de Cercanías de Madrid (Renfe), las cuales utilizo a diario para ir a mi trabajo.

Me produce un cierto asco ver cómo están de suciedad las vías del intercambiador de Atocha. Podemos ver basura acumulada desde hace meses sin que nadie se preocupe de ello: hay latas, bolsas e incluso zapatos.

Echar un vistazo a la línea 10 es tercermundista. ¿Acaso en nuestros abonos de transportes, bastante caros por cierto, no va incluida una parte para mantener las instalaciones en unas condiciones mínimas de higiene?

Tampoco estaría mal instalar unas cabinas para esas personas que vienen a la capital a trabajar cada día desde puntos lejanos de la Comunidad de Madrid y necesitan satisfacer sus necesidades fisiológicas sin necesidad de salir del intercambiador. Está mal hacerlo en la estación pero cuando aprietan las ganas… ¡a ver qué haces! Eso evitaría que la gente orinara en los rincones ocultos de la estación con el consiguiente malestar para los demás usuarios.

No creo que sea mucho pedir que los responsables de la limpieza se den una vuelta por las vías del intercambiador de Cercanías de vez en cuando y no sólo se mantenga limpia la zona del AVE.

Todos somos viajeros y merecemos el mismo respeto, independientemente de los trenes que vayamos a utilizar.

11-M, cuando los recuerdos lloran

Por Beatriz Cabello

Todos, por desgracia, tenemos un 11-M grabado en nuestra memoria, unos lo recuerdan con más dolor que otros, pero a todos nos entristece este día, una fecha que acabó con la vida de 191 personas, y que destrozó la de muchas otras. Diez explosiones en cuatro trenes diferentes que terminaron apuntando como culpable al terrorismo islámico.

Diez años hace ya de aquella fatídica mañana en la que los relojes de un país entero se pararon cuando marcaban las 7.37 horas de la mañana. Cuatro trenes con 10 bombas, explosionaron en Atocha, El Pozo y Santa Eugenia, sembrando el caos y la incertidumbre en la ciudad de Madrid. Todos, sin nosotros quererlo y saberlo, fijaban sus miradas con asombro en nuestro país. 191 corazones dejaron de latir y casi 2.000 quedarían tocados para siempre, de fuera o de dentro de nuestras fronteras, daba igual, todos eran corazones nuestros, todos eran madrileños.

Dos vagones reventados en Atocha el 11-M.

Dos vagones reventados en Atocha el 11-M.

Un 11 de marzo soleado que no acompañaba a la tristeza en la que desde primera hora de la mañana se había sumergido España, un día en el que mirar al cielo se convertía en la única alternativa para preguntar el porqué de lo sucedido, respuestas que tardaron en llegar y que nunca se entenderán.

En aquellos días, los gestos humanos eran los únicos que hablaban por sí mismos, fueron estos los que nos hicieron darnos cuenta del valor y la grandeza de las personas que ayudaron en aquellos atentados. Madrid lloraba y España entera intentaba secar esas lágrimas, un sentimiento compartido que se demostró en las calles de todo el país, gestos como el dejar un móvil o dinero para llamar desde una cabina de teléfono a un familiar, el prestarse a llevar a cualquier punto de Madrid a alguien, o esas colas interminables que se hicieron en toda España para donar sangre a todos los heridos que lo necesitaban. Además de, por supuesto, todas las fuerzas de seguridad, médicos, psicólogos… y todos esos héroes civiles anónimos que ayudaron a muchas personas.

Madrid siempre ha destacado por su hospitalidad, ese día lo hizo mucho más, demostrando al mundo entero que un país como España o una ciudad como Madrid no paraliza a sus gentes, un país como España sale a la calle a ayudar y a buscar la verdad.

Un día horroroso que por desgracia tendremos que seguir recordando, pero sobre todo por ellas, por las víctimas. 191 familias que nunca tendrán su puzle completo, siempre les faltará una pieza que se marchó mucho antes de tiempo.

Locura tardofranquista: está en sus genes

Por Pedro Campo Rol

Parece que vuelven los grises años de la dictadura donde no se podía opinar ni hablar de política haciendo una crítica del sistema. Con la nueva ley que seguramente aprobarán se cortan las libertades para que una élite de pijos insolidarios vivan sin recibir la crítica de los ciudadanos. Los policías sí pueden ir tapados pero tú no. Acciones que ni los jueces condenan ahora serán delito, y te pueden costar hasta 600.000 euros. Las protestas convocadas a través de internet serán delito, la libertad en este país parece que se acabó y va a instaurarse la dictadura del silencio y del Tribunal de Orden Público de siniestra memoria, en este caso un TOP económico.

