Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘vecinos’

Distrito de Retiro: de ‘megadespacho’ de concejal a centro cívico y social

Por Agustín Arroyo

Vivo desde hace 20 años en el distrito de Retiro (Madrid) y es la primera vez que el concejal presidente del distrito convoca a todos los vecinos para enseñarnos las instalaciones de su despacho y área de gobierno. Esto, naturalmente, no ha sido un tour ni una visita turística al uso, no. Se trataba de comunicarnos su intención de utilizar esas desmesuradas y cuasi palaciegas instalaciones, de 200 metros cuadrados con baño y ducha incluida, para crear un centro cívico y social para nuestro uso y disfrute.

Vista del antiguo despacho del concejal de distrito del Retiro destinado a usos colectivos. (Ayuntamiento de Madrid)

Vista del antiguo despacho del concejal de distrito de Retiro que ahora se destinará a usos colectivos. (Ayuntamiento de Madrid)

Requería las sugerencias e ideas del vecindario para tenerlas en cuenta y llevarlas, en la medida de lo posible, a la práctica. Se pretende aprovechar ese gran espacio para salas de estudio, talleres creativos de teatro, poesía, informática, atención a mujeres maltratadas, asesoramiento profesional y jurídico, ayuda a parados, etc.

Para ello el concejal presidente, Nacho Murgui, conocido y comprometido activista desde hace ya muchos años en el Centro Cultural Seco por los derechos y luchas vecinales, sugirió estar totalmente abierto a reuniones periódicas con todos los vecinos del lugar y su apoyo y colaboración con las asociaciones de vecinos. Ahora, con esta nueva actitud, los que vivimos aquí empezamos a ver que los modos y formas de gobierno municipal empiezan a cambiar para que el ayuntamiento sea, de verdad, la casa de todos.

¡Peligro, ratas en Bilbao!

Por Oskar García

"Contenedores de basura del barrio Otxarkoaga, en Bilbao". (OSKAR GARCÍA)

Contenedores de basura del barrio Otxarkoaga, en Bilbao. (OSKAR GARCÍA)

Quizá no se lea muy bien, pero en ese DinA4 pegado al contenedor pone: ¡Peligro, ratas!

No estoy de vacaciones en ninguna ciudad extranjera descuidada por sus autoridades, estoy en mi barrio, Otxarkoaga, Bilbao, ‘capital del mundo’ como muchos vacilan, o Bilbao ciudad del ‘mejor alcalde del mundo’, concedido por la Fundación City Mayors, o Bilbao la ciudad del Guggenheim, la que se gasta 70.000 euros al año en cambiarle de traje a Puppy; y en Otxarkoaga se gastan un DinA4 para advertir de que hay ratas.

“Iñaki Azkuna culminó brillantemente el cambio de la ciudad, llenó de sentimiento y orgullo a bilbaínos y bilbaínas, y colocó a la capital dentro del marco internacional. Ahora me toca culminar el programa de cuatro años que diseñó”, afirma el alcalde Areso. A ver para cuando nos toca algo a los que no vivimos en el centro pero también pagamos el traje de Puppy.

Vivo en Otxarkoaga con mucho orgullo, es un barrio tranquilo, lleno de vida, alejado del ruido de la ciudad y muy cerca del monte. Soy uno de los pocos payos en mi bloque, y en contra de lo que crean el resto de ciudadanos, vivo en armonía con el resto de vecinos, gitanos en su mayoría. No es por ellos (como afirmarían muchos) por lo que este barrio vive en condiciones tercermundistas, es porque su Ayuntamiento prefiere invertir en el centro de la ciudad para potenciar así el turismo, olvidándose de una gran parte de los ciudadanos.

Bilbao podrá ser sede de la Eurocopa en el 2020 y en Otxarkoaga seguiremos viviendo entre moho, desperdicios y ratas.

