Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘orinar’

Meaderos al aire libre

Por A. C. S.

Es incomprensible como en el siglo XXI se sigue usando cualquier sitio para orinar en mitad de la vía pública o en medio de un parque.

Me estoy refiriendo al artículo publicado en 20minutos en el que hace referencia al intercambiador de Aluche-Madrid.

Junto a este intercambiador existen dos parques a ambos lados de la vía del suburbano: el Paque de las Cruces y el Parque Arias Navarro. Ambos pertenecen a la Junta municipal de Latina.

La estatua del famoso niño, en Bruselas. (WIKIPEDIA)

La estatua del famoso ‘Manneken Pis’, en Bruselas. (WIKIPEDIA)

En dichos parques se practica aquello de “aquí mismo me meo”. Aún están ultimando detalles de remodelación de caminos en el parque de las Cruces, parque que lleva desde los años 80 dando vida a la zona situada entre los distritos de Latina y Carabanchel y que desde sus orígenes nunca ha tenido aseos.

El problema está servido cuando los fines de semana acude gran cantidad de público que, además de hacer un buen uso del mismo, también lo emplea para “hacer sus necesidades”.

En los alrededores de los campos de fútbol y en el bar del parque hay lavabos que usa solamente una minoría. El resto acude a un matorral para aliviarse de su angustiosa situación cuando nota que no es capaz de aguantar más. Pongamos una solución a esta situación caótica, desagradable y maloliente, no porque haya elecciones próximas sino porque ser civilizados es cosa de todos.

 

Soy un hombre nuevo capaz de orinar sentado

Por Pedro Serrano

Cuando siendo chicos nos juntábamos para jugar, algunas veces hacíamos apuestas para ver quién de nosotros llegaba más lejos con el chorro al orinar. Ahora en mi casa, décadas después, intento convencer a mi hijo, que ronda los treinta, de que lo importante no es llegar lejos, sino acertar en el blanco. Por eso le digo que la única manera de que un hombre atine de verdad es hacerlo sentado. Pero él se resiste, y lo entiendo, porque a esta edad todavía se piensa que sentarse para hacer pis es cosas de nenas y que la hombría consiste en hacerlo erguido y llegar lo más lejos posible.

Váter

Imagen de un váter (ARCHIVO)

Por mi parte, asumiendo con humildad que cada vez yerro más el tiro, he decidido predicar con el ejemplo y en casa ya me siento para orinar. Pero no se crean, tampoco a mí me resultó sencillo tomar esta decisión. Decisiones de este tipo necesitan del correspondiente proceso mental que a uno le permita dejar la autoestima en un nivel aceptable. Y es que, cuando uno es joven, le han educado para ser un machote y no ha tenido entre sus quehaceres domésticos la responsabilidad de limpiar el baño, es lógico que te resistas a dejar de mear derecho y, no pocas veces, fuera del tiesto.

Hoy en día soy un hombre entrado en años, pero también un hombre nuevo capaz de orinar sentado sin temor a que la testosterona se me escape por el desagüe; hoy soy un hombre nuevo que colabora en las tareas domésticas y, por tanto, capaz de comprender y valorar el trabajo que ellas, nuestras mujeres, han hecho y siguen haciendo sin el debido reconocimiento y consideración.

Un vergonzoso examen-oposición de Enfermería en Gijón sin poder salir a orinar

Por Ianire Fernández

Quisiera que se hiciese público el trato inhumano y vejatorio que sufrimos todas las enfermeras que acudimos a realizar el examen-oposición el sábado 26 de octubre a Gijón. El comienzo estaba previsto a las 11 h, con 2 horas de duración, por lo que debería terminar a las 13 h. Las puertas de la feria de muestras de Gijón no se abrieron hasta las 10.15 y las de los pabellones lo hicieron a las 11.15. A mí me correspondía el pabellón 2, sector 3. Una vez dentro no nos hicieron entrega del examen hasta las 12.35. Visto el retraso, a las 12 pedí permiso para ir al baño, ya que aún no nos había entregado los exámenes y era previsible la cantidad de tiempo que íbamos a estar dentro (ya llevábamos 2 horas). Las puertas del pabellón estaban cerradas y una de las ayudantes encargada de repartir y recoger exámenes me trasmitió la negativa del tribunal.