En este país se puede indultar la tortura pero no puedes protestar ante el Congreso. No puedes insultar a un policía pero él te puede moler a palos, la policía tendrá un poder casi infinito, y si se pasa, como en la violenta actuación de Interior de Atocha, pues no pasa nada.

EFE

EFE

No podrás  grabarlos, así que si se exceden quedarán impunes. Las multas las pondrá el gobierno sin necesidad de que intervengan los jueces, aunque visto lo visto y salvo honrosas excepciones, la justicia no sé si será de fiar.

Los últimos acontecimientos (Prestige, Madrid Arena, la Gürtel, Camps cachondeándose del juez, etc. y nadie en la cárcel) dan que pensar. Ya conocemos a este gobierno que ha incumplido todas sus promesas, pero esto ya es demasiado, y descargan sus frustraciones en los ciudadanos, que no tienen casi para comer, con 6.200.000 parados y sin visos de que esto cambie.

Pero hacen una especie de  amnistía fiscal para que los presuntos delincuentes de guante blanco laven sus dineros de forma legal. Estas no son leyes para frenar nada, son leyes represivas para callar al pueblo con multas astronómicas. Ya hay antecedentes. El gobierno de Aznar, mediante la Delegación del Gobierno de Madrid, prohibió en 2003 a los trabajadores de Sintel el derecho a la manifestación recogido en la Constitución. Este derecho tuvo que ser restituido a los trabajadores en octubre de 2006, en sentencia del Tribunal Constitucional. ¿Es que no hay justicia en este país que pare toda esta locura tardofranquista? Alfonso Guerra se preguntaba de dónde venían éstos. Aquí tienes la respuesta Alfonso, no lo pueden ocultar, lo llevan en los genes. ¿Se tomarán algo por la mañana para hacer lo que hacen? ¿Habrán ido alguna vez al psiquiatra? ¿Se lo mandará su confesor después de misa? Misterio.

 

Orinar no es un lujo, es una necesidad

Por Manuel Nogueras

“Pagar por evacuar”

Pagar por utilizar los aseos de Atocha. Nada más y nada menos que por lavarte las manos, por evacuar si te encuentras mal, etc. ¿Pagar por un servicio público? Imagino, por decir algo, que dentro de poco nos cobrarán por evacuar en los colegios públicos, universidades, hospitales, etc. Mal empezamos, porque de no poder pagar 50 céntimos a 1 euro como se dice por utilizar los servicios, tendremos que utilizar las esquinas, árboles y los setos para desahogarnos.

————————————————————————————————————————————

Por F. Z. P.

“Madrid, ciudad de los orines”

Estación de AtochaLo peor no es que haya que pagar, sino que en Recoletos hayan clausurado los aseos perpetuamente. Además, ante reclamación oficial, el departamento de atención al cliente de Adif te diga que ni el metro, ni en los autobuses los hay, dado que los trayectos no sobrepasan los 20 minutos. Les invito a probar un trayecto Segovia o Guadalajara a Recoletos. Madrid, ciudad de los orines.

————————————————————————————————————————————

Por J. C. P. A.

“Quiero hacer pipí”

No doy crédito, estamos perdiendo el norte. ¿No será mejor procurar que los servicios estén limpios, que se puedan usar y no hacer tus necesidades a distancia, con botas de goma y que el único papel que haya sean tus apuntes?

¿No será mejor que los sillones de los trenes y el suelo estén más limpios; no será mejor que los cristales de las instalaciones no estén negros como el suelo; no será mejor que los pasamanos de las escaleras mecánicas dejen de ser autoadhesivas? Por qué insistimos en exprimir al trabajador, no se dan cuenta que ya no tenemos más, que nosotros no tenemos que pagar los errores de los demás. No sean así, dejénme hacer pipí.

————————————————————————————————————————————

Por Chema

“Es una necesidad más que un lujo”

Me parece que el uso de los urinarios es una necesidad más que un lujo. Hay personas que por enfermedad lo tienen que usar de manera continuada e incluso preventiva. Además puede repercutir en la limpieza del entorno, ya que personas con pocos recursos harán sus necesidades en las calles cercanas a la estación o entre los árboles de Atocha.

————————————————————————————————————————————

Por Jesús Cidón

“Es algo básico”

Me parece mal que se cobre en los baños públicos. Algo tan básico como ir al baño debe ser gestionado públicamente. Pero ya se sabe, hoy en día cuesta ver una fuente pública en la que beber agua y parece que el mismo destino está reservado para los aseos.

