Entradas etiquetadas como ‘duisburg’

Quién fue… Ewald Lienen y la lesión más escalofriante de la historia

Lienen, con la pierna rajada, es atendido en la banda (YOUTUBE).

Lienen, con la pierna rajada, es atendido en la banda (YOUTUBE).

Otro post original hoy, amigos. La cuestión es que no lo protagoniza tanto un personaje como un momento muy concreto. Creo que algunas de las imágenes de este momento las habréis visto alguna vez. Sea como sea, hoy vamos a hablar de la lesión más escalofriante, más aparatosa, más espectacular (ojo, no es ni mucho menos la más grave) que se ha visto en un terreno de juego: la que sufrió en 1981 Ewald Lienen.

Antes de nada, os contaré que Ewald Lienen era un centrocampista ofensivo alemán que desarrolló su carrera entre 1971 y 1992. Jugó, entre otros equipos, en el Arminia Bielefeld, en el Borussia Mönchengladbach y en el Duisburgo. Tras colgar las botas, empezó una prolífica carrera de entrenador, que le ha llevado por equipos como el propio Duisburgo, el CD Tenerife (primero como asistente de Heynckes y luego como entrenador principal), el Hansa Rostock, el Colonia, el Borussia Mönchengladbach, el Hannover, el Arminia, el Panionios, el AEK y el Olympiacos en Grecia o el Otelul en Rumanía. En la actualidad, dirige al St. Pauli de Hamburgo.

Pero si por algo se recuerda a Lienen es por lo que ocurrió el 14 de agosto de 1981, en un partido en Bremen entre los recién ascendidos Werder y Arminia Bielefeld, al que acaba de regresar Lienen procedente del Borussia. A los 20 minutos de partido, en un ataque por la banda izquierda de Lienen, el defensa del Werder Bremen Norbert Siegmann realiza una dura entrada, con los tacos por delante, sobre el atacante del Arminia.

Lienen, retorcido de dolor (YOUTUBE).

Lienen, retorcido de dolor (YOUTUBE).

Instantáneamente, Lienen se agarra la pierna derecha y empieza a retorcerse en el césped, a patalear, a gritar… Siegmann se da la vuelta con los brazos levemente alzados, como indicando que él no había hecho nada, hasta que ve algo que lo paraliza. El colegiado, Medardus Luca, se acercó al lugar en el que Lienen casi lloraba de dolor y sacó amarilla a Siegmann. Mientras, Lienen trató de ponerse de pie, pero tras unos pasos, volvió a caer. Fue entonces cuando vio lo que tenía y se puso a gritar de miedo, con las manos en la cabeza, al ver una enorme raja de 25 centrímetros en su muslo derecho, provocada por los tacos de Siegmann, que dejaba visible los músculos y la carne del jugador.

Lienen, preso de la rabia, volvió a ponerse de pie y se fue cojeando a la banda. Se encontró con el masajista y le mostró la herida. Éste, atónito, pidió ayuda, mientras el futbolista, hecho una furia, se dirigía al banquillo del Werder Bremen, señalando con el dedo a Otto Rehhagel, el técnico del equipo verdiblanco. Le echaba en cara que él había azuzado a Siegmann para que lo lesionase. Conforme iban llegando servicios sanitarios y veían la herida, se echaban las manos a la cabeza. Los fotógrafos disparaban sin parar. Lienen parecía en trance, sólo preocupado por increpar a Rehhagel.

Todavía cuando Lienen era sacado en camilla, el melenudo centrocampista increpaba con el puño a Rehhagel. Curiosamente, no le dijo nada a Siegmann. Lienen recibió 23 puntos de sutura, pero curiosamente, sólo estuvo 17 días de baja.

El incidente trajo cola. Lienen denunció ante la justicia ordinaria a Siegmann y a Rehhagel, aunque los tribunales no le dieron la razón, aduciendo que un futbolista estaba sometido a esos riesgos. El colegiado Luca no volvió a arbitrar en la Bundesliga. Siegmann recibió amenazas de muerte (Rehhagel, por ejemplo, no lo convocó para el partido de vuelta en Bielefeld) y acabó haciéndose budista para sobrellevar el estigma -se retiró cinco años después-. Por su parte, Rehhagel llegó a decir que se había puesto un chaleco antibalas en el partido de Bielefeld, por si acaso.