El alcalde Trias permite que reine la anarquía en Can Vies

Por José Antonio Calleja Clavero (*)

Reconstrucción de Can Vies. (EFE)

Reconstrucción de Can Vies. (EFE)

En Can Vies sigue reinando la anarquía y los que mandan son los okupas, con el permiso cómplice del alcalde Trias. Los violentos tienen llaves del inmueble desde hace 4 semanas… La pregunta que ni el alcalde ni el regidor del distrito quieren contestar es: ¿quién se las ha facilitado?

Previamente, la empresa Metro de Barcelona, propietaria del edificio, se gastó más de 62.000 euros en obras de estabilización.

No solo tienen llaves, tienen luz, agua… ¿Se habrán dado de alta y pagarán las facturas? Desde hace 4 semanas están haciendo obras de adecuación y en nada empezará la reconstrucción de la casa. ¿Acaso tienen permiso de obras? Bonita manera de ceder al chantaje de los violentos y de hacer cumplir la legalidad. Mientras tanto los vecinos siguen padeciendo y sufriendo las fiestas, barbacoas y conciertos.

¿Dialogará y negociará el regidor y el alcalde con ellos de la misma manera que lo hicieron y lo hacen con Can Vies y su entorno?

El Ayuntamiento se va de vacaciones pero los okupas a lo suyo…pasando el verano en un inmueble que es público, de todos y haciendo obras con absoluta normalidad y permisividad del alcalde.

Estaría bien que el dinero que han recaudado los okupas lo destinaran a pagar los contenedores quemados y el mobiliario/bienes, público y privado destrozado durante los días que duró la violencia.

(*) Conseller municipal del Partido Popular en el distrito de Sants-Montjuïch.

Sobre ruidos y badenes

Por Ignacio Sastre

Badenes de la calle Santiago de Compostela, en Oviedo. (IGNACIO SASTRE)

Badenes de la calle Santiago de Compostela, en Oviedo. (IGNACIO SASTRE)

Aunque sé que es un tema común y conocido en casi todas las ciudades, uno no se da cuenta de que las molestias que los badenes generan a los conductores respetuosos con la velocidad no quedan ahí y se transmiten a los vecinos de la zona en forma de ruidos y vibraciones en sus casas.

El pasado 20 de mayo se instalaron en la calle Santiago de Compostela de Oviedo dos badenes de caucho que ocupan todo el ancho de la calzada (VÍDEO: http://youtu.be/N_Ls2cedItU).

Tras la instalación de los badenes, y después de hablar con uno de las técnicos de señalización de la policía local de Oviedo, se me indica que los badenes se han puesto a petición de algunos vecinos, debido a las altas velocidades a las que se circula en esta calle, y a la falta de respeto por los pasos de cebra y las situaciones de peligro que se crean.

La calle Santiago de Compostela era una calle normal de barrio hasta que el Ayuntamiento de Oviedo la convirtió poco a poco en una vía de salida de la cuidad de los barrios de la zona norte.

No obstante, también desemboca en el pequeño polígono de Ciudad Naranco, por lo que además de un tráfico muy intenso, especialmente en horas puntas, soporta mucho tráfico pesado de camiones, furgonetas y autobuses escolares de los numerosos colegios de la zona.

Mientras, la administración y la policía local de Oviedo desoyen las quejas de ruidos y las peticiones de retirada de los badenes.

No puede ser que por el incivismo de unos pocos que circulan a toda velocidad por nuestra calle sin respetar pasos de peatones, hayamos pasado de tener que soportar a unos pocos a tener que soportar el ruido que generan todos, vayan rápido o despacio.

No hay derecho. Ahora estamos doblemente perjudicados por el tráfico que ni teníamos ni queríamos.

Cuando el ocio prima sobre el descanso vecinal

Por Soraya Huélamo

Estacionamiento prohibido de forma temporal. (JACOBO PAYA)

Estacionamiento prohibido de forma temporal. (JACOBO PAYA)

Como vecina del barrio de Diagonal Mar, situado en el distrito de Sant Martí de Barcelona, nos encontramos cada mes con algún tipo de evento que desestabiliza la rutina de los vecinos que vivimos allí: ferias, festivales, actos deportivos, etc.