————————————————————————————————————————————

ase0001Por Alejandra Brea

“Lo que les queda hoy a los pobres”

Como algunos caseros crueles degradan sus viviendas para expulsar a los inquilinos, derribar la casa y hacer un gran negocio, también en la Estación de Atocha se ha degradado el servicio para justificar el “privatizarlo” y que los ciudadanos debamos volver a pagar por lo nuestro. Mientras, para los que no puedan pagar, les queda literalmente una mierda; y lo grave no es denunciarlo, sino que suceda. Y que sea lo mismo que se está haciendo con la actual política en todas partes, saqueando al límite lo nuestro, perjudicando inhumanamente a los más débiles, desempleados, discapacitados y marginados de todo tipo. De ahí que esa presunta reforma por “limpieza” y “mejora” de los aseos de la principal estación de España apenas sería noticia si no fuera por su carácter tan simbólico y escatológico.

————————————————————————————————————————————

Por Miguel

“¡Pagar y pagar!”

A menudo nos han hecho ver lo combativo y valiente que ha sido el pueblo español contra la tiranía (la resistencia numantina contra Roma o la guerra contra Napoleón por ejemplo). Hoy, en medio de una constante agresión por parte de los poderes fácticos representados por un gobierno títere, este pueblo parece dormir plácidamente la siesta, como esperando que al despertar, el mar de corrupción en que estamos sumidos haya desaparecido por arte de magia. Después de innumerables subidas de impuestos, bajadas de salarios, privatizaciones de las propiedades y servicios públicos y un sin fin de golpes a nuestra economía doméstica y nuestra dignidad, lo último que oigo es que han privatizado los baños de la estación de Atocha y que a partir de ahora habrá que pagar por ir a mear o lo que sea. Y uno se pregunta qué hará este irreductible y combativo pueblo ante tan injusta medida, pues… ¿pagar por mear? Mucho me temo que sí.

El 11-M y las dos Españas

Por José Recio Rosa

Me resulta algo increíble que la conmemoración por las pérdidas de familiares en aquel 11-M, en los trenes atacados por fanáticos (de la índole que fueran), a tantos años de aquellos penosos sucesos aún haga que se reaviven las diferencias entre los españoles, solo por causas políticas y sea verdad que existen dos Españas (a la derecha y a la izquierda, políticamente hablando). Qué desastre de personas y personalidades, que demuestran tener nada de sentido común, decencia y ética para no poner a un lado las diferencias de ideas y hacer un recuerdo limpio de aquellos inocentes que cayeron vilmente en esa masacre sin sentido. Y ahora que digo ‘inocentes’ verán ustedes, personas y personalidades, que los caídos eran eso, inocentes y ajenos a los politiqueos manoseados por vulgares criminales.

11-M (dos)Por tanto, considero que esta celebración triste, por las pérdidas de unos familiares queridos, debería hacerse en conjunto, olvidando hipócritas razones políticas. A nadie de las familias afectadas les interesan los argumentos ofrecidos por los distintos partidos, a nadie le importa si hay cosas por descubrir o cosas aclaradas. Todos habéis demostrado tener la cabeza como leños, que solo sirven para que sean arrojadas al fuego en estos días fríos, como aquel fatídico 11-M. Mi hija no cogió el tren ese día, lo perdió, si no yo sería uno más a conmemorar tamaña fechoría. De haber sido así, una de las víctimas de ese terrorismo absurdo, me hubiese encargado de reprochar a gritos a los dos bandos que tan torpemente han realizado, por separado, estos homenajes.

Los taxistas hacen “la vida imposible” a los vecinos de Méndez Álvaro

Por Susana Rodríguez

Debido a la situación de los taxis en la estación de Atocha, cuando ya no caben más en dicha estación éstos se sitúan a lo largo de toda esta calle y las bocacalles adyacentes en doble fila. Este suceso cotidiano se produce en la calle Méndez Álvaro de Madrid y en las calleas aledañas y nos está haciendo la vida imposible a muchos vecinos porque provoca que los vecinos no podamos aparcar. Si queremos hacerlo, debemos parar en el único carril libre por el que intentan circular los coches hasta que nos lo permiten. Tampoco podemos salir de los sitios en los que estamos estacionados, pues los taxistas no quieren apartarse para no perder su lugar en la cola. Además, cuando los de las bocacalles adyacentes tienen paso, por los semáforos, se meten en medio de esta cola, provocando bocinazos continuos, peleas y gritos que algún día llegarán a más.

51075

Asomarse a nuestra ventana es un espectáculo: taxistas atravesados en plena calle Méndez Álvaro, broncas y gritos entre ellos y con vecinos de la zona, además de taxistas que orinan en nuestra calle. El ruido y la contaminación ya han pasado casi a un segundo plano. La comunidad de vecinos y nosotros como particulares hemos interpuesto quejas a la junta de distrito y llamamos diariamente al 092, que ofrece una solución momentánea, pues en cuanto se van el conflicto empieza de nuevo. Sin embargo, no logramos solucionar nada. La situación es desesperada, pues nos están haciendo la vida imposible. No podemos trabajar, ni descansar, ni vivir tranquilos.

