Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘celebracion’

Celebración en Neptuno: Lamentable acto de vandalismo

Por Antonio Molina González

Es incomprensible que se permita que un individuo se suba a la estatua de Neptuno ante la vista de la policía y que no sea detenido en el acto, como lo es que la fotografía aparezca en un diario como 20minutos, en portada del lunes, 19 de mayo.

¿Hasta dónde vamos a permitir semejantes acciones de vandalismo y destrozo público? Hay que darle una lección a estos individuos incivilizados y que la policía cumpla con su trabajo y no mire para otro lado. Todo muy lamentable.

Gabi, en Neptuno (EFE)

Portada de la edición de Madrid que recoge la imagen de EFE con Gabi encaramado a Neptuno

Una ‘festividad’: Maltratar a los caballos

Por Mª Pilar García Maza

En la localidad de San Bartolomé de Pinares (Ávila) se celebra cada año la festividad de San Antonio, donde se obliga a aproximadamente un centenar de caballos a recorrer las calles de la localidad y a saltar sobre una veintena de hogueras. Los animales, por instinto, huyen del fuego, sin embargo en esta supuesta ‘festividad’ en la que solo se divierten los lugareños y no los animales, obligan a caballos, mulos y burros a saltar por encima del fuego o a caminar sobre brasas candentes, provocándoles dolor, estrés, miedo y terror.

Un jinete atraviesa con su caballo una de las hogueras encendidas en las calles la localidad abulense de San Bartolomé de Pinares, durante la tradicional cita de Las Luminarias. (Raúl Sanchidrián / EFE)

Un jinete en Las Luminarias. (Raúl Sanchidrián / EFE)

Mientras la multitud se agolpa a ambos lados de la calle observando el espectáculo, los animales sufren y padecen numerosas quemaduras en sus cuerpos. Estamos otra vez frente a una tradición cruel, como tantas en este país. ¿Hasta cuándo se va a permitir que este tipo de maltrato siga sucediendo en estos lugares de la España profunda? El gobierno debe de tomar cartas en el asunto y prohibir de una vez por todas este maltrato escondido detrás de la palabra ‘festividad’.

La violencia como entretenimiento, negocio y devoción

Por Julio Ortega Fraile (*)

¿Cómo escribir con educación y con mesura, cómo conservar la calma y la mano izquierda cuando tiembla de rabia y dolor la derecha, cómo hacerlo cuando al final de este texto hay un muerto inocente?

Un muerto todavía vivo, un muerto con la muerte anunciada. Un muerto que antes de estarlo será torturado. Un torturado que acabará siendo asesinado. Hablo de Vulcano, no el dios romano del fuego, no la raza ficticia de Star Trek ni el planeta hipotético entre Mercurio y el Sol. Vulcano es un toro, el próximo Toro de la Vega que alancearán hasta la muerte en Tordesillas el 17 de septiembre. Y el miedo y el dolor de Vulcano en la vega tordesillana no serán ficticios ni hipotéticos, sino tan reales como la demente autorización a esta mugrienta tradición, a este espectáculo pensado por y para desequilibrados, a este crimen cobarde perpetrado por cobardes. A la vergüenza que no cabe en estas líneas. Al asco que me declaro incapaz de reflejar en mis palabras. Porque hasta el diccionario se queda corto para expresar lo que semejante aberración enciende en cualquier ser humano de bien con un mínimo de inteligencia y sensibilidad.Toro de la Vega

Desde aquí, desde el espacio que encuentro en los diarios que anteponen la justicia a la cobardía, puede que no los de más tirada pero sí los de más ética. Desde la razón que sólo niega una excepción perversa a una ley justa. Desde la asunción plena y consciente de toda la responsabilidad por mis palabras os digo, lanceros y políticos de la Junta de Castilla y León y del Ayuntamiento de Tordesillas que hacéis posible cada año este ritual enfermizo que sois seres nocivos, sádicos, imprescindiblemente prescindibles en esa faceta por el bien de la sociedad. Y que no entiendo y no acepto -por eso no dejaré de luchar contra ello como el resto de mis compañeras y compañeros del movimiento por los derechos de los animales– que podáis hacer de la violencia diversión, negocio y asignatura. Y sobre todo que se os consienta.

Pero hay algo que escapa a mi comprensión todavía más que vuestros actos, pues estos al fin responden a la frase de Honoré de Balzac: la ignorancia es la madre de todos los crímenes. Lo que más me asombra y repugna es que los españoles, los que saben y callan, los que saben y toleran, seguirán pensando que ellos nada tienen que ver con los pueblos que realizan sacrificios, que practican la esclavitud o que educan a los niños en la brutalidad. Que los políticos españoles sigan jurando defender la libertad cuando amparan la tortura y la ejecución de inocentes. Y que los políticos europeos vayan de políticos y de europeos cuando sufragan la violencia.

Y ahora ya podéis denunciarme, desde el Patronato del Toro de la Vega al departamento jurídico del Partido Popular por calumnias, que a ver qué juez tiene los redaños de decir que he hecho otra cosa que describiros.

(*) Coordinador Plataforma “Manos Rojas”.

 

El 11-M y las dos Españas

Por José Recio Rosa

Me resulta algo increíble que la conmemoración por las pérdidas de familiares en aquel 11-M, en los trenes atacados por fanáticos (de la índole que fueran), a tantos años de aquellos penosos sucesos aún haga que se reaviven las diferencias entre los españoles, solo por causas políticas y sea verdad que existen dos Españas (a la derecha y a la izquierda, políticamente hablando). Qué desastre de personas y personalidades, que demuestran tener nada de sentido común, decencia y ética para no poner a un lado las diferencias de ideas y hacer un recuerdo limpio de aquellos inocentes que cayeron vilmente en esa masacre sin sentido. Y ahora que digo ‘inocentes’ verán ustedes, personas y personalidades, que los caídos eran eso, inocentes y ajenos a los politiqueos manoseados por vulgares criminales.

11-M (dos)Por tanto, considero que esta celebración triste, por las pérdidas de unos familiares queridos, debería hacerse en conjunto, olvidando hipócritas razones políticas. A nadie de las familias afectadas les interesan los argumentos ofrecidos por los distintos partidos, a nadie le importa si hay cosas por descubrir o cosas aclaradas. Todos habéis demostrado tener la cabeza como leños, que solo sirven para que sean arrojadas al fuego en estos días fríos, como aquel fatídico 11-M. Mi hija no cogió el tren ese día, lo perdió, si no yo sería uno más a conmemorar tamaña fechoría. De haber sido así, una de las víctimas de ese terrorismo absurdo, me hubiese encargado de reprochar a gritos a los dos bandos que tan torpemente han realizado, por separado, estos homenajes.