Los vecinos que vivimos en esta zona huimos de las masas del centro y del bullicio. Acepto los eventos populares, pero es que cada cierto tiempo hay algo, por no hablar de los rodajes publicitarios que se realizan en la zona, cuando acordonan ciertas áreas gratuitas de aparcamiento.

Cuando hay rodajes precintan toda la calle y si tu coche quedó atrapado bajo la cinta, te estás jugando que te muevan el coche y después al día siguiente o cuando te tengas que ir al trabajo tengas que ir a buscarlo donde ellos lo hayan dejado.

Pero mi mayor enfado es que cuando se realizan los maratones en Barcelona, los vecinos se encuentren con el parking precintado porque no se puede pasar por la calle Taulat porque el maratón pasa siempre por ahí, y si ese día festivo trabajas, como es el caso de muchos, tienes que salir antes de las 8 de la mañana a retirar el coche e ir a aparcarlo a la playa o a la otra punta de tu barrio, pero cuando estás de guardia y tienes que salir corriendo al trabajo y te pilla la maratón, entonces ese día te lo pasas rezando toda la mañana.

Sinceramente, no sé si esta zona está pensada para el turista, pero deberían pensar que allí vivimos personas todo el año y queremos seguir con nuestra vida y nuestra tranquilidad.

La verdadera armonía de los vecinos del Parque España de Valdemoro

Por I. G. L.

Plaga de mosquitos. (ARCHIVO)

Imagen de archivo de un mosquito.

Según reza la descripción oficial del Parque España de Valdemoro (Madrid), que se puede encontrar en la página web Todosobremadrid.com, “a lo largo y ancho de sus 45.000 m2 en el parque de España se combinan armoniosamente los elementos acuáticos y las praderas de césped, puesto que los dos lagos que tiempo atrás le dieron nombre continúan siendo la seña de identidad de esta zona verde, aunque ahora coronados por sendos géiser de gran altura”.

¿Armoniosamente? Se refiere a los mosquitos con los árboles, creo. ¿Geiser de gran altura? El de arriba lleva desde noviembre sin levantar un palmo de agua.

“Por lo que se refiere a las especies vegetales que lo pueblan, en el parque de España convive un numeroso arbolado de sombra (paraísos, plátanos, negundos…)”, continúa el mismo texto.

Todo eso —añado—, sin contar los caños que han crecido en la parte de arriba del lago debido a la ‘vegetación’ que hay en el fondo. Aparte de los negundos y paraísos, sí es verdad que hay cáscaras de plátanos en el lago, así como una fauna variada de latas y plásticos. Será la fauna que el botellón deja a su paso.

El Ayuntamiento de Valdemoro concluye la información: “Pinos de gran porte y otras coníferas ornamentales como cedros o abetos, junto a macizos de arbustos de distintas especies (espireas, adelfas, romeros, lavandas…)”.

Lo dicho, les falta poner los juncos que han crecido al olor y sombra. Esto sin contar desde cuándo no se fumiga. Y recuerdo: “Fumigar. Del latín, fumigare. Desinfectar por medios de humo, vapor o gas adecuados. Combatir con estos medios las plagas de insectos u otros organismos nocivos”, recoge la RAE.

Así pues, les recomiendo que pongan en la web lo siguiente:

“Conlleva a una gran fauna voladora (mosquitos, etc….) que se mete en las viviendas colindantes y a un gran aroma amazónico, sobre todo al calor de las noches, que es cuando los contribuyentes de este ‘paraíso’ intentan descansar para al día siguiente integrarse en el mundo urbano. Estas ‘mascotas’ dejan una gran huella en los habitantes en forma de picores y armonía nocturna sobre nuestros oídos”.

Espero que tomen soluciones ya, porque esto lo sufrimos desde hace mucho tiempo.