El examen comenzó a las 12.35 como he dicho y a las 13.10, tras casi 3 horas dentro de la feria esperando la apertura de puertas, mi necesidad de ir al baño era inminente. Me trasmitieron que si iba automáticamente se anularía mi examen. El dolor de mi vejiga era increíble, no era capaz de concentrarme en el examen y mi dignidad y salud están por encima de todo, por lo que opté por entregar el examen. Tales eran mis ganas de hacer pis que ni siquiera llegué al baño, tuve que orinar en la campa camino al baño porque si no me lo hacía encima. El examen concluyó a las 14.30 y entre la recogida de exámenes y salida de los casi 10.000 aspirantes, hasta las 15.15 no se salió a la calle. Cinco horas metidos ahí, negándose una necesidad básica y un derecho al ser humano. Solo había dos opciones: o renunciabas al examen y perdías la oportunidad de aprobarlo para poder ir al baño o había que “hacérselo encima”, palabras textuales que le trasmitió el tribunal a uno de los opositores.

Entre las que tuvimos que renunciar al examen para ir al baño había embarazadas. Nos trataron como a perros. Leyendo el periódico La Nueva España hubo quien se hizo sus necesidades encima, a quien le dio ataque de ansiedad y tuvo que ser atendida por los sanitarios. Soy testigo de una chica con el pantalón manchado de sangre por la menstruación y no poder ir a cambiarse. examenEn pocas palabras, una vergüenza. Cada persona aguanta diferente sus necesidades, yo personalmente no habría aguantado 5 horas sin ir al baño.

Error de ellos las casi 2 horas de retraso de examen que hemos tenido que pagar los opositores. Ni siquiera terminando el examen antes de tiempo nos dejaban irnos, sería “renunciar al examen”. Si queríamos que nos corrigieran el examen y no fuese anulado tenías que permanecer ahí encerrado hasta la hora de finalización. Que menos que tras sus 2 horas de retraso, antes de comenzar el examen consientan ir a hacer tus necesidades.

Este trato inhumano quita importancia al hacinamiento que tuvimos, examen codo con codo. Frío en el pabellón y puertas cerradas. Por no mencionar el no respeto a la ley de protección de datos, ya que en el examen, a parte del DNI, teníamos que escribir nombre y apellidos. Estuvimos “secuestrados”, violando totalmente los derechos humanos.

Yo pagué las tasas, un importe de casi 40 euros, y realicé dos horas y media de viaje para que, negándome una necesidad básica, me arrebataran la posibilidad de concluir y aprobar dicho examen. Que contradictorio que en el año 2013, siglo XXI y en un examen de sanidad en la que todos conocemos las 14 necesidades básicas del ser humano, se violen nuestros derechos humanos completamente.

Espero que se haga justicia y se tomen las medidas necesarias con los tribunales responsables de este trato inhumano; por una pésima organización de ellos pagamos un precio muy alto. Haré todo lo que esté a mi alcance para que se haga justicia. Ya cuando salí del examen lo trasmití al sindicato SATSE y fui entrevistada por Enfermería TV y La Nueva España, como muchas otras “víctimas de este maltrato”.

He de recalcar que en la OPE del País Vasco consienten ir al baño cuando necesites a todos los opositores, no solo en ocasiones especiales como a embarazadas. Incluso cuando estamos todos los opositores sentados, antes de hacer entrega del examen, comunican que vaya al baño quien lo necesite. Y si acabas el examen antes de lo previsto, haces entrega de éste y puedes abandonar el pabellón sin ningún problema. Excepto en la última media hora, que si entregas el examen debes permanecer en el pabellón, pero con tu permiso de acudir al baño.

 

 

Orinar no es un lujo, es una necesidad

Por Manuel Nogueras

“Pagar por evacuar”

Pagar por utilizar los aseos de Atocha. Nada más y nada menos que por lavarte las manos, por evacuar si te encuentras mal, etc. ¿Pagar por un servicio público? Imagino, por decir algo, que dentro de poco nos cobrarán por evacuar en los colegios públicos, universidades, hospitales, etc. Mal empezamos, porque de no poder pagar 50 céntimos a 1 euro como se dice por utilizar los servicios, tendremos que utilizar las esquinas, árboles y los setos para desahogarnos.

————————————————————————————————————————————

Por F. Z. P.

“Madrid, ciudad de los orines”

Estación de AtochaLo peor no es que haya que pagar, sino que en Recoletos hayan clausurado los aseos perpetuamente. Además, ante reclamación oficial, el departamento de atención al cliente de Adif te diga que ni el metro, ni en los autobuses los hay, dado que los trayectos no sobrepasan los 20 minutos. Les invito a probar un trayecto Segovia o Guadalajara a Recoletos. Madrid, ciudad de los orines.

————————————————————————————————————————————

Por J. C. P. A.

“Quiero hacer pipí”

No doy crédito, estamos perdiendo el norte. ¿No será mejor procurar que los servicios estén limpios, que se puedan usar y no hacer tus necesidades a distancia, con botas de goma y que el único papel que haya sean tus apuntes?

¿No será mejor que los sillones de los trenes y el suelo estén más limpios; no será mejor que los cristales de las instalaciones no estén negros como el suelo; no será mejor que los pasamanos de las escaleras mecánicas dejen de ser autoadhesivas? Por qué insistimos en exprimir al trabajador, no se dan cuenta que ya no tenemos más, que nosotros no tenemos que pagar los errores de los demás. No sean así, dejénme hacer pipí.

————————————————————————————————————————————

Por Chema

“Es una necesidad más que un lujo”

Me parece que el uso de los urinarios es una necesidad más que un lujo. Hay personas que por enfermedad lo tienen que usar de manera continuada e incluso preventiva. Además puede repercutir en la limpieza del entorno, ya que personas con pocos recursos harán sus necesidades en las calles cercanas a la estación o entre los árboles de Atocha.

————————————————————————————————————————————

Por Jesús Cidón

“Es algo básico”

Me parece mal que se cobre en los baños públicos. Algo tan básico como ir al baño debe ser gestionado públicamente. Pero ya se sabe, hoy en día cuesta ver una fuente pública en la que beber agua y parece que el mismo destino está reservado para los aseos.

————————————————————————————————————————————

ase0001Por Alejandra Brea

“Lo que les queda hoy a los pobres”

Como algunos caseros crueles degradan sus viviendas para expulsar a los inquilinos, derribar la casa y hacer un gran negocio, también en la Estación de Atocha se ha degradado el servicio para justificar el “privatizarlo” y que los ciudadanos debamos volver a pagar por lo nuestro. Mientras, para los que no puedan pagar, les queda literalmente una mierda; y lo grave no es denunciarlo, sino que suceda. Y que sea lo mismo que se está haciendo con la actual política en todas partes, saqueando al límite lo nuestro, perjudicando inhumanamente a los más débiles, desempleados, discapacitados y marginados de todo tipo. De ahí que esa presunta reforma por “limpieza” y “mejora” de los aseos de la principal estación de España apenas sería noticia si no fuera por su carácter tan simbólico y escatológico.

————————————————————————————————————————————

Por Miguel

“¡Pagar y pagar!”

A menudo nos han hecho ver lo combativo y valiente que ha sido el pueblo español contra la tiranía (la resistencia numantina contra Roma o la guerra contra Napoleón por ejemplo). Hoy, en medio de una constante agresión por parte de los poderes fácticos representados por un gobierno títere, este pueblo parece dormir plácidamente la siesta, como esperando que al despertar, el mar de corrupción en que estamos sumidos haya desaparecido por arte de magia. Después de innumerables subidas de impuestos, bajadas de salarios, privatizaciones de las propiedades y servicios públicos y un sin fin de golpes a nuestra economía doméstica y nuestra dignidad, lo último que oigo es que han privatizado los baños de la estación de Atocha y que a partir de ahora habrá que pagar por ir a mear o lo que sea. Y uno se pregunta qué hará este irreductible y combativo pueblo ante tan injusta medida, pues… ¿pagar por mear? Mucho me temo que sí.

¿El aseo? En la calle Comercio

Por Ingrid Carrera

Todos los días voy andando al trabajo y tengo que pasar por la calle Comercio, calle que une Méndez Álvaro con Menéndez Pelayo,taxista1-ok2web en Madrid. Hago este camino todos los días 4 veces y en prácticamente todos los viajes me encuentro con un taxista orinando en la calle y a plena luz del día.

Lo hacen en el tramo que está entre el túnel y Méndez Alvaro, unas veces en plena calle Comercio (que es muy transitada) y otras en una calle perpendicular que comienza justo en la boca del túnel y por la que apenas pasa gente. Orinan en la carretera y en la acera, a veces lo hacen tapándose con la puerta del copiloto y otras en cambio ni se molestan en esconderse.

Lo peor de todo es que toda la zona huele fatal y resulta muy incómodo tener que pasar por allí. No sé qué hacer para lograr que se vayan del barrio. Aporto una foto como prueba de lo que cuento. Espero que con esta carta logremos disuadirlos y busquen un servicio como todo el mundo.