Entradas etiquetadas como ‘bundesliga’

Trofeos, copas y medallas. La ‘Meisterschale’ o ensaladera de la Bundesliga

Así luce la Meisterschale (WIKIPEDIA).

Estamos acostumbrados a que los trofeos futbolísticos sean copas o como mucho, esculturas. Pero el trofeo de uno de los campeonatos ligueros más potentes del mundo se sale de esta norma. Es la ‘Meisterschale‘ o trofeo de la Bundesliga.

El primer trofeo para el campeón alemán data de 1903 y era una escultura llamada ‘Viktoria’. Era, en efecto, la diosa alada de la victoria, sobre una peana. Nació tanto como trofeo para el campeón alemán de fútbol como para el de rugby. En 1944 la recibió el Dresdner FC, y fue el último que la pudo alzar. En pleno fragor de la II Guerra Mundial, el trofeo desapareció.

Cuando tras la guerra se reanudó el fútbol en Alemania, se creó un nuevo trofeo que se entregó por primera vez en 1949. Rompe esquemas porque se trata de un plato. De hecho, en Alemania se le llama ‘Salatschüssel’ o ‘Ensaladera’. Es de plata de ley y fue creada en Colonia. El diámetro original era de 50 cm, pero como van grabados los nombres de los campeones, en 1981 se tuvo que añadir otro anillo y en 2009 otro más. En total, ahora tiene un diámetro de 59 cm. Hay sitio para campeones hasta 2026. El peso de la pieza es de 11 kg, y está asegurada por 50.000 euros.

El trofeo de antes de la II Guerra Mundial (WIKIPEDIA).

Desde los 80, la DFB o Federación Alemana permite a los clubes campeones crear copias del trofeo para lucir en sus salas de trofeos.

Pero no nos olvidamos del trofeo original, la ‘Viktoria’, porque tiene una historia detrás: cuando se pensaba que había desaparecido para siempre, tras la reunificación alemana (1989-1990), de nuevo apareció. Se sabe muy poco de dónde estuvo todos esos años. Se cree que el gobierno de la RDA se apropió de la estatuilla y la ocultó en algún sótano del Berlín oriental. Tras estar en la sede de la DFB en Frankfurt, desde 2015 está en el Museo del Fútbol Alemán, en Dortmund.

Así se graba el trofeo:

Hasta mañana.

Qué fue de… Timo Hildebrand: récord en Alemania, fracaso en Valencia

Hildebrand, el día de su presentación con el Valencia en 2007 (GTRES).

Hildebrand, el día de su presentación con el Valencia en 2007 (GTRES).

Hoy vamos a hablar de otro jugador que pasó por nuestra Liga. Llegó con mucho nombre, pero tuvo mala suerte y no destacó tanto como prometía. Es Timo Hildebrand.

¿Quién era?: Un portero alemán de la pasada década y la actual.

¿Por qué se le recuerda?: Pues porque en su época fue uno de los porteros más prometedores de Europa, porque ostenta el récord de imbatibilidad de la Bundesliga y por su discreto paso por el Valencia CF.

¿Qué fue de él?: Se retiró el año pasado en las filas del Eintracht de Frankfurt. Tras colgar las botas, está preparándose para obtener el carné de entrenador. Lo podéis seguir en Facebook.

¿Sabías qué…?: En la temporada 2003-2004 batió el récord de imbatibilidad de la Bundesliga, cuando en las filas del Stuttgart mantuvo a cero su portería durante 884 minutos.

– Con el Stuttgart ganó una Bundesliga.

– Llegó al Valencia para sustituir a Cañizares.

Hildebrand, antes de un entrenamiento del Valencia (Archivo 20minutos).

Hildebrand, antes de un entrenamiento del Valencia (Archivo 20minutos).

– Con la llegada de Emery al Valencia, perdió la titularidad en favor del brasileño Renan.

– Nunca volvió a alcanzar el nivel de su etapa en el Stuttgart.

– Oliver Kahn y Jens Lehmann le cerraron la puerta de la titularidad en la selección.

– Estuvo en el Mundial de Alemania 2006, pero fue el único jugador de su selección que no disputó ni un minuto.

– En 2011 estuvo a prueba con el Manchester City.

– Su retirada se precipitó por una lesión de cadera.

– Mide 1,85 metros.

Biografía, palmarés, estadísticas: Timo Hildebrand nació el 5 de abril de 1979 en Worms, Alemania. Debutó como profesional en 1999 en el Stuttgart, donde estuvo hasta 2007. Ese año se fue al Valencia y a la temporada siguiente, firmó por el Hoffenheim. Dos temporadas después emigró de nuevo para jugar en el Sporting de Portugal. Un año después regresó a Alemania, para jugar en el Schalke. Tres años después se fue al Eintracht de Frankfurt, donde se retiró en 2015. En su palmarés tiene una Bundesliga y una Copa del Rey. Con Alemania jugó 7 partidos.