Compartamos la basura entre todos

Por Gustavo Pleito

La calle Peñuelas nº43 de Madrid repleta de basura. (GUSTAVO PLEITO)

La calle Peñuelas nº43 de Madrid repleta de basura. (GUSTAVO PLEITO)

Somos varios vecinos de la zona los que queremos denunciar que en la calle Peñuelas nº43 de Madrid, esquina con calle Carvajales, hay desde hace muchos años un contenedor para cartón y otro contenedor para vidrio y debido a varios motivos, este espacio es un muladar siempre lleno de basura y porquería.

A pesar de haberlo puesto en conocimiento del Ayuntamiento en diferentes ocasiones y por diferentes medios, no nos han hecho ni caso.

Uno de los motivos principales es el incivismo de algunos vecinos y comerciantes que dejan basura de cualquier tipo en el suelo continuamente, fuera de dichos contenedores. Posteriormente pasan los que buscan algo aprovechable en dicha basura y la desparraman aún más.

Otro de los motivos es que este espacio no se limpia diariamente, ni se sanciona a los que dejan la basura en el suelo o en cualquier lugar.

Por lo que solicitamos que dichos contenedores se sitúen en diferentes sitios de la zona cada determinado tiempo, no siempre a la altura del nº 43 de la citada calle, y así compartimos todos la basura y suciedad que generan algunos.

También pedimos que este tema se vigile, se controle más de cerca y se sancione a quienes dejen cualquier tipo de objetos y basura en el suelo al lado de dichos contenedores.

Sin noticias del acceso prometido a la estación de tren

Por Inmaculada Pérez

Un tren de Cercanías, en una imagen de archivo. (ARCHIVO)

Imagen de archivo de un tren de Cercanías. (ARCHIVO)

Quisiera hacer llegar a través de este medio el riesgo que corremos a diario los vecinos de la localidad sevillana de Villanueva del Ariscal. Tenemos, desde hace tres años aproximadamente una línea de C-5 (Cercanías) que conecta varios pueblos del Aljarafe con la capital, entre ellos el nuestro.

La estación se sitúa a 1 km del pueblo y para acceder a ésta no disponemos de ningún tipo de acceso decente. Es decir, nos desplazamos andando por el borde de la carretera que une nuestro pueblo con el de Olivares con el consiguiente riesgo de atropello.

Por otro lado, más de un vecino ha sufrido caídas en dicho trayecto debido al mal estado que presenta el borde de la carretera, presentando mucha vegetación que tapa el ‘sendero’ y tan sólo existe un pequeño quitamiedos a la altura de la misma estación. Hace cerca de dos meses, un coche se estrelló contra uno de los quitamiedos con la suerte de que en ese momento no pasaba ningún transeúnte por al lado.

Respecto a este tema, el Ayuntamiento de esta localidad hace oídos sordos y responde con evasivas sin importarle lo más mínimo lo que pueda ocurrirle a algún vecino en esta carretera.

A la vez que se inauguró el tren de Cercanías, allá por marzo del 2011, prometieron conectar nuestro pueblo con la estación mediante un carril bici y peatonal. Todavía lo estamos esperando.

Exceso de ruido y aforo en terrazas de Madrid

Por Clara Alcaraz

Imagen de algunas terrazas de Madrid. (JORGE PARÍS)

Imagen de algunas terrazas de Madrid. (JORGE PARÍS)

Quisiera denunciar la impunidad con la que actúan los bares con derecho a terraza en la ciudad de Madrid.

En mi caso, llevo cuatro años denunciando a la terraza de debajo de mi casa, en la madrileña calle Nieremberg, por exceder hasta por cinco veces el aforo permitido a diario.

He llamado a la policía municipal y he denunciado ante la Junta, pero no he conseguido nada. Él sigue sacando las mesas y las sillas que hagan falta y molestando todo lo posible.