Lee aquí la información sobre este tema publicada en marzo de 2012 por 20minutos.

Lamentable estado de la estación de Atocha

Por Marta I. M. Rodríguez

“Imagen nauseabunda de un Madrid sucio”

Quisiera denunciar el lamentable estado de suciedad y abandono de la salida “Puerta del AVE” de la estación de Atocha. Esta “puerta de entrada a Madrid” por la que pasan a diario miles de personas da al visitante una imagen nauseabunda de un Madrid sucio, apestoso y donde para colmo se lleva tiempo permitiendo la instalación diaria, en hora punta, de un “top manta” de mendigos con venta ilegal de todo tipo de enseres viejos. Así, los que a diario pasamos para ir a trabajar, tenemos que bajarnos a la calzada para acceder a la estación, por la imposibilidad de caminar por una acera invadida de mantas y objetos en venta y ante la ineficacia de la actuación policial que, tras hacer acto de presencia disuasorio, hace que los mendigos recojan apresuradamente, te atropellen con sus carros y bultos y se instalen de nuevo en cuanto la policía se va.

Si la ley es para todos y la venta ambulante está prohibida, ¿por qué no se aplica a todos? Si ya esta zona lleva tiempo sucia y maloliente, con manchas incrustadas en el pavimento, olores permanentes a orines y presencia de mendigos en la puerta del colegio “Menéndez Pelayo” bebiendo alcohol a plena luz, ahora se ha tocado fondo con este mercadillo en la esquina de más tránsito, en hora punta, coincidiendo con el paso de taxis y viajeros con maletas. Esta importantísima al igual que abandonada “puerta de entrada a Madrid” es además el punto de partida para visitar la famosa “Milla de Oro”, Museos Reina Sofía, Thyssen, Prado, Biblioteca Nacional o el Circo Price.

Alguien debe tomar medidas, recuperar esta zona y ofrecer a los visitantes y vecinos un Madrid acogedor, limpio y amigable (pongo por ejemplo la salida de la estación del AVE de Santa Justa en Sevilla, limpia y con olor a flores, bicicletas para alquilar…. una ciudad agradable)

———————————————————————————————————————

Por Jesús Cidón Martínez (*)

“#AtochaApesta”

Llevo años pasando a diario por la estación de Atocha, es ya un lugar que forma parte de mi cotidianeidad, como podrían ser mi puesto de trabajo o el sillón de mi casa. Sin embargo, sólo pensar en los días en que he tenido que utilizar los aseos de la estación me produce escalofríos. Las puertas rotas, los aseos sucios y estropeados, un olor nauseabundo, y de papel ¡ni hablamos!

Lógicamente, ante esta situación tan poco agradable he intentado abstenerme de utilizarlos (con esfuerzo en alguna ocasión). Sin embargo, desde hace unos meses he podido constatar que los aseos no son el único punto que apesta en Atocha. Ahora cada día llego en moto y aparco en la zona reservada para ello, y cada día me asalta un hedor aún más nauseabundo que el de los aseos: la zona de aparcamiento apesta a orín, porque los taxistas que esperan interminables colas para cargar viajeros no tienen un aseo decente donde evacuar y lo hacen justo en frente de la fila, que es la zona de aparcamiento. Son muchos todos los días, pero lo más triste es que nunca nadie se ha molestado en ordenar que lo limpien o en instalar unos aseos portátiles.

¿Por qué nos resulta natural tener unos aseos decentes en el aeropuerto de Barajas y sin embargo nos hemos acostumbrado a que en una estación como Atocha, por donde pasan muchas más personas cada día, no los haya? ¿Por qué huele tan mal en el parking y nadie lo limpia? ¿Es esto un nivel de servicio aceptable? Simplemente, ¿es humano que nos (mal)traten así cada día? Como lector asiduo de 20minutos y al ver que dais cabida a las quejas de los ciudadanos sobre el mal estado de calles, aceras e infraestructuras en general, os agradecería que publicarais esta carta con el hashtag #AtochaApesta que he lanzado en Twitter para crear un foro de discusión sobre este tema, así como a que, si os parece oportuno, invitéis a la gente a firmar en la petición que he creado en change.org https://www.change.org/es/peticiones/aseos-en-zona-de-taxis-de-atocha-y-limpieza-de-or%C3%ADn-acumulado-desde-meses

(*) Escrito enviado el 22 de diciembre

———————————————————————————————————————