Os dejo con un vídeo sobre el récord de Hildebrand:

Hasta mañana.

Quién fue… Ewald Lienen y la lesión más escalofriante de la historia

Lienen, con la pierna rajada, es atendido en la banda (YOUTUBE).

Lienen, con la pierna rajada, es atendido en la banda (YOUTUBE).

Otro post original hoy, amigos. La cuestión es que no lo protagoniza tanto un personaje como un momento muy concreto. Creo que algunas de las imágenes de este momento las habréis visto alguna vez. Sea como sea, hoy vamos a hablar de la lesión más escalofriante, más aparatosa, más espectacular (ojo, no es ni mucho menos la más grave) que se ha visto en un terreno de juego: la que sufrió en 1981 Ewald Lienen.

Antes de nada, os contaré que Ewald Lienen era un centrocampista ofensivo alemán que desarrolló su carrera entre 1971 y 1992. Jugó, entre otros equipos, en el Arminia Bielefeld, en el Borussia Mönchengladbach y en el Duisburgo. Tras colgar las botas, empezó una prolífica carrera de entrenador, que le ha llevado por equipos como el propio Duisburgo, el CD Tenerife (primero como asistente de Heynckes y luego como entrenador principal), el Hansa Rostock, el Colonia, el Borussia Mönchengladbach, el Hannover, el Arminia, el Panionios, el AEK y el Olympiacos en Grecia o el Otelul en Rumanía. En la actualidad, dirige al St. Pauli de Hamburgo.

Pero si por algo se recuerda a Lienen es por lo que ocurrió el 14 de agosto de 1981, en un partido en Bremen entre los recién ascendidos Werder y Arminia Bielefeld, al que acaba de regresar Lienen procedente del Borussia. A los 20 minutos de partido, en un ataque por la banda izquierda de Lienen, el defensa del Werder Bremen Norbert Siegmann realiza una dura entrada, con los tacos por delante, sobre el atacante del Arminia.

Lienen, retorcido de dolor (YOUTUBE).

Lienen, retorcido de dolor (YOUTUBE).

Instantáneamente, Lienen se agarra la pierna derecha y empieza a retorcerse en el césped, a patalear, a gritar… Siegmann se da la vuelta con los brazos levemente alzados, como indicando que él no había hecho nada, hasta que ve algo que lo paraliza. El colegiado, Medardus Luca, se acercó al lugar en el que Lienen casi lloraba de dolor y sacó amarilla a Siegmann. Mientras, Lienen trató de ponerse de pie, pero tras unos pasos, volvió a caer. Fue entonces cuando vio lo que tenía y se puso a gritar de miedo, con las manos en la cabeza, al ver una enorme raja de 25 centrímetros en su muslo derecho, provocada por los tacos de Siegmann, que dejaba visible los músculos y la carne del jugador.

Lienen, preso de la rabia, volvió a ponerse de pie y se fue cojeando a la banda. Se encontró con el masajista y le mostró la herida. Éste, atónito, pidió ayuda, mientras el futbolista, hecho una furia, se dirigía al banquillo del Werder Bremen, señalando con el dedo a Otto Rehhagel, el técnico del equipo verdiblanco. Le echaba en cara que él había azuzado a Siegmann para que lo lesionase. Conforme iban llegando servicios sanitarios y veían la herida, se echaban las manos a la cabeza. Los fotógrafos disparaban sin parar. Lienen parecía en trance, sólo preocupado por increpar a Rehhagel.

Todavía cuando Lienen era sacado en camilla, el melenudo centrocampista increpaba con el puño a Rehhagel. Curiosamente, no le dijo nada a Siegmann. Lienen recibió 23 puntos de sutura, pero curiosamente, sólo estuvo 17 días de baja.

El incidente trajo cola. Lienen denunció ante la justicia ordinaria a Siegmann y a Rehhagel, aunque los tribunales no le dieron la razón, aduciendo que un futbolista estaba sometido a esos riesgos. El colegiado Luca no volvió a arbitrar en la Bundesliga. Siegmann recibió amenazas de muerte (Rehhagel, por ejemplo, no lo convocó para el partido de vuelta en Bielefeld) y acabó haciéndose budista para sobrellevar el estigma -se retiró cinco años después-. Por su parte, Rehhagel llegó a decir que se había puesto un chaleco antibalas en el partido de Bielefeld, por si acaso.

Aunque la cosa no pasó a mayores, el incidente se convirtió de manera inmediata en una de las escenas más recordadas de la historia de la Bundesliga y en la lesión más terrible (en lo visual) de la historia del fútbol.

Aquí os dejo un vídeo con la entrada y un reportaje posterior:

Que paséis buen fin de semana.

PD: Sobre este tema, os recomiendo este artículo de Guillermo González para Káiser Magazine.