Cada vez que acude la policía, luego, ponen música con el volumen al máximo en el local donde guarda las sillas para que se oiga en mi casa. Además de perseguirnos e insultarnos para ver si así dejo de denunciarle o dejo mi piso.

Con esto quiero que la gente sea consciente de las situaciones que se dan entre vecinos y bares (seguro que mi caso no es el único) y que cuando vayan a una terraza, eviten gritar en primer lugar y en segundo se informen del aforo máximo permitido (deben tener un cartel dentro o fuera del bar con el número de mesas, sillas y su disposición). En caso de que estos se hayan excedido, piensen en los pobres vecinos que tienen que escuchar voces y gritos dentro de sus casas durante meses y durante todo el día.

Moncloa: ocio de alcohol y drogas frente a la Junta de Distrito del PP

Por Jose Luis Hernández Jiménez

En el Madrid gobernado por el PP de forma ininterrumpida durante años, si un ciudadano honrado quiere abrir un comercio tiene que soportar una asfixiante burocracia, pagar gran cantidad de tasas y pagar abusivos impuestos; si alguien quiere abrir un restaurante, la burocracia es aún mayor; si alguien quiere entrar en la Policía Municipal con más de 30 años, se lo prohibirán; si alguien aparca en un sitio donde está prohibido, será multado en menos de 5 minutos; si quiere poner un puesto en un mercadillo del ayuntamiento, tendrá que pagar unas tasas bien altas; si quiere hacer una exposición o cualquier acto en algún recinto municipal, se lo prohibirán o le cobrarán caro por hacerlo… Pero si lo que quiere alguien es consumir alcohol y drogas, el PP le pone Moncloa a su servicio y completamente gratis.

RestosbotellonMoncloaEn Madrid nos multan si no reciclamos las basuras pero a los que vienen a Moncloa a consumir alcohol y drogas les permiten dejar toda su basura y sus vidrios rotos donde le pille bien. Y si no hay dinero para pagar los servicios de limpieza, se suben un poco más los impuestos a los ciudadanos y arreglado.

Las multas por no cumplir con las normativas de seguridad y salud en el trabajo son altas… pero la permisividad para quien deja vidrios rotos en zonas de paso para ciudadanos es total. ¿Y cuál es el dispositivo de seguridad para este botellón que se organiza cada fin de semana en Moncloa y evitar así eventuales tragedias como la del Madrid Arena? Ninguno. Al ser ilegal, el PP lo permite. Si montase un dispositivo de seguridad estaría reconociendo abiertamente que lo permite. Que cada uno se salve como pueda porque no hay dispositivo de seguridad.

Mientras a los españoles decentes el PP nos asfixia con sus impuestos, al ocio de alcohol y drogas no les son aplicables: los traficantes no pagan impuestos ni el PP les cobra nada por ocupar miles de metros cuadrados públicos para hacer botellón. Todo son facilidades.

Además, el ocio del alcohol y drogas supone ruidos, gritos a toda la noche, meadas por el barrio y rotura de mobiliario urbano. Y alguien se preguntará ¿cómo duermen los vecinos de Moncloa con este panorama durante más de tres décadas? Pues muy sencillo: la mayoría sufrimos insomnio crónico.

La gran cuestión es: ¿por qué el PP es tan represivo con los ciudadanos honrados y tan permisivo con el ocio de alcohol y drogas? Es cierto que esto se repite en muchos barrios de España, pero en Moncloa hay algo que le hace especial: ocurre enfrente de la Junta de Distrito de Moncloa e incluso en la propia entrada, lo que convierte a dicha Junta en uno de los meódromos favoritos de los borrachos y drogados con total pasividad por parte del PP. Espero que si algún día en Moncloa ocurre una tragedia como la del Madrid Arena, nadie crea a los dirigentes del PP si se les ocurre decir que no sabían que en Moncloa miles de jóvenes acuden de jueves a sábado todas las semanas a consumir alcohol y drogas en sus zonas públicas.