Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘taxistas’

¿Cómo ha degenerado tanto el taxi en Barcelona?

Por Raúl L. P.

Hace ya años, en el 2004, pude sacar la credencial y comprarme una licencia de taxi en Barcelona. ¡Buenos tiempos! De entrada me sorprendió la facilidad con la que aprobamos el 90%; es más, durante las 3 horas de la prueba las examinadoras se ausentaron 30 minutos para almorzar, quien no aprobaba era, literalmente, tonto de remate. En aquella época creo que solo había 4 convocatorias anuales y el ayuntamiento cobraba unos 120 euros de tasas.

Durante los primeros años de mi vida de taxista todo era de color de rosa, clientes a porrillo y a cualquier hora, colas interminables en las zonas de fiesta y los taxistas ganando muy buen sueldo, acorde con a la inversión realizada, todo hay que decirlo. En mi caso fueron unos 90.000 euros entre licencia, coche y taxímetro. Por aquel entonces solo se contabilizaban 600 asalariados, 600 coches las 24 horas.

Pasaron los años y Barcelona crecía. Tranvía, líneas nuevas de metro y de bus, bicing, ampliación de horarios, mayor frecuencia de aerobús [bus que une El Prat con el centro], etc y empezamos a entrar en “desaceleración”, como decía el “cejas”.

Empiezan los despidos y cierres de empresas, y españoles e inmigrantes se ven en la calle y como su vecino dice “pues métete al taxi, que los taxistas están ‘forraos’“, se les ocurre la genial idea de hacer el curso. El ayuntamiento se ve desbordado por las solicitudes y decide, unilateralmente, ampliar las convocatorias anuales de 4 a 9. Cómo no, vio negocio: unos 100 aspirantes a 120 euros por convocatoria, multiplicado por 9 es un dinero muy suculento, y como no hay suficientes escuelas de taxistas pues a abrirse a diestro y siniestro.

Todo esto nos llevó a la antesala de lo que estamos sufriendo, taxistas que ni siquiera hablan español (ya casi no quedan, han aprendido castellano con el tiempo), multiplicación por 6 o 7 de los asalariados, que pasan de 3.000, y eso sin contar a familiares de titulares de licencia a los que no se contrata, sino que se sacan autónomos y quedan fuera de recuento… En plena crisis empiezan las quejas, de taxistas y de usuarios.

Taxi por Barcelona

Taxi por Barcelona (ARCHIVO)

Tras algunas movilizaciones de taxistas, que parecen meros paseos, y el resurgimiento de algunas plataformas de taxistas cabreados, el IMET (Institut Metropolita del Taxi) y sus vasallos del STAC (Sindicat de Taxistes Autonoms de Catalunya) deciden reunirse con otras asociaciones minoritarias para tomar medidas. La primera, eliminar las liberalizaciones de festivos y temporada de verano que permitían que se trabajara pese a tener fiesta; como no sirve de nada, los autónomos aun se cabrean más, por lo que empiezan a endurecer los requisitos para aprobar y se introduce prueba de idioma; seguimos igual, o peor, es verdad que no aprueban tantos aspirantes y parece que se ha cerrado el torrente de nuevos taxistas, pero seguimos perdiendo poder adquisitivo, y el ayuntamiento y el IMET no es que estén por la labor.

Llegamos al 2012 y el IMET consulta a los autónomos para saber qué hacer para paliar la crisis. Se propones 4 soluciones y se escoge los turnos y la regulación horaria. Aquí es cuando entra en juego la señora Carmen de Tienda, presidenta de la asociación de empresarios del taxi, o sea las flotas. Esta señora, que representa a menos de 1.100 licencias, es capaz de poner en jaque a todo el sistema y presionar para que las votaciones libres de más de 8.000 autónomos no se tengan en cuenta y se anulen los resultados, pasando a ser un paripé del IMET para tener a los taxistas calladitos. Esta señora defiende que la regulación horaria va contra el Estatuto de los Trabajadores y que todas las flotas de su asociación cumplen escrupulosamente. A mí no me salen los números, porque según el Estatuto el número máximo de horas a la semana son 40, 8 diarias, y los taxistas con contrato de 8 horas son obligados a trabajar 12, con los riesgos que esto implica.

La situación nos ha llevado a ver situaciones como las publicadas en este diario, como el taxista que en octubre del 2013 le cobró a un americano 145 euros por llevarle de la terminal 2 del aeropuerto a la 1, recorrido de 5 kilómetros, o el caso del taxista que atropelló a una niña de 14 años y se dio a la fuga, que todavía está por ver que esa persona tenga credencial de taxista. O el último caso del que me he enterado, que el 15 de diciembre un taxista literalmente robó a una pareja de ancianos la bolsa con los regalos de Navidad de sus nietos.

¿Cómo ha degenerado tanto el taxi de Barcelona? De entrada, la crisis, hay menos demanda; como segundo factor una gestión pésima de IMT y ayuntamiento. El taxi es un sector intervenido por el estado y es el encargado de velar por su rentabilidad, y mientras se han proyectado grandes infraestructuras de transporte no se ha diseñado ningún plan de contingencia y eliminación de licencias, y lo que se ha hecho, se ha hecho tarde; y tercero, las flotas y asalariados: actualmente un asalariado le cuesta a su contratante mensualmente 600 euros de Seguridad Social, 200-300 de IRPF, 500 de gasoil y el 40% de la recaudación diaria o 1.200 euros de nómina. Esto suma 2.600 euros mensuales sin contar averías y mantenimiento, por lo que el empresario suele presionar muchísimo para conseguir de 180 a 200 euros diarios de media. Hoy solo se hacen 150, de forma legal, sin engañar, y no se llega a conseguir rentabilidad como para mantener a un trabajador, por lo que el empresario no va a pedir que engañes o cobres de más, pero sí que va a despedir a su trabajador si no llega a 180 euros.

Todo esto lleva a la aparición de casos de taxistas que engañan a sus pasajeros. Y con todo esto el IMET aún es capaz de decir que 5 inspectores son suficientes para controlar un sector con 15.000 licencias. El taxi de Barcelona está condenado y muerto, y poco a poco veremos cómo los coches empezaran a ser cada vez más viejos, en peor estado y más inseguros. Esta es la realidad del taxi de Barcelona, el mismo que muchos critican e incluso insultan a sus conductores desde el anonimato de un teclado, así que un saludo a todos y nos vemos en las calles.

La impunidad de los taxis

Por Carlos Vallejo Otero

Como muchos otros trabajadores, el sector del taxi está sufriendo las consecuencias de la crisis. Sin embargo, no entiendo la permisividad que muestra el Ayuntamiento de Madrid con estos profesionales, y que no muestra con el resto de conductores. En los últimos meses he visto varias paradas de taxis en las que los vehículos estacionados duplican o incluso triplican la capacidad de la misma.89789

Comprendo que con los precios actuales del combustible muchos taxistas prefieran esperar clientes en una parada a dar vueltas inútiles en su búsqueda. Pero no entiendo por qué la Policía Municipal permite que esta situación se desborde, pues en muchos casos los taxis en doble fila dificultan el tráfico o impiden aparcar en la zona. Aunque se trate de un servicio público, deben evitar obstaculizar al resto de conductores.

Lamentable estado de la estación de Atocha

Por Marta I. M. Rodríguez

“Imagen nauseabunda de un Madrid sucio”

Quisiera denunciar el lamentable estado de suciedad y abandono de la salida “Puerta del AVE” de la estación de Atocha. Esta “puerta de entrada a Madrid” por la que pasan a diario miles de personas da al visitante una imagen nauseabunda de un Madrid sucio, apestoso y donde para colmo se lleva tiempo permitiendo la instalación diaria, en hora punta, de un “top manta” de mendigos con venta ilegal de todo tipo de enseres viejos. Así, los que a diario pasamos para ir a trabajar, tenemos que bajarnos a la calzada para acceder a la estación, por la imposibilidad de caminar por una acera invadida de mantas y objetos en venta y ante la ineficacia de la actuación policial que, tras hacer acto de presencia disuasorio, hace que los mendigos recojan apresuradamente, te atropellen con sus carros y bultos y se instalen de nuevo en cuanto la policía se va.

Si la ley es para todos y la venta ambulante está prohibida, ¿por qué no se aplica a todos? Si ya esta zona lleva tiempo sucia y maloliente, con manchas incrustadas en el pavimento, olores permanentes a orines y presencia de mendigos en la puerta del colegio “Menéndez Pelayo” bebiendo alcohol a plena luz, ahora se ha tocado fondo con este mercadillo en la esquina de más tránsito, en hora punta, coincidiendo con el paso de taxis y viajeros con maletas. Esta importantísima al igual que abandonada “puerta de entrada a Madrid” es además el punto de partida para visitar la famosa “Milla de Oro”, Museos Reina Sofía, Thyssen, Prado, Biblioteca Nacional o el Circo Price.

Alguien debe tomar medidas, recuperar esta zona y ofrecer a los visitantes y vecinos un Madrid acogedor, limpio y amigable (pongo por ejemplo la salida de la estación del AVE de Santa Justa en Sevilla, limpia y con olor a flores, bicicletas para alquilar…. una ciudad agradable)

———————————————————————————————————————

Por Jesús Cidón Martínez (*)

“#AtochaApesta”

Llevo años pasando a diario por la estación de Atocha, es ya un lugar que forma parte de mi cotidianeidad, como podrían ser mi puesto de trabajo o el sillón de mi casa. Sin embargo, sólo pensar en los días en que he tenido que utilizar los aseos de la estación me produce escalofríos. Las puertas rotas, los aseos sucios y estropeados, un olor nauseabundo, y de papel ¡ni hablamos!

Lógicamente, ante esta situación tan poco agradable he intentado abstenerme de utilizarlos (con esfuerzo en alguna ocasión). Sin embargo, desde hace unos meses he podido constatar que los aseos no son el único punto que apesta en Atocha. Ahora cada día llego en moto y aparco en la zona reservada para ello, y cada día me asalta un hedor aún más nauseabundo que el de los aseos: la zona de aparcamiento apesta a orín, porque los taxistas que esperan interminables colas para cargar viajeros no tienen un aseo decente donde evacuar y lo hacen justo en frente de la fila, que es la zona de aparcamiento. Son muchos todos los días, pero lo más triste es que nunca nadie se ha molestado en ordenar que lo limpien o en instalar unos aseos portátiles.

¿Por qué nos resulta natural tener unos aseos decentes en el aeropuerto de Barajas y sin embargo nos hemos acostumbrado a que en una estación como Atocha, por donde pasan muchas más personas cada día, no los haya? ¿Por qué huele tan mal en el parking y nadie lo limpia? ¿Es esto un nivel de servicio aceptable? Simplemente, ¿es humano que nos (mal)traten así cada día? Como lector asiduo de 20minutos y al ver que dais cabida a las quejas de los ciudadanos sobre el mal estado de calles, aceras e infraestructuras en general, os agradecería que publicarais esta carta con el hashtag #AtochaApesta que he lanzado en Twitter para crear un foro de discusión sobre este tema, así como a que, si os parece oportuno, invitéis a la gente a firmar en la petición que he creado en change.org https://www.change.org/es/peticiones/aseos-en-zona-de-taxis-de-atocha-y-limpieza-de-or%C3%ADn-acumulado-desde-meses

(*) Escrito enviado el 22 de diciembre

———————————————————————————————————————

Taxistas amables en Madrid

Cristina R. Zapico

Siempre se habla de las ovejas negras en el sector del taxi, pero también hay grandes profesionales, amables en grado sumo. Un taxista de Radio Taxi que ha venido a recogerme se ha ofrecido a revisar el motor de mi coche cuando le he pedido consejo sobre algún taller cercano porque perdía aceite. Muy amablemente, y sin que se lo pidiera, me ha revisado todos los niveles de líquidos del coche e inspeccionado los bajos en busca de la avería y se ha negado a recibir propina ‘porque a él no le costaba nada’. Puede que no le costara pero no tenía por qué hacerlo y hoy en día es muy de agradecer este tipo de personas que te ayudan por el placer de hacerlo. Son un ejemplo para un gremio a veces menospreciado. Desde aquí, mi más profundo agradecimiento.