Aunque la cosa no pasó a mayores, el incidente se convirtió de manera inmediata en una de las escenas más recordadas de la historia de la Bundesliga y en la lesión más terrible (en lo visual) de la historia del fútbol.

Aquí os dejo un vídeo con la entrada y un reportaje posterior:

Que paséis buen fin de semana.

PD: Sobre este tema, os recomiendo este artículo de Guillermo González para Káiser Magazine.

Quién fue… Erwin Kostedde: un afroamericano en la ‘Mannschaft’

Kostedde, con la camiseta del Hertha (Panini).

Kostedde, con la camiseta del Hertha (Panini).

Son muchos los deportistas de color que han sido pioneros en sus países. Hoy vamos a hablar de otro de ellos y nos vamos a ir a un país que, si bien hoy en día está plenamente integrado en la multiculturalidad, hace unas décadas no era así. Os presento a Erwin Kostedde.

Erwin Kostedde nació el 21 de mayo de 1946 en Münster. Su padre era un soldado estadounidense de color que estaba destinado en la Alemania de la posguerra y su madre una alemana. El pequeño Erwin debutó con 19 años en el Preussen Münster, impresionando a todos en su primera temporada, que saldó con 18 goles en 35 partidos. Eso le permitió fichar por el Duisburgo, equipo de la Bundesliga, donde estuvo una temporada, si bien no al mismo nivel que su primer año como profesional. En 1968 decidió emigrar, en concreto al Standard de Lieja belga, donde explotó definitivamente como goleador.

En el equipo belga, Kostedde pasó tres temporadas, en las que marcó 43 goles, proclamándose en su último año máximo goleador de la Liga belga. Estas cifras le hacen volver a Alemania en 1971, en concreto al Kickers Offenbach, donde volvió a hacer gala de su instinto goleador. Estas buenas actuaciones (logró el récord de tiros a puerta de la Bundesliga, aún vigente y en 1974, marcó el que fue elegido gol del año) le valieron debutar con la selección alemana, convirtiéndose así en el primer jugador de raza negra en vestir la camiseta de la Mannschaft.

Erwin Kostedde debutó con la selección un 22 de diciembre de 1974 (Alemania se acababa de proclamar campeona del mundo), en un partido clasificatorio para la Eurocopa del 76 ante Malta en la isla mediterránea. Kostedde jugaría dos partidos más (no marcó ningún gol), siendo el último ante Grecia en 1975. Hay que tener en cuenta que, en aquella época, el puesto de ariete en Alemania tenía nombre y apellidos: Gerd Müller.

El protagonista de hoy, con la camiseta del Dortmund (Panini).

El protagonista de hoy, con la camiseta del Dortmund (Panini).

En 1975, Kostedde se fue al Hertha de Berlín, donde mantuvo otra vez buen nivel (14 goles en 26 partidos), lo que le permitió fichar el año siguiente por el Borussia de Dortmund. Con 18 goles en 48 partidos en su única temporada en el equipo amarillo y un breve paso por el Union Solingen, Kostedde volvió a hacer las maletas para jugar de nuevo en el Standard de Lieja, aunque sin tanto brillo como en su etapa anterior. Así, en 1979 ficha por el Stade Lavallois francés, donde reverdece viejos laureles: con 21 goles ese año, se convierte en máximo goleador de la Liga francesa. Gracias a ello, regresa a la Bundesliga, en concreto al Werder Bremen. Con 38 goles en dos años en el equipo verdiblanco, su última temporada la pasó en el Osnabrück, donde colgó las botas en 1983.

La vida posterior de Kostedde fue de lo más accidentada. Invirtió sus ganancias como profesional (alrededor de un millón de marcos) en unos negocios que salieron realmente mal, por lo que se quedó en la ruina. Para más inri, en 1990 fue detenido y encarcelado, acusado de robo. Por suerte, pocos meses después pudo demostrar su inocencia, fue excarcelado e indemnizado con 3.000 marcos. Se estableció en Münster, su ciudad natal, donde hasta su jubilación ejerció como profesor de Educación Física.

Os dejo con el resumen de un Dortmund-Bayern de 1976. Kostedde marca el tercer gol de los locales, que acabaron empatando a tres:

Que paséis un buen fin